Ven mó­vil ra­cial en he­ri­das de alum­na he­chas con una so­ga

•Ni­ña afro­mae­ri­ca­na di­ce ha­ber si­do ata­da y arras­tra­da por tres com­pa­ñe­ros blan­cos en via­je de fin de cur­sos; abo­ga­dos de la ins­ti­tu­ción ar­gu­men­tan que fue un ac­ci­den­te al ju­gar con un co­lum­pio •Fa­mi­lia de­man­da por $3 mi­llo­nes a co­le­gio pri­va­do en Wa­co

El Diario de El Paso - - Texas - Ch­ris­top­her Me­le / The New York Ti­mes

Wa­co— Una es­cue­la pri­va­da te­xa­na fue de­man­da­da por la fa­mi­lia de una me­nor afro­mae­ri­ca­na, por más de 3 mi­llo­nes de dó­la­res, que acu­só a tres com­pa­ñe­ros blan­cos de atar­le una cuer­da al­re­de­dor del cue­llo y ja­lar­la ha­cién­do­la caer al sue­lo du­ran­te un via­je es­co­lar, de­ján­do­le se­rias que­ma­du­ras de la so­ga y una mar­ca que si­mu­la un co­llar.

Los abo­ga­dos de la me­nor, quien en los do­cu­men­tos pro­ce­sa­les pre­sen­ta­dos es­ta se­ma­na só­lo apa­re­ce iden­ti­fi­ca­da co­mo K.P., di­je­ron que la evi­den­cia su­ge­ría que el fac­tor ra­cial tu­vo que ver con el in­ci­den­te, que ocu­rrió en abril du­ran­te una sa­li­da en que alum­nos de la Es­cue­la Clá­si­ca Li­ve Oak de Wa­co pa­sa­ron la no­che fue­ra. En ese en­ton­ces la me­nor te­nía 12 años de edad.

Pe­ro si bien los abo­ga­dos de la me­nor y de la es­cue­la es­tán de acuer­do en que al­go le pa­só a la es­tu­dian­te, di­fie­ren prác­ti­ca­men­te en to­do lo de­más, si lo ocu­rri­do fue al­go de­li­be­ra­do, la gra­ve­dad de las le­sio­nes, quién era el cul­pa­ble y si hu­bo un mó­vil ra­cial.

El jue­ves la ma­dre de la me­nor, Sandy Rou­gely, di­jo du­ran­te en­tre­vis­ta ha­ber pen­sa­do que su hi­ja traía un co­llar la pri­me­ra vez que la vio des­pués del via­je. Aña­dió que cuan­do tu­vo co­no­ci­mien­to de que las mar­cas eran pro­duc­to de una so­ga, “eso me des­tro­zó”.

“Pa­re­cía co­mo si al­guien le hu­bie­ra cor­ta­do el cue­llo a mi hi­ja y lue­go lo hu­bie­ra co­si­do”, se­ña­ló Rou­gely. Las mar­cas si­guen sien­do vi­si­bles, agre­gó.

Rou­gely con­tó que lle­vó a su hi­ja a emer­gen­cias, don­de le aten­die­ron las se­rias que­ma­du­ras por la cuer­da y lla­ma­ron a la Po­li­cía.

Los abo­ga­dos de am­bos ban­dos co­men­ta­ron que la Ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do Blan­co es­ta­ba in­ves­ti­gan­do. No fue po­si­ble po­ner­se in­me­dia­ta­men­te en con­tac­to con fun­cio­na­rios de la cor­po­ra­ción.

“No creo que es­to pa­se en mu­chos lu­ga­res fue­ra de Wa­co, Te­xas”, di­jo uno de los abo­ga­dos de la me­nor, Le­vi G. McCat­hern.

Peo Da­vid N. Dea­con­son, un re­pre­sen­tan­te le­gal de la es­cue­la, se­ña­ló que los abo­ga­dos de la par­te de­man­dan­te es­ta­ban ex­plo­tan­do los po­lé­mi­cos te­mas de la ra­za y el “bull­ying”. Agre­gó que lo su­ce­di­do a la me­nor me­ra­men­te se tra­tó de un ac­ci­den­te.

“Cual­quie­ra pue­de ale­gar lo quie­ra en una de­man­da sin im­por­tar lo im­pre­ci­so que pue­da ser”, di­jo. “Eso es lo que es­tá pa­san­do aquí”.

Ma­dre se sin­tió ‘re­cha­za­da’

De acuer­do con la de­man­da, en el 2014 la me­nor se ha­bía cam­bia­do de un plan­tel pú­bli­co a Li­ve Oak, en don­de hay al­re­de­dor de 400 es­tu­dian­tes des­de kín­der has­ta 12avo gra­do y se si­guen los prin­ci­pios cris­tia­nos. El alum­na­do se con­for­ma de me­no­res pre­do­mi­nan­te­men­te blan­cos, se es­ti­pu­la en la de­man­da. Rou­gely se­ña­ló que su hi­ja con­ta­ba con una be­ca par­cial pa­ra asis­tir a la es­cue­la que co­bra sie­te mil dó­la­res anua­les.

A la me­nor le ha­bía ido muy bien en quin­to gra­do, se in­di­ca en la de­man­da, pe­ro en sex­to re­por­tó que sus com­pa­ñe­ros no le ha­bla­ban y que la hos­ti­ga­ban fí­si­ca­men­te. La ti­ra­ban al pi­so, y un com­pa­ñe­ro la pa­teó y em­pu­jó cuan­do el maes­tro no veía, se se­ña­la en do­cu­men­tos pro­ce­sa­les. Rou­gely di­jo que los fun­cio­na­rios del plan­tel cul­pa­ron a su hi­ja y, cuan­do la ma­dre se reunió con di­rec­ti­vos y ase­so­res, se sin­tió re­cha­za­da.

Con es­tos an­te­ce­den­tes, el 28 de abril la me­nor y 21 es­tu­dian­tes más par­tie­ron rum­bo a una pro­pie­dad ru­ral cer­ca­na a John­son City, Te­xas, en el via­je de fin de cur­sos.

En la de­man­da se sos­tie­ne que el su­ce­so tu­vo lu­gar en un co­lum­pio: un ces­to en for­ma de dis­co col­ga­do de un ár­bol con una cuer­da se­pa­ra­da que los me­no­res ja­la­ban pa­ra po­ner más al­to el co­lum­pio. La me­nor di­jo ha­ber es­ta­do ja­lan­do la so­ga pe­ro que lue­go se cansó y se que­dó de pie a un cos­ta­do. En­ton­ces sin­tió la cuer­da en torno a su cue­llo, y la “sa­cu­die­ron con vio­len­cia” en di­rec­ción al sue­lo.

“Cuan­do se me en­re­dó en el cue­llo na­die me ayu­dó, así que tu­ve que qui­tár­me­lo so­la”, di­jo en en­tre­vis­ta pa­ra The Da­llas Mor­ning News.

Se que­da­ron quie­tos (di­rec­ti­vos del plan­tel) y no le di­je­ron a na­die” Le­vi G. McCat­hern, Li­ti­gan­te que lle­va el ca­so de la me­nor

‘Hue­le’ a se­gre­ga­ción

En la de­man­da se di­ce que tres me­no­res –in­clu­yen­do uno que con an­te­rio­ri­dad la ha­bía agre­di­do– es­ta­ban pa­ra­dos de­trás de ella. La me­nor se­ña­ló do­ler­le “mu­cho” el cue­llo des­pués y que una de los adul­tos acom­pa­ñan­tes del gru­po le pu­so Va­se­li­na en la he­ri­da y le dio una pas­ti­lla pa­ra el do­lor.

McCart­hern, el abo­ga­do de la me­nor, co­men­tó re­fi­rién­do­se a los di­rec­ti­vos es­co­la­res, “se que­da­ron quie­tos y no le di­je­ron a na­die”.

El he­cho de que los fun­cio­na­rios no ha­yan no­ti­fi­ca­do a los pa­dres de la ni­ña, ase­gu­ró, “hue­le a ra­cis­mo”.

Su­pues­ta acep­ta­ción de di­ne­ro... y se que­da­rían ca­lla­dos

Dea­con­son, el abo­ga­do de la es­cue­la, di­jo ha­ber in­ves­ti­ga­do lo ocu­rri­do y dio su ver­sión. Ha­bía has­ta 12 es­tu­dian­tes ja­lan­do la so­ga pa­ra ele­var el co­lum­pio y, cuan­do lo sol­ta­ron, la cuer­da al­can­zó a la me­nor, la gol­peó en el cue­llo y le hi­zo una que­ma­du­ra.

Dea­con­son agre­gó que el 11 de ma­yo el abo­ga­do de la ni­ña en­vió “e-mails” no­ti­fi­can­do que los de­man­dan­tes acep­ta­rían 2.7 mi­llo­nes de dó­la­res y no di­rían na­da so­bre el ca­so, y que de no lle­gar­se a un con­ve­nio pa­ra las 5 pm del 12 de ma­yo, Mm­cCat­hern em­pe­za­ría a di­vul­gar in­for­ma­ción a la pren­sa coin­ci­dien­do con la con­me­mo­ra­ción del cen­te­na­rio del úl­ti­mo lin­cha­mien­to re­gis­tra­do en Wa­co, el 15 de ma­yo.

Sin em­bar­go, McCat­hern ca­li­fi­có de “ri­dí­cu­la” la des­crip­ción so­bre lo su­ce­di­do he­cha por Dea­con­son.

En cuan­to a los “e-mails”, di­jo, él los en­vió de­bi­do a que la es­cue­la de­sea­ba por­me­no­res por es­cri­to so­bre el pa­go de da­ños y per­jui­cios desea­dos, a fin de po­der re­mi­tir­los a una ase­gu­ra­do­ra.

Law­ren­ce L. Ger­mer, el due­ño de la pro­pie­dad a don­de los es­tu­dian­tes fue­ron de via­je y uno de los de­man­da­dos, se­ña­ló, “des­de cual­quier pers­pec­ti­va, es al­go tris­te por­que la ni­ña re­sul­tó las­ti­ma­da”. Pe­ro aña­dió que las le­sio­nes fue­ron con­se­cuen­cia de una “te­rri­ble ma­la suer­te” y que en la de­man­da es­ta­ban ter­gi­ver­sán­do­se los he­chos.

Pa­re­cía co­mo si al­guien le hu­bie­ra cor­ta­do el cue­llo a mi hi­ja y lue­go lo hu­bie­ra co­si­do”

Sandy Rou­gely, Ma­dre de la me­nor, a quien ide­ti­fi­can co­mo K.P.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.