Ve­da de ar­mas a

abu­sa­do­res do­més­ti­cos sal­va­rá vi­das: con­se­je­ros

El Diario de El Paso - - Portada - El Dia­rio de El Pa­so

De­fen­so­res de víc­ti­mas de la vio­len­cia do­més­ti­ca res­pi­ran más tran­qui­los lue­go de que la Su­pre­ma Cor­te de­ter­mi­na­ra es­ta se­ma­na que quie­nes han si­do con­de­na­dos por es­te de­li­to no tie­nen de­re­cho a po­seer ar­mas.

‘Es­te es un gran pa­so pa­ra man­te­ner se­gu­ras a las fa­mi­lias que es­tán en si­tua­cio­nes de vio­len­cia do­més­ti­ca’, di­jo Step­ha­nie Karr, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Cen­tro Con­tra la Vio­len­cia Do­més­ti­ca, Se­xual y Fa­mi­liar (CASFV) en El Pa­so.

El fa­llo de es­ta se­ma­na del má­xi­mo tri­bu­nal prohí­be que quie­nes ha­yan co­me­ti­do abu­so do­més­ti­co pue­dan ad­qui­rir un ar­ma, sin im­por­tar la se­ve­ri­dad de la agre­sión que ha­yan co­me­ti­do. En otras pa­la­bras, ha­ya si­do un ba­la­zo o una ca­che­ta­da, si la per­so­na fue en­con­tra­da cul­pa­ble de la agre­sión, pier­de el de­re­cho de por­tar ar­mas.

La re­la­ción en­tre po­seer un ar­ma de fue­go y las agre­sio­nes mor­ta­les es in­ne­ga­ble, di­jo Karr. (Kar­la Val­dez)

Ci­tó da­tos de la Lí­nea Na­cio­nal con­tra la Vio­len­cia Do­més­ti­ca que in­di­can que la pro­ba­bi­li­dad de muer­te de una víc­ti­ma de vio­len­cia do­més­ti­ca se in­cre­men­ta en un 500 por cien­to si el agre­sor es­tá ar­ma­do.

Y que un agre­sor ha­bi­tual de mu­je­res ten­ga una pis­to­la en la ca­sa le da ven­ta­jas psi­co­ló­gi­cas so­bre su víc­ti­ma, agre­gó.

“Te­ne­mos mu­chos ca­sos don­de han apun­ta­do a las víc­ti­mas con la pis­to­la, y des­gra­cia­da­men­te, al­gu­nas mu­je­res han per­di­do la vi­da o fue­ron le­sio­na­das se­ria­men­te por he­ri­da de ba­la”, di­jo Ro­ber­to Es­co­be­do, em­plea­do de CASFV. “Es­ta me­di­da es una for­ma de sal­var vi­das.

La his­to­ria de­trás del fa­llo

El ca­so se ba­sa en la his­to­ria de Step­hen Voi­si­ne y Wi­lliam Arms­trong, dos hom­bres de Mai­ne que se de­cla­ra­ron cul­pa­bles de gol­pear a sus res­pec­ti­vas pa­re­jas, de­li­to que am­bos ale­ga­ban, no te­nía por qué pri­var­les de su de­re­cho de usar ar­mas.

En 2015, Voi­si­ne y Arms­trong re­ci­bie­ron el pri­mer fa­llo en con­tra de la Cor­te de Ape­la­cio­nes del Pri­mer Cir­cui­to en Bos­ton, por lo que de­ci­die­ron acu­dir al Tri­bu­nal Su­pre­mo que el lunes tam­bién fa­lló en su con­tra.

Los gru­pos a fa­vor de la por­ta­ción de ar­mas se di­je­ron mo­les­tos por es­ta de­ci­sión, ar­gu­men­tan­do que no se de­be per­der un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal por con­de­nas de abu­sos me­no­res.

“El de­re­cho de usar ar­mas es pa­ra de­fen­sa, no pa­ra in­ti­mi­dar o ma­tar por ra­zo­nes de odio o frus­tra­ción”, di­jo Irma Vi­lla­rreal, en­car­ga­da del re­fu­gio pa­ra mu­je­res Da­me La Mano.

Es­ta es la pri­me­ra vez, des­de 2010, que la Cor­te emi­te un ve­re­dic­to so­bre un ca­so de ar­mas, mis­mo que se de­ci­dió con una vo­ta­ción 6-2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.