Us­te­des lo rom­pie­ron, es su­yo

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Tho­mas L. Fried­man

Nue­va York— Que los bri­tá­ni­cos vo­ta­ran por es­tre­cha ma­yo­ría pa­ra aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea no es el fin del mun­do; pe­ro nos de­mues­tra có­mo po­de­mos lle­gar ahí.

Una po­ten­cia eu­ro­pea im­por­tan­te, un an­ti­guo de­fen­sor de la de­mo­cra­cia li­be­ral, el plu­ra­lis­mo y los mer­ca­dos li­bres, cae ba­jo la in­fluen­cia de unos cuan­tos po­lí­ti­cos cí­ni­cos que ven una opor­tu­ni­dad de ex­plo­tar los te­mo­res pú­bli­cos an­te la in­mi­gra­ción pa­ra ha­cer avan­zar sus ca­rre­ras. Crean una elec­ción bi­na­ria es­cue­ta so­bre un te­ma in­creí­ble­men­te com­ple­jo, del cual po­cas per­so­nas com­pren­den el al­can­ce to­tal: per­ma­ne­cer en o aban­do­nar la UE.

Es­tos po­lí­ti­cos su­po­nen que el pe­rro nun­ca al­can­za­rá al au­to y ten­drán lo me­jor de to­dos los mun­dos; opo­ner­se a al­go im­po­pu­lar pe­ro sin te­ner que ha­cer fren­te a las im­pli­ca­cio­nes de que el pú­bli­co real­men­te vo­te pa­ra des­ha­cer­se de ello. Pe­ro sim­pli­fi­can tan­to el de­ba­te con men­ti­ras, ati­zan­do el te­mor e in­tro­du­cien­do dis­trac­cio­nes, y co­mo só­lo se ne­ce­si­ta­ba una ma­yo­ría sim­ple pa­ra ga­nar, que la mul­ti­tud a fa­vor de aban­do­nar la UE ga­na por es­ca­so mar­gen. Lis­to: el pe­rro al­can­za al au­to. Y, por su­pues­to, no tie­ne idea aho­ra de qué ha­cer con es­te au­to. No hay un plan. Só­lo hay la­dri­dos.

Co­mo di­je, no es el fin del mun­do to­da­vía, pe­ro si al­gu­nos otros paí­ses de la UE in­ten­tan lo mis­mo ten­dre­mos un lío muy gran­de en­tre ma­nos. Aten­ción vo­tan­tes de Do­nald Trump: es­to es lo que su­ce­de a un país que cae pre­sa de char­la­ta­nes que pien­san que la vi­da pue­de sim­ple­men­te imi­tar a Twit­ter –que hay res­pues­tas sim­ples a pre­gun­tas di­fí­ci­les– y que los hom­bres pe­que­ños pue­den reaco­mo­dar gran­des sis­te­mas com­ple­jos sim­ple­men­te eri­gien­do un mu­ro y que to­do se­rá mag­ní­fi­co. Pe­ro me des­vío del te­ma. Aun cuan­do re­ti­rar­se de la UE no es la res­pues­ta co­rrec­ta pa­ra Gran Bre­ta­ña, el he­cho de que es­te ar­gu­men­to ga­na­ra, aun­que con men­ti­ras, nos di­ce que la gen­te se es­tá sin­tien­do pro­fun­da­men­te an­sio­sa so­bre al­go. Es la his­to­ria de nues­tro tiem­po: el rit­mo del cam­bio en la tec­no­lo­gía, la glo­ba­li­za­ción y el cli­ma ha em­pe­za­do a su­pe­rar a la ca­pa­ci­dad de nues­tros sis­te­mas po­lí­ti­cos de crear las in­no­va­cio­nes so­cia­les, edu­ca­ti­vas, co­mu­ni­ta­rias, la­bo­ra­les y po­lí­ti­cas ne­ce­sa­rias pa­ra que al­gu­nos ciu­da­da­nos es­tén a la al­tu­ra.

He­mos glo­ba­li­za­do el co­mer­cio y la ma­nu­fac­tu­ra, y he­mos in­tro­du­ci­do ro­bots y sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, mu­cho más rá­pi­da­men­te de lo que he­mos di­se­ña­do re­des de se­gu­ri­dad so­cial, pro­tec­to­res pa­ra la so­bre­car­ga del co­mer­cio y op­cio­nes de avan­ce edu­ca­ti­vo que per­mi­tan a la gen­te po­ner­se al día en es­ta tran­si­ción pa­ra que ten­ga el tiem­po, el espacio y las he­rra­mien­tas pa­ra pros­pe­rar. El pro­ce­so ha de­ja­do a mu­chas per­so­nas con­fu­sas y des­pla­za­das.

Al mis­mo tiem­po, he­mos abier­to las fron­te­ras de ma­ne­ra de­li­be­ra­da –o ex­pe­ri­men­ta­do la afluen­cia de la mi­gra­ción ile­gal pro­ce­den­te de es­ta­dos fa­lli­dos a una es­ca­la sin pre­ce­den­tes– y es­to tam­bién ha de­ja­do a al­gu­nas per­so­nas sin­tién­do­se cul­tu­ral­men­te a la de­ri­va, que es­tán per­dien­do su ‘ho­gar’ en el sen­ti­do más pro­fun­do de la pa­la­bra. La reali­dad fí­si­ca de la in­mi­gra­ción, par­ti­cu­lar­men­te en Eu­ro­pa, se ha ade­lan­ta­do no só­lo a la ca­pa­ci­dad de los paí­ses an­fi­trio­nes pa­ra in­te­grar a las per­so­nas sino tam­bién a la ca­pa­ci­dad de los in­mi­gran­tes pa­ra adap­tar­se; y am­bas co­sas son ne­ce­sa­rias pa­ra la es­ta­bi­li­dad so­cial.

Y es­tos rá­pi­dos cam­bios es­tán te­nien­do lu­gar cuan­do nues­tra po­lí­ti­ca nun­ca ha es­ta­do más pa­ra­li­za­da ni ha si­do más in­ca­paz de res­pon­der sim­ple­men­te con sen­ti­do co­mún: con los go­bier­nos pi­dien­do pres­ta­do di­ne­ro a ta­sas de in­te­rés cer­ca­nas a ce­ro pa­ra in­ver­tir en la muy ne­ce­sa­ria in­fraes­truc­tu­ra que cree em­pleos y nos per­mi­ta apro­ve­char me­jor es­tas tec­no­lo­gías.

‘El po­der po­lí­ti­co en Oc­ci­den­te ha es­ta­do re­pro­ban­do su pro­pio exa­men de le­gi­ti­mi­dad y res­pon­sa­bi­li­dad des­de 2008; y en su de­ses­pe­ra­ción ha ele­gi­do ero­sio­nar­la más ab­di­can­do im­per­do­na­ble­men­te a la res­pon­sa­bi­li­dad a tra­vés del uso de un re­fe­ren­do so­bre la UE’, di­jo Na­der Mou­sa­vi­za­deh, quien es co­di­rec­tor de la fir­ma con­sul­to­ra mun­dial ba­sa­da en Lon­dres Ma­cro Ad­vi­sory Part­ners.

Pe­ro ne­ce­si­ta­mos com­pren­der que ‘el te­ma an­te no­so­tros es la in­te­gra­ción, no la in­mi­gra­ción’, aña­dió Mou­sa­vi­za­deh. La ex­pe­rien­cia vi­vi­da, en la ma­yo­ría de las ciu­da­des en Eu­ro­pa hoy, es el he­cho de que ‘aquí ha sur­gi­do una so­cie­dad plu­ral y mul­ti­ét­ni­ca, más bien pa­cí­fi­ca­men­te, y ha pro­du­ci­do enor­mes be­ne­fi­cios y pros­pe­ri­dad. Ne­ce­si­ta­mos tras­la­dar el en­fo­que del pro­ble­ma –y la so­lu­ción– de la reali­dad fí­si­ca de la in­mi­gra­ción al desafío po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de la in­te­gra­ción’. Las es­cue­las, hos­pi­ta­les e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas en ge­ne­ral no es­ta­rán a la al­tu­ra del desafío del si­glo XXI ‘si fra­ca­sa la in­te­gra­ción so­cial’.

En reali­dad, en mi opi­nión, los paí­ses que nu­tran me­jor al plu­ra­lis­mo se­rán los que más pros­pe­ren en el si­glo XXI. Ten­drán más es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, atrae­rán a la ma­yor par­te del ta­len­to y po­drán co­la­bo­rar con la ma­yo­ría de las per­so­nas. Pe­ro es un tra­ba­jo du­ro.

Sin em­bar­go, en una era en que la tec­no­lo­gía es­tá in­te­grán­do­nos más her­mé­ti­ca­men­te y pro­du­cien­do enor­mes flu­jos de in­no­va­ción, co­no­ci­mien­to, co­nec­ti­vi­dad y co­mer­cio, el fu­tu­ro per­te­ne­ce a quie­nes cons­tru­yan re­des no mu­ros, quie­nes pue­dan in­te­grar no se­pa­rar, pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo es­tos flu­jos. Que Gran Bre­ta­ña aban­do­ne la UE es una pro­pues­ta en que to­dos pier­den. Es­pe­ro que la cam­pa­ña del arre­pen­ti­mien­to, lla­ma­da ‘Re­gre­xit’ pue­da re­ver­tir al Bre­tix y que los es­ta­dou­ni­den­ses re­cha­cen a Trump.

No ol­vi­de­mos que, des­pués de la des­truc­ción de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el pro­yec­to de la UE ‘sur­gió co­mo una fuer­za de paz, pros­pe­ri­dad, de­mo­cra­cia y li­ber­tad en el mun­do’, se­ña­ló Eric Bein­hoc­ker, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Ins­ti­tu­to pa­ra el Nuevo Pen­sa­mien­to Eco­nó­mi­co en Ox­ford. ‘Es­te es uno de los gran­des lo­gros de la hu­ma­ni­dad. En vez de per­mi­tir que sea des­trui­do, de­be­mos usar la sa­cu­di­da de la vo­ta­ción por el Bre­xit pa­ra re­ima­gi­nar, re­for­mar y re­cons­truir una nue­va Eu­ro­pa’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.