Las ame­na­zas te­rro­ris­tas con­tra Tur­quía

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Max Fis­her New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Nue­va York— Cuan­do tres te­rro­ris­tas sui­ci­das ata­ca­ron el prin­ci­pal ae­ro­puer­to de Es­tam­bul el mar­tes, cau­san­do la muer­te de 41 per­so­nas, Tur­quía ini­ció un ri­tual que ha re­fi­na­do con tan­tos aten­ta­dos ex­plo­si­vos re­cien­tes: bus­car in­di­cios so­bre cuál de las dos prin­ci­pa­les ame­na­zas te­rro­ris­tas del país era res­pon­sa­ble.

Du­ran­te el úl­ti­mo año, Tur­quía ha so­por­ta­do más de 14 ata­ques te­rro­ris­tas im­por­tan­tes, en los que han muer­to más de 200 per­so­nas. El go­bierno tur­co cul­pó al Es­ta­do Is­lá­mi­co por el del mar­tes, una eva­lua­ción que com­par­ten mu­chos ana­lis­tas. Pe­ro aun­que ese gru­po, tam­bién co­no­ci­do por sus si­glas en in­glés de ISIS e ISIL, ha si­do acu­sa­do de al­gu­nos ata­ques, otros han si­do atri­bui­dos a gru­pos cur­dos.

Es­tas dos ame­na­zas son di­fe­ren­tes en mu­chas for­mas im­por­tan­tes, y el Es­ta­do Is­lá­mi­co y los cur­dos son enemi­gos en­tre ellos. Aun cuan­do sus ini­cios fue­ron se­pa­ra­dos, su vio­len­cia se ha vuel­to par­te de un más gran­de y em­pal­ma­do con­jun­to de pro­ble­mas, el cual com­par­te raí­ces en la gue­rra ci­vil de Si­ria. Lo que si­gue es una guía so­bre es­tas dos ame­na­zas, lo que tie­nen que ver en­tre sí y lo que no.

• La cri­sis cur­da

Es­te con­flic­to em­pe­zó en los años 80, cuan­do un gru­po lla­ma­do Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res Cur­dos, o PKK, em­pe­zó una in­sur­gen­cia. Des­de tiem­po atrás, Tur­quía ha­bía opri­mi­do a su mi­no­ría cur­da, in­clu­so prohi­bien­do su idio­ma. El PKK bus­ca­ba la in­de­pen­den­cia cur­da, un ob­je­ti­vo pos­te­rior­men­te sua­vi­za­do a so­lo la au­to­no­mía po­lí­ti­ca.

La geo­gra­fía es im­por­tan­te aquí: los cur­dos vi­ven prin­ci­pal­men­te en el sud­es­te de Tur­quía y en par­tes cer­ca­nas de Si­ria, Irán e Irak. Son un gru­po ét­ni­co dis­tin­to de los tur­cos y los ára­bes, pe­ro en gran me­di­da se ape­gan al mis­mo is­la­mis­mo su­ni­ta que sus ve­ci­nos.

El con­flic­to cur­do de Tur­quía se ex­ten­dió du­ran­te gran par­te de los años 80 y 90, pe­ro se en­frió al em­pe­zar es­te si­glo. En 2012 y 2013, Tur­quía y gru­pos cur­dos ne­go­cia­ron un ce­se al fue­go.

Pe­ro al­go más es­ta­ba ocu­rrien­do al mis­mo tiem­po: la gue­rra ci­vil en Si­ria. Ese país tam­bién tie­ne una mi­no­ría cur­da lar­go tiem­po des­fa­vo­re­ci­da, la cual apro­ve­chó el caos pa­ra ha­cer­se de su pro­pio mi­ni­es­ta­do de fac­to. Al­gu­nos cur­dos tur­cos cru­za­ron la fron­te­ra pa­ra ayu­dar, con­vir­tien­do a la re­gión cur­da aho­ra au­tó­no­ma de Si­ria en un re­fu­gio y una ins­pi­ra­ción.

Cuan­do Tur­quía apli­có mano du­ra pa­ra so­fo­car las cre­cien­tes am­bi­cio­nes de los cur­dos tur­cos, ayu­dó a ini­ciar un ci­clo de vio­len­cia que es­tá em­peo­ran­do rá­pi­da­men­te. Par­tes del su­r­es­te de Tur­quía pa­re­cen una zo­na de gue­rra, con ciu­da­des en­te­ras ba­jo si­tio por par­te de los mi­li­ta­res tur­cos y es­ta­cio­nes de po­li­cía que son ata­ca­das con bom­bas in­cen­dia­rias por gru­pos cur­dos.

En otras par­tes de Tur­quía, los gru­pos cur­dos han lle­va­do a ca­bo aten­ta­dos ex­plo­si­vos y otros ata­ques, prin­ci­pal­men­te con­tra blan­cos mi­li­ta­res, pe­ro en oca­sio­nes afec­tan­do a ci­vi­les. A prin­ci­pios de ju­nio, un gru­po lla­ma­do Hal­co­nes de la Li­ber­tad del Kur­dis­tán se res­pon­sa­bi­li­zó de ha­ber he­cho es­ta­llar un au­to-bom­ba en el dis­tri­to tu­rís­ti­co de Es­tam­bul que cau­só la muer­te de 11 per­so­nas.

• La ame­na­za del Es­ta­do Is­lá­mi­co

Cuan­do em­pe­zó el le­van­ta­mien­to po­pu­lar de Si­ria en 2011, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro de Tur­quía, fue uno de los pri­me­ros lí­de­res ex­tran­je­ros que hi­zo un lla­ma­do al pre­si­den­te Bas­har As­sad de Si­ria pa­ra que re­nun­cia­ra. Su go­bierno em­pe­zó a dar re­fu­gio a gru­pos re­bel­des con­tra­rios a As­sad ese año.

Tur­quía tam­bién to­le­ró a los com­ba­tien­tes ex­tran­je­ros que cru­za­ban su te­rri­to­rio en ca­mino ha­cia Si­ria, lle­nan­do las lo­ca­li­da­des fron­te­ri­zas de con­tra­ban­dis­tas, apa­ña­do­res y un cre­cien­te nú­me­ro de hom­bres de bar­bas lar­gas que pre­ten­dían unir­se a una lu­cha im­preg­na­da de ex­tre­mis­mo.

Cuan­do el Es­ta­do Is­lá­mi­co em­pe­zó a ges­tar­se en Si­ria e Irak, los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les pre­sio­na­ron a Tur­quía pa­ra que to­ma­ra me­di­das enér­gi­cas con­tra es­tos com­ba­tien­tes. Pe­ro el país fue len­to en res­pon­der, lo cual mu­chos ana­lis­tas y fun­cio­na­rios oc­ci­den­ta­les to­ma­ron co­mo prue­ba de que Tur­quía es­ta­ba más preo­cu­pa­da por ayu­dar a de­rro­car a As­sad.

‘Pien­so que Tur­quía tie­ne otras prio­ri­da­des y otros in­tere­ses’, di­jo el año pa­sa­do Ja­mes R. Clap­per Jr., di­rec­tor de la in­te­li­gen­cia na­cio­nal, cuan­do se le pre­gun­tó si pen­sa­ba que Tur­quía ha­ría más con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Tur­quía ha da­do al­gu­nos pa­sos con­tra el gru­po, co­mo per­mi­tir que Es­ta­dos Uni­dos use sus ba­ses aé­reas pa­ra lan­zar ata­ques en Si­ria e Irak.

Cuan­do el Es­ta­do Is­lá­mi­co em­pe­zó a per­der te­rri­to­rio en 2015, res­pon­dió con ata­ques te­rro­ris­tas con­tra sus enemi­gos en el ex­tran­je­ro. Eso pa­re­ce ha­ber in­clui­do a Tur­quía, con ata­ques prin­ci­pal­men­te di­ri­gi­dos a mí­ti­nes po­lí­ti­cos y tu­ris­tas ex­tran­je­ros.

Cu­rio­sa­men­te, el Es­ta­do Is­lá­mi­co nor­mal­men­te an­sio­so de pu­bli­ci­dad ra­ra vez ha re­cla­ma­do cré­di­to por los ata­ques en Tur­quía. Ana­lis­tas no se po­nen de acuer­do so­bre por qué. Al­gu­nos su­gie­ren que el gru­po te­me en­co­le­ri­zar al Go­bierno tur­co y des­en­ca­de­nar una re­pre­sión más am­plia con­tra la re­des del con­tra­ban­do de las que de­pen­de. Otros es­pe­cu­lan que el Es­ta­do Is­lá­mi­co es­pe­ra crear una con­fu­sión que pu­die­ra sem­brar la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

• El ne­xo si­rio

Si es­tas dos ame­na­zas co­bra­ron im­pul­so a tra­vés de la gue­rra si­ria, se tras­la­pa­ron to­tal­men­te du­ran­te uno de los mo­men­tos más dra­má­ti­cos de ese con­flic­to: el si­tio de Ko­ba­ni, una lo­ca­li­dad cur­da si­ria en la fron­te­ra con la pro­pia re­gión cur­da de Tur­quía.

En 2014, cuan­do el Es­ta­do Is­lá­mi­co se ex­ten­dió por Irak y Si­ria, lle­gó a las afue­ras de Ko­ba­ni. El gru­po ha­bía ma­sa­cra­do a ci­vi­les ya­zi­dis en Irak, y los cur­dos si­rios te­mían ser los si­guien­tes.

Aun­que Es­ta­dos Uni­dos lan­zó ata­ques aé­reos pa­ra ayu­dar a los cur­dos si­rios a de­fen­der Ko­ba­ni, Tur­quía se ne­gó a ac­tuar en la cri­sis que se desa­rro­lla­ba en su fron­te­ra; e in­clu­so ce­rró un cru­ce fron­te­ri­zo mien­tras los ci­vi­les cur­dos tra­ta­ban de huir.

Pa­ra los lí­de­res tur­cos, si se ayu­da­ba a Ko­ba­ni se co­rría el ries­go de for­ta­le­cer a la pro­pia in­sur­gen­cia cur­da de Tur­quía. Los cur­dos si­rios que de­fen­dían Ko­ba­ni, en opi­nión de Tur­quía, eran alia­dos de los cur­dos tur­cos que cau­sa­ban es­tra­gos en su pro­pio país. ¿Por qué Tur­quía ayu­da­ría a su enemi­go a crear un re­fu­gio se­gu­ro en su pro­pia fron­te­ra?

Pe­ro si la inac­ción de Tur­quía na­ció del es­cep­ti­cis­mo, mu­chos cur­dos la to­ma­ron co­mo prue­ba de que el país bus­ca­ba ac­ti­va­men­te su des­truc­ción a ma­nos del Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Tur­quía y los gru­pos cur­dos sa­lie­ron de Ko­ba­ni, don­de el Es­ta­do Is­lá­mi­co even­tual­men­te per­dió, vién­do­se en­tre sí co­mo ame­na­zas in­clu­so ma­yo­res que an­tes. El com­ba­te en­tre ellos ha au­men­ta­do, in­clu­yen­do el uso de par­te de al­gu­nos mi­li­tan­tes de los ata­ques te­rro­ris­tas.

Ko­ba­ni tam­bién fue par­te del prin­ci­pio de la de­cli­na­ción te­rri­to­rial del Es­ta­do Is­lá­mi­co y su sub­se­cuen­te giro ha­cia el te­rro­ris­mo in­ter­na­cio­nal.

• El fac­tor si­rio, con­ti­nua­ción

Sin un ban­do lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra ga­nar ro­tun­da­men­te la gue­rra de cin­co años de Si­ria, to­das las par­tes es­tán em­pren­dien­do ac­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra tra­tar de rom­per el es­tan­ca­mien­to. Esa ac­ción a me­nu­do in­vo­lu­cra pre­sio­nar, en­ga­tu­sar, ha­cer uso de in­fluen­cias o ata­car di­rec­ta­men­te a Tur­quía, que es fun­da­men­tal pa­ra la gue­rra por­que es­tá muy cer­ca y de­bi­do al pa­pel aser­ti­vo que ha adop­ta­do en Si­ria des­de los pri­me­ros me­ses del con­flic­to.

Es­tas par­tes in­clu­yen al Es­ta­do Is­lá­mi­co y los gru­pos cur­dos, pe­ro tam­bién a los re­bel­des con res­pal­do oc­ci­den­tal, quie­nes de­pen­den de la ru­tas de con­tra­ban­do tur­cas y la po­lí­ti­ca del país de per­mi­tir a Es­ta­dos Uni­dos lle­var a ca­bo ata­ques aé­reos des­de sus ba­ses. E in­clu­yen a As­sad, cu­yo alia­do más po­de­ro­so, Ru­sia, des­en­ca­de­nó un im­por­tan­te cho­que geo­po­lí­ti­co en no­viem­bre al en­viar avio­nes so­bre la fron­te­ra de Tur­quía con Si­ria, uno de los cua­les fue de­rri­ba­do por fuer­zas tur­cas.

Las cri­sis de te­rro­ris­mo dua­les de Tur­quía re­fle­jan la in­elu­di­ble com­ple­ji­dad de Si­ria. Pe­ro tam­bién re­fle­jan las in­ten­cio­nes po­lí­ti­cas con­tra­dic­to­rias de Tur­quía, de opo­ner­se tan­to a As­sad co­mo a los gru­pos cur­dos si­rios que han ro­to con él.

O qui­zá es al­go más sim­ple: un re­sul­ta­do, qui­zá inevi­ta­ble, de vi­vir al la­do del con­flic­to vio­len­to más di­fí­cil de re­sol­ver del si­glo XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.