‘In­va­den’ pe­rros sin due­ño Mon­ta­na Vis­ta

Mas­co­tas aban­do­na­das se con­vier­ten en pe­li­gro pa­ra ve­ci­nos

El Diario de El Paso - - Portada - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

Las re­si­den­cias del Es­te del Con­da­do de El Pa­so, en el área de Mon­ta­na Vis­ta, es­tán pla­ga­das de le­tre­ros que ad­vier­ten de pe­rros vi­gi­lan­tes cus­to­dian­do sus ca­sas. El avi­so pa­re­ce un chis­te si to­ma­mos en cuen­ta que es­ta área es un fo­co ro­jo don­de deam­bu­lan ca­ma­das de pe­rros ca­lle­je­ros que ata­can a los ve­ci­nos de la zo­na.

“Ha­ce unos me­ses, a un ami­go lo mor­dió un pitbull en el cos­ta­do. Lo tu­vie­ron que lle­var de emer­gen­cia al hos­pi­tal”, con­tó Luis Ra­mí­rez, un jo­ven re­si­den­te de la Lin­da Re­ne La­ne. Él, con­fir­ma, que en la zo­na don­de vi­ve, sue­le pa­sear­se un gru­po de pe­rros ca­lle­je­ros que se mue­ven con total li­ber­tad cui­dan­do de su te­rri­to­rio. La es­ce­na no es aje­na a los ve­ci­nos co­mo Hor­ten­sia Gar­cía, que lle­va vi­vien­do 25 años en el área, en­tre Bull Elk Dr. y Whi­te­tail Deer. A ella le ha to­ca­do co­rrer sien­do per­se­gui­da por una ca­ma­da de pe­rros que se lan­zan so­bre las per­so­nas que se atre­ven a in­va­dir sus ca­lles, sin im­por­tar que es­tán re­co­gien­do a sus hi­jos de la es­cue­la o que van ca­mino a la tien­da o al par­que.

“A ve­ces has­ta se me­ten a los jar­di­nes de las ca­sas o la gen­te los atro­pe­lla… pe­ro na­die ha­ce na­da”, co­men­ta Gar­cía. Su ca­sa y la de los ve­ci­nos tie­nen cer­cos de más de un me­tro y me­dio de al­tu­ra. Al­gu­nos son de la­dri­llo, otros de ma­lla ci­cló­ni­ca, co­mo si con ello in­ten­ta­ran man­te­ner a los vi­si­tan­tes in­de­sea­bles le­jos de sus ho­ga­res.

Mas­co­tas aban­do­na­das se con­vier­ten en pe­li­gro pa­ra ve­ci­nos

Los ca­sos co­mo es­tos re­pi­que­tean en la men­te de las per­so­nas que han su­fri­do una mor­di­da de es­tos ani­ma­les y de los me­dios que han da­do cuen­ta del fe­nó­meno. Pe­ro, en oca­sio­nes, son los mis­mos due­ños de es­tos ani­ma­les los que po­nen los ele­men­tos en con­jun­ción pa­ra que los ata­ques ocu­rran.

En un re­co­rri­do por la zo­na, se pue­de cons­ta­tar que, en al­gu­nas ca­sas don­de se tie­ne pe­rros guar­dia­nes, los ca­nes sue­len es­tar suel­tos pa­ra mo­ver­se con li­ber­tad por la pro­pie­dad. Es­to no de­be­ría pre­sen­tar pro­ble­ma al­guno si no fue­ra por­que, en el peor de los ca­sos, las re­si­den­cias no cuen­tan con re­jas o mu­ros que im­pi­dan que el ani­mal se es­ca­pe, o si las tie­nen, es­tas es­tán abier­tas de par en par.

Es­to fue lo que pa­só el 3 de mar­zo de 2015, cuan­do una pe­que­ña de 11 me­ses de edad re­sul­tó he­ri­da lue­go de ser ata­ca­da por un pe­rro, en una vi­vien­da ubi­ca­da en la cua­dra 3700 de la ca­lle De­sert Mea­dows.

En el men­cio­na­do lu­gar, un pe­rro de ra­za pitbull es­ca­pó del cer­co de la re­si­den­cia. La mu­jer la due­ña, quien traía en bra­zos a la be­bé de 11 me­ses, en su in­ten­to por re­gre­sar al can de nue­vo al pa­tio, fue ata­ca­da. En la gres­ca el ani­mal mor­dió a la in­fan­te en una pier­na y par­te de la ca­be­za.

La pro­pie­ta­ria del pitbull re­sul­tó ile­sa, mien­tras que la pe­que­ña fue tras­la­da­da de in­me­dia­to al Cen­tro Mé­di­co Uni­ver­si­ta­rio con he­ri­das gra­ves, don­de re­ci­bió 10 pun­ta­das.

El pro­ble­ma pa­re­ce ser un pro­ble­ma de mu­chas áreas no in­cor­po­ra­das y que se ve agra­va­da por el he­cho de que al­gu­nas per­so­nas que vi­ven en las ciudades ale­da­ñas, de­ci­den des­ha­cer­se de sus mas­co­tas aban­do­nan­do­los en el de­sier­to, pro­vo­can que ani­ma­les que an­tes es­tu­vie­ron do­mes­ti­ca­dos, aho­ra des­con­fíen de los hu­ma­nos, y se con­vier­tan en se­res sal­va­jes.

Una mues­tra de es­to fue re­por­ta­da por El Dia­rio el año pa­sa­do: a me­dia­dos de sep­tiem­bre, una ma­na­da de es­tos pe­rros ca­lle­je­ros ata­có y ma­tó a seis ove­jas en un ran­cho de la zo­na de Ca­nu­ti­llo. En esa oca­sión, los pe­rros no pu­die­ron ser atra­pa­dos.

Un pro­ble­ma anual

La Ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do de El Pa­so y la Ciu­dad de la Di­vi­sión de Ser­vi­cios de Ani­ma­les de El Pa­so se han uni­do pa­ra rea­li­zar una re­da­da de pe­rros ca­lle­je­ros o suel­tos, des­de 2013.

Es­ta ope­ra­ción anual se cen­tra en la con­fis­ca­ción de los ani­ma­les do­més­ti­cos o ca­lle­je­ros sin es­te­ri­li­zar en el área de Mon­ta­na Vis­ta.

Los Ofi­cia­les de la Uni­dad de Con­trol de Ani­ma­les de fun­cio­na­rios de la Ofi­ci­na y Ser­vi­cios de Ani­ma­les del She­riff bus­can a los pro­pie­ta­rios que no ten­gan su pe­rro con una co­rrea o bien ase­gu­ra­dos.

Ac­tual­men­te, los ciu­da­da­nos que vi­ven en las áreas no in­cor­po­ra­das del Con­da­do que son due­ños de mas­co­tas do­mes­ti­ca­dos, es­tán obli­ga­dos a te­ner a sus mas­co­tas va­cu­na­das. Los due­ños de ani­ma­les que se en­cuen­tran en vio­la­ción del Có­di­go de Sa­lud y Se­gu­ri­dad del Es­ta­do son ci­ta­dos pa­ra pa­gar una mul­ta de $570 dó­la­res y sus ani­ma­les co­rren el ries­go de ser em­bar­ga­dos.

Se­gún la ley, el pro­pie­ta­rio de un pe­rro va a ser acu­sa­do de un de­li­to de ter­cer gra­do si su pe­rro cau­sa le­sio­nes cor­po­ra­les gra­ves a una per­so­na du­ran­te un ata­que no pro­vo­ca­do. Un de­li­to gra­ve de ter­cer gra­do se cas­ti­ga con cár­cel de 2 a 10 años de pri­sión, así co­mo una po­si­ble mul­ta de has­ta $10 mil. Si la víc­ti­ma mue­re a cau­sa del ata­que no pro­vo­ca­do de un pe­rro, se po­dría im­po­ner un car­go de de­li­to gra­ve de se­gun­do gra­do, pu­ni­ble con has­ta 20 años de pri­sión.

Pa­ra ayu­dar a pre­ve­nir que la po­bla­ción de ani­ma­les do­més­ti­cos y ca­lle­je­ros en el con­da­do si­gan cre­cien­do, la Ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do de El Pa­so ins­ta a los ciu­da­da­nos –que vi­ven en áreas no in­cor­po­ra­das, que son due­ños de ani­ma­les do­més­ti­cos– va­cu­nar a sus ani­ma­les y así ayu­dar a con­tro­lar la po­bla­ción ani­mal me­dian­te la es­te­ri­li­za­ción o cas­tra­ción de mas­co­tas.

dmur­cia@dia­riou­sa.com

En oca­sio­nEs las ca­sas no cuen­tan con las me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra que no se sal­gan

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.