Lle­va­rá a su úl­ti­ma mo­ra­da tar­je­ta de fe­li­ci­ta­ción de su hi­ja

Rick Ma­dri­gal fue ase­si­na­do días an­tes de la ce­le­bra­ción

El Diario de El Paso - - Portada - Staff/El Dia­rio de El Pa­so

Si la vi­da no tu­vie­ra su­fri­mien­tos ni so­bre­sal­tos, hoy, Día del Pa­dre, Mi­kay­la Ma­rie Ma­dri­gal le es­ta­ría en­tre­gan­do a su pa­pá, Rick, una tar­je­ta de fe­li­ci­ta­ción que le pre­pa­ró ha­ce unos días en la es­cue­la de ve­rano.

Na­die ima­gi­na­ba que el sá­ba­do 11 de mar­zo Rick Ma­dri­gal se­ría ase­si­na­do a ba­la­zos en el de­par­ta­men­to del la­do Oes­te que com­par­tía al­gu­nos fi­nes de se­ma­na con su hi­ja, de ape­nas sie­te años.

“¿Qué voy a ha­cer con la tar­je­ta?”, se pre­gun­ta­ba la ni­ña al en­te­rar­se del tris­te fin de su pa­dre.

Al fi­nal, los fa­mi­lia­res en­con­tra­ron una so­lu­ción. La fe­li­ci­ta­ción, que sin­te­ti­za el amor que los unió a am­bos du­ran­te un cor­to tiem­po, se­rá aco­mo­da­da en el ataúd que guar­da­rá los res­tos en su úl­ti­ma mo­ra­da.

“Era la luz de sus ojos”. Con es­ta fra­se coin­ci­den aque­llas per­so­nas que co­no­cie­ron a Rick y ates­ti­gua­ron la de­vo­ción con la que de­di­ca­ba su tiem­po a cui­dar de Mi­kay­la Ma­rie.

Co­mo tes­ti­gos de una re­la­ción en­tra­ña­ble que­dan de­ce­nas de fo­to­gra­fías de am­bos pu­bli­ca­das en las re­des so­cia­les, así co­mo los tes­ti­mo­nios de ami­gos y fa­mi­lia­res.

En sus 33 años de vi­da, Ri­chard Ma­dri­gal se en­lis­tó en la Navy, fun­gió co­mo lo­cu­tor en la em­ble­má­ti­ca es­ta­ción KLAQ y en otra de Las Cru­ces, pe­ro so­bre to­do de­fi­nía su exis­ten­cia co­mo “pa­dre”.

Ma­dri­gal, quien al fi­nal de sus días tra­ba­ja­ba co­mo ge­ren­te pa­ra “Des­ti­na­tion El Pa­so”, ha­bía ren­ta­do un apar­ta­men­to con dos re­cá­ma­ras, con la in­ten­ción de que su pe­que­ña tu­vie­ra su pro­pio cuar­to –pin­ta­do de ro­sa– en los fi­nes de se­ma­na que le to­ca­ba que­dar­se con él.

Na­die ima­gi­na­ba que se­ría ase­si­na­do a ba­la­zos ha­ce po­co más de una se­ma­na, el sá­ba­do en el com­ple­jo lla­ma­do Te­rra­ce Hill, en el la­do Oes­te, en­tre Exe­cu­ti­ve y UTEP. Un ami­go su­yo fue a bus­car­lo a su ca­sa al día si­guien­te, el do­min­go, de­bi­do a que no res­pon­día las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas: a él le to­có ha­cer el trá­gi­co ha­llaz­go del ca­dá­ver.

Pos­te­rior­men­te, lle­gó a la es­ce­na del cri­men Ri­chard Ma­dri­gal Sr., quien no creía que su hi­jo ha­bía fa­lle­ci­do en esas cir­cuns­tan­cias. Aun­que tie­ne otros des­cen­dien­tes con quie­nes con­me­mo­rar el Día del Pa­dre, don Ri­chard ten­drá, por pri­me­ra vez un es­pa­cio va­cío en es­ta ce­le­bra­ción.

La Po­li­cía de El Pa­so arres­tó el lu­nes a Leo­nel Her­nán­dez co­mo pre­sun­to au­tor del ho­mi­ci­dio. Ma­rin­da Pa­la­cios, su pa­re­ja, fue de­te­ni­da des­pués por ha­ber ates­ti­gua­do el cri­men sin no­ti­fi­car a las au­to­ri­da­des.

A él se le fi­jó una fian­za por un mi­llón de dó­la­res y per­ma­ne­ce en la Cár­cel de Con­da­do; a ella se le fi­jó una fian­za por 5 mil dó­la­res y sa­lió li­bre el miér­co­les, se­gún re­gis­tros po­li­cia­cos. Has­ta el mo­men­to no se han da­do a co­no­cer los mo­ti­vos por los cua­les se ha­bría co­me­ti­do el ase­si­na­to.

Rick Ma­dri­gal se­rá ve­la­do ma­ña­na lu­nes de 4 a 9 de la tar­de en la Fu­ne­ra­ria Per­ches del 7580 Ala­me­da. El mar­tes se rea­li­za­rá un ser­vi­cio re­li­gio­so en la igle­sia Abun­dant Living Faith Cen­ter, pa­ra pro­ce­der de in­me­dia­to a su in­hu­ma­ción en el Ce­men­te­rio Ever­green, del 12400 Mon­ta­na.

Rick Ma­dri­gal fue ase­si­na­do días an­tes de la ce­le­bra­ción

eL eX dJ con su más gran­de amor

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.