Tras ase­si­na­to, tra­ba­ja en su pro­pia aler­ta Ám­bar

El Diario de El Paso - - Opinión - Fe­li­cia Fonseca / As­so­cia­ted Press

Flags­taff, Ari­zo­na— Lue­go que una ni­ña fue­ra se­cues­tra­da en la Na­ción Na­va­jo y en­con­tra­da muer­ta al día si­guien­te, fun­cio­na­rios tri­ba­les en­fren­tan du­ras pre­gun­tas de por qué un sis­te­ma de aler­ta Ám­bar, que fue pro­pues­to ha­ce años, nun­ca fue im­ple­men­ta­do.

Aho­ra, la pro­pues­ta de los fun­cio­na­rios Na­va­jo de cons­truir su pro­pio sis­te­ma pa­ra cu­brir la re­ser­va­ción de 27 mil mi­llas cua­dra­das, el cual se­rá el pri­mer sis­te­ma es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra un te­rri­to­rio tri­bal, es­tá di­ri­gien­do su aten­ción ha­cia los de­más sis­te­mas que han es­ta­do uti­li­zan­do en Ari­zo­na, Nue­vo Mé­xi­co y Utah.

Los sis­te­mas de los es­ta­dos que abar­can a la Na­ción Na­va­jo son si­mi­la­res, pe­ro tie­nen pe­que­ñas di­fe­ren­cias que evi­tan que las aler­tas de me­no­res se­cues­tra­dos no sean en­via­das de ma­ne­ra si­mul­tá­nea y por to­da la re­ser­va­ción en­te­ra.

De tal ma­ne­ra no to­man de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca la aler­ta de otro es­ta­do, por lo que la tri­bu tie­ne que con­tac­tar­se con ca­da uno pa­ra ase­gu­rar­se que la aler­ta cum­ple con sus cri­te­rios.

La pro­pues­ta de la tri­bu no ten­drá que con­sul­tar las aler­tas de los es­ta­dos y en­via­rá sus aler­tas di­rec­ta­men­te a to­da la re­ser­va­ción.

Los fun­cio­na­rios Na­va­jo di­je­ron que si­guie­ron el pro­to­co­lo pa­ra lan­zar el co­mu­ni­ca­do so­bre la des­apa­ri­ción de Ashlyn­ne Mi­ke, de 11 años, el pa­sa­do 2 de ma­yo, pe­ro tam­bién di­je­ron ha­ber­le fa­lla­do a la me­nor al no ha­ber emi­ti­do una aler­ta has­ta las pri­me­ras ho­ras del día si­guien­te en Nue­vo Mé­xi­co. La aler­ta fue trans­mi­ti­da bre­ve­men­te en Ari­zo­na.

“Esas son las di­fi­cul­ta­des so­bre có­mo va­mos a so­lu­cio­nar esos pro­ble­mas y emi­tir las aler­tas”, di­jo Har­lan Cle­ve­land, quien re­cien­te­men­te se con­vir­tió en un coor­di­na­dor cer­ti­fi­ca­do de la Aler­ta Ám­bar pa­ra la Na­ción Na­va­jo.

“Aún te­ne­mos que ha­blar a ca­da es­ta­do y de­cir ‘es­to es lo que es­tá pa­san­do’”.

Las con­tra­par­tes de Cle­ve­land en Nue­vo Mé­xi­co, Ari­zo­na y Utah di­cen que ellos apo­ya­rán los es­fuer­zos de la tri­bu pa­ra crear un sis­te­ma de aler­ta in­de­pen­dien­te y que una me­jor co­mu­ni­ca­ción es ne­ce­sa­ria en­tre los es­ta­dos y los fun­cio­na­rios tri­ba­les. Pe­ro no to­dos creen que sea ne­ce­sa­rio, da­do el ex­ten­so al­can­ce de las aler­tas por te­le­vi­sión y trans­mi­sio­nes de ra­dio, te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, y anun­cios elec­tró­ni­cos en los ca­mi­nos. La Na­ción Na­va­jo se ha im­pues­to una fe­cha lí­mi­te de 60 días pa­ra te­ner lis­to el sis­te­ma, una me­di­da que se to­mó po­co des­pués de que las au­to­ri­da­des di­je­ran que un ex­tra­ño subió a Ashlyn­ne a una van, lue­go la agre­dió se­xual­men­te y lue­go la ma­tó a gol­pes.

El pre­si­den­te tri­bal, Rus­sell Be­ga­ye, es­ta­ble­ció una fuer­za tác­ti­ca pa­ra crear un sis­te­ma de aler­ta.

Cle­ve­land di­jo que la me­ta es aler­tar a to­dos en la re­ser­va­ción so­bre desas­tres na­tu­ra­les, emer­gen­cias cli­ma­to­ló­gi­cas, y per­so­nas des­apa­re­ci­das y en pe­li­gro, pe­ro eso to­ma­rá tiem­po.

Por aho­ra, la tri­bu se es­tá aso­cian­do con los es­ta­dos, con­si­guien­do cien­tos de res­pon­dien­tes tri­ba­les en­tre­na­dos en las aler­tas Ám­bar y ase­gu­ran­do que to­dos se­pan a quien lla­mar cuan­do una me­nor des­apa­re­ce.

Po­cos me­no­res na­ti­vo-ame­ri­ca­nos se con­vier­ten en ob­je­ti­vos de las aler­tas Ám­bar, de acuer­do con el Cen­tro Na­cio­nal

Lo que quie­ren es cu­brir al mis­mo tiem­po to­do su te­rri­to­rio que abar­ca Ari­zo­na, Nue­vo Mé­xi­co y Utah; las ac­tua­les tra­ba­jan por se­pa­ra­do

pa­ra Me­no­res Des­apa­re­ci­dos y Ex­plo­ta­dos. En el 2014, el cen­tro con­tó a ocho, o un tres por cien­to. Las aler­tas no dis­tin­guen en­tre me­no­res se­cues­tra­dos den­tro o fue­ra del te­rri­to­rio tri­bal.

La Na­ción Na­va­jo fue pues­ta a prue­ba un mes des­pués de la muer­te de Ashlyn­ne, cuan­do dos ni­ños de Wheat­fields, Ari­zo­na, des­apa­re­cie­ron.

La Aler­ta Ám­bar emi­ti­da por los ni­ños fue la pri­me­ra que la tri­bu so­li­ci­tó a una agen­cia es­ta­tal. Los ni­ños fue­ron en­con­tra­dos a sal­vo.

Ese éxi­to se al­can­zó des­pués de que la tri­bu no lan­za­ra una ini­cia­ti­va an­te­rior pa­ra im­ple­men­tar un sis­te­ma de aler­ta en la re­ser­va­ción.

Se nom­bró a un coor­di­na­dor de Aler­ta Ám­bar, se es­cri­bió una nor­ma y se otor­ga­ron 330 mil dó­la­res en fon­dos fe­de­ra­les co­mo par­te de un pro­yec­to pi­lo­to del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos que fue anun­cia­do en el 2007 pa­ra ex­pan­dir las aler­tas Ám­bar ha­cia los te­rri­to­rios de las tri­bus na­ti­vo-ame­ri­ca­nas.

Klan­dre Wi­llie y su ma­dre, Jay­celyn Blac­kie, par­ti­ci­pa­ron el 4 de ma­yo en la vi­gi­lia en ho­nor de la ado­les­cen­te Ashlyn­ne Mi­ke, abu­sa­da y muer­ta por un hom­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.