Pro­mo­to­ra de Trump es hi­ja de in­do­cu­men­ta­do

El Diario de El Paso - - PORTADA - An­na Macías/Es­pe­cial pa­ra El Dia­rio

McA­llen, Te­xas— Mi­riam Cepeda aca­pa­ró aten­ción in­ter­na­cio­nal cuan­do or­ga­ni­zó una ‘pa­chan­ga’ en apo­yo al can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano Do­nald Trump en es­ta co­mu­ni­dad a unos cuan­tos mi­nu­tos de la fron­te­ra con Mé­xi­co.

Y es que Trump se ha ene­mis­ta­do con gran can­ti­dad de per­so­nas de as­cen­den­cia me­xi­ca­na por pro­po­ner la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co, y por lla­mar a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos “vio­la­do­res”, “ase­si­nos” y “nar­cos”.

Pe­ro Cepeda, de 24 años, cree que Trump tie­ne ra­zón en mu­chas co­sas y que los la­ti­nos de­ben vo­tar por él.

Pe­ro esa aten­ción que aca­pa­ró Cepeda la han pues­to a ella y a su fa­mi­lia ba­jo la lu­pa.

Pri­me­ro, re­sul­tó que Cepeda es hi­ja de un in­do­cu­men­ta­do. Y ayer in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas de va­rios me­dios re­ve­la­ron que a su pa­dre se le acu­sa de ser uno de esos in­do­cu­men­ta­dos que en par­ti­cu­lar Trump de­tes­ta.

“( Acer­ca de) los co­men­ta­rios que él ha he­cho to­can­te a los me­xi­ca­nos, yo les pre­gun­to, ¿quién de us­te­des pue­de de­cir que no hay vio­len­cia y pe­li­gro en Mé­xi­co? ¿Quién pue­de de­cir que las mu­je­res que cru­zan a Es­ta­dos Uni­dos ile­gal­men­te no co­rren el ries­go de ser vio­la­das por al­gún ‘co­yo­te’?”, di­jo la mu­jer en su dis­cur­so.

Su pa­dre fue con­vic­to por ma­tar a un abo­ga­do

“Her­ma­nos, les su­pli­co que acep­ten la reali­dad de que la in­mi­gra­ción ile­gal es con­tra la ley, y si no ase­gu­ra­mos la fron­te­ra, co­rre­mos el ries­go de que nos in­va­dan y va­mos a per­der nues­tro país”, agre­gó.

Cepeda ha si­do iden­ti­fi­ca­da co­mo la hi­ja de Jo­sé Cepeda Cor­tés, que fue en­con­tra­do cul­pa­ble de cons­pi­ra­ción con re­la­ción al ase­si­na­to del abo­ga­do Juan Je­sús Gue­rre­ro Cha­pa en South­la­ke, Te­xas, un su­bur­bio de Fort Worth.

Cepeda Cor­tés, su pri­mo Je­sús Ge­rar­do Le­dez­ma Cepeda y un hi­jo de és­te es­pe­ran ser sen­ten­cia­dos en sep­tiem­bre tras ser de­cla­ra­dos cul­pa­bles del de­li­to.

Cepeda di­ce que su pa­dre es inocen­te de los car­gos, que fue en­ga­ña­do por fa­mi­lia­res que es­tán in­vo­lu­cra­dos con el Cár­tel del Gol­fo.

“Ten­go fa­mi­lia­res en Mé­xi­co que es­tán es­con­di­dos”, di­jo. “Es­tos fa­mi­lia­res usa­ron a mi pa­dre pa­ra su pro­pia ven­ta­ja y sus ac­ti­vi­da­des ile­ga­les”.

A pe­sar de que su si­tua­ción fa­mi­liar ha que­da­do abier­ta al es­cru­ti­nio de to­dos, la in­ci­pien­te ac­ti­vis­ta po­lí­ti­ca se­gui­rá con su cru­za­da a fa­vor de Trump.

Pi­lar de Trump con los his­pa­nos

Cepeda co­no­ció a Trump en San An­to­nio el 17 de ju­nio cuan­do asis­tió a un even­to pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra su cam­pa­ña.

Ella or­ga­ni­za to­dos los even­tos de Trump en el Valle del Río Gran­de y coor­di­na sus es­fuer­zos con otros vo­lun­ta­rios en Da­llas, Hous­ton y El Pa­so.

Ad­mi­tió que no es fá­cil ha­cer cam­pa­ña a fa­vor de Trump en una re­gión de ma­yo­ría de­mó­cra­ta y su­per­ma­yo­ría his­pa­na.

“A ve­ces me cri­ti­can cua­tro o cin­co ve­ces”, di­jo Cepeda. “Pe­ro só­lo to­ma un co­men­ta­rio po­si­ti­vo pa­ra ani­mar­me a se­guir”.

Cepeda sal­tó a la fa­ma re­cien­te­men­te al or­ga­ni­zar una con­vi­ven­cia don­de les sir­vie­ron ta­ma­les, en­sa­la­da y san­gría a los par­ti­dis­tas de Trump.

Cepeda opi­na que Trump no se re­fie­re a to­dos los in­mi­gran­tes cuan­do ha­bla de la vio­len­cia que al­gu­nos han im­por­ta­do.

“Mu­chos me­xi­ca­nos no quie­ren re­co­no­cer que el cri­men ocu­rre y a ve­ces ocu­rre en nues­tras pro­pias fa­mi­lias”, di­jo. “Trump es el úni­co can­di­da­to que di­ce la ver­dad so­bre los pro­ble­mas de la fron­te­ra”.

Ser­gio Sán­chez, pre­si­den­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano del Con­da­do de Hi­dal­go, di­jo que él apo­ya “100 por cien­to” los es­fuer­zos de Cepeda en la cam­pa­ña na­cio­nal.

“Qui­zás al­gu­nas per­so­nas es­tén sor­pren­di­das por su es­fuer­zo, pe­ro aun los de­mó­cra­tas del Valle del Río Gran­de quie­ren tra­ba­jar jun­tos pa­ra pro­mo­ver el cre­ci­mien­to po­si­ti­vo de la fron­te­ra”, di­jo Sán­chez.

Agre­gó que los de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos his­pa­nos en la re­gión fron­te­ri­za com­par­ten cier­tos va­lo­res con­ser­va­do­res. No quie­ren que los mi­gran­tes se con­vier­tan en víc­ti­mas de los “co­yo­tes” y tra­fi­can­tes del nar­co­trá­fi­co.

“El Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­tá a fa­vor de la in­mi­gra­ción le­gal”, di­jo Sán­chez.

Cepeda, una gra­dua­da de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en el Valle Río Gran­de, di­jo que ade­más de crí­ti­cas de al­gu­nos opo­si­to­res, tam­bién ha re­ci­bi­do la ad­mi­ra­ción de al­gu­nos.

“He re­ci­bi­do el res­pe­to de mis co­le­gas, pa­tro­ci­na­do­res y vo­tan­tes”, di­jo Cepeda. “A to­dos los que quie­ren des­car­tar mis ideas, les di­go: ‘Mí­ren­me en un par de años y ve­rán has­ta dón­de voy a lle­gar”.

Su es­pe­ran­za es que Trump vi­si­te McA­llen du­ran­te lo que res­ta de la cam­pa­ña.

MI­RIaM CepeDa y su pro­ge­ni­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.