El ca­mino equi­vo­ca­do de la in­mi­gra­ción

El Diario de El Paso - - OPINION - Ro­ber­to G. Gon­za­les

Was­hing­ton— Na­die se tie­ne que pre­gun­tar so­bre las enor­mes con­se­cuen­cias de la de­ci­sión de la Su­pre­ma Cor­te pa­ra de­jar en pie el fa­llo de una Cor­te me­nor que blo­queó el plan del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma pa­ra pro­te­ger de la de­por­ta­ción a mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que son pa­dres de ciu­da­da­nos o re­si­den­tes per­ma­nen­tes. To­do lo que us­te­des tie­nen que ha­cer es ver cuán­to se ha lo­gra­do y mul­ti­pli­ca­do con el pe­que­ño pro­gra­ma en el que el plan es­ta­ba ba­sa­do.

Ha­ce un po­co más de cua­tro años, la ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma anun­ció un nue­vo pro­gra­ma que per­mi­ti­ría que los jó­ve­nes in­mi­gran­tes tu­vie­ran la opor­tu­ni­dad de apli­car pa­ra un per­mi­so que los li­be­ra­ría de la de­por­ta­ción y les da­ría la ha­bi­li­dad de tra­ba­jar de ma­ne­ra le­gal en Es­ta­dos Uni­dos. Cer­ca de 730 mil per­so­nas jó­ve­nes han avan­za­do a pa­sos agi­gan­ta­dos pa­ra for­mar par­te del gro­sor so­cial es­ta­dou­ni­den­se co­mo re­sul­ta­do del pro­gra­ma de Ac­ción De­fe­ri­da pa­ra In­mi­gran­tes que Arri­ba­ron al País Sien­do aún Menores de Edad (DA­CA) y có­mo, en turno, han con­tri­bui­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na.

Po­co des­pués de la im­ple­men­ta­ción de DA­CA, mi equi­po en Har­vard lan­zó un es­tu­dio a ni­vel na­cio­nal pa­ra en­ten­der có­mo es­tos jó­ve­nes in­mi­gran­tes es­ta­ban ex­pe­ri­men­tan­do su nue­vo es­ta­tus, for­man­do un en­la­ce con cer­ca de 2 mil 700 adul­tos jó­ve­nes ‘pro­te­gi­dos por DA­CA’. Los ha­llaz­gos del son­deo apun­ta­ron a un sor­pren­den­te im­pac­to po­si­ti­vo del pro­gra­ma en sus vi­das. Los be­ne­fi­cia­rios de DA­CA es­ta­ban pa­san­do a for­mar par­te de gro­sor so­cial de Es­ta­dos Uni­dos. Mu­chos ha­bían con­se­gui­do nue­vos tra­ba­jos y re­si­den­cias de prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les pa­ga­das y ha­bían in­cre­men­ta­do sus in­gre­sos. Al­gu­nos tam­bién ha­bían co­men­za­do a desa­rro­llar un his­to­rial cre­di­ti­cio al abrir cuen­tas ban­ca­rias y ad­qui­rien­do tar­je­tas de cré­di­to. To­dos los es­ta­dos aho­ra per­mi­ten que los be­ne­fi­cia­rios de DA­CA ob­ten­gan li­cen­cias pa­ra conducir, y mu­chos de és­tos las han ad­qui­ri­do. Co­mo re­sul­ta­do de ello, por las ca­rre­te­ras de la na­ción con­du­cen me­nos con­duc­to­res sin li­cen­cia y sin se­gu­ro. Y por me­dio de los nue­vos em­pleos y opor­tu­ni­da­des es­co­la­res, un sig­ni­fi­ca­ti­vo nú­me­ro re­por­tó ha­ber ob­te­ni­do un se­gu­ro pa­ra el cui­da­do de la sa­lud des­de que fue­ron acep­ta­dos al pro­gra­ma DA­CA.

Re­cien­te­men­te hi­ci­mos un se­gui­mien­to del son­deo ori­gi­nal con en­tre­vis­tas de­ta­lla­das de más de 500 be­ne­fi­cia­rios. Sen­ta­dos en so­fás en al­gu­na es­tan­cia, en cen­tros es­tu­dian­ti­les en los plan­te­les uni­ver­si­ta­rios, y en ofi­ci­nas pa­ra los be­ne­fi­cia­rios, es­cu­cha­mos sus his­to­rias. Aho­ra en la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de nues­tros res­pon­dien­tes han go­za­do de los be­ne­fi­cios de DA­CA por más de dos años, y mu­chos de ellos ya han pa­sa­do por el pro­ce­so de re­no­va­ción. Las per­so­nas jó­ve­nes con las que ha­bla­mos se ex­pre­sa­ron de ma­ne­ra muy emo­ti­va cuan­do des­cri­bie­ron la nue­va pers­pec­ti­va que tie­nen de su vi­da. Una es­tu­dian­te de 22 años, de una universidad co­mu­ni­ta­ria, que se mu­dó a Phoe­nix con su fa­mi­lia cuan­do ella te­nía tres años, di­jo que, ‘No sé dón­de es­ta­ría en es­te mo­men­to si no fue­ra por DA­CA. Sien­to que el pro­gra­ma sal­vó mi vi­da’. Un es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría de 21 años, de Chica­go, nos di­jo que, ‘es só­lo po­der iden­ti­fi­car­se a uno mis­mo y sa­ber que eres al­guien. Por­que an­tes uno era sim­ple­men­te un in­do­cu­men­ta­do y eso era to­do. Li­te­ral­men­te uno no te­nía nin­gún pri­vi­le­gio. Pe­ro aho­ra es sim­ple­men­te po­der de­cir: soy al­guien en la vi­da. Ten­go DA­CA’.

DA­CA ha am­plia­do las opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas y la­bo­ra­les pa­ra cien­tos de mi­les de per­so­nas jó­ve­nes. Con DA­CA, es­tos re­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos me­jo­ra­ron su ac­ce­so a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, ins­ti­tu­tos pro­fe­sio­na­les y tie­nen opor­tu­ni­da­des adi­cio­na­les pa­ra con­se­guir be­cas. Y con per­mi­so pa­ra tra­ba­jar, los be­ne­fi­cia­rios de DA­CA que asis­ten a la universidad lo­gra­ron cu­brir de me­jor ma­ne­ra sus co­le­gia­tu­ras al mis­mo tiem­po que ba­lan­cean sus res­pon­sa­bi­li­da­des es­co­la­res con las de sus em­pleos. En la fuer­za la­bo­ral han ex­pe­ri­men­ta­do un nue­vo ac­ce­so a em­pleos más es­ta­bles con me­jo­res sa­la­rios, me­jo­res be­ne­fi­cios y con­di­cio­nes la­bo­ra­les me­nos es­tre­san­tes. Es­to es bueno no só­lo pa­ra los be­ne­fi­cia­rios de DA­CA sino tam­bién pa­ra la economía es­ta­dou­ni­den­se en ge­ne­ral, a ma­ne­ra que al con­tar con sa­la­rios más al­tos, és­tos a su vez es­ti­mu­lan al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y un ma­yor in­gre­so tri­bu­ta­rio. Y mu­chos de los be­ne­fi­cia­rios de DA­CA tam­bién es­tán cu­brien­do las ne­ce­si­da­des de la fuer­za la­bo­ral en aque­llos sec­to­res en cre­ci­mien­to, co­mo el ám­bi­to del cui­da­do de la sa­lud.

Pe­ro los be­ne­fi­cia­rios de DA­CA no vi­ven ais­la­dos. Per­te­ne­cen a fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des con ur­gen­tes ne­ce­si­da­des de ali­vio.

El fa­llo del jue­ves pa­sa­do, con el que se les nie­ga el ali­vio mi­gra­to­rio a pa­dres de fa­mi­lia, otros fa­mi­lia­res y ve­ci­nos, mu­chos de los cua­les tie­nen víncu­los muy pro­fun­dos con Es­ta­dos Uni­dos, ten­drá sig­ni­fi­ca­ti­vas ra­mi­fi­ca­cio­nes pa­ra ellos y el pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se en ge­ne­ral. Sin es­tas me­di­das, los es­ta­dos po­drían per­der bi­llo­nes de dó­la­res en in­gre­sos tri­bu­ta­rios es­ta­ta­les y lo­ca­les. Mu­chos in­mi­gran­tes que ha­brían ca­li­fi­ca­do pa­ra el pro­gra­ma han he­cho tre­men­das in­ver­sio­nes en edu­ca­ción, ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral y en una ex­pe­rien­cia re­le­van­te. Su ta­len­to des­apro­ve­cha­do es una gran pér­di­da pa­ra nues­tra na­ción.

Aho­ra, más que nun­ca, Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta una reforma in­mi­gra­to­ria pa­ra sa­car a los in­mi­gran­tes y a sus fa­mi­lias de las som­bras, pa­ra re­co­no­cer sus pro­fun­das co­ne­xio­nes con la co­mu­ni­dad y sus con­tri­bu­cio­nes eco­nó­mi­cas, y pa­ra cons­truir una fuer­te so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.