Zi­ka ha­ce du­dar a te­xa­nas si de­ben que­dar em­ba­ra­za­das

El Diario de El Paso - - Texas - Ma­de­li­ne Con­way / The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— Mi­mi Gar­cía re­cuer­da ha­ber leído una se­rie de re­por­ta­jes so­bre el vi­rus del zi­ka, la en­fer­me­dad que se trans­mi­te por la pi­ca­du­ra de los mos­qui­tos y es­tá vin­cu­la­da a ca­sos de mal­for­ma­cio­nes en los re­cién na­ci­dos, mis­ma que se es­tá es­par­cien­do por La­ti­noa­mé­ri­ca, en­tre fi­na­les de fe­bre­ro y prin­ci­pios de mar­zo, al­re­de­dor del tiem­po cuan­do ella se en­te­ró que es­ta­ba em­ba­ra­za­da de su se­gun­do hi­jo.

Gar­cía, de 35 años, vi­ve en Aus­tin, don­de no ha ha­bi­do ca­sos del vi­rus.

Aun­que con­si­de­ra que el ries­go de lle­gar a con­traer la en­fer­me­dad es re­la­ti­va­men­te ba­jo, ella aún es­tá to­man­do sus pre­cau­cio­nes, in­clu­yen­do evi­tar te­ner que via­jar por cues­tio­nes de tra­ba­jo al sur de Te­xas, don­de los mos­qui­tos po­drían es­par­cir la en­fer­me­dad es­te ve­rano.

Gar­cía no es la úni­ca mu­jer de Te­xas preo­cu­pa­da de lle­gar a con­traer la en­fer­me­dad del zi­ka es­tan­do em­ba­ra­za­da.

La in­cer­ti­dum­bre so­bre dón­de y cuán­do el vi­rus po­dría es­par­cir­se ha de­ja­do a las mu­je­res te­xa­nas y a los doc­to­res con du­das so­bre cuál se­ría la me­jor ma­ne­ra de pre­pa­ra­se en ca­so de un bro­te, du­das tan per­so­na­les so­bre si las mu­je­res de­be­rían pos­ter­gar sus em­ba­ra­zos mien­tras es­pe­ran sa­ber más al res­pec­to.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­mien­da que las per­so­nas que vi­ven en áreas don­de se sa­be que los mos­qui­tos por­tan el zi­ka se “in­for­men y se orien­ten para con­si­de­rar pos­ter­gar un em­ba­ra­zo”, da­do que las mu­je­res in­fec­ta­das en Bra­sil y en otros lu­ga­res han da­do a luz a be­bés con mi­cro­ce­fa­lia, una con­di­ción que se ca­rac­te­ri­za por una mal­for­ma­ción que oca­sio­na que los in­fan­tes naz­can con un ce­re­bro mal desa­rro­lla­do.

Ta­les re­co­men­da­cio­nes apli­can a Puer­to Ri­co, don­de el vi­rus es­tá ac­ti­va­men­te cir­cu­lan­do, pe­ro no apli­can en el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de EU, don­de aún no hay evi­den­cia de que los mos­qui­tos es­tén es­par­cien­do la en­fer­me­dad.

Las más de 200 mu­je­res em­ba­ra­za­das en EU que han con­traí­do el vi­rus re­sul­ta­ron con­ta­gia­das mien­tras via­ja­ban por el ex­tran­je­ro, o fue por me­dio de su pa­re­ja (la en­fer­me­dad tam­bién se trans­mi­te por el con­tac­to se­xual).

Se han re­por­ta­do 46 ca­sos de per­so­nas con zi­ka en Te­xas en lo que va has­ta el mar­tes, de acuer­do con el De­par­ta­men­to de los Ser­vi­cios de Sa­lud del es­ta­do.

Mien­tras que no hay registro de ca­sos en los que los mos­qui­tos re­sul­ta­ron ser los por­ta­do­res del vi­rus en Te­xas, los expertos di­cen que es muy pro­ba­ble que el zi­ka lle­gue pron­to a la Cos­ta del Gol­fo, ya que el mos­qui­to que lo por­ta, el Ae­des Aegy­pti, es na­ti­vo del área, y pron­to po­dría pi­car­les a per­so­nas que re­sul­ta­ron in­fec­ta­das mien­tras es­ta­ban de via­je por el ex­tran­je­ro y lue­go es­par­cir la en­fer­me­dad.

De acuer­do con Cat­he­ri­ne Squi­re Ep­pes, pro­fe­so­ra asis­ten­te en obs­te­tri­cia y gi­ne­co­lo­gía en el Co­le­gio de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Bay­lor en Hous­ton, el te­ma so­bre el vi­rus sur­ge en con­ver­sa­cio­nes con pa­cien­tes y co­le­gas “a ca­da mo­men­to”.

“Le per­cep­ción in­di­ca que va a lle­var”, di­jo. “Y eso es cier­ta­men­te ate­rra­dor”.

Al­gu­nas mu­je­res les pre­gun­tan a sus doc­to­res si de­ben pos­ter­gar el em­ba­ra­zar­se por te­mor a que la en­fer­me­dad lle­gue a Te­xas mien­tras es­tán em­ba­ra­za­das, po­nién­do­las en ries­go a ellas y a sus be­bés que aún no na­cen.

Ep­pes di­jo que di­cha con­ver­sa­ción es muy co­mún, y com­pli­ca­da, da­da la gran can­ti­dad de fac­to­res que en­tran en jue­go para de­ci­dir cuán­do de­ben te­ner hi­jos, la edad de la pa­cien­te y el ac­ce­so al cui­da­do mé­di­co y a al­gún mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo, en­tre otros.

El he­cho de que el vi­rus pue­da desafiar las ex­pec­ta­ti­vas, ha­ce que ta­les dis­cu­sio­nes sean aún más com­pli­ca­das.

“Es di­fí­cil de­cir­le por cuán­to tiem­po ne­ce­si­ta­rá us­ted pos­ter­gar su em­ba­ra­zo. No hay un cri­te­rio”, di­jo Ep­pes.

“Po­de­mos ha­cer una hi­pó­te­sis de que el vi­rus lle­ga­rá a la Cos­ta del Gol­fo en el ve­rano, pe­ro qui­zás des­pués. Es muy di­fí­cil pen­sar el te­ner que pos­ter­gar un em­ba­ra­zo sin que se ten­ga un cri­te­rio exac­to, y eso no es con­ve­nien­te para to­das las fa­mi­lias”.

Whi­lliam Schaff­ner, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va del Centro Mé­di­co de la Uni­ver­si­dad Van­der­bilt, di­jo que él es­pe­ra que un bro­te del Zi­ka en EU se­rá li­mi­ta­do en com­pa­ra­ción con al­gu­nos que ha ha­bi­do en paí­ses de Centro y Su­ra­mé­ri­ca, don­de ya es­tá cir­cu­lan­do.

Aun así, Schaff­ner di­jo que in­clu­so mu­je­res en Ten­nes­see le han pre­gun­ta­do al res­pec­to, y los expertos es­tán de acuer­do en que los doc­to­res no sa­ben con exac­ti­tud lo que po­dría pa­sar.

Pe­ter Ho­tez, de­cano de la Es­cue­la Na­cio­nal de Me­di­ci­na Tropical en Bay­lor, apo­ya la de­ci­sión de la OMS, de ase­so­rar a las mu­je­res en las áreas con zi­ka so­bre la po­si­bi­li­dad de que pos­ter­guen su de­ci­sión a em­ba­ra­zar­se, ya que otras en­fer­me­da­des pa­re­ci­das his­tó­ri­ca­men­te han lle­ga­do a Te­xas al­re­de­dor de es­ta épo­ca del año.

‘Se es­par­ci­rá rá­pi­da­men­te’

Y cuan­do el zi­ka se ma­ni­fies­te en la re­gión, se es­par­ci­rá rá­pi­da­men­te.

Se­me­jan­te he­cho, di­jo Ho­tez, es ya un ar­gu­men­to para con­si­de­rar pos­ter­gar un em­ba­ra­zo en es­te mo­men­to.

Una fal­ta de in­for­ma­ción so­bre el vi­rus se su­ma a la in­cer­ti­dum­bre, tam­bién, di­jo Ho­tez.

Aún no se sa­be cuán pro­ba­ble es que un be­bé na­ci­do de una ma­dre in­fec­ta­da con zi­ka lle­gue a pa­de­cer de mi­cro­ce­fa­lia.

Los Cen­tros Para el Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des es­ti­man que en­tre uno y un 13 por cien­to de los fe­tos in­fec­ta­dos du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre es­tán en ries­go, un pro­me­dio al que Ho­tez se re­fi­rió co­mo “una gran di­fe­ren­cia”.

Tam­bién fal­ta ver si los be­bés que na­cen sin di­cha con­di­ción lle­gan a desa­rro­llar otros pro­ble­mas.

“No te­ne­mos en ver­dad mu­cha in­for­ma­ción que es­té res­pal­da­da cien­tí­fi­ca­men­te en la que po­da­mos ba­sar só­li­das de­ci­sio­nes de sa­lud pú­bli­ca”, di­jo Ho­tez.

Mien­tras que los fun­cio­na­rios de sa­lud pú­bli­ca es­pe­ran que sur­ja evi­den­cia de la trans­mi­sión del zi­ka en EU, Ep­pes acon­se­ja a sus pa­cien­tes a que no via­jen a áreas con zi­ka y que evi­ten las pi­ca­du­ras de mos­qui­tos, in­clu­so en Te­xas, da­da la po­si­bi­li­dad de que exis­ta un ries­go.

Te­xas lan­zó una cam­pa­ña di­cién­do­les a las per­so­nas que se pro­te­jan de las pi­ca­du­ras de los mos­qui­tos, y el al­cal­de de Hous­ton, Syl­ves­ter Turner, quie­re que el es­ta­do de­cla­re una emer­gen­cia de sa­lud pú­bli­ca para com­ba­tir al vi­rus.

Los fun­cio­na­rios po­drían no es­tar en­te­ra­dos que el zi­ka es en­dé­mi­co a la re­gión has­ta que los pa­cien­tes re­sul­ten in­fec­ta­dos con la en­fer­me­dad, se­gún expertos, o que naz­can be­bés con mi­cro­ce­fa­lia, una con­di­ción a la que Ho­tez se re­fi­rió co­mo “la peor pe­sa­di­lla para to­do pa­dre de fa­mi­lia”.

“Cuan­do lle­gue­mos a en­ten­der­lo, se­rá de­ma­sia­do tar­de”, di­jo Ep­pes.

“Así que yo creo que por aho­ra es im­por­tan­te en­fo­car­se en evi­tar las pi­ca­du­ras de los mos­qui­tos”.

Gar­cía, en Aus­tin, pla­nea con­ti­nuar evi­tan­do via­jar al sur de Te­xas an­tes de su be­bé naz­ca en di­ciem­bre.

Sien­do una mu­jer em­ba­ra­za­da, di­jo, el zi­ka es aho­ra una de mu­chas po­si­bles preo­cu­pa­cio­nes.

“De cier­ta ma­ne­ra, no sa­be­mos a cien­cia cier­ta de que el vi­rus se en­cuen­tre ac­ti­vo en Te­xas de­bi­do a que mu­chas per­so­nas son asin­to­má­ti­cas”, di­jo Gar­cía.

“Para vi­vir a dia­rio, sien­do una mu­jer em­ba­ra­za­da en Te­xas en el ve­rano, hay mu­chas co­sas por las cua­les hay que preo­cu­par­se”.

200 Mu­je­res en­cin­ta en el país que han con­trí­do el vi­rus mien­tras via­ja­ban por el ex­tran­je­ro o por con­tac­to se­xual

46 Ca­sos con el vi­rus en el es­ta­do, ci­fra de lo que iba has­ta el mar­tes, de acuer­do con el De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios de Sa­lud es­ta­tal

An­te la in­mi­nen­te lle­ga­da del vi­rus al es­ta­do por el ve­rano, de acuer­do a au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, mu­je­res pre­gun­tan si de­ben pos­ter­gar­lo

Mos­qui­to por­ta­dor de la en­fer­me­dad en un tu­bo de en­sa­yo

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.