Pre­sen­tan re­pu­bli­ca­nos al­ter­na­ti­va a la Ac­ción Di­fe­ri­da

El Diario de El Paso - - Portada - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

La Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DACA) po­dría te­ner, en al­gu­nos años, una con­tra­par­te re­pu­bli­ca­na lla­ma­da RACA.

Es­te mar­tes, dos re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra pre­sen­ta­ron un pro­yec­to de ley que ofre­ce­ría a cier­tos jó­ve­nes in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que fue­ron traí­dos aquí co­mo ni­ños –los de­no­mi­na­dos ‘drea­mers’–, la opor­tu­ni­dad de ob­te­ner un es­ta­tus le­gal y even­tual­men­te la ciu­da­da­nía.

La con­tra­pro­pues­ta al DACA ha ge­ne­ra­do opi­nio­nes en­con­tra­das en­tre los ex­per­tos en te­mas mi­gra­to­rios tan­to lo­ca­les co­mo na­cio­na­les. Mien­tras que unos ala­ban el ini­cio de un diá­lo­go so­bre el te­ma, otros creen que la ac­ción no es más que me­ro ma­qui­lla­je a un pro­ble­ma com­ple­jo.

Los re­pre­sen­tan­tes Car­los Cur­be­lo, de Flo­ri­da, y Mi­ke Coff­man, de Co­lo­ra­do, son los pro­mo­to­res de es­ta pro­pues­ta de ley de Re­co­no­cien­do a los Ni­ños de Amé­ri­ca (RACA), mos­tran­do un tono muy di­fe­ren­te al del vir­tual can­di­da­to del par­ti­do a la Pre­si­den­cia, Do­nald Trump, quien pre­fie­re ha­blar de de­por­ta­cio­nes ma­si­vas.

Se­gún el pro­yec­to de ley, cier­tos in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos cuan­do eran ni­ños po­drían ga­nar “es­ta­tus de no in­mi­gran­te con­di­cio­nal” si ob­tie­nen una ti­tu­la­ción de una ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción su­pe­rior, se en­lis­tan en las Fuer­zas Ar­ma­das, o son em­plea­dos y cum­plen con otros re­qui­si­tos.

Pro­gra­ma RACA ofre­ce­ría ca­mino a la ciu­da­da­nía a in­do­cu­men­ta­dos traí­dos al país sien­do ni­ños

El es­ta­tus de no in­mi­gran­te con­di­cio­nal ten­dría una du­ra­ción de cin­co años. Des­pués de los cin­co años, el des­ti­na­ta­rio se­ría ele­gi­ble pa­ra ex­ten­der su es­ta­tus o ajus­tar­lo al de re­si­den­te per­ma­nen­te le­gal si ha cum­pli­do to­dos los re­qui­si­tos.

Sin em­bar­go, el pro­yec­to de ley tam­bién tie­ne de­fec­tos, se­gún al­gu­nos ana­lis­tas.

El pe­río­do de ele­gi­bi­li­dad es más cor­to que el de la de la ley de re­for­ma mi­gra­to­ria bi­par­ti­dis­ta que apro­bó el Se­na­do en 2013. Tam­bién a di­fe­ren­cia de ese pro­yec­to de ley, es­ta pro­pues­ta no per­mi­ti­ría que las per­so­nas que han aban­do­na­do el país apli­can a los be­ne­fi­cios an­tes ex­pues­tos.

Ade­más, el pro­yec­to de ley ex­clui­ría al­gu­nos pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to de ca­rre­ra que se­rían úti­les pa­ra los em­plea­do­res, e in­clu­ye cri­te­rios es­tric­tos que se­ría di­fí­ci­les de su­pe­rar pa­ra al­gu­nos jó­ve­nes es­tu­dian­tes o tra­ba­ja­do­res.

"Es fan­tás­ti­co ver al­go de li­de­raz­go en ma­te­ria de in­mi­gra­ción en­tre los re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra", di­jo Ali Noo­ra­ni, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Fo­ro Na­cio­nal de In­mi­gra­ción. "A pe­sar de cier­to mar­gen de me­jo­ra, es­ta pro­pues­ta es fa­vo­ra­ble en com­pa­ra­ción a los men­sa­jes de de­por­ta­ción en ma­sa y mu­ros que han des­ta­ca­do en la campaña pre­si­den­cial re­pu­bli­ca­na", aña­dió.

"Hay es­pa­cio y apo­yo pa­ra los con­ser­va­do­res que con­duz­ca a que la re­for­ma mi­gra­to­ria fun­cio­ne pa­ra los Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro la prue­ba del com­pro­mi­so de los re­pu­bli­ca­nos de­be ir más allá de la in­tro­duc­ción de es­ta le­gis­la­ción", co­men­tó el ac­ti­vis­ta.

Lui­za Duar­te Ta­nu­ri, miem­bro del Co­mi­té Na­cio­nal de Li­de­raz­go de Uni­ted We Dream y or­ga­ni­za­do­ra con Ma­ke the Road NY di­jo: “Uni­ted We Dream no apo­ya­rá la pro­pues­ta ley lla­ma­da “Re­cog­ni­zing Ame­ri­can Chil­dren Act” por­que no te­ne­mos tiem­po pa­ra ges­tos sim­bó­li­cos pa­ra po­cos mien­tras que nues­tra co­mu­ni­dad es­tá ba­jo ata­ques xe­no­fó­bi­cos por can­di­da­tos po­lí­ti­cos y mien­tras que Ba­rack Oba­ma desata su plan de de­por­ta­cio­nes y re­da­das.”

“Po­dría afec­tar a las per­so­nas que viven en la fron­te­ra y que van y vie­nen, gra­cias a su vi­sa. Ellos po­drían no ser be­ne­fi­cia­rios a es­to”, Al me­nos hay un diá­lo­go.

“Es un buen co­mien­zo y si an­ti­ci­pa­mos lo que la Cor­te Su­pre­ma va a ha­cer, es­ta­mos en reali­dad muy es­pe­ran­za­dos en que el DAPA -Ac­ción di­fe­ri­da pa­ra pa­dres de ni­ños ciu­da­da­nos- pa­sa­rá y que el DACA se­rá ex­ten­di­do. Aún así, es in­tere­san­te ver que es­ta pro­pues­ta po­dría dar ma­yor pro­tec­ción y crear un ca­mino a la re­si­den­cia que DACA no da en la ac­tua­li­dad”.

El DACA es un ali­vio ad­mi­nis­tra­ti­vo que pre­vie­ne la de­por­ta­ción de un in­di­vi­duo co­mo un ac­to de dis­cre­ción fis­cal. Sin em­bar­go, no ofre­ce un ca­mino al es­ta­tus de re­si­den­te le­gal per­ma­nen­te o a ciu­da­da­nía. El be­ne­fi­cia­rio pue­de so­li­ci­tar con­si­de­ra­ción de DACA por un pe­río­do de dos años, con po­si­bi­li­dad de re­no­va­ción.

Me­lis­sa López, di­rec­to­ra de Ser­vi­cios Dio­ce­sa­nos pa­ra Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos, ce­le­bró la ac­ción de los re­pu­bli­ca­nos. “Es­ta­mos a fa­vor de cual­quier mo­vi­mien­to ha­cia una re­for­ma mi­gra­to­ria. No hay mu­cho de­ta­lle so­bre lo que se pre­sen­ta pe­ro cual­quier ti­po de re­for­ma que les per­mi­ta tra­ba­jar y vi­vir, es­ta­mos a fa­vor de ello”.

López opi­nó que ha­brá que dar­le tiem­po al tiem­po pa­ra en­ten­der del to­do la pro­pues­ta de ley: “¿Qué ti­po de ti­tu­la­cio­nes van a so­li­ci­tar? ¿Ten­drán que ser tra­ba­jos de­ter­mi­na­dos en al­gún campo?”, fue­ron al­gu­nas de las pre­gun­tas que le sal­ta­ron a la mente cuan­do su­po la no­ti­cia, en es­pe­cial por el he­cho de que el te­ma fue­ra lan­za­do en me­dio de tiem­pos elec­to­ra­les: “En mi opi­nión es al­go que es­tán di­cien­do co­mo par­te de la campaña elec­to­ral no por­que va­ya a pa­sar. Al me­nos se no­ta que hay re­pu­bli­ca­nos dis­pues­tos a te­ner una con­ver­sa­ción so­bre la reali­dad de nues­tro país”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.