Res­trin­gen ti­guas el ac­ce­so a sus tie­rras

El Diario de El Paso - - PORTADA - De la Redacción/El Dia­rio de El Pa­so

El Con­ce­jo de Ys­le­ta del Sur Pue­blo –má­xi­mo ór­gano de Go­bierno de la tri­bu ti­gua– apro­bó una or­de­nan­za que li­mi­ta el ac­ce­so a la re­ser­va­ción pa­ra aque­llos que no son miem­bros de es­ta na­ción in­dí­ge­na.

El anun­cio sur­ge co­mo una reac­ción a la de­ci­sión to­ma­da por una juez fe­de­ral el mes pa­sa­do, la cual obli­ga­rá a los ti­guas a eli­mi­nar los sorteos en su ca­sino. Ba­jo el fa­llo de la juez Kath­leen Car­do­ne, la tri­bu tie­ne has­ta el úl­ti­mo día de ju­lio pa­ra re­mo­ver sus má­qui­nas de jue­go; de lo con­tra­rio, en­fren­ta mul­tas de has­ta 100 mil dó­la­res por día.

De acuer­do con la nue­va or­de­nan­za de los ti­guas, “miem­bros de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y aque­llos con ne­xos con agen­cias gu­ber­na­men­ta­les, en es­pe­cial las de apli­ca­ción de las le­yes, só­lo po­drán te­ner ac­ce­so a las tie­rras del Pue­blo ba­jo una in­vi­ta­ción es­pe­cí­fi­ca u ob­te­nien­do per­mi­so”.

La na­ción na­ti­voa­me­ri­ca­na ar­gu­men­ta que el Es­ta­do de Te­xas en­tró a su pro­pie­dad pa­ra re­co­lec­tar evi­den­cia en su con­tra. Asi­mis­mo, el go­ber­na­dor tri­bal ex­pre­sa que la de­ci­sión es una for­ma de evi­tar que los agen­tes ope­ren en su re­ser­va sin que lo se­pan los ti­guas.

El go­ber­na­dor Car­los Hi­sa de­cla­ró a una es­ta­ción de TV de El Pa­so el jue­ves que el con­ce­jo tri­bal sim­ple­men­te pu­so por es­cri­to un pro­ce­di­mien­to que ha es­ta­do en vi­gen­cia des­de ha­ce tiem­po.

“Nos di­mos cuen­ta y [la juez Car­do­ne] nos hi­zo dar­nos cuen­ta, que si no es­tá por es­cri­to y si no in­for­ma­mos al pú­bli­co, en­ton­ces no exis­te”, agre­gó.

Tan­to me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo em­plea­dos del Go­bierno –en es­pe­cial po­li­cías– en­tra­rán só­lo si son in­vi­ta­dos

En ca­so de que los co­mu­ni­ca­do­res, go­ber­nan­tes lo­ca­les o agen­cias de apli­ca­ción de la ley en­tren a la re­ser­va­ción sin per­mi­so o sin mo­ti­vos ofi­cia­les, en­fren­tan mul­tas has­ta por 2 mil dó­la­res.

“Es­to es al­go muy co­mún pa­ra los es­ta­dos o aún pa­ra ciu­da­des y con­da­dos. Las tri­bus tie­nen mu­chos pro­ble­mas en to­do el país con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que no se dan cuen­ta de que po­seen un Go­bierno So­be­rano”, di­jo Me­lis­sa Ta­tum, pro­fe­so­ra de Le­yes en la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na en­tre­vis­ta­da por KVIATV.

“Pa­ra las agen­cias de apli­ca­ción de la ley, si en­vían agen­tes en­cu­bier­tos al con­da­do ve­cino, tie­nen que no­ti­fi­car­le a la po­li­cía que es­tán aden­trán­do­se en su te­rri­to­rio. Es­to no es di­fe­ren­te”, agre­gó.

La ofi­ci­na del Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral de Te­xas, Ken Pax­ton, de­cli­nó co­men­tar so­bre la nue­va or­de­nan­za de­bi­do a que to­da­vía se en­cuen­tra en li­ti­gio le­gal la prohi­bi­ción de que los ti­guas reali­cen sorteos en su te­rri­to­rio.

Mien­tras tan­to, la Po­li­cía de El Pa­so (EPPD) y el De­par­ta­men­to del She­riff (EPCSO) ana­li­zan las nue­vas re­glas im­pues­tas por la tri­bu ti­gua.

Pro­ble­ma añe­jo

En agos­to del año pa­sa­do el De­par­ta­men­to del In­te­rior de los Es­ta­dos Uni­dos con­fir­mó que las ope­ra­cio­nes de jue­gos de azar de­be­rían de ser re­gu­la­das di­rec­ta­men­te por la Co­mi­sión Na­cio­nal In­dia de Jue­gos (NIGC), lo que apun­ta­ba a po­ner fin al li­ti­gio que ini­ció en el año 2001.

Sin em­bar­go, el dic­ta­men en ju­nio de la juez Car­do­ne con­tra­vie­ne di­cha dis­po­si­ción y afir­ma que la tri­bu se man­tie­ne en desaca­to tras ope­rar ile­gal­men­te jue­gos ti­po sor­teo que son con­tra­rios a la Ley de Te­xas al res­pec­to.

La tri­bu ha man­te­ni­do abier­to el cen­tro de en­tre­te­ni­mien­to Spea­king Rock co­mo la se­de de con­cier­tos y en­tre­te­ni­mien­to, ade­más de ofre­cer di­fe­ren­tes jue­gos ca­ta­lo­ga­dos co­mo sorteos.

La ac­tual prohi­bi­ción de jue­gos de azar cla­se II in­clu­ye a to­do el te­rri- to­rio de la tri­bu Ys­le­ta del Sur Pue­blo, in­clu­yen­do el So­co­rro En­ter­tain­ment Cen­ter, lo que ha vis­to afec­ta­da la eco­no­mía de los Ti­guas, que se han vis­to en­fras­ca­dos en un lar­go li­ti­gio.

En 1990 el Ca­sino de Spea­king Rock em­plea­ba a 1 mil 500 per­so­nas, pe­ro en la ac­tua­li­dad so­la­men­te se da tra­ba­jo a al­re­de­dor de 450 em­plea­dos, den­tro del te­rri­to­rio tri­bal don­de vi­ven 3 mil 462 per­so­nas, se­gún el cen­so del 2015.

En el año 2001 la juez Car­do­ne dic­ta­mi­nó que la tri­bu Ys­le­ta del Sur Pue­blo vio­ló la or­den de sus­pen­der ac­ti­vi­da­des de jue­gos de azar en sus pro­pie­da­des.

la de­ci­sión se da lue­go de que fue­ron obli­ga­dos a eli­mi­nar los sorteos en su ca­sino

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.