Acu­san a Te­xas de ‘al­ma­ce­nar’ a dis­ca­pa­ci­ta­dos men­ta­les en asi­los

El Diario de El Paso - - Comunidad -

Lub­bock, Te­xas— To­mó más de 40 años pa­ra que Leo­nard Ba­re­field fi­nal­men­te pu­die­ra es­co­ger dón­de que­ría vi­vir. Leo­nard, in­te­lec­tual­men­te dis­ca­pa­ci­ta­do y ori­gi­na­rio de Te­xas, se mu­dó a un ho­gar gru­pal en Lub­bock en sep­tiem­bre tras ha­ber pri­me­ra­men­te vi­vi­do en con­di­cio­nes ca­si pa­re­ci­das a las de un es­cla­vo por más de tres dé­ca­das en una es­cuá­li­da ca­sa en Io­wa, mien­tras tra­ba­ja­ba en una plan­ta pro­ce­sa­do­ra de pa­vos ga­nan­do 41 cen­ta­vos la hora. Tras ha­ber si­do li­be­ra­do por tra­ba­ja­do­res so­cia­les de se­me­jan­te si­tua­ción, fue en­via­do en el 2008 a un asi­lo en Mid­land, Te­xas.

Su historia no es na­da inusual en Te­xas, don­de las per­so­nas con se­me­jan­tes dis­ca­pa­ci­da­des son ru­ti­na­ria­men­te al­ma­ce­na­das en asi­los, de acuer­do con una de­man­da pre­sen­ta­da por Ba­re­field y otras per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das.

Los de­fen­so­res de los in­te­lec­tual­men­te dis­ca­pa­ci­ta­dos –una con­di­ción que afec­ta el ra­zo­na­mien­to y el apren­di­za­je–, di­cen que Te­xas vio­la la Ley pa­ra Es­ta­dou­ni­den­ses con Dis­ca­pa­ci­da­des y otras le­yes fe­de­ra­les al ne­gar ser­vi­cios que les per­mi­ti­rían a más de 4 mil per­so­nas vi­vir en la co­mu­ni­dad.

El es­ta­do nie­ga que es­té ex­plo­tan­do a los dis­ca­pa­ci­ta­dos, di­cien­do que es­tá com­pro­me­ti­do a ofre­cer­les ser­vi­cios de la más al­ta ca­li­dad.

Ba­re­field, de 71 años, pa­de­ce de una dis­ca­pa­ci­dad de desa­rro­llo, su­fre de de­pre­sión y otras con­di­cio­nes mé­di­cas y de sa­lud men­tal, apar­te pa­de­ce de pre­sión al­ta, se­gún mues­tran los ar­chi­vos de la Cor­te. Por­ta un apa­ra­to au­di­ti­vo y ba­ta­lla mu­cho pa­ra ha­blar. Pe­ro pue­de leer, es­cri­bir y con­du­cir un ca­mión.

Ba­re­field vi­ve con otros tres hom­bres in­te­lec­tual­men­te dis­ca­pa­ci­ta­dos en una es­pa­cio­sa y bien cui­da­da ca­sa.

“Es­toy me­jor aquí”, di­jo, asin­tien­do de ma­ne­ra en­fá­ti­ca. Ba­re­field sa­le de la ca­sa por va­rios días a la se­ma­na pa­ra acu­dir a un cen­tro de cui­da­do don­de pue­de ju­gar y tra­ba­jar en pe­que­ños pro­yec­tos.

A pe­sar de que fue ex­plo­ta­do por dé­ca­das, el ca­so de Ba­re­field re­sul­tó ser uno de los me­jor li­bra­dos.

An­drea Pa­dron, quien su­frió una se­ve­ra le­sión en la ca­be­za en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co cuan­do te­nía 10 años, mu­rió en el 2013 des­pués de re­ci­bir una im­pre­ci­sa eva­lua­ción pa­ra de­ter­mi­nar el cui­da­do que

Ac­ti­vis­tas ase­gu­ran que el Es­ta­do vio­la le­yes de li­mi­ta­cio­nes y otras fe­de­ra­les al ne­gar­les opor­tu­ni­dad de vi­vir en la co­mu­ni­dad

ella ne­ce­si­ta­ba en un asi­lo, se­gún mues­tran los do­cu­men­tos de la Cor­te.

La ma­dre de Pa­dron la pu­so en un asi­lo cuan­do ya no pu­do sol­ven­tar el cui­da­do. Su ma­dre lue­go fue en­via­da a la Guerra de Irak con el Ejér­ci­to. Los ser­vi­cios que le fue­ron pro­me­ti­dos a Pa­dron no fue­ron ofre­ci­dos du­ran­te la au­sen­cia de su ma­dre.

Cuan­do su ma­dre re­gre­só a Te­xas, Pa­dron no po­día si­quie­ra sen­tar­se en una si­lla de rue­das. Pa­dron era de­ja­da acos­ta­da en una ca­ma por 165 ho­ras a la se­ma­na, sin ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos, in­clu­yen­do fi­sio­te­ra­pias. Even­tual­men­te ya no pu­do es­ti­rar sus mu­ñe­cas, to­bi­llos, hom­bros, pier­nas y ca­de­ras, y desa­rro­lló una de­for­mi­dad es­pi­nal, se­gún los do­cu­men­tos de la Cor­te. Mu­rió a los 29 años.

La de­man­da de Ba­re­field y otros pa­cien­tes con dis­ca­pa­ci­dad en contra el es­ta­do fue pre­sen­ta­da en el 2010 y se ha des­pla­za­do len­ta­men­te a tra­vés del sis­te­ma le­gal. El De­par­ta­men­to fe­de­ral de Jus­ti­cia se pu­so del la­do de los dis­ca­pa­ci­ta­dos en el 2012.

En el 2013, el es­ta­do y los abo­ga­dos de los dis­ca­pa­ci­ta­dos lle­ga­ron a un “acuer­do le­gal tem­po­ral” que en par­te le exi­gía a Te­xas ex­pan­dir los ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios y crear un equi­po de ser­vi­cio pa­ra ca­da per­so­na dis­ca­pa­ci­ta­da. En res­pues­ta a ello, la de­man­da fue re­ti­ra­da por un pe­rio­do de dos años.

A LEO­NARD Ba­re­field le to­mó más de 40 años pa­ra po­der ele­gir en dón­de que­ría re­si­dir

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.