Trump ha en­con­tra­do un vi­ce­pre­si­den­te ob­vio

El Diario de El Paso - - Opinión - Fa­reed Za­ka­ria The Was­hing­ton Post Wri­ters Group com­ments@fa­reed­za­ka­ria.com

Nue­va York— Lí­de­res re­pu­bli­ca­nos ta­les co­mo el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan, han ex­pli­ca­do que su fun­da­men­to prin­ci­pal por el cual apo­yan a Do­nald Trump es que so­la­men­te él pue­de ase­gu­rar el éxi­to de ideas con­ser­va­do­ras, de mercado li­bre. La al­ter­na­ti­va, se­ña­la Ryan, es Hi­llary Clin­ton, quien úni­ca­men­te con­ti­nua­ría las po­lí­ti­cas de Ba­rack Oba­ma. Uno se pre­gun­ta có­mo ha­rá Ryan pa­ra con­ti­nuar jus­ti­fi­can­do su apo­yo, aho­ra que Trump ha pues­to en cla­ro que se pre­sen­ta­rá a la Pre­si­den­cia co­mo el can­di­da­to más pro­tec­cio­nis­ta des­de la dé­ca­da del ’20. En cuan­to al te­ma cen­tral del co­mer­cio, Trump com­par­te am­plia­men­te la pos­tu­ra de Ber­nie San­ders y se po­si­cio­na sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a la iz­quier­da de Oba­ma y Clin­ton.

El co­mer­cio li­bre es­tá en el cen­tro de los mer­ca­dos li­bres. ‘The Wealth of Na­tions’ (‘La ri­que­za de las na­cio­nes’) de Adam Smith, fue en gran par­te una crí­ti­ca de la re­gu­la­ción del Go­bierno, de su ma­ni­pu­la­ción y fiscalidad del co­mer­cio, to­do lo cual, ar­gu­men­tó Smith, so­ca­va el cre­ci­mien­to y la pros­pe­ri­dad. Ryan com­pren­de bien es­to, ra­zón por la cual ha vo­ta­do a fa­vor de to­do acuer­do de li­bre co­mer­cio que se le pre­sen­tó du­ran­te el Con­gre­so: con Pe­rú, Co­rea del Sur, Amé­ri­ca Cen­tral, Aus­tra­lia, Sin­ga­pur y Chi­le. Ryan tam­bién apo­yó agre­si­va­men­te otor­gar a la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma ‘au­to­ri­dad de pro­mo­ción del co­mer­cio’, pa­ra que pu­die­se com­ple­tar un acuer­do de co­mer­cio con paí­ses asiá­ti­cos.

Trump, por el otro la­do, con­si­de­ra el li­bre co­mer­cio co­mo la cau­sa del de­cli­ve de Es­ta­dos Uni­dos. Ha cri­ti­ca­do prác­ti­ca­men­te to­dos los acuer­dos de co­mer­cio que ha rea­li­za­do Es­ta­dos Uni­dos re­cien­te­men­te. Pa­ra él, la en­tra­da de Chi­na en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio ha si­do ‘desas­tro­sa’. Las opi­nio­nes de Trump en es­tos asun­tos del co­mer­cio, la pro­duc­ción es­ta­dou­ni­den­se, y aho­ra el Bre­xit, en gran me­di­da son in­dis­tin­gui­bles de las de Ber­nie San­ders. Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos con­ti­núan lla­man­do a San­ders un so­cia­lis­ta y a Trump un con­ser­va­dor.

El lla­ma­do tan­to de Trump co­mo de San­ders, ha cau­sa­do que va­rios po­lí­ti­cos di­gan cli­chés acer­ca de los pro­fun­dos pro­ble­mas con la glo­ba­li­za­ción. Es cier­to que dos ta­len­to­sos po­pu­lis­tas han si­do ca­pa­ces de dar voz a los mie­dos de las per­so­nas en cuan­to a un mun­do que cam­bia con ve­lo­ci­dad. Pe­ro es­to no al­te­ra la ver­dad. Su car­ga cen­tral es fal­sa. El li­bre co­mer­cio no ha cau­sa­do el hun­di­mien­to de la pro­duc­ción es­ta­dou­ni­den­se.

La pro­duc­ción co­mo par­te de to­dos los tra­ba­jos es­ta­dou­ni­den­ses ha es­ta­do en de­te­rio­ro por 70 años, co­mo as­pec­to de una tran­si­ción ex­pe­ri­men­ta­da por to­da eco­no­mía in­dus­trial avan­za­da. To­dos los de­más paí­ses desa­rro­lla­dos, des­de Aus­tra­lia has­ta Gran Bre­ta­ña a Ale­ma­nia, que es a me­nu­do con­si­de­ra­da co­mo in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, han vis­to de­cli­ves si­mi­la­res en los úl­ti­mos de­ce­nios. In­clu­so Co­rea del Sur, que ha pro­ba­do dis­tin­tos ti­pos de pro­tec­cio­nis­mo, ha ex­pe­ri­men­ta­do una caí­da en la pro­duc­ción ya que se ha con­ver­ti­do en una eco­no­mía más avan­za­da. Es­te cam­bio se de­be en par­te al li­bre co­mer­cio, pe­ro se­rios es­tu­dios mues­tran que una ma­yor cau­sa es la tec­no­lo­gía. Hoy en día, un me­ta­lúr­gi­co pro­du­ce cin­co ve­ces más me­tal por ho­ra que el que pro­du­cía en 1980.

La tec­no­lo­gía es­tá trans­for­man­do la eco­no­mía glo­bal en ma­ne­ras que no son fa­vo­ra­bles al em­pleo. En su apo­geo, Ko­dak, la em­pre­sa lí­der en fo­to­gra­fía de su épo­ca, em­plea­ba a 140 mil per­so­nas, tal co­mo se­ña­la Ja­ron La­nier. Su equi­va­len­te en el pre­sen­te, Ins­ta­gram, tu­vo una nó­mi­na sa­la­rial de so­la­men­te 13 cuan­do fue com­pra­da por Fa­ce­book. Eso no se de­be al co­mer­cio con Chi­na o Mé­xi­co.

Cre­cí en un país, In­dia, en las dé­ca­das del ’60 y ’70, que se­guía po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas ba­sa­das en la idea de que el li­bre co­mer­cio era de­sas­tro­so y que la pro­duc­ción na­cio­nal de­bía pro­te­ger­se. Esas po­lí­ti­cas de ‘sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes’, só­lo ase­gu­ra­ban que In­dia ter­mi­na­ra con in­dus­trias ab­so­lu­ta­men­te in­efi­cien­tes, es­cle­ró­ti­cas, que cos­ta­ba a los con­tri­bu­yen­tes vas­tas su­mas de di­ne­ro y man­te­nía al país po­bre y es­tan­ca­do. El re­gis­tro his­tó­ri­co es cla­ro. En los úl­ti­mos 50 años, los paí­ses que han cre­ci­do más son aque­llos que se han abier­to a los mer­ca­dos glo­ba­les.

No es sor­pren­den­te que Ber­nie San­ders pro­mue­va las po­lí­ti­cas de go­bier­nos fra­ca­sa­dos so­cia­lis­tas y cua­si so­cia­lis­tas de dé­ca­das pa­sa­das. Tam­po­co re­sul­ta ex­tra­or­di­na­rio que Do­nald Trump, cu­yas opi­nio­nes en to­do son un ex­tra­ño re­vol­ti­jo de reac­cio­nes ins­tin­ti­vas, pre­jui­cio y emo­ción, las en­cuen­tre atra­yen­tes. No obs­tan­te, es im­pre­sio­nan­te que se­rios re­pu­bli­ca­nos con­ser­va­do­res que son fie­les a ideas de li­bre co­mer­cio es­tén apo­yan­do a Trump, mi­ran­do en otra di­rec­ción y cru­zan­do sus de­dos. El cos­to de ello es aho­ra cla­ro: Do­nald Trump trans­for­ma­rá el Par­ti­do Re­pu­bli­cano de los Es­ta­dos Uni­dos en un par­ti­do pro­tec­cio­nis­ta y na­cio­na­lis­ta. La de­ci­sión ló­gi­ca pa­ra el vi­ce­pre­si­den­te de es­te nue­vo par­ti­do es ob­via: Ber­nie San­ders.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.