De­sis­ten acu­sar a ex­po­licía que so­me­tió a ado­les­cen­te en 2015

El Diario de El Paso - - FRONTERA - As­so­cia­ted Press

McKin­ney, Te­xas– Un exo­fi­cial de Po­li­cía de un su­bur­bio de Da­llas, quien re­nun­ció des­pués que apa­re­ció en un vi­deo so­me­tien­do y ti­ran­do al sue­lo a una ado­les­cen­te afro­ame­ri­ca­na de 15 años ata­via­da con un bi­ki­ni, no se­rá acu­sa­do por ese in­ci­den­te, se­gún dio a co­no­cer es­te jue­ves la Po­li­cía.

Un gran ju­ra­do del Con­da­do Co­llin de­ci­dió no acu­sar a Eric Ca­se­bolt, exa­gen­te de McKin­ney, quien de­rri­bó al sue­lo a la jo­ven du­ran­te una fies­ta que se lle­vó a ca­bo en ju­nio del 2015 en una pis­ci­na de la co­mu­ni­dad en don­de se reunió un gru­po de ado­les­cen­tes, pre­do­mi­nan­te­men­te afro­ame­ri­ca­nos.

Es­te jue­ves, la Po­li­cía de McKin­ney emi­tió un co­mu­ni­ca­do con­fir­man­do la de­ci­sión del ju­ra­do. No se sa­be cuál car­go es­tá con­si­de­ran­do el ju­ra­do en con­tra de Ca­se­bolt.

Ofi­cia­les se­ña­la­ron en el co­mu­ni­ca­do que la in­ves­ti­ga­ción so­bre la res­pues­ta de la Po­li­cía fue en­tre­ga­da a los Ran­gers de Te­xas, quie­nes pos­te­rior­men­te en­via­ron su re­por­te al Pro­cu­ra­dor de Dis­tri­to del Con­da­do Co­llin pa­ra que sea re­vi­sa­do por el ju­ra­do.

Co­man­dan­tes de la Po­li­cía pla­nean lle­var a ca­bo una reunión co­mu­ni­ta­ria es­te lu­nes pa­ra dis­cu­tir la in­ves­ti­ga­ción que hi­cie­ron con al­gu­nos re­si­den­tes.

Los vi­deos de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res que fue­ron to­ma­dos por las per­so­nas que es­tu­vie­ron en la pis­ci­na mos­tra­ron a Ca­se­bolt, quien es cau­cá­si­co, co­rrien­do tras los ado­les­cen­tes afro­ame­ri­ca­nos y or­de­nán­do­les que se ti­ra­ran al sue­lo, lue­go, for­zó a la ado­les­cen­te Da­je­rria Bec­ton a que se co­lo­ca­ra bo­ca aba­jo y le pu­so las ro­di­llas so­bre su es­pal­da.

En cier­to mo­men­to, sa­có su ar­ma de fue­go des­pués que dos jó­ve­nes afro­ame­ri­ca­nos tra­ta­ron de in­ter­ve­nir en una apa­ren­te pro­tes­ta por el tra­ta­mien­to que le dio a la jo­ven­ci­ta, pe­ro en­fun­dó la pis­to­la cuan­do in­ter­vi­nie­ron otros dos ofi­cia­les.

La Po­li­cía ma­ni­fes­tó que los ofi­cia­les aten­die­ron re­por­tes de que ado­les­cen­tes no au­to­ri­za­dos es­ta­ban usan­do la pis­ci­na y es­ta­ban sal­tan­do un cer­co pa­ra en­trar al lu­gar.

Re­si­den­tes del ve­cin­da­rio de cla­se me­dia di­je­ron que los ado­les­cen­tes, que asis­tie­ron a una fies­ta de fin de cur­sos en la pis­ci­na y en el par­que ad­ya­cen­te, es­ta­ban ac­tuan­do des­or­de­na­da­men­te.

Días des­pués, gru­pos lo­ca­les y na­cio­na­les que es­tán a fa­vor de de­re­chos ci­vi­les, lle­va­ron a ca­bo una pro­tes­ta fren­te al De­par­ta­men­to de Po­li­cía de McKin­ney, y so­li­ci­ta­ron que la fis­ca­lía acu­sa­ra al exo­fi­cial por sus ac­cio­nes.

Greg Con­ley, je­fe de la Po­li­cía, ca­ta­lo­gó sus ac­cio­nes co­mo “in­de­fen­di­bles” y pos­te­rior­men­te Ca­se­bolt re­nun­ció.

Es­te jue­ves, Tom Mills, abo­ga­do de Ca­se­bolt, le co­men­tó al pe­rió­di­co The Da­llas Mor­ning News que “nos sen­ti­mos con­ten­tos de que el sis­te­ma ha­ya es­ta­do de su par­te en es­te ca­so”.

Mils no res­pon­dió la so­li­ci­tud que le hi­zo As­so­cia­ted Press pa­ra co­men­tar so­bre es­te ca­so.

Ja­ne Bish­kin, otra abo­ga­da de Ca­se­bolt, co­men­tó días des­pués de la fies­ta en la pis­ci­na que el ob­je­ti­vo de Ca­se­bolt no era en­fo­car­se en los miem­bros de las mi­no­rías cuan­do de­rri­bó a Bec­ton al sue­lo.

Agre­gó que en ese mo­men­to, Ca­se­bolt se en­con­tra­ba muy ten­so, ya que an­te­rior­men­te ha­bía aten­di­do dos ca­sos de sui­ci­dios.

El abo­ga­do de la fa­mi­lia Bec­ton no res­pon­dió a una lla­ma­da que se le hi­zo pa­ra que co­men­ta­ra so­bre es­te asun­to.

La fa­mi­lia di­jo en ese mo­men­to que el es­trés no era una de­fen­sa ade­cua­da pa­ra las ac­cio­nes de Ca­se­bolt.

Toby Shook, ex­fis­cal del Con­da­do Da­llas, quien ac­tual­men­te es abo­ga­do de de­fen­sa pe­nal, co­men­tó que la de­ci­sión del gran ju­ra­do no era sor­pren­den­te.

Shook no es­tu­vo in­vo­lu­cra­do en el ca­so.

“Pu­do ha­ber te­ni­do un com­por­ta­mien­to que vio­la los pro­ce­di­mien­tos po­li­cía­cos, y eso po­dría de­mos­trar que to­mó una ma­la de­ci­sión, aun­que creo que el gran ju­ra­do de­ci­dió que la ac­tua­ción del ofi­cial no lle­gó a un ni­vel de opre­sión cri­mi­nal”, di­jo Shook, agre­gan­do que es pro­ba­ble que la opre­sión ofi­cial sea el car­go que es­tá con­si­de­ran­do el gran ju­ra­do.

eL agen­te ti­ró al sue­lo a la mu­jer

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.