Trump, el co­mer­cio y los tra­ba­ja­do­res

El Diario de El Paso - - OPINION - Paul Krug­man

Nue­va York— Do­nald Trump pro­nun­ció un dis­cur­so so­bre política eco­nó­mi­ca la se­ma­na pa­sa­da. Prác­ti­ca­men­te, ca­da una de las ase­ve­ra­cio­nes fác­ti­cas que hi­zo es­ta­ba equi­vo­ca­da, pe­ro no voy a ha­cer una crítica ren­glón por ren­glón. Lo que quie­ro ha­cer, más bien, es ha­blar del sen­ti­do ge­ne­ral: que el can­di­da­to di­ce que es­tá del la­do de los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses.

Cla­ro que eso es lo que di­cen to­dos. Sin em­bar­go, la ‘trum­pno­mía’ va más allá de las usua­les ase­ve­ra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas de re­du­cir­les los im­pues­tos a las cor­po­ra­cio­nes y a los ri­cos, de ter­mi­nar con las re­gu­la­cio­nes am­bien­ta­les y así su­ce­si­va­men­te, pe­ro eso no va a ha­cer que apa­rez­ca la ma­gia del mer­ca­do y ha­ga que to­dos sean prós­pe­ros. Tam­bién im­pli­ca ha­cer­se pa­sar por po­pu­lis­ta, di­cien­do que ser du­ros con los ex­tran­je­ros y rom­pien­do los tra­ta­dos de co­mer­cio ha­rá que re­tor­nen los em­pleos bien re­mu­ne­ra­dos que se han per­di­do en Es­ta­dos Uni­dos.

Es una des­via­ción aun­que no tan­to co­mo se po­dría pen­sar; a la gen­te se le ol­vi­da que, en for­ma pa­re­ci­da, Mitt Rom­ney amenazó con una gue­rra co­mer­cial con Chi­na du­ran­te su cam­pa­ña del 2012. No obs­tan­te, fue in­tere­san­te ver a un can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano co­te­jar los nom­bres no só­lo de Ber­nie San­ders, sino tam­bién del Ins­ti­tu­to de Política Eco­nó­mi­ca, de in­cli­na­ción iz­quier­dis­ta, que ha si­do crí­ti­co de la glo­ba­li­za­ción des­de ha­ce mu­cho.

Sin em­bar­go, el Ins­ti­tu­to no iba a to­le­rar eso: Law­ren­ce Mis­hel, el di­rec­tor del cen­tro de es­tu­dios, sa­có una res­pues­ta bur­lo­na a lo que lla­mó ‘el ti­mo co­mer­cial de Trump’. Su pun­to era que aun si se cree, co­mo él, que los tra­ta­dos co­mer­cia­les han da­ña­do a los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, só­lo son par­te de un con­jun­to mu­cho más am­plio de po­lí­ti­cas con­tra la fuer­za la­bo­ral. Y, en to­do lo de­más, Do­nald Trump es­tá to­tal­men­te en el la­do equi­vo­ca­do de los pro­ble­mas.

So­bre la glo­ba­li­za­ción: no hay nin­gu­na du­da de que las im­por­ta­cio­nes en au­men­to, es­pe­cial­men­te de Chi­na, han pro­vo­ca­do una re­duc­ción en la can­ti­dad de em­pleos es­ta­dou­ni­den­ses en las ma­nu­fac­tu­ras. En un en­sa­yo, am­plia­men­te ci­ta­do, se es­ti­ma que el as­cen­so de Chi­na pro­vo­có una re­duc­ción de al­re­de­dor de un mi­llón de em­pleos es­ta­dou­ni­den­ses en las ma­nu­fac­tu­ras en­tre 1999 y el 2011. Mis pro­pios cálcu­los apro­xi­ma­dos in­di­can que si se eli­mi­na com­ple­ta­men­te el dé­fi­cit co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos en los bie­nes ma­nu­fac­tu­ra­dos, se po­drían aña­dir unos dos mi­llo­nes de em­pleos en ese sec­tor.

Sin em­bar­go, Es­ta­dos Uni­dos es un lu­gar gran­de y el em­pleo to­tal ex­ce­de los 140 mi­llo­nes. Re­gre­sar a dos mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res a ese sec­tor ha­ría que su par­te de un 10 por cien­to vol­vie­ra a ser de, más o me­nos, 11.5 por cien­to. Al­go de pers­pec­ti­va: en 1979, en vís­pe­ras del gran au­men­to en la de­sigual­dad, las ma­nu­fac­tu­ras re­pre­sen­ta­ban más de 20 por cien­to del em­pleo. En los 1960, era más de 25 por cien­to. No es­toy se­gu­ro de cuán­do, exac­ta­men­te, es que Trump pien­sa que Es­ta­dos Uni­dos era gran­dio­so, pe­ro, pa­ra na­da, se­ría po­si­ble ha­cer que vol­vie­ran los vie­jos días con la ‘trum­pno­mía’.

En cual­quier ca­so, la caí­da en el em­pleo ma­nu­fac­tu­re­ro es só­lo un fac­tor en el de­te­rio­ro de la cla­se me­dia. Co­mo di­ce Mis­hel, ha ha­bi­do ‘mu­chas otras po­lí­ti­cas in­ten­cio­na­les que han he­cho ba­jar los sa­la­rios aun cuan­do han au­men­ta­do los in­gre­sos más al­tos: gol­pi­zas a los sin­di­ca­tos y el no ha­ber au­men­ta­do el sa­la­rio mí­ni­mo con la in­fla­ción, la aus­te­ri­dad, las des­re­gu­la­cio­nes fi­nan­cie­ras y la ob­se­sión por los re­cor­tes fis­ca­les’.

Y Trump cree com­ple­ta­men­te la ideo­lo­gía que ha im­pul­sa­do a es­tas po­lí­ti­cas que des­tru­yen los sa­la­rios.

De he­cho, aun cuan­do tra­tó de pa­sar por po­pu­lis­ta, re­pi­tió las mis­mas fa­la­cias que se uti­li­zan ge­ne­ral­men­te pa­ra jus­ti­fi­car las po­lí­ti­cas con­tra los tra­ba­ja­do­res. So­mos, de­cla­ró, ‘uno de los paí­ses que pa­gan im­pues­tos más al­tos en el mun­do’. De he­cho, en­tre los 34 paí­ses avan­za­dos, so­mos el nú­me­ro 31. Y, las re­gu­la­cio­nes son ‘un im­pe­di­men­to to­da­vía ma­yor’ pa­ra nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad que los im­pues­tos: de he­cho, te­ne­mos mu­chí­si­mas me­nos re­gu­la­cio­nes que, por de­cir, Ale­ma­nia, que ma­ne­ja un gi­gan­tes­co ex­ce­den­te co­mer­cial.

Co­mo es­cri­bió Mis­hel: ‘si tie­ne tan­to in­te­rés en ayu­dar a la gen­te tra­ba­ja­do­ra, ¿por qué, en­ton­ces, di­ri­ge la dis­cu­sión de vuel­ta a la tra­di­cio­nal agen­da cor­po­ra­ti­va de las re­duc­cio­nes fis­ca­les pa­ra las cor­po­ra­cio­nes y los ri­cos?’. Creo que sa­be­mos la res­pues­ta.

Sin em­bar­go, ol­vi­de­mos las mo­ti­va­cio­nes de Trump. Lo que es im­por­tan­te es que los elec­to­res no con­fun­dan una for­ma de ha­blar ru­da so­bre el co­mer­cio con una agen­da a fa­vor de los tra­ba­ja­do­res.

Sin im­por­tar lo que ha­ga­mos so­bre el co­mer­cio, Es­ta­dos Uni­dos va a ser una economía prin­ci­pal­men­te de ser­vi­cios en un fu­tu­ro pre­vi­si­ble. Si que­re­mos que sea un país de cla­se me­dia, ne­ce­si­ta­mos po­lí­ti­cas que den a los em­plea­dos del sec­tor de los ser­vi­cios los ele­men­tos im­pres­cin­di­bles de una vi­da de cla­se me­dia. Es­to sig­ni­fi­ca se­gu­ro mé­di­co ga­ran­ti­za­do. El Oba­ma­ca­re dio se­gu­ro a 20 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro los re­pu­bli­ca­nos quie­ren re­vo­car­lo, así co­mo qui­tar­les Me­di­caid a mi­llo­nes. Sig­ni­fi­ca el de­re­cho de los tra­ba­ja­do­res a or­ga­ni­zar­se y ne­go­ciar me­jo­res sa­la­rios; a lo que se opo­nen to­dos los re­pu­bli­ca­nos. Sig­ni­fi­ca un apo­yo ade­cua­do de la Se­gu­ri­dad So­cial en el re­ti­ro, lo que los de­mó­cra­tas quie­ren ex­pan­dir, pe­ro los re­pu­bli­ca­nos quie­ren re­du­cir y pri­va­ti­zar.

¿Aca­so Trump es­tá a fa­vor de al­gu­na de es­tas co­sas? No, has­ta don­de cual­quie­ra sa­be. Y de­be­ría es­tar de más de­cir que una agen­da po­pu­lis­ta no se­rá po­si­ble, si tam­bién es­ta­mos im­pul­san­do un plan fis­cal al es­ti­lo Trump, con el cual se ofre­ce­rían enor­mes re­cor­tes fis­ca­les al uno por cien­to de has­ta arri­ba y se agre­ga­rían bi­llo­nes de dó­la­res a la deu­da na­cio­nal.

Lo sien­to pe­ro agre­gar un po­co de gol­pe­teo con­tra Chi­na a una agen­da que, fun­da­men­tal­men­te, es­tá en con­tra de la fuer­za de tra­ba­jo, no ha­ce que se sea más un ami­go de los tra­ba­ja­do­res que el he­cho de co­mer­se un pla­tón de ta­cos ha­ga que se sea ami­go de los la­ti­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.