No era una per­so­na es­ta­ble: ex es­po­sa

Mu­jer ase­gu­ra que sus pa­dres le sal­va­ron la vi­da del res­pon­sa­ble de los ase­si­na­tos y quien, ase­gu­ra, la gol­pea­ba

El Diario de El Paso - - Especial - Agen­cias rlan­do, Flo­ri­da—

OLa ex es­po­sa del ga­ti­lle­ro de Or­lan­do, Omar Ma­teen, ase­ve­ra que fue res­ca­ta­da de su cor­to ma­tri­mo­nio por sus pa­dres lue­go que Ma­teen co­men­za­ra a gol­pear­la.

Si­to­ra Yu­su­fiy le di­jo al Was­hing­ton Post que ella ha­bía co­no­ci­do a Ma­teen, ori­gi­na­rio de Nue­va York, en In­ter­net.

En tan só­lo unas cuan­tas se­ma­nas de­ci­die­ron ca­sar­se. Ella se mu­dó a Flo­ri­da en mar­zo de ese mis­mo año, don­de con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio y se mu­da­ron a una ca­sa de dos re­cá­ma­ras pro­pie­dad de la fa­mi­lia de Ma­teen en Fort Pier­ce.

Al co­mien­zo de la re­la­ción, Ma­teen, de 21 años de edad, pa­re­cía un ser hu­mano nor­mal.

Era una per­so­na que guar­da­ba su pri­va­ci­dad y de­di­ca­ba mu­cho de su tiem­po a ha­cer ejer­ci­cio. Tra­ba­ja­ba en una com­pa­ñía de se­gu­ri­dad y po­seía una pis­to­la. Pe­ro even­tual­men­te se tor­nó vio­len­to.

“No era una per­so­na es­ta­ble”, di­jo Yu­su­fiy al Post.

“Me gol­pea­ba. Lle­ga­ba a la ca­sa y co­men­za­ba a gol­pear­me só­lo por­que no ha­bía ter­mi­na­do de la­var la ro­pa o por cual­quier otra co­sa pa­re­ci­da”.

Mis pa­dres, li­te­ral­men­te me sal­va­ron la vi­da”, di­jo.

La mu­jer de di­jo al Post que ella no ha­bía te­ni­do con­tac­to con Ma­teen des­de que se di­vor­cia­ron en el 2011.

El do­min­go que ha­bló con los me­dios, le di­jo al periódico que aún es­ta­ba pro­ce­san­do las no­ti­cias de la ma­sa­cre que Ma­teen co­me­tió.

“Aún es­toy pro­ce­san­do to­do. De­fi­ni­ti­va­men­te fui muy afor­tu­na­da”, di­jo.

Si­to­ra Yu­Su­fiY

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.