Uti­li­zó no­vio a mi­gra pa­ra in­tro­du­cir ma­ri­gua­na a EU

Él ya sa­lió li­bre; ella sal­drá en el 2022

El Diario de El Paso - - Frontera - Ni­cho­las Co­bler /

Del Río, Te­xas – To­do co­men­zó cuan­do una li­ma le pe­gó a Ra­quel Es­qui­vel en la ca­be­za. Bus­can­do por to­do el su­per­mer­ca­do de la ca­de­na HEB en Del Río, vio a dos vie­jos ami­gos de high school —Die­go Es­qui­vel y Ra­món Pa­tuel— ju­gan­do en el área de fru­tas y ver­du­ras.

“Les di­je, ‘Oi­gan, me pe­ga­ron con una li­ma’ y así co­men­zó la con­ver­sa­ción”, re­cor­dó. Ra­quel Es­qui­vel se ha­bía ido de su ciu­dad na­tal des­pués de gra­duar­se de la high school en 2002 y no ha­bía vis­to a Die­go Es­qui­vel (no son fa­mi­lia­res) has­ta su en­cuen­tro ca­sual cin­co años des­pués. In­ter­cam­bia­ron nú­me­ros, y ella les co­men­tó que es­ta­ba a unas se­ma­nas de par­tir a un en­tre­na­mien­to de la Aca­de­mia de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za de los Es­ta­dos Uni­dos.

No que­da cla­ro si lo que si­guió cuen­ta co­mo una his­to­ria de amor o un re­la­to con fi­nal tris­te de una caí­da cues­ta aba­jo, pe­ro al fi­nal Ra­quel y Die­go ter­mi­na­ron en una pri­sión fe­de­ral. Ése es uno de los ries­gos cuan­do una agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za se in­vo­lu­cra con un nar­co­tra­fi­can­te.

Raí­ces en la fron­te­ra

Ra­quel Es­qui­vel, Die­go Es­qui­vel y Ra­món Pa­tuel cre­cie­ron en Del Río, una ciu­dad fron­te­ri­za de ape­nas 35 mil ha­bi­tan­tes, y asis­tie­ron a la Del Río High School. Die­go na­ció del otro la­do del río, en Ciu­dad Acu­ña, Coahui­la. Ra­quel cre­ció ha­blan­do prin­ci­pal­men­te es­pa­ñol, y via­ja­ba a Mé­xi­co ca­si ca­da do­min­go pa­ra asis­tir a una igle­sia Pro­tes­tan­te que su abue­la ini­ció en una pe­que­ña vi­lla en las afue­ras de Acu­ña.

“To­da es­ta his­to­ria de amor acer­ca de có­mo nos enamo­ra­mos y yo la ma­ni­pu­lé no fue cier­ta en ab­so­lu­to”, Die­go Es­qui­vel — nar­co­tra­fi­can­te con­vic­to.

Ra­quel co­men­zó de po­rris­ta des­de cuar­to año y con­ti­nuó a lo lar­go de ca­si to­da la high school. “Esa era mi pa­sión”, co­men­tó. Se de­di­có a eso con gus­to mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo me­se­ra en el Ra­ma­da Inn. Des­pués de su gra­dua­ción en 2002, se mu­dó 160 ki­ló­me­tros al Oes­te —a Hon­do, Te­xas— y co­no­ció al que se­ría el pa­dre de sus hi­jos. Lle­va­ron una re­la­ción de es­ti­ra y aflo­ja has­ta que ella re­gre­só a Del Río en 2006.

Ra­quel co­men­tó que ella no co­no­ció bien a Die­go en la es­cue­la. Lue­go de su en­cuen­tro for­tui­to en el sú­per mercado sa­lie­ron un par de ve­ces, pe­ro no era al­go se­rio”, co­men­tó.

Ra­quel con­tem­pló ad­qui­rir un em­pleo co­mo agen­te de La Ley, al­go que —se­gún di­jo— ja­más ha­bía con­si­de­ra­do has­ta que vio un anun­cio de va­can­tes en la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en un ci­ne lo­cal.

“Me di­je, ‘me pre­gun­to si po­dría com­ple­tar eso’”, co­men­tó. “Era ma­má sol­te­ra, ba­ta­llan­do. Ha­bla­ban del en­tre­na­mien­to, y me gus­tó el re­to”.

Cuan­do re­gre­só de su en­tre­na­mien­to de 17 se­ma­nas, Ra­quel y Die­go reanu­da­ron su re­la­ción. Eso se­ría un gra­ve error pa­ra la apren­diz de Agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

‘Ma­la in­fluen­cia’

Die­go te­nía un em­pleo diurno en la Ba­se de la Fuer­za Aé­rea Laugh­lin. Ra­quel ex­pre­só que ella creía que él tra­ba­ja­ba ahí co­mo conserje. Sin em­bar­go se­ría su otra ocu­pa­ción la que los arras­tra­ría cues­ta aba­jo.

De acuer­do con do­cu­men­tos en po­der de la Cor­te, Die­go creía que Ra­quel su­po des­de muy tem­prano en la re­la­ción, que Pa­tuel y él con­tra­ban­dea­ban ma­ri­gua­na por la fron­te­ra pa­ra nar­co­tra­fi­can­tes me­xi­ca­nos, y que “ella só­lo ten­dría que cui­dar­se”.

Die­go y Pa­tuel con­tro­la­ban una or­ga­ni­za­ción de in­tro­duc­ción de ma­ri­gua­na en Del Río des­de ma­yo del 2006, de acuer­do con do­cu­men­tos de la Cor­te pre­vios a la sen­ten­cia, que The Tri­bu­ne ob­tu­vo. Los dos usa­ban el La­go Amis­tad y el Río Pe­cos pa­ra con­tra­ban­dear dro­gas ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos, ac­tuan­do co­mo guías, des­car­gan­do la ma­ri­gua­na y ayu­dan­do con el trans­por­te, de acuer­do con el re­por­te. En su tes­ti­mo­nio, Die­go ad­mi­tió que se ha­bía in­vo­lu­cra­do en el trá­fi­co de ma­ri­gua­na des­de el 2002 y cru­zó do­ce­nas de car­ga­men­tos an­tes de re­la­cio­nar­se con Ra­quel.

Lue­go de reanu­dar su re­la­ción, se­gún do­cu­men­tos de la Cor­te, Ra­quel co­men­zó a dar­le in­for­ma­ción a Die­go so­bre cuá­les ca­rre­te­ras to­mar, ubi­ca­cio­nes de los sen­so­res y cuán­do mo­ni­to­rea­ban los ofi­cia­les la ram­pa del Río Pe­cos. Die­go ade­más tes­ti­fi­có que Ra­quel le dio un uni­for­me y una go­rra de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za. Des­de su cel­da en pri­sión fe­de­ral, Ra­quel ne­gó vehe­men­te­men­te las acu­sa­cio­nes de Die­go y lo acu­só de fa­bri­car los ale­ga­tos de la ro­pa. Ob­ser­vó que los fis­ca­les no pre­sen­ta­ron los su­pues­tos re­ga­los en el jui­cio, y tam­po­co de­mos­tra­ron que fal­ta­ra al­gún uni­for­me.

Los atra­pa­ron

Die­go y su so­cio, Pa­tuel, con­tra­ban­dea­ron con éxi­to dos car­gas de ma­ri­gua­na con la in­for­ma­ción de la agen­te, pe­ro los aga­rra­ron mien­tras trans­por­ta­ban el ter­cer car­ga­men­to, de acuer­do con do­cu­men­tos de la Cor­te. Die­go, Pa­tuel y Shan­non Way­ne Pier­ce fue­ron arres­ta­dos en di­ciem­bre de 2007 ba­jo car­gos fe­de­ra­les. A Die­go le impu­taron car­gos de cons­pi­ra­ción pa­ra po­seer más de mil ki­lo­gra­mos de ma­ri­gua­na con la in­ten­ción de dis­tri­buir­la. Ra­quel fue despedida de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en mar­zo de 2008 —mien­tras aún es­ta­ba en li­ber­tad ba­jo fian­za— y fue arres­ta­da dos me­ses des­pués ba­jo el mis­mo car­go.

¿Amor o di­ne­ro?

Cuan­do Ra­quel se pre­sen­tó a su jui­cio en abril de 2009, sus abo­ga­dos in­ten­ta­ron con­ven­cer al ju­ra­do que ella era una agen­te ce­ga­da por el amor ha­cia el chi­co de su ciu­dad na­tal que re­sul­tó ser un nar­co­tra­fi­can­te, dán­do­les inocen­te­men­te a Die­go y a Pa­tuel in­for­ma­ción da­da su re­la­ción ín­ti­ma con Die­go.

Du­ran­te su tes­ti­mo­nio, Die­go ad­mi­tió que veía a Ra­quel co­mo su no­via, usan­do la po­si­ción de ella pa­ra man­te­ner­se a sal­vo.

“Le hi­ce un par de pre­gun­tas y ella las con­tes­tó”, tes­ti­fi­có en el jui­cio de ella. “Me di­jo qué ha­cer y qué no ha­cer mien­tras es­ta­ba allá. Su­pon­go que me es­ta­ba cui­dan­do”.

Sin em­bar­go los fis­ca­les ar­gu­men­ta­ron que Ra­quel no era inocen­te. Pre­sen­ta­ron el tes­ti­mo­nio de Alon­so Gar­cía, un nar­co­tra­fi­can­te con­vic­to y co­no­ci­do de Ra­quel, quien tes­ti­fi­có que ella te­nía una gran can­ti­dad de ma­ri­gua­na an­tes de unir­se a la cons­pi­ra­ción de con­tra­ban­do de Die­go y Pa­tuel.

Ra­quel Es­qui­vel aún es­ta­ba en en­tre­na­mien­to pa­ra vol­ver­se agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za de los Es­ta­dos Uni­dos cuan­do se in­vo­lu­cró ro­mán­ti­ca­men­te con un nar­co­tra­fi­can­te. Los fis­ca­les de la Agen­cia de Pro­tec­ción de Adua­nas y Fron­te­ra tam­bién ar­gu­men­ta­ron que Ra­quel disfrutaba de las ga­nan­cias de las ope­ra­cio­nes de Die­go. Él tes­ti­fi­có que le com­pra­ba za­pa­tos y per­fu­me y pa­ga­ba sus ví­ve­res con el di­ne­ro del nar­co­trá­fi­co. Agre­gó que nun­ca le pa­gó en efec­ti­vo por su ayu­da.

El 30 de abril de 2009, un ju­ra­do en­con­tró cul­pa­ble a Ra­quel de cons­pi­ra­ción pa­ra po­seer con in­ten­ción de dis­tri­buir. “To­da es­ta his­to­ria de amor acer­ca de có­mo nos enamo­ra­mos y yo la ma­ni­pu­lé… no fue cier­ta en ab­so­lu­to”, de­cla­ró Die­go a The Tri­bu­ne du­ran­te una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca re­cien­te. Ra­quel tam­bién di­ce aho­ra que ellos nun­ca fue­ron no­vios ofi­cial­men­te.

Él se le vol­teó

Die­go se de­cla­ró cul­pa­ble de cons­pi­rar pa­ra po­seer ma­ri­gua­na con in­ten­ción de dis­tri­buir­la y fue sen­ten­cia­do a sie­te años en pri­sión y cin­co más de li­ber­tad con­di­cio­nal. Acep­tó tes­ti­fi­car con­tra Ra­quel. “Quie­ro re­du­cir mi con­de­na”, di­jo a la Cor­te.

Du­ran­te su tes­ti­mo­nio, Die­go des­cri­bió la ope­ra­ción de con­tra­ban­do y lis­tó nom­bres de la gen­te in­vo­lu­cra­da en el trá­fi­co. “A fin de cuen­tas, to­dos sa­bía­mos en lo que nos es­tá­ba­mos me­tien­do”, ex­pre­só en una en­tre­vis­ta re­cien­te. “Sim­ple­men­te es­tá­ba­mos vi­vien­do el mo­men­to —gen­te jo­ven ga­nan­do di­ne­ro e in­cons­cien­tes de to­do lo que po­dría pa­sar”.

Ra­quel con­ser­vó su ale­ga­to de inocen­cia a lo lar­go de to­do su jui­cio, y has­ta la fe­cha. Sin em­bar­go, los tes­ti­mo­nios de Die­go y Pa­tuel pe­sa­ron mu­cho so­bre ella.

“Él man­te­nía ro­llos de di­ne­ro en su de­par­ta­men­to”, re­cor­dó. Mi­ran­do ha­cia atrás, la­men­ta no ha­ber­se da­do cuen­ta de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do, pe­ro no lo con­si­de­ra­ba su no­vio.

Du­ran­te una en­tre­vis­ta de una ho­ra des­de su pri­sión, Ra­quel re­pe­ti­da­men­te ne­gó ha­ber da­do a Die­go de­ta­lles acer­ca de có­mo evi­tar ser atra­pa­do mien­tras cru­za­ba la fron­te­ra con cien­tos de ki­lo­gra­mos de ma­ri­gua­na, y pro­por­cio­nó de buen gra­do su re­por­te de pre­sen­ten­cia se­lla­do a The Tri­bu­ne co­mo evi­den­cia de que no tie­ne al­go que ocul­tar.

Ale­ga que Die­go mo­di­fi­có los he­chos pa­ra sal­var­se, in­clu­yen­do el ter­gi­ver­sar una con­ver­sa­ción inocen­te y ge­né­ri­ca acer­ca de có­mo fun­cio­nan los sen­so­res de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za con­vir­tién­do­la en una fal­sa acu­sa­ción de que ella le da­ba las ubi­ca­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de los sen­so­res.

“A él le iban a dar una con­de­na muy lar­ga. Es un ni­ño bo­ni­to.”, di­jo. “De nin­gu­na ma­ne­ra iba a du­rar to­do ese tiem­po”.

Sin pie­dad de la Cor­te

La juez de Dis­tri­to de los Es­ta­dos Uni­dos Alia Mo­ses pre­si­dió el ca­so de Ra­quel. De acuer­do con re­gis­tros de la Cor­te, mos­tró po­ca sim­pa­tía ha­cia la exa­gen­te du­ran­te su au­dien­cia de sen­ten­cia en no­viem­bre de 2009.

Mo­ses, nom­bra­da por el en­ton­ces pre­si­den­te Geor­ge W. Bush en 2002, es fa­mo­sa por ser du­ra con In­mi­gra­ción y ha ma­ne­ja­do mu­chos ca­sos de co­rrup­ción de Del Río.

“¿Es es­to lo que en­se­ña­rás a tus ni­ños?”, pre­gun­tó Mo­ses a Ra­quel. “¿Que ven­des a tus com­pa­ñe­ros y ven­des to­do lo que de­be­rías de­fen­der, por un par de za­pa­tos? Eso es ver­gon­zo­so. Es tris­te. Es re­pul­si­vo y re­pug­nan­te”.

Su abo­ga­do, Gre­gory To­rres, di­jo que no le sor­pren­día la du­re­za de la sen­ten­cia que re­ci­bió Ra­quel. El ran­go de sen­ten­cia era de 151 a 188 me­ses, de acuer­do a los ex­pe­dien­tes. La sen­ten­cia­ron a 15 años.

“A los agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za los su­je­tan a es­tán­da­res más al­tos, y así de­be ser”, ex­pli­có To­rres. “No pue­des po­ner­te una cha­ma­rra de los Spurs y ju­gar pa­ra los Roc­kets”.

Ra­quel aún se po­ne un uni­for­me ver­de to­dos los días, pe­ro no es el de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za. Aho­ra usa un jum­per del Bu­ró Fe­de­ral de Pri­sio­nes.

Los tres nar­co­tra­fi­can­tes in­vo­lu­cra­dos en el ca­so —Die­go Es­qui­vel, Pa­tuel y Pier­ce— ter­mi­na­ron ya su con­de­na y los li­be­ra­ron, pe­ro Ra­quel con­ti­nua­rá en la cár­cel has­ta el 2022.

RA­QUEL ES­QUI­VEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.