Crean ra­yos si­mu­la­dos pa­ra me­jo­rar se­gu­ri­dad de re­ser­vas nu­clea­res

La­bo­ra­to­rio fe­de­ral en Al­bu­quer­que per­fec­cio­na lo que ini­cia­ron en los 70s: ver de qué for­ma la Ma­dre Na­tu­ra­le­za pue­de im­pac­tar in­fraes­truc­tu­ras

El Diario de El Paso - - Texas Y N.M - As­so­cia­ted Press

Al­bu­quer­que, N.M.— In­ves­ti­ga­do­res de uno de los la­bo­ra­to­rios fe­de­ra­les del país es­tán crean­do ra­yos si­mu­la­dos co­mo par­te de un es­fuer­zo pa­ra de­ter­mi­nar de qué ma­ne­ra to­do, des­de los com­po­nen­tes de ar­mas nu­clea­res has­ta los edi­fi­cios, pue­den so­por­tar lo que ha­ce la Ma­dre Na­tu­ra­le­za.

Es­tán con­ti­nuan­do a par­tir de lo que ya sa­ben acer­ca de la fí­si­ca de los ra­yos pa­ra ase­gu­rar­se que la ex­plo­sión de ener­gía li­be­ra­da por una des­car­ga eléc­tri­ca no afec­ta áreas sen­si­ti­vas de un ar­ma, co­men­tó Larry Sch­nei­der, quien co­la­bo­ra con el gru­po de Cien­cias Eléc­tri­cas de los La­bo­ra­to­rios Na­cio­na­les Sandía.

“La mi­sión pri­ma­ria de San­dia es ase­gu­rar­se que las con­di­cio­nes de ope­ra­ción de las ar­mas nu­clea­res sean ‘siem­pre y nun­ca’. De­ben fun­cio­nar cuan­do son au­to­ri­za­das y nun­ca de­ben ha­cer­lo de otra ma­ne­ra”, dijo.

“Las des­car­gas eléc­tri­cas son una ame­na­za en el ‘es­ce­na­rio de los nun­ca’”. El es­ti­mu­la­dor de ra­yos del la­bo­ra­to­rio Sandía ha es­ta­do rea­li­zan­do prue­bas des­de los años 1970, aun­que los ofi­cia­les di­cen que el en­fo­que ac­tual es­tá en me­jo­rar el en­ten­di­mien­to de­trás del ra­yo y las ma­ne­ras co­mo in­ter­ac­túa con va­rios sis­te­mas.

In­ves­ti­ga­do­res es­tán ob­ser­van­do có­mo flu­ye el ra­yo a tra­vés de un en­tra­ma­do de va­ri­llas y las fuer­zas elec­tro­mag­né­ti­cas que son ge­ne­ra­das cuan­do el alam­bra­do pro­tec­tor es ex­pues­to a co­rrien­tes que po­drían equi­va­ler a una des­car­ga eléc­tri­ca, o sea, a unos 200 ki­lo am­pe­res.

Una des­car­ga eléc­tri­ca pue­de du­rar un cuar­to de se­gun­do, pe­ro los efec­tos pue­den pro­lon­gar­se.

A tra­vés de un mo­de­lo de compu­tado­ra y prue­bas en el si­mu­la­dor, los in­ves­ti­ga­do­res pue­den ase­gu­rar­se que los pe­que­ños com­po­nen­tes, sub­sis­te­mas y ar­mas nu­clea­res reúnan los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios si los ra­yos pegan di­rec­ta­men­te en un ar­ma, mi­sil o una ae­ro­na­ve que los va­ya trans­por­tan­do.

Tam­bién se pue­den ha­cer prue­bas imi­tan­do los ra­yos que caen en lu­ga­res cer­ca­nos y ge­ne­ran cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos.

Leo­nard Martínez del gru­po de Cien­cias Eléc­tri­cas y Ex­pe­ri­men­tos de Sandía, co­men­tó que la ma­yo­ría de las prue­bas son lle­va­das a ca­bo en ejem­plos pre-fa­bri­ca­dos con mu­ros de con­cre­to re­for­za­dos.

Sin em­bar­go, in­ves­ti­ga­do­res tam­bién han medido las co­rrien­tes en lu­ga­res en don­de hay va­ri­llas que no es­tán cu­bier­tas de con­cre­to pa­ra en­ten­der me­jor có­mo es que la ener­gía po­dría ser dis­tri­bui­da en una si­tua­ción real.

Los re­sul­ta­dos de la prue­ba es­tán sien­do com­pa­ra­dos con los mo­de­los, así que los in­ves­ti­ga­do­res po­drán cal­cu­lar las fuer­zas que se es­pe­ran en el alam­bra­do pro­te­gi­do.

Cá­ma­ras de al­ta ve­lo­ci­dad es­tán ayu­dan­do a cap­tar lo que es­tá su­ce­dien­do.

El si­mu­la­dor de Sandía crea un im­pul­so eléctrico –co­mo un im­pac­to ma­si­vo de elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca– al des­car­gar ge­ne­ra­do­res de al­to vol­ta­je.

Una co­rrien­te con­ti­nua pue­de ser in­yec­ta­da en­tre los im­pul­sos, muy pa­re­ci­do a los ra­yos na­tu­ra­les.

El la­bo­ra­to­rio realiza de 200 a 300 prue­bas al año, Martínez co­men­tó que los ope­ra­do­res pue­den dis­pa­rar las má­qui­nas va­rias ve­ces al día.

To­do eso se co­lo­ca en una ha­bi­ta­ción gran­de que in­clu­ye gra­ba­do­ras de diag­nós­ti­co, trans­mi­so­res de fi­bra óp­ti­ca y mu­ros que pue­den fil­trar olas elec­tro­mag­né­ti­cas.

Se usó en pa­ra es­tu­diar ex­plo­sión en mi­na de car­bón

Ade­más de ayu­dar a me­jo­rar la se­gu­ri­dad de las re­ser­vas nu­clea­res, el si­mu­la­dor tam­bién fue usa­do des­pués de una le­tal ex­plo­sión ocu­rri­da en el 2006 en una mi­na de car­bón en el oes­te de Vir­gi­nia.

La Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad y Sa­lud en las Mi­nas, le so­li­ci­tó a Sandía que es­tu­dia­ra si la ener­gía de un ra­yo po­día via­jar ba­jo la tie­rra y si pue­de ha­cer ex­plo­tar una mez­cla de gas atra­pa­do en una sec­ción se­lla­da de la mi­na.

Des­pués de pa­sar días en el si­tio, un equi­po de Sandía de­ter­mi­nó que la co­rrien­te de un ra­yo que cae en la su­per­fi­cie pue­de ge­ne­rar cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos que se ex­tien­den por la tie­rra.

Los ha­llaz­gos for­ma­ron par­te del re­por­te que la agen­cia mi­ne­ra envió al Con­gre­so.

Leo­nard Martínez

ha­ce un ajus­te al apa­ra­to en el cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes Sandía

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.