La prue­ba la­ti­na del Par­ti­do Re­pu­bli­cano

El Diario de El Paso - - Opinión - The New York Ti­mes

Nue­va York— En su editorial, ‘La prue­ba la­ti­na del Par­ti­do Re­pu­bli­cano’, The New York Ti­mes di­ce lo si­guien­te: Los di­ri­gen­tes re­pu­bli­ca­nos ex­pu­sie­ron el plan de ac­ción pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de su par­ti­do des­pués de la de­rro­ta que su­frió Mitt Rom­ney en la con­tien­da por la Pre­si­den­cia en el 2012. ‘Si los his­pa­nos pien­san que no los que­re­mos aquí, ce­rra­rán los oí­dos a nues­tra po­lí­ti­ca’, ad­ver­tía el lla­ma­do in­for­me de la au­top­sia, y se ha­cía no­tar que Rom­ney ha­bía re­ci­bi­do 27 por cien­to del vo­to la­tino, en com­pa­ra­ción con 44 por cien­to que ob­tu­vo Geor­ge W. Bush en el 2004. Con un ci­ta del te­xano Dick Ar­mey, el que fue­ra lí­der re­pu­bli­cano en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, se pre­ve­nía en el in­for­me: ‘No pue­des de­cir­le a al­guien que es fea y es­pe­rar que va­ya con­ti­go al bai­le de gra­dua­ción’.

Sin em­bar­go, es jus­to eso mis­mo lo que es­tán ha­cien­do los re­pu­bli­ca­nos aho­ra. Do­nald Trump ha emer­gi­do co­mo el por­ta­dor del es­tan­dar­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, mien­tras que ha­ce que los la­ti­nos y otras mi­no­rías sean los chi­vos ex­pia­to­rios por ati­zar los te­mo­res y re­sen­ti­mien­tos del vo­tan­te blan­co de cla­se tra­ba­ja­do­ra. Trump in­sis­te en que ga­na­rá el vo­to la­tino, pe­ro em­pe­zó su cam­pa­ña con la pro­me­sa de cons­truir un mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra con Mé­xi­co pa­ra blo­quear a la gen­te que ese país ‘nos es­tá man­dan­do’ a Es­ta­dos Uni­dos, y di­jo: ‘Es­tán tra­yen­do de­li­tos. Son vio­la­do­res’. Ha­ce po­co, ge­ne­ró otra olea­da de cons­ter­na­ción al acu­sar a un juez fe­de­ral, na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos, de es­tar pre­jui­cia­do por­que tie­ne as­cen­den­cia me­xi­ca­na.

La can­di­da­tu­ra de Trump ha me­ti­do en un em­bro­llo a otros can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos. Pue­den ama­rrar a su gru­po a la cam­pa­ña de Trump pa­ra pro­pi­nar­les pa­li­zas a los in­mi­gran­tes y es­pe­rar que las tác­ti­cas pa­ra su­pri­mir vo­tan­tes de­bi­li­ten a los cre­cien­tes seg­men­tos de elec­to­res que se han mo­vi­li­za­do an­te la po­si­bi­li­dad de de­rro­tar­lo. O pue­den re­pu­diar­lo y re­co­no­cer que ale­jar to­da­vía más a los vo­tan­tes que no son blan­cos pue­de da­ñar gra­ve­men­te al Par­ti­do en el lar­go pla­zo.

Además de ser con­tra­pro­du­cen­te, de­ni­grar a gru­pos de per­so­nas es mo­ral­men­te abe­rran­te. Los re­pu­bli­ca­nos les es­tán en­vian­do es­tas se­ña­les a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos y as­pi­ran­tes a ser es­ta­dou­ni­den­ses: no son bien­ve­ni­dos; es­te país no es su ho­gar.

Es­ta hos­ti­li­dad ha vi­go­ri­za­do el es­fuer­zo de los la­ti­nos y otros gru­pos, el cual ya lle­va una dé­ca­da, pa­ra au­men­tar su par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca. Más de 27 mi­llo­nes de la­ti­nos se­rán ele­gi­bles pa­ra vo­tar en no­viem­bre, un in­cre­men­to de 60 por cien­to res­pec­to de ha­ce una dé­ca­da. Las or­ga­ni­za­cio­nes cí­vi­cas y los me­dios en es­pa­ñol es­tán ha­cien­do una gran cam­pa­ña pa­ra re­gis­trar elec­to­res y ha­cer que los re­si­den­tes per­ma­nen­tes ob­ten­gan la ciu­da­da­nía en los es­ta­dos in­de­ci­sos, con la es­pe­ran­za de des­tra­bar el po­der de un blo­que elec­tor, cu­ya par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes ha si­do ba­ja, en tér­mi­nos his­tó­ri­cos.

‘Si yo fue­ra un di­ri­gen­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en el ám­bi­to es­ta­tal, es­ta­ría bus­can­do có­mo eso me po­dría afec­tar aho­ra, pe­ro tam­bién en el jue­go lar­go’, di­jo Mindy Ro­me­ro, la di­rec­to­ra del Pro­yec­to de Par­ti­ci­pa­ción Cí­vi­ca Ca­li­for­nia­na en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en Da­vis.

La evo­lu­ción po­lí­ti­ca de Ca­li­for­nia ofre­ce una lec­ción a los re­pu­bli­ca­nos. En 1994, Pe­te Wil­son, a la sa­zón el go­ber­na­dor, fue el cam­peón de la ini­cia­ti­va en las bo­le­tas pa­ra prohi­bir­les ser­vi­cios pú­bli­cos a los in­mi­gran­te no au­to­ri­za­dos, cuan­do par­ti­ci­pó pa­ra re­ele­gir­se en una con­tien­da elec­to­ral muy re­ñi­da. Ga­nó y se apro­bó la ini­cia­ti­va, co­no­ci­da co­mo Pro­pues­ta 187. Sin em­bar­go, la cam­pa­ña di­vi­so­ria en ex­ce­so so­bre la me­di­da, a la cual re­cha­za­ron los tri­bu­na­les, des­en­ca­de­nó un au­men­to en la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de los la­ti­nos que ha he­cho que el Par­ti­do De­mó­cra­ta do­mi­ne en el es­ta­do des­de en­ton­ces.

Los di­ri­gen­tes re­pu­bli­ca­nos en otros es­ta­dos ob­ser­va­ron a Ca­li­for­nia con alar­ma. Mien­tras que al­gu­nos han tra­ta­do de ha­cer que el Par­ti­do sea más in­clu­yen­te, la tác­ti­ca pre­va­le­cien­te ha si­do la de, en for­ma so­la­pa­da, des­alen­tar a los vo­tan­tes de las mi­no­rías. Te­xas y Ari­zo­na es­tán en­tre los es­ta­dos cu­yas le­gis­la­tu­ras, do­mi­na­das por los re­pu­bli­ca­nos, han apro­ba­do le­yes so­bre la iden­ti­fi­ca­ción y, además, han he­cho que las nor­mas pa­ra vo­tar sean más es­tric­tas ba­jo la ex­ten­sa apa­rien­cia de evi­tar el frau­de elec­to­ral.

Los blan­cos re­pre­sen­tan aho­ra 70 por cien­to del elec­to­ra­do, en com­pa­ra­ción con 85 por cien­to en 1980. Los de­mó­gra­fos pro­yec­tan que pa­ra el 2060, los blan­cos se­rán 46 por cien­to del pa­drón elec­to­ral, en tan­to que el blo­que la­tino cre­ce­rá del ac­tual 13 por cien­to a 27 por cien­to. Da­das esas ten­den­cias, es sor­pren­den­te que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha­ya asu­mi­do una lí­nea más du­ra en cuan­to a la in­mi­gra­ción.

‘Es una es­tra­te­gia con­tra­pro­du­cen­te en el lar­go pla­zo’, no­tó el re­pre­sen­tan­te de­mó­cra­ta por Te­xas, Joa­quín Cas­tro. ‘Pe­ro el cen­tro de aten­ción pa­ra mu­chos de los po­lí­ti­cos aquí es el cor­to pla­zo. Mu­chos de ellos no pien­san que es­ta­rán en la po­lí­ti­ca den­tro de 20 años’.

Ese pa­re­cie­ra ser el cálcu­lo del se­na­dor re­pu­bli­cano por Ari­zo­na, John McCain. McCain, quien en­fren­ta­rá a un fuer­te opo­nen­te de­mó­cra­ta en no­viem­bre, ha op­ta­do, a re­ga­ña­dien­tes, por res­pal­dar a Trump. La ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos en con­tien­das com­pe­ti­das pa­re­cen in­cli­na­dos a ha­cer lo mis­mo. Una ra­ra ex­cep­ción es el se­na­dor por Illi­nois, Mark Kirk, quien anun­ció la se­ma­na pa­sa­da que, hon­ra­da­men­te, no po­día apo­yar a Trump, ‘sin im­por­tar el im­pac­to po­lí­ti­co que ello ten­ga en mi can­di­da­tu­ra o en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano’.

Qui­zá cam­bien las co­sas des­pués de las elec­cio­nes en no­viem­bre, di­jo el re­pre­sen­tan­te Ru­ben Ga­lle­go. La for­ma pa­ra ha­cer­nos re­tro­ce­der en to­do es­to es te­ner una vic­to­ria ab­so­lu­ta en las ca­si­llas elec­to­ra­les y obli­gar al Par­ti­do Re­pu­bli­cano a sos­te­ner una conversación so­bre lo que ne­ce­si­ta ha­cer pa­ra po­der so­bre­vi­vir’, ex­pli­có. Cla­ro que esa es la mis­ma conversación que tu­vie­ron en el 2012 y de la que des­pués hi­cie­ron ca­so omi­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.