To­da per­so­na pue­de ser un agen­te del bien

El Diario de El Paso - - Opinión - Ra­bino Le­vi Green­berg Pa­ra apren­der más so­bre El Re­be, vi­si­te www.TheReb­be.org.

No es co­mún te­ner la opor­tu­ni­dad de es­tar en la pre­sen­cia de un hom­bre de re­le­van­cia glo­bal, quien tie­ne una ín­ti­ma y pro­fun­da in­fluen­cia en tu vi­da per­so­nal. Sien­do un ni­ño, tu­ve la bue­na for­tu­na de te­ner bre­ves en­cuen­tros con el Lu­ba­vit­cher Re­be, el ra­bino Me­na­jem M. Scheer­son, de san­tí­si­ma me­mo­ria.

Ca­da do­min­go, a par­tir de 1986, mi­les de per­so­nas acu­dían a ver al Re­be, en bus­ca de sus ben­di­cio­nes y con­se­jo. El Re­be le da­ba a ca­da per­so­na un dó­lar pa­ra que lo des­ti­na­ran a la ca­ri­dad. Él les ex­pli­ca­ba que cuan­do dos per­so­nas se co­no­cen, el en­cuen­tro de­be be­ne­fi­ciar a un ter­ce­ro: es por eso que él le da­ba a ca­da vi­si­tan­te la mi­sión de la ca­ri­dad pa­ra per­pe­tuar la bue­na vo­lun­tad de ese bre­ve en­cuen­tro.

To­dos eran bien­ve­ni­dos, sin im­por­tar la ra­za, co­lor de piel o re­li­gión. Yo re­cuer­do las lar­gas y di­ver­sas fi­las de per­so­nas en es­pe­ra de re­unir­se con es­te lí­der mun­dial que ge­nui­na­men­te se preo­cu­pa­ba por esa in­va­lua­ble in­ter­ac­ción con ca­da in­di­vi­duo. Esas me­mo­rias de la in­fan­cia de re­ci­bir un dó­lar en es­tas vi­si­tas son las más pre­cia­das que ten­go. Pos­te­rior­men­te en­ten­dí que el dó­lar re­pre­sen­ta­ba la fir­me creen­cia del Re­be de que ca­da per­so­na pue­de ser un agen­te del bien.

Mien­tras que el im­pac­to glo­bal del Re­be no tie­ne pa­ra­le­lo en la his­to­ria ju­día, era su en­fo­que en el po­der del in­di­vi­duo que ins­pi­ra­ba tan­to a sus dis­cí­pu­los y ad­mi­ra­do­res. Es­to mo­ti­va­ba a sus mi­les de in­can­sa­bles emi­sa­rios pa­ra mu­dar­se a esos bas­tio­nes aban­do­na­dos de la vi­da ju­día y lle­var has­ta ahí la ale­gría de vi­vir el ju­daís­mo. Pa­ra ayu­dar y ofre­cer­le a ca­da ju­dío la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar y for­mar par­te de su he­ren­cia. Nin­gu­na co­mu­ni­dad era demasiado pe­que­ña ni es­ta­ba demasiado le­jos ni tan fal­ta de es­pe­ran­za.

Mi fa­mi­lia fue afor­tu­na­da de for­mar par­te del ejér­ci­to de emi­sa­rios del Re­be, des­de el es­ta­ble­ci­mien­to del Cha­bad Lu­ba­vitch en El Pa­so en 1986.

Yo te­nía ocho años cuan­do El Re­be mu­rió en el ve­rano de 1994. Via­ja­mos a Brooklyn pa­ra par­ti­ci­par en el fu­ne­ral mul­ti­tu­di­na­rio y vi­si­ta­mos el lu­gar de

Ca­da ac­to de bon­dad ha­ce del mun­do un mejor lu­gar

des­can­so del Re­be al día si­guien­te. Años des­pués apren­dí que los es­tu­dio­sos de ese tiem­po pre­di­je­ron la des­apa­ri­ción del mo­vi­mien­to Ja­bad-Lu­ba­vitch (co­mo se es­cri­be en es­pa­ñol), pe­ro ocu­rrió jus­to lo opues­to.

Sien­do un ni­ño es­ta­ba cons­cien­te de la gran in­fluen­cia que el Re­be te­nía en nues­tras vi­das, la cual só­lo con­ti­nuó y se in­ten­si­fi­có des­pués de ese día de ve­rano de 1994. Con el tiem­po es­ta con­cien­cia cre­ció y ma­du­ró, re­sul­tan­do en mi com­pro­mi­so de vi­da ha­cia el tra­ba­jo del Re­be. Es­te no es un fe­nó­meno po­co co­mún. Mi­les de ni­ños de mi edad com­par­tie­ron es­ta mis­ma ex­pe­rien­cia. Por el trans­cur­so de dos dé­ca­das des­pués, esos ni­ños de ocho años de 1994 se unie­ron a la red glo­bal del Ja­bad, la cual ha tri­pli­ca­do su ta­ma­ño des­de aquel pro­fé­ti­co día.

Mien­tras que mu­chos se pre­gun­tan có­mo fue que su­ce­dió es­to, yo pre­fie­ro en­fo­car­me en las eter­nas lec­cio­nes del Re­be que con­ti­núan dan­do for­ma a las vi­das de mu­chas per­so­nas. Du­ran­te to­da su vi­da, él edu­có a to­dos aque­llos que es­ta­ban dis­pues­tos a es­cu­char que es­te mun­do es un jar­dín del bien di­vino, y que ca­da ser hu­mano es un agen­te que re­ve­la­rá es­ta in­he­ren­te cua­li­dad de nues­tra reali­dad. Nin­gu­na ac­ción es demasiado pe­que­ña y nin­gu­na per­so­na es in­sig­ni­fi­can­te. Es­ta po­de­ro­sa idea re­sue­na hoy más que nun­ca.

Aho­ra que ce­le­bra­re­mos el aniver­sa­rio luc­tuo­so del Re­be el sá­ba­do 9 de ju­lio, los ins­to a us­te­des a que de­di­quen unos mi­nu­tos de su tiem­po y re­fle­xio­nen so­bre có­mo ca­da uno de no­so­tros po­de­mos ha­cer el bien to­dos los días. Dar a la ca­ri­dad. Tra­tar a los de­más con res­pe­to. Mos­trar más con­si­de­ra­ción por nues­tras fa­mi­lias, ami­gos y ve­ci­nos. Par­ti­ci­par en tra­ba­jos de bien y ac­cio­nes de ca­ri­dad. Por­que ca­da ac­to de bon­dad ha­rá que es­te mun­do sea mejor y apre­su­ra el co­mien­zo de una era cuan­do el bien, la paz y la li­ber­tad abun­da­rán pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.