La Unión Eu­ro­pea es de­mo­crá­ti­ca pe­ro no lo pa­re­ce

El Diario de El Paso - - Opinión - Amanda Taub

Was­hing­ton— ¿Es de­fi­cien­te la Unión Eu­ro­pea en ma­te­ria de de­mo­cra­cia? Los lí­de­res de la cam­pa­ña pa­ra que Gran Bre­ta­ña aban­do­na­ra la Unión Eu­ro­pea pro­cla­ma­ron co­mo vic­to­ria pa­ra la de­mo­cra­cia el his­tó­ri­co re­fe­ren­do de la se­ma­na pa­sa­da. La Unión, so­lían de­cir, es eli­tis­ta y an­ti­de­mo­crá­ti­ca. La úni­ca for­ma de que los es­ta­dos miem­bros re­cu­pe­ran el pleno con­trol es aban­do­nar­la li­sa y lla­na­men­te.

Pe­ro la reali­dad es más com­pli­ca­da. Si es­car­ba­mos la su­per­fi­cie, ve­re­mos que ni los pro­ble­mas de la Unión Eu­ro­pea, que son muy reales, ni las crí­ti­cas que se le lan­zan tie­nen que ver con al­go tan di­rec­to co­mo son las elec­cio­nes o la re­pre­sen­ta­ción. Es­te es un de­ba­te so­bre la de­mo­cra­cia, pe­ro de una ma­ne­ra que es más sig­ni­fi­ca­ti­vo aun­que más di­fí­cil de de­fi­nir de lo que ge­ne­ral­men­te se pien­sa.

Téc­ni­ca­men­te, la Unión Eu­ro­pea tie­ne mu­cha de­mo­cra­cia en su seno.

El Par­la­men­to Eu­ro­peo, al que se le lla­ma ‘la cá­ma­ra ba­ja’ de la le­gis­la­tu­ra de la unión, es ele­gi­do di­rec­ta­men­te ca­da cin­co años, me­dian­te elec­cio­nes li­bres y jus­tas en los 28 paí­ses miem­bros. To­do ciu­da­dano de la Unión Eu­ro­pea en edad de vo­tar tie­ne de­re­cho a emi­tir su vo­to pa­ra se­lec­cio­nar a un re­pre­sen­tan­te. Los 751 es­ca­ños de la le­gis­la­tu­ra se dis­tri­bu­yen con­for­me a los tra­ta­dos del blo­que.

El Con­se­jo de la Unión Eu­ro­pea, que equi­va­le a la ‘cá­ma­ra al­ta’, con­sis­te en re­pre­sen­tan­tes en­via­dos por los go­bier­nos de los es­ta­dos miem­bros. No se eli­gen di­rec­ta­men­te, pe­ro sí se eli­ge a los go­bier­nos que los en­vían.

Esos dos cuer­pos, a su vez, nom­bran a los ser­vi­do­res ci­vi­les, así co­mo a miem­bros de ór­ga­nos co­mo el Con­se­jo Eu­ro­peo. Si bien es­tos fun­cio­na­rios son po­de­ro­sos sin ser ele­gi­dos, el pro­ce­so no es di­fe­ren­te de lo que ocu­rre en las de­mo­cra­cias. Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, no eli­ge di­rec­ta­men­te a su se­cre­ta­rio de Estado ni, pa­ra el ca­so, a nin­gún fun­cio­na­rio del de­par­ta­men­to de Estado.

Pe­ro, aun­que los de­fen­so­res de la Unión Eu­ro­pea ten­gan evi­den­cias que mues­tran que el blo­que es de­mo­crá­ti­co, eso no es de lo que se tra­ta. Des­pués de to­do, la de­mo­cra­cia es al­go más que las elec­cio­nes. Es tam­bién cues­tión de res­pon­sa­bi­li­dad: de que el Go­bierno rin­da o no cuen­tas a sus ciu­da­da­nos.

Sí, la Unión Eu­ro­pea ce­le­bra elec­cio­nes (y sí, al igual que en Es­ta­dos Uni­dos, la par­ti­ci­pa­ción ha si­do in­fe­rior al 50 por cien­to en mu­chas de ellas). Pe­ro en una de­mo­cra­cia fun­cio­nal, la vo­lun­tad po­pu­lar se ex­pre­sa a tra­vés de otros me­ca­nis­mos, apar­te de las bo­le­tas elec­to­ra­les.

La Unión Eu­ro­pea, qui­zá por­que fue di­se­ña­da por tec­nó­cra­tas en lu­gar de ha­ber evo­lu­cio­na­do or­gá­ni­ca­men­te, no to­ma en cuen­ta esos me­ca­nis­mos e in­clu­so, en oca­sio­nes, no los per­mi­te. Y esa es la ra­zón de que mu­chos eu­ro­peos no sien­tan que el blo­que es de­mo­crá­ti­co.

En las de­mo­cra­cias, cuan­do hay una cues­tión con­tro­ver­ti­da, los fun­cio­na­rios elec­tos y los gru­pos de in­te­rés de to­dos la­dos la dis­cu­ten a la luz pú­bli­ca: en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en el pi­so de de­ba­tes le­gis­la­ti­vos.

Y aun­que pier­dan el de­ba­te, sus pro­po­nen­tes vie­ron el pro­ce­so en fun­cio­na­mien­to y qui­zá in­clu­so par­ti­ci­pa­ron en él fir­man­do una pe­ti­ción o asis­tien­do a una pro­tes­ta. Se sien­ten in­clui­dos por­que sus re­pre­sen­tan­tes ha­bla­ron en fa­vor de sus in­tere­ses. Si su le­gis­la­dor no ha­bló, pue­den sa­car­lo me­dian­te el vo­to, sin ne­ce­si­dad de des­car­tar to­do el sis­te­ma.

La Unión Eu­ro­pea no fun­cio­na así, por lo que no pa­re­ce tan de­mo­crá­ti­ca. Sus de­ci­sio­nes pa­re­cen re­mo­tas, sus lí­de­res, inal­can­za­bles. Así pues, cuan­do la gen­te no es­tá con­ten­ta con las de­ci­sio­nes de Europa, es fá­cil que crea que se de­be a que Europa –una en­ti­dad va­ga y amor­fa– no la es­cu­cha y qui­zá ni si­quie­ra se in­tere­sa en ella.

Ese sen­ti­mien­to ha da­do ori­gen a los ‘eu­ro­mi­tos’, un gé­ne­ro de le­yen­das ur­ba­nas so­bre las re­gu­la­cio­nes eu­ro­peas que ga­nó fuer­za du­ran­te la cam­pa­ña del re­fe­ren­do bri­tá­ni­co. Por ejem­plo, una de­cía que los que­ri­dos au­to­bu­ses de dos pi­sos de Lon­dres iban a ser prohi­bi­dos; otra, que el ‘pes­ca­do con pa­pas’ ten­dría que es­tar es­cri­to en la­tín en los me­nús y, otra más, que se iba a re­que­rir que los plá­ta­nos fue­ran rec­tos.

El sub­tex­to de esas his­to­rias es que la Unión Eu­ro­pea no só­lo ame­na­za la cul­tu­ra bri­tá­ni­ca, sino que ade­más lo ha­ce des­cui­da­da­men­te; que a los bu­ró­cra­tas de Bru­se­las que im­po­nen esas re­glas no les in­tere­sa, o qui­zá ni si­quie­ra en­tien­den que sus de­ci­sio­nes van a aca­bar con al­go cul­tu­ral­men­te im­por­tan­te, y que no hay for­ma de que el ciu­da­dano co­mún se co­mu­ni­que con ellos o in­flu­ya en sus de­ci­sio­nes.

Esos sen­ti­mien­tos se apli­can tam­bién a de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes: la in­mi­gra­ción y el res­ca­te fi­nan­cie­ro de es­ta­dos miem­bros en apu­ros, por nom­brar unas cuan­tas. Sin­tien­do que la Unión Eu­ro­pea des­preo­cu­pa­da­men­te ig­no­ra su vo­lun­tad po­lí­ti­ca, la gen­te de Gran Bre­ta­ña y otros paí­ses ha reac­cio­na­do ex­pre­san­do esa vo­lun­tad con más fuer­za que nun­ca.

La Unión Eu­ro­pea fue di­se­ña­da pa­ra su­pe­rar la po­lí­ti­ca na­cio­nal pe­ro, de he­cho, la ha im­pul­sa­do con más fuer­za, en gran me­di­da co­mo pre­di­jo el his­to­ria­dor Tony Judt en un en­sa­yo de 1996, que aho­ra pa­re­ce es­ca­lo­frian­te­men­te pro­fé­ti­co.

‘Un día po­dría­mos des­per­tar­nos pa­ra en­con­trar que, le­jos de re­sol­ver los pro­ble­mas de nues­tro con­ti­nen­te, el mi­to de Europa se ha con­ver­ti­do en un im­pe­di­men­to pa­ra re­co­no­cer­los’, ad­vir­tió Judt en ese en­ton­ces.

Lo que ha­ce tan gra­ve es­te pro­ble­ma no es el he­cho de que la Unión Eu­ro­pea sea de­ma­sia­do fuer­te sino, por el con­tra­rio, el he­cho de ser de­ma­sia­do dé­bil.

Con­si­de­re­mos el ca­so de la cri­sis de in­mi­gra­ción que se es­tá desa­rro­llan­do.

Ya que la Unión ca­re­ce de ins­ti­tu­cio­nes que ten­gan la fuer­za pa­ra di­se­ñar e im­ple­men­tar una po­lí­ti­ca pa­ra to­do el ám­bi­to eu­ro­peo, sus fun­cio­na­rios han te­ni­do que re­cu­rrir a su­pli­car y en­ga­tu­sar a los es­ta­dos miem­bros pa­ra que vo­lun­ta­ria­men­te acep­ten más re­fu­gia­dos; y esos es­ta­dos en gran me­di­da se han ne­ga­do. Los com­pro­mi­sos re­sul­tan­tes no han de­ja­do con­ten­to a na­die y han he­cho que de­ter­mi­na­dos paí­ses, par­ti­cu­lar­men­te Gre­cia e Ita­lia, car­guen so­los con la par­te más pe­sa­da.

Esos com­pro­mi­sos com­pli­can la sen­sa­ción de que el blo­que no re­pre­sen­ta a au­tén­ti­cos eu­ro­peos. Las ne­go­cia­cio­nes que tra­tan de equi­li­brar los in­tere­ses de más de dos do­ce­nas de so­cie­da­des di­fe­ren­tes sue­len arro­jar so­lu­cio­nes in­sa­tis­fac­to­rias.

Y eso pa­re­ce an­ti­de­mo­crá­ti­co por­que, por ejem­plo, al­guien en Fran­cia ve que las po­lí­ti­cas de la Unión Eu­ro­pea di­fie­ren de la vo­lun­tad na­cio­nal fran­ce­sa. Y eso se sien­te co­mo si la de­mo­cra­cia fran­ce­sa es­tu­vie­ra sien­do su­pe­ra­da por una en­ti­dad re­mo­ta, que no rin­de cuen­tas y en la que no hay na­da que los fran­ce­ses pue­dan ha­cer al res­pec­to.

Así pues, inevi­ta­ble­men­te, los es­ta­dos miem­bros aca­ban frus­tran­do los de­seos de­mo­crá­ti­cos de los de­más. El pue­blo grie­go quie­re al­go di­fe­ren­te a lo que quie­re el pue­blo ale­mán. Pe­ro Gre­cia se ve afec­ta­da por las po­lí­ti­cas de Ale­ma­nia y vi­ce­ver­sa.

Mien­tras la Unión Eu­ro­pea ten­ga la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra po­ner en con­flic­to a los paí­ses, pe­ro no la ne­ce­sa­ria pa­ra re­sol­ver­lo, en cier­to sen­ti­do pa­re­ce­rá an­ti­de­mo­crá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.