Clo­nan to­ro pa­ra con­se­guir la ‘mejor chu­le­ta’ al mejor pre­cio

Es­pe­ran que Al­fa pue­da trans­mi­tir sus ge­nes más ‘ex­clu­si­vos’ a sus be­ce­rros y con­ti­nuar con la lí­nea he­re­di­ta­ria

El Diario de El Paso - - Panorama - As­so­cia­ted Press

Can­yon, Te­xas— Al fi­nal de un ca­mino de te­rra­ce­ría lo­ca­li­za­do a 20 mi­llas de Can­yon, en el ex­tre­mo nor­te de Te­xas, cua­tro cien­tí­fi­cos de som­bre­ro va­que­ro y bo­tas cui­dan a un to­ro muy es­pe­cial.

Al­fa, un clon de 2.5 to­ne­la­das, arre­me­te im­pa­cien­te­men­te en su co­rral. Cer­ca, sus be­ce­rros des­cu­bren ener­gía pa­ra ju­gar mien­tras el abra­sa­dor día da pa­so al oca­so.

Dean Haw­kins, quien a pe­sar del ca­lor trae pues­ta su ca­mi­sa de man­ga lar­ga de la Uni­ver­si­dad West Te­xas A&M, se re­cli­na en la ver­ja blan­ca del co­rral al tiem­po que des­cri­be los seis años en los cua­les sus in­ves­ti­ga­do­res han es­ta­do in­ten­tan­do fa­bri­car cien­tí­fi­ca­men­te una chu­le­ta más per­fec­ta.

“Es­to es lo mejor de la bio­tec­no­lo­gía”, di­ce Haw­kins, quien di­ri­ge la fa­cul­tad lo­cal de agri­cul­tu­ra y cien­cias na­tu­ra­les.

En el 2010 Al­fa fue clo­na­do a par­tir de ADN to­ma­do de uno de los cor­tes más ex­clu­si­vos y sa­bro­sos que se pue­den ad­qui­rir con di­ne­ro. Es­tos cien­tí­fi­cos ga­na­de­ros tie­nen la es­pe­ran­za de que po­sea ge­nes su­pe­rio­res ca­pa­ces de ser trans­mi­ti­dos a sus be­ce­rros, y a los de és­tos, y así, has­ta que al­gún día la car­ne de la mejor ca­li­dad dis­po­ni­ble pue­da lle­gar al pla­to de us­ted por una frac­ción de su cos­to ac­tual.

Pa­ra la uni­ver­si­dad, pro­ba­ble­men­te no ten­gan pre­cio los in­gre­sos y el pres­ti­gio ge­ne­ra­dos tan só­lo por in­ten­tar crear la gran chu­le­ta es­ta­dou­ni­den­se.

Bue­na car­ne

Al día si­guien­te, los es­tu­dian­tes se en­cuen­tran en el la­bo­ra­to­rio de car­ne de la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va re­ba­nan­do a los des­cen­dien­tes de Al­fa con­ver­ti­dos en me­da­llo­nes pa­ra ham­bur­gue­sas.

Al­fa es un clon, un ge­me­lo ge­né­ti­co, de­ri­va­do de un rib-eye de pri­me­ra.

Si al­gu­na vez us­ted ha co­mi­do al­gu­na chu­le­ta de pri­me­ra, es po­si­ble que ha­ya pa­ga­do bas­tan­te en Al Bier­nat o en Nick & Sam’s. Di­cha car­ne de res es ri­ca en sa­bro­sa gra­sa y se en­cuen­tra re­ple­ta de car­ne gus­to­sa pe­ro ca­re­ce de la in­co­mi­ble gra­sa que el car­ni­ce­ro cor­ta y ti­ra.

Só­lo tres de ca­da 10 mil va­cas pro­du­cen car­ne así de bue­na. Son las mis­mas pro­ba­bi­li­da­des que un ju­ga­dor pre­pa­ra­to­riano de bas­quet­bol tie­ne de ser re­clu­ta­do en la NBA.

La car­ne se­lec­cio­na­da ti­po “choi­ce”, el gra­do in­me­dia­ta­men­te in­fe­rior al de “de pri­me­ra”, va a dar a ca­de­nas de res­tau­ran­tes de car­ne me­nos pri­vi­le­gia­das y a al­gu­nos mer­ca­dos de más ca­te­go­ría. Aba­jo se en­cuen­tra “se­lect”, el ti­po de car­ne que pro­ba­ble­men­te se ad­quie­ra a me­nos de 10 dó­la­res en el su­per­mer­ca­do lo­cal.

Los se­res hu­ma­nos pue­den co­mer car­ne de ani­ma­les clo­na­dos, di­ce la Di­rec­ción de Ali­men­tos y Dro­gas (FDA), pe­ro es po­co pro­ba­ble que us­ted la ha­ya con­su­mi­do de­bi­do a re­sul­tar demasiado ca­ro clo­nar un ani­mal co­mo pa­ra que sea prác­ti­co pro­du­cir­lo en ma­sa.

Ade­más, en son­deos an­te­rio­res se ha de­mos­tra­do que la ma­yo­ría de la gen­te es cau­te­lo­sa en lo re­la­ti­vo a co­mer ani­ma­les clo­na­dos, es­tig­ma que ha con­ti­nua­do a pe­sar de que los es­ta­dou­ni­den­ses no lo pien­san dos ve­ces pa­ra con­su­mir otros ali­men­tos cu­ya clo­na­ción es co­mún, co­mo el vino de uvas clo­na­das.

En un cuar­to si­tua­do jun­to al re­fri­ge­ra­dor pa­ra car­ne del la­bo­ra­to­rio, es­tán col­ga­dos sie­te de los vás­ta­gos de Al­fa, lu­cien­do el se­llo azul de las ca­te­go­rías “choi­ce” y “de pri­me­ra” de la FDA. Li­te­ral­men­te, en una me­sa cer­ca­na ya­ce una mon­ta­ña de chu­le­tas.

La se­ma­na pró­xi­ma per­so­nas muy pro­mi­nen­tes co­me­rán al­gu­nas, mien­tras que en el cur­so de los pró­xi­mos me­ses el res­to se co­ci­na­rán pa­ra otros do­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes de la in­dus­tria.

Por aho­ra, el pú­bli­co só­lo pue­de ad­qui­rir las ham­bur­gue­sas.

Có­mo sur­gió la idea

Ha­ce seis años, Ty Law­ren­ce se en­con­tra­ba en un ras­tro dis­tin­to cla­si­fi­can­do los cuer­pos. Era tar­de –ya se ha­bían ido to­dos sus es­tu­dian­tes de in­ves­ti­ga­cio­nes– y él es­ta­ba a pun­to de ter­mi­nar.

Lue­go se pa­ró en se­co. En rá­pi­da su­ce­sión, Law­ren­ce vio pa­sar dos de los me­jo­res cor­tes de pri­me­ra que ha­bía vis­to en su vi­da, uno des­pués de otro.

En ese mo­men­to su ca­rre­ra dio un sú­bi­to gi­ro. Lla­mó a Haw­kins, en­ton­ces di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Law­ren­ce, y le ex­pli­có su idea.

“Que­ría clo­nar al no­vi­llo”, di­jo Haw­kins. “Y yo di­je que no, que clo­ná­ra­mos una no­vi­lla y un no­vi­llo”.

Con la asis­ten­cia de ViaGen, la com­pa­ñía con do­mi­ci­lio en Ce­dar Park due­ña de la pa­ten­te pa­ra clo­nar, el ga­na­de­ro lo­cal Ja­son Abraham y el ve­te­ri­na­rio Gregg Ve­ne­kla­sen, el equi­po del po­nien­te te­xano usó la mis­ma tec­no­lo­gía em­plea­da pa­ra clo­nar en 1996 a la mun­dial­men­te fa­mo­sa ove­ja Dolly con el fin de di­se­ñar en re­ver­sa a Al­fa y su con­tra­par­te fe­me­ni­na, Ga­ma, a par­tir de dos de las me­jo­res chu­le­tas en el país.

Al apa­rear a dos re­ses que sa­bían po­seían car­ne de ca­li­dad, los cien­tí­fi­cos te­nían la es­pe­ran­za de pro­du­cir des­cen­dien­tes de ma­yor ca­li­dad que cre­cie­ran na­tu­ral­men­te de ma­ne­ra más veloz y re­qui­rie­ran me­nos ener­gía, co­mi­da, agua y otros re­cur­sos.

En re­su­men, una res con el aho­rro de com­bus­ti­ble de un Prius pe­ro la apa­rien­cia de un Ca­di­llac.

el ani­mal de 4 años es cui­da­do en el Ran­cho Nan­ce que se ubi­ca al Es­te de Can­yon

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.