Reos li­dian con el ca­lor sin cli­ma ar­ti­fi­cial

De 109 exis­ten­tes só­lo 30 es­tán to­tal­men­te equi­pa­das; el Es­ta­do ar­gu­men­ta que cos­tos pa­ra po­ner en to­das es su­ma­men­te al­to

El Diario de El Paso - - Frontera - Bran­di Gris­som/The Da­llas Mor­ning News

Aus­tin— Ofi­cial­men­te, es­ta tem­po­ra­da en Te­xas se­rá de un ca­lor so­fo­can­te y pa­ra la ma­yo­ría de los 150 mil in­ter­nos del sis­te­ma de pri­sio­nes del Es­ta­do, que es­tá cre­cien­do rá­pi­da­men­te, sig­ni­fi­ca­rá pa­sar los in­ter­mi­na­bles me­ses del ve­rano en unas cel­das en don­de las tem­pe­ra­tu­ras pue­den su­bir a los 100 gra­dos.

Cuán­tos veranos más ten­drán que pa­sar los pri­sio­ne­ros sin ai­re acon­di­cio­na­do de­pen­de­rá de có­mo y cuán­do las Cor­tes to­men una de­ci­sión so­bre la lar­ga ba­ta­lla que han li­bra­do los ac­ti­vis­tas que es­tán a fa­vor de los pri­sio­ne­ros y los ofi­cia­les de las co­rrec­cio­na­les de Te­xas.

Am­bas par­tes se en­cuen­tran es­tan­ca­das en una lu­cha so­bre si las con­di­cio­nes sú­per ca­lien­tes que hay en las pri­sio­nes de Te­xas son in­cons­ti­tu­cio­nal­men­te crue­les y es un cas­ti­go inusual que po­ne en ries­go las vi­das de los in­ter­nos.

Los ac­ti­vis­tas ar­gu­men­tan que el ex­tre­mo ca­lor es par­ti­cu­lar­men­te da­ñino pa­ra los mi­les de pri­sio­ne­ros que tie­nen una edad avan­za­da y pa­de­cen en­fer­me­da­des fí­si­cas o men­ta­les. Es­tán so­li­ci­tan­do que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia Cri­mi­nal de Te­xas (TDCJ, si­glas en in­glés), les pro­por­cio­ne ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra.

Ofi­cia­les del De­par­ta­men­to ase­gu­ran que ya es­tán to­man­do me­di­das ade­cua­das pa­ra que los in­ter­nos y em­plea­dos de las pri­sio­nes es­ta­ta­les es­tén a sal­vo, ade­más ar­gu­men­tan que ins­ta­lar ai­res acon­di­cio­na­dos en los an­ti­guos edi­fi­cios po­dría ser ex­tre­ma­da­men­te ca­ro.

Ofi­cia­les es­ta­ta­les no han es­ti­ma­do el cos­to exac­to pa­ra ins­ta­lar­los ni el mon­to anual, ase­gu­ra la de­man­da.

“El bie­nes­tar de los em­plea­dos y pri­sio­ne­ros es una prio­ri­dad pa­ra la agen­cia, se­gui­mos com­pro­me­ti­dos pa­ra que am­bos gru­pos se en­cuen­tren bien du­ran­te el ex­tre­mo ca­lor”, co­men­tó Ja­son Clark, por­ta­voz del De­par­ta­men­to a tra­vés de un co­rreo elec­tró­ni­co que en­vió al pe­rió­di­co The Da­llas Mor­ning News.

Só­lo 30 de las 109 pri­sio­nes que hay en Te­xas es­tán to­tal­men­te equi­pa­das con ai­re acon­di­cio­na­do.

En otras ins­ta­la­cio­nes, só­lo al­gu­nas áreas par­ti­cu­la­res cuen­tan con ai­re acon­di­cio­na­do, co­mo las uni­da­des mé­di­cas, ge­riá­ti­cas y psi­quiá­tri­cas. Des­de 1998, los que es­tán a fa­vor de los pri­sio­ne­ros ase­gu­ran que por lo me­nos 20 in­ter­nos han muer­to de­bi­do al ca­lor.

Pa­ra pro­por­cio­nar­les cier­to ali­vio, di­jo Clark, las cár­ce­les de Te­xas les ofre­cen agua y hie­lo y les per­mi­ten to­mar du­chas adi­cio­na­les, así co­mo usar pan­ta­lon­ci­llos cor­tos, en­tre otras me­di­das.

Los ofi­cia­les tam­bién es­tán en­tre­na­dos pa­ra de­tec­tar las se­ña­les de las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el ca­lor.

Aun­que esas me­di­das son inade­cua­das, ase­gu­ran los abo­ga­dos de los in­ter­nos.

Ellos no es­tán tra­tan­do que sus clien­tes se sien­tan có­mo­dos, sino que las tem­pe­ra­tu­ras per­ma­nez­can a un ni­vel ade­cua­do pa­ra im­pe­dir com­pli­ca­cio­nes de sa­lud.

Las cár­ce­les de los con­da­dos de Te­xas de­ben man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra en­tre 65 y 85 gra­dos y has­ta las cel­das de la Bahía de Guan­tá­na­mo en Cu­ba, que al­ber­gan a te­rro­ris­tas, cuen­tan con ai­re acon­di­cio­na­do, ase­gu­ran los abo­ga­dos.

Tan­to los in­ter­nos co­mo los ofi­cia­les de las pri­sio­nes han es­ta­do bus­can­do ase­so­ría del Quin­to Cir­cui­to de la Cor­te de Ape­la­cio­nes en re­la­ción con un ca­so de Loui­sia­na, que cues­tio­nó la fal­ta de ai­re acon­di­cio­na­do en el pa­be­llón de la muer­te de esa tris­te­men­te fa­mo­sa pri­sión de An­go­la.

El año pa­sa­do, los jue­ces re­gre­sa­ron ese ca­so a una Cor­te de me­nor jerarquía y de­tec­ta­ron va­rias co­sas.

La Cor­te dio a co­no­cer que las con­di­cio­nes sú­per ca­lien­tes eran in­cons­ti­tu­cio­na­les, aun­que no pres­cri­bie­ron que de­be­ría ha­ber ai­re acon­di­cio­na­do, sino que ins­tru­ye­ron a esa Cor­te que en­con­tra­ra otra so­lu­ción que fue­ra ade­cua­da pa­ra los in­ter­nos.

De­man­das

Es­tan­do ese ca­so pen­dien­te, las dos de­man­das re­la­cio­na­das con el ca­lor es­tán si­guien­do su len­to cur­so a tra­vés de las Cor­tes de Te­xas.

El mes pa­sa­do, un juez de la Cor­te de Dis­tri­to de Te­xas de­ci­dió en uno de los ca­sos que el sis­te­ma de pri­sio­nes de­be pro­por­cio­nar­les agua po­ta­ble pa­ra be­ber a los in­ter­nos en la Uni­dad Wa­lla­ce Pack de Na­va­so­ta.

En una de­man­da so­bre las con­di­cio­nes sú­per ca­lien­tes que hay en esa uni­dad, los in­ter­nos ase­gu­ra­ron que los ofi­cia­les les per­mi­tie­ron re­fres­car­se con agua con ni­ve­les pe­li­gro­sos de ar­sé­ni­co.

Los in­ter­nos es­tán exi­gien­do una tem­pe­ra­tu­ra más fres­ca y agua po­ta­ble pa­ra be­ber. Más de la mi­tad de los 1 mil 478 in­ter­nos de la Uni­dad Pack tie­nen más de 50 años de edad, y en oca­sio­nes, la tem­pe­ra­tu­ra en las cel­das ha subido a los 110 gra­dos.

“No se han he­cho aco­mo­dos en re­la­ción con el ex­tre­mo ca­lor y la edad de los pri­sio­ne­ros, aun cuan­do se sa­be que eso es­tá aso­cia­do con el au­men­to en el ries­go de con­traer en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el ca­lor, le­sio­nes y la muer­te”, es­cri­bió el abo­ga­do Jeff Ed­wards, uno de los abo­ga­dos que re­pre­sen­ta a los in­ter­nos, se­gún los do­cu­men­tos de la Cor­te.

El juez que pre­si­de ese ca­so aún no ha to­ma­do una de­ci­sión so­bre el cues­tio­na­mien­to del ca­lor en la Uni­dad Wa­lla­ce Pack, aun­que es­tu­vo de acuer­do en per­mi­tir que otros in­ter­nos de la pri­sión se unie­ran a la de­man­da co­lec­ti­va.

El fa­llo de ese ca­so no só­lo po­dría afec­tar di­rec­ta­men­te a la Uni­dad Wa­lla­ce Pack, ya que Scott Med­lock, otro abo­ga­do de los in­ter­nos, di­jo que es­pe­ra­ba una de­ci­sión que los fa­vo­re­cie­ra y que en­via­ra un men­sa­je a las co­rrec­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.