Re­fle­xio­nes so­bre iden­ti­dad mas­cu­li­na en la fron­te­ra

El Diario de El Paso - - Opinión - Hil­da Y. So­te­lo Aca­dé­mi­ca y es­cri­to­ra

“Así son los hom­bres”. Con esa fra­se las mu­je­res da­mos por he­cho cier­tas ac­ti­tu­des mas­cu­li­nas que nos per­ju­di­can. Re­cuer­do cuan­do le en­tré a la re­sig­na­ción de “así son los hom­bres”, acep­té atro­pe­llos a mi dig­ni­dad, él es­ta­ba obli­ga­do a pro­te­ger­me, dar­me se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca, de­cir­me có­mo es­cri­bir, ha­blar, có­mo ser, a dón­de ir. Pe­dí con­se­jo y en­tre más pe­ne­tra­ba la fra­se “así son los hom­bres” en mi psi­que, más te­rreno ga­na­ba la pre­gun­ta. ¿Có­mo son los hom­bres?

Las fe­mi­nis­tas de la pri­me­ra ola no ha­bla­ban de la nue­va iden­ti­dad mas­cu­li­na, su lu­cha se cen­tra prin­ci­pal­men­te en la igual­dad de la in­te­li­gen­cia y el de­re­cho a la educación. En la se­gun­da ola, el mo­vi­mien­to crea pa­ra sí una iden­ti­dad ciu­da­da­na, de­re­cho al vo­to, y ac­ce­so a la educación, aun­que pri­me­ro, la mu­jer, de­be­ría cum­plir co­mo es­po­sa y ma­dre.

No es has­ta la ter­ce­ra ola cuan­do las fe­mi­nis­tas abor­dan el te­ma de la mu­jer co­mo es­te­reo­ti­po se­xual, se ha­ce cons­cien­cia so­bre los lo­gros de las fe­mi­nis­tas en cuan­to a la educación y el vo­to pe­ro tam­bién con­cien­ti­za so­bre el te­lar de vio­len­cia que cu­bre a la so­cie­dad y se atri­bu­ye al pa­triar­ca­do la es­truc­tu­ra so­cial que pro­vo­ca de­sigual­dad y je­rar­quías que be­ne­fi­cian a los va­ro­nes.

El tiem­po de ele­var la cons­cien­cia co­lec­ti­va es aho­ra. Nos con­vie­ne ha­blar so­bre te­mas de equi­dad. Nues­tras an­te­pa­sa­das han guar­da­do se­cre­tos do­lo­ro­sos y la mu­jer de hoy po­co a po­co, apo­ya­da por la so­li­da­ri­dad con otras mu­je­res, des­ta­pa al de­pre­da­dor/a en la fa­mi­lia, exis­ten ca­sos don­de la me­nor de la fa­mi­lia es quien se atre­ve a re­ve­lar vio­la­cio­nes, ul­tra­jes.

Con la de­bi­da aten­ción psi­co­ló­gi­ca, las fa­mi­lias sa­ben sa­lir ade­lan­te tra­ba­jan sus desa­cier­tos, pu­len la me­jor ver­sión de ello/as mis­mos. Erra­di­car la vio­len­cia de­be ser prio­ri­dad, si que­re­mos una me­jor con­vi­ven­cia so­cial. Lo que nos ha su­ce­di­do y su­ce­de en el país nos de­be im­preg­nar de aler­ta y cam­bios.

En la fron­te­ra, una prue­ba de cam­bio en ma­te­ria pe­nal lo hi­cie­ron mu­je­res jua­ren­ses. Se tra­tó del de­no­mi­na­do Jui­cio Arro­yo El Na­va­jo, ac­cio­na­do por Red Me­sa de Mu­je­res (aso­cia­cio­nes ci­vi­les, gu­ber­na­men­ta­les, gru­pos de ma­dres de des­apa­re­ci­das y jó­ve­nes fe­mi­nis­tas), quie­nes tra­ba­ja­ron ac­ti­va­men­te en el es­cla­re­ci­mien­to del ase­si­na­to de on­ce mu­je­res.

Las ase­si­na­das fue­ron pros­ti­tui­das y ex­plo­ta­das por nar­co­tra­fi­can­tes y des­pués ul­ti­ma­das por sus cap­to­res. Pa­ra una ciu­dad co­mo Juá­rez don­de la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad es­tá a la or­den del día, el que los ase­si­nos ha­yan si­do sen­ten­cia­dos a 697 años de cár­cel, trans­mi­te el men­sa­je a los hom­bres in­frac­to­res a que no in­cu­rran en es­tas prác­ti­cas.

En la cuar­ta ola fe­mi­nis­ta, la mu­jer re­co­no­ce los lo­gros de las olas an­te­rio­res y se da per­mi­so pa­ra cons­truir un mo­vi­mien­to ‘on­li­ne’ fuer­te, y reac­ti­vo. Sus in­te­gran­tes más jó­ve­nes em­plean las re­des so­cia­les pa­ra dar a co­no­cer ac­tos de mi­so­gi­nia en te­mas de amor ro­mán­ti­co, de in­ces­to aca­dé­mi­co, in­ces­to in­te­lec­tual, de in­ces­to de la lu­cha so­cial, amor vio­len­to; la mu­jer con­for­me avan­za en los pro­ce­sos de pen­sa­mien­to ho­lís­ti­co sa­be que ese ti­po de “amor” en reali­dad es mie­do y vio­len­cia, se de­fien­de pa­ra que la in­jus­ti­cia ce­se y el hom­bre, o cam­bia su com­por­ta­mien­to o se­rá lle­va­do a jui­cio co­mu­ni­ta­rio o de es­ta­do.

La mu­jer en es­tos ám­bi­tos po­co a po­co des­cu­bre la con­quis­ta ejer­ci­da por el hom­bre y ra­ra vez co­no­ce su voz; de­be de­di­car­se a re­pro­du­cir las pa­la­bras, ora­cio­nes, emo­cio­nes, la es­truc­tu­ra psí­qui­ca pa­triar­cal, adop­tar­la, si quie­re ser acep­ta­da y en­ten­di­da por la ma­yo­ría. Y cuan­do la mu­jer se per­ca­ta del har­taz­go que re­pre­sen­ta es­tar atra­pa­da en la te­la­ra­ña de sus an­te­pa­sa­das/os, se li­be­ra, y tie­ne de­re­cho a em­plear cual­quier mé­to­do al al­can­ce pa­ra con­se­guir­lo. Des­de la es­cri­tu­ra au­to­bio­grá­fi­ca, la crea­ción li­te­ra­ria, la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, al ac­ti­vis­mo fe­mi­nis­ta, el em­pleo de las re­des so­cia­les, has­ta la re­cu­pe­ra­ción en la con­fian­za del es­ta­do pa­ra pro­ce­der le­gal­men­te, la mu­jer se edu­ca y sa­be que di­chos recursos son de gran ayu­da pa­ra sa­nar he­ri­das y sa­lir del abu­so.

Di­ce Mart­ha La­mas que so­mos se­res bio­psi­co­so­cia­les. La ma­yo­ría de las hem­bras hu­ma­nas as­pi­ra a ser fe­me­ni­na, la ma­yo­ría de los va­ro­nes humanos as­pi­ra a ser mas­cu­lino; el man­da­to mas­cu­lino ha­ce que los hom­bres acep­ten tra­ba­jos ar­duos, pe­sa­dos. El man­da­to fe­me­nino lle­va a las mu­je­res a au­to-ex­plo­tar­se ab­ne­ga­da­men­te.

Se pre­gun­ta, ¿Qué hay en la es­truc­tu­ra de la so­cie­dad pa­ra que gran­des sec­to­res de la po­bla­ción sean ma­chis­tas? “El sis­te­ma pa­triar­cal es­tá pro­fun­da­men­te arrai­ga­do, se im­po­ne a si mis­mo co­mo au­to­evi­den­te, es con­si­de­ra­do co­mo na­tu­ral”. Hay que for­mu­lar for­mas de ra­zo­na­mien­to y ac­ción pa­ra que el gru­po vea las in­jus­ti­cias y de­ci­da cam­biar ha­cia com­por­ta­mien­tos co­lec­ti­vos que me­jo­ren la for­ma de re­la­cio­nar­nos.

Es a par­tir de la ter­ce­ra ola que la lu­cha fe­mi­nis­ta con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de una nue­va iden­ti­dad mas­cu­li­na, es ini­cia­ti­va de las mu­je­res en la lu­cha so­cial, y los hom­bres in­te­li­gen­tes que po­co a po­co van em­pa­ti­zan­do con la idea de re­fle­xio­nar so­bre di­cha iden­ti­dad.

¿Có­mo es una iden­ti­dad vio­len­ta y ma­chis­ta? Se­gún la RAE el ma­chis­mo es ac­ti­tud de pre­po­ten­cia de los va­ro­nes con res­pec­to las mu­je­res. En in­for­ma­ción dis­tri­bui­da por Ca­sa Ami­ga Est­her Chá­vez Cano, di­ce que la inequi­dad de po­der, es el fac­tor prin­ci­pal pa­ra ha­cer ejer­ci­cio de vio­len­cia.

Las fe­mi­nis­tas de la cuar­ta ola los han cla­si­fi­ca­do en di­fe­ren­tes ti­pos de ma­chos: ma­chín neo­li­be­ral de de­re­cha, ma­chín hi­jo de la re­vo­lu­ción de iz­quier­da, or­gu­llo ma­chín (del trans­ves­ti pa­si­vo que se apa­re­ce en las mar­chas pe­ro no quie­re es­cu­char a las les­bia­nas pro­nun­ciar­se), en re­su­men lo que a las fe­mi­nis­tas lla­man, es a que el ma­cho re­fle­xio­ne so­bre su si­tua­ción de pri­vi­le­gio por el he­cho de ser hom­bre. El de­no­mi­na­do “ca­ba­lle­ro” pue­de ser tan vio­len­to co­mo el ma­chis­ta, la vio­len­cia la ejer­ce en la pa­la­bra, en el com­por­ta­mien­to se­duc­tor di­ri­gi­do a las mu­je­res con quie­nes va a com­par­tir el se­xo y no la in­ti­mi­dad emo­cio­nal: se re­la­cio­na sin éti­ca.

En el pri­mer con­ver­sa­to­rio or­ga­ni­za­do en Ciu­dad Juá­rez ti­tu­la­do Mas­cu­li­ni­dad, Li­te­ra­tu­ra y Ciu­dad Juá­rez, du­ran­te el mes de ju­nio de 2016 en el Ca­fé Úni­co, al­gu­nas mu­je­res fe­mi­nis­tas ac­ti­vis­tas fue­ron con­vo­ca­das a par­ti­ci­par, se ne­ga­ron o no res­pon­die­ron a la con­vo­ca­to­ria.

¿Por qué? To­da­vía la he­ri­da de la vio­len­cia y ma­chis­mo fron­tal del hom­bre ha­cia la mu­jer si­gue abier­ta. La alian­za en­tre la fe­mi­nis­ta y los nue­vos hom­bres dis­pues­tos al diá­lo­go, se irá dan­do con­for­me los ca­sos de ase­si­na­to y des­apa­ri­ción de mu­je­res se acla­ren an­te la jus­ti­cia.

Es­to se da­rá con­for­me los círcu­los de hom­bres o reunio­nes de te­ra­pia o re­fle­xión ten­gan una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro. Tam­bién en la me­di­da en que los hom­bres cons­cien­tes asu­man su mas­cu­li­ni­dad sin per­der de vis­ta a la mu­jer.

“Me sien­to co­mo un al­cohó­li­co que tie­ne que ha­blar del por­qué no to­mar, ade­más de có­mo se ha­ce pa­ra no to­mar. Los hom­bres me­xi­ca­nos nos he­mos si­tua­do en un mo­de­lo de mas­cu­li­ni­dad sin pers­pec­ti­va de gé­ne­ro” di­ce al res­pec­to el co­lum­nis­ta Ri­car­do Bu­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.