El FBI ve a Clin­ton a tra­vés del es­pe­jo

El Diario de El Paso - - Portada - • Ru­bén Na­va­rret­te Jr.

San Die­go— Pro­ba­ble­men­te ha­blan­do por mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, Mitt Rom­ney di­jo, re­cien­te­men­te, que no vo­ta­rá ni por Do­nald Trump ni por Hi­llary Clin­ton.

“Es una cues­tión de con­cien­cia per­so­nal”, ex­pre­só Rom­ney a John Dic­ker­son, de CBS News. “No pue­do vo­tar por nin­gu­na de esas dos per­so­nas”.

Es­toy con Mitt. Los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos le fa­lla­ron a Es­ta­dos Uni­dos por­que no pro­du­je­ron –me­dian­te sus res­pec­ti­vos y su­ma­men­te du­do­sos pro­ce­sos de no­mi­na­ción– can­di­da­tos de in­te­gri­dad irre­pro­cha­ble, só­li­do tem­pe­ra­men­to y sen­sa­tez.

La ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos es­tá si­guien­do a un in­di­vi­duo que no es se­rio, no es agra­da­ble y es­tá tras­tor­na­do. Los de­mó­cra­tas ofre­cen una no­mi­na­da que no es fia­ble, de la que no se pue­de de­pen­der y que mien­te.

Los de­fec­tos de Trump se vuel­ven cla­ros ca­da vez que abre la bo­ca. Los de Clin­ton han vuel­to a sur­gir en el es­cán­da­lo re­la­ti­vo a la for­ma en que ma­ne­jó men­sa­jes elec­tró­ni­cos de­li­ca­dos y cla­si­fi­ca­dos en un ser­vi­dor pri­va­do.

Ése fue el te­ma de la inusi­ta­da se­sión in­for­ma­ti­va de pren­sa del di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, el mar­tes.

Mi par­te pre­fe­ri­da fue cuan­do Co­mey di­jo esen­cial­men­te que no hu­bo na­da que hi­cie­ra la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do con su ser­vi­dor pri­va­do que me­rez­ca cas­ti­go por­que “no ha­lla­mos prue­bas cla­ras de que la se­cre­ta­ria Clin­ton o sus co­le­gas in­ten­ta­ran vio­lar las le­yes que go­bier­nan la in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da”.

Co­mey tam­bién di­jo que el FBI “no ha­lló prue­bas de que se hu­bie­ran bo­rra­do in­ten­cio­nal­men­te emails re­la­ti­vos al tra­ba­jo, en un es­fuer­zo por ocul­tar­los”.

Pe­ro des­pués, cer­ca del fi­nal de sus co­men­ta­rios, Co­mey de­jó cla­ro que “en cir­cuns­tan­cias si­mi­la­res, una per­so­na que lle­va­ra a ca­bo esa ac­ti­vi­dad” po­dría ter­mi­nar sien­do cas­ti­ga­da.

Bien­ve­ni­dos al FBI en el País de las Ma­ra­vi­llas. No in­ten­ten en­ten­der­lo. Só­lo los ha­rá mon­tar en có­le­ra.

Fe­li­ci­ta­cio­nes a Clin­ton. Se sal­vó de la acu­sa­ción. A sa­bien­das o no, in­ten­cio­nal­men­te o no, pa­re­ce ha­ber he­cho exac­ta­men­te lo que la ley fe­de­ral di­ce que uno no pue­de ha­cer sin co­me­ter un de­li­to ma­yor. Y sin em­bar­go, se­gún Co­mey, no es pro­ba­ble que un fis­cal lle­ve esa cau­sa a jui­cio.

Es­pe­cial­men­te un fis­cal de ca­rre­ra que ejer­ce co­mo fis­cal ge­ne­ral, y pro­ba­ble­men­te le gus­ta­ría se­guir ejer­cien­do des­pués de es­te año, lo cual es muy im­pro­ba­ble si Trump re­sul­ta elec­to pre­si­den­te.

El di­rec­tor del FBI lo ex­pre­só de la si­guien­te ma­ne­ra: “Aun­que hay prue­bas de vio­la­cio­nes po­ten­cia­les de las le­yes con res­pec­to al ma­ne­jo de la in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da, nues­tra con­clu­sión es que nin­gún fis­cal ra­zo­na­ble pre­sen­ta­ría una cau­sa tal”.

Un mi­nu­to. ¿Des­de cuán­do un or­ga­nis­mo de in­ves­ti­ga­ción tra­ta de po­ner­se en los za­pa­tos de un fis­cal an­tes de re­co­men­dar si de­ben pres­tar­se car­gos con­tra un in­di­vi­duo? Se su­po­ne que to­do el mun­do de­be ha­cer su tra­ba­jo y no ha­cer el de los de­más. Las fuer­zas de se­gu­ri­dad –en es­te ca­so, el FBI– de­be de­ter­mi­nar si una per­so­na de­be ser impu­tada o no, eva­luan­do los he­chos del ca­so y no le­yen­do la men­te de los fis­ca­les.

Fi­nal­men­te, di­jo Co­mey, tras exa­mi­nar in­ves­ti­ga­cio­nes pa­sa­das en el ma­ne­jo inade­cua­do de in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da, la ofi­ci­na no pu­do “en­con­trar un ca­so que apo­ya­ra la pre­sen­ta­ción de car­gos pe­na­les por es­tos he­chos”.

Nue­va­men­te, el FBI es­tá ha­cien­do ho­ras ex­tras. Se ex­tra­li­mi­ta exa­mi­nan­do no só­lo in­ves­ti­ga­cio­nes pa­sa­das (lo cual es­tá bien) sino tam­bién pro­ce­sos an­te­rio­res (lo cual no es­tá bien).

Co­mey con­clu­yó que el ca­so con­tra Clin­ton no se ajus­ta­ba al pa­trón de ca­sos an­te­rio­res que se lle­va­ron a jui­cio. Por ejem­plo, otros ca­sos, in­vo­lu­cra­ban “un ma­ne­jo inade­cua­do de la in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da cla­ra­men­te in­ten­cio­nal y de­li­be­ra­do”.

Un se­gun­do. Aquí, pa­re­ce que Co­mey se ol­vi­dó de lo que di­jo al co­mien­zo de la se­sión, cuan­do de­jó en cla­ro que la in­ves­ti­ga­ción exa­mi­nó si el ma­ne­jo de los emails de Clin­ton en su ser­vi­dor pri­va­do es­tu­vo “en vio­la­ción de la ley fe­de­ral que con­si­de­ra un de­li­to ma­yor ma­ne­jar inade­cua­da­men­te la in­for­ma­ción, ya sea in­ten­cio­nal­men­te o en for­ma ex­tre­ma­da­men­te ne­gli­gen­te”.

Así que el ma­ne­jo inade­cua­do de la in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da no pre­ci­sa ser in­ten­cio­nal pa­ra ser un de­li­to ma­yor. Sin em­bar­go, al bus­car un es­tán­dar, el di­rec­tor se ajus­tó a ca­sos an­te­rio­res don­de fue in­ten­cio­nal. Eso es una lo­cu­ra.

Co­mo di­je, es el FBI en el País de las Ma­ra­vi­llas. ¿Al­guien quie­re té?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.