Los la­ti­nos no son só­lo un mon­tón de es­ta­dís­ti­cas

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her J. Cepeda est­herj­ce­pe­da@wa­sh­post.com @est­herj­ce­pe­da

Chica­go— Se­gún un re­cien­te es­tu­dio rea­li­za­do por pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia y de Ame­ri­can Uni­ver­sity, la dis­cri­mi­na­ción con­tra los his­pa­nos se cen­tra me­nos en una hos­ti­li­dad con­tra un “gru­po ex­terno” ét­ni­co y más en los es­te­reo­ti­pos que im­pli­can que son una car­ga pa­ra el país.

En el blog del Was­hing­ton Post, Mon­key Ca­ge, los au­to­res Mo­rris Levy y Matt­hew Wright, se­ña­lan que cuan­do los blan­cos ca­re­cen de in­for­ma­ción so­bre los his­pa­nos, su­po­nen sim­ple­men­te que no es­tán le­gal­men­te en el país. Y des­pués, los blan­cos “re­cu­rren a pistas ét­ni­cas pa­ra ‘lle­nar los es­pa­cios´ –su­po­nien­do que los la­ti­nos in­do­cu­men­ta­dos ca­re­cen de educación, no se han asi­mi­la­do y [crean] pro­ble­mas fi­nan­cie­ros po­ten­cia­les pa­ra la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se”.

Sin em­bar­go, Levy y Wright ha­lla­ron que los blan­cos es­tán abier­tos, en reali­dad, a po­lí­ti­cas que en­ca­ren los es­te­reo­ti­pos gru­pa­les ne­ga­ti­vos de los his­pa­nos y con­clu­yen: “Si los me­dios cu­brie­ran a los la­ti­nos en otros con­tex­tos —no só­lo en re­la­ción con la in­mi­gra­ción— el pú­bli­co po­dría pen­sar me­nos so­bre la in­mi­gra­ción co­mo ca­te­go­rías ét­ni­cas, y por lo tan­to [se­ría] me­nos pro­ba­ble que su­cum­bie­ra a [la crea­ción] de chi­vos ex­pia­to­rios de los de­ma­go­gos”.

Los his­pa­nos han di­cho eso du­ran­te años, en vano, pe­ro el he­cho de que dos ex­per­tos blan­cos lo di­gan re­fuer­za y le­gi­ti­ma la idea. Es una lás­ti­ma que “los me­dios” no les pres­ten más aten­ción de la que han pres­ta­do a mu­chos aca­dé­mi­cos, ex­per­tos y de­fen­so­res de los in­tere­ses his­pa­nos —tan­to his­pa­nos co­mo no-his­pa­nos— que di­je­ron los mis­mo du­ran­te dé­ca­das.

He aquí un frag­men­to del li­bro “Out of the Ba­rrio”, pu­bli­ca­do en 1991, cu­ya au­to­ra, Lin­da Cha­vez, es co­men­ta­ris­ta y ex fun­cio­na­ria de la Ca­sa Blan­ca de Ro­nald Rea­gan:

“Con­tra­ria­men­te a la opinión pú­bli­ca, la ma­yo­ría de los jó­ve­nes adul­tos me­xi­coa­me­ri­ca­nos com­ple­ta la es­cue­la se­cun­da­ria, y tie­ne las mis­mas pro­ba­bi­li­da­des de ha­cer­lo que los de­más es­ta­dou­ni­den­ses. Pe­ro la pren­sa po­pu­lar, el go­bierno fe­de­ral y las or­ga­ni­za­cio­nes his­pa­nas ci­tan es­ta­dís­ti­cas que in­di­can lo con­tra­rio . ... Esa con­fu­sión se ge­ne­ra, co­mo ocu­rre tam­bién con los da­tos de los in­gre­sos, al unir a los his­pa­nos na­ci­dos en el país con los in­mi­gran­tes, pa­ra ob­te­ner pro­me­dios es­ta­dís­ti­cos pa­ra el gru­po en­te­ro”.

Des­pués de un cuar­to de si­glo, eso aún sue­na cierto. Sin im­por­tar el nú­me­ro de ve­ces que los de­mó­gra­fos, los aca­dé­mi­cos y los mis­mos his­pa­nos han ex­pre­sa­do la di­ver­si­dad de la po­bla­ción his­pa­na, es sim­ple­men­te más fá­cil, pa­ra to­dos los im­pli­ca­dos, re­fe­rir­se a la “co­mu­ni­dad la­ti­na”, gru­po glo­bal, fá­cil de ma­ne­jar (y fic­ti­cio), pa­ra pro­pó­si­tos de re­por­ta­je.

Se­gún Levy y Wright, si los ac­ti­vis­tas desean pro­mo­ver apo­yo pú­bli­co pa­ra una re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral que in­clu­ya un ca­mino a la ciu­da­da­nía pa­ra los que es­tán pre­sen­tes in­do­cu­men­ta­da­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, aún “de­ben en­ca­rar el he­cho de que la in­mi­gra­ción ile­gal y la et­nia la­ti­na es­tán es­tre­cha­men­te vin­cu­la­das en las men­tes de los es­ta­dou­ni­den­ses”.

La­men­ta­ble­men­te, du­ran­te por lo me­nos la úl­ti­ma dé­ca­da, eso fue por de­sig­nio.

Cuan­do se apro­bó la Ley pa­ra la Pro­tec­ción de las Fron­te­ras, el An­ti-Te­rro­ris­mo y el Con­trol de la In­mi­gra­ción Ile­gal, en 2005, en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes —ley que pe­día una mu­ra­lla fron­te­ri­za y re­que­ría que el go­bierno fe­de­ral tu­vie­ra ba­jo su cus­to­dia a in­mi­gran­tes pre­sen­tes ilí­ci­ta­men­te y de­te­ni­dos por au­to­ri­da­des lo­ca­les— los de­fen­so­res de los in­mi­gran­tes con­si­de­ra­ron co­mo prio­ri­dad es­ta­ble­cer un víncu­lo en­tre ese gru­po de­mo­grá­fi­co de rá­pi­do cre­ci­mien­to y los mi­llo­nes de in­mi­gran­tes no-au­to­ri­za­dos.

Des­de que ocu­rrie­ron los he­chos que lle­va­ron a las pro­tes­tas mi­gra­to­rias en to­da la na­ción en 2006, un pro­pó­si­to de la es­tra­te­gia de de­fen­sa de los in­mi­gran­tes fue “hu­ma­ni­zar­los”, sub­ra­yan­do el he­cho de que no son me­ras es­ta­dís­ti­cas —uno en 11 mi­llo­nes— sino ma­dres, pa­dres, her­ma­nas, her­ma­nos, ma­ri­dos y es­po­sas de ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses.

Y no es exa­ge­ra­ción. Una re­cien­te en­cues­ta de elec­to­res la­ti­nos re­gis­tra­dos, rea­li­za­da por Ame­ri­ca’s Voi­ce/La­tino De­ci­sions, ha­lló que el 35 por cien­to de los en­cues­ta­dos co­no­cía a al­guien que fue de­te­ni­do por mo­ti­vos de in­mi­gra­ción o de­por­ta­do, y el 57 por cien­to te­nía un ami­go, fa­mi­liar o com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que re­si­de en Es­ta­dos Uni­dos ile­gal­men­te.

To­ma­do de otra for­ma, sin em­bar­go, el 65 por cien­to de los his­pa­nos re­gis­tra­dos no co­no­ce a al­guien en esa si­tua­ción y más de un ter­cio no co­no­ce a na­die que es­té ile­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos. Ese he­cho, una vez más, des­ta­ca la di­ver­si­dad de una po­bla­ción que no com­par­te una na­cio­na­li­dad co­mún, que no siem­pre ha­bla la mis­ma len­gua y que ha es­ta­do pre­sen­te en Es­ta­dos Uni­dos des­de an­tes de que ga­na­ra su in­de­pen­den­cia de Gran Bre­ta­ña.

De­sen­re­dar to­do eso es ca­si im­po­si­ble pa­ra las en­ti­da­des no­ti­cio­sas mo­der­nas, que pre­mian, en los re­por­ta­jes, la fa­ci­li­dad de com­pren­sión y la bre­ve­dad de cual­quier co­sa —por suer­te ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio. Por ejem­plo, pro­ba­ble­men­te sur­ti­ría un buen efec­to que los me­dios sim­ple­men­te se re­fre­na­ran de es­cri­bir ca­da his­to­ria de in­mi­gra­ción so­bre al­guien de Amé­ri­ca La­ti­na.

Levy y Wright lo di­cen su­cin­ta­men­te: unos me­dios res­pon­sa­bles pue­den ayu­dar a im­pe­dir los pre­jui­cios con­tra los la­ti­nos cu­brien­do a los his­pa­nos en otros con­tex­tos. En otras pa­la­bras, los la­ti­nos no son só­lo un pa­que­te de es­ta­dís­ti­cas. Son nues­tros mé­di­cos, abo­ga­dos, pe­rio­dis­tas, con­ta­do­res, hé­roes de los de­por­tes, em­pre­sa­rios de Si­li­con Va­lley, cien­tí­fi­cos es­pa­cia­les y po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.