• La­ti­nos te­men más re­pre­sión y des­con­fian­za ha­cia mi­no­rías

El Diario de El Paso - - Portada - Kar­la Val­dez y An­na Ma­cías / El Dia­rio de El Pa­so

Da­llas— La co­mu­ni­dad la­ti­na te­me que el ata­que a los po­li­cías de es­ta ciu­dad au­men­te la ten­sión y la des­con­fian­za ha­cia las mi­no­rías, y que es­to re­sul­te en po­si­bles abu­sos.

“El am­bien­te en la ciu­dad es­tá muy ten­so y la po­li­cía es­tá asus­ta­da. A to­dos nos to­mó por sor­pre­sa tan­ta vio­len­cia”, di­jo Héc­tor Flo­res, ex di­rec­tor de la Li­ga de Ciu­da­da­nos La­ti­noa­me­ri­ca­nos Uni­dos (LULAC).

El ac­ti­vis­ta in­sis­te que ca­sos de vio­len­cia con tin­tes ra­cis­tas “no pue­den se­guir co­bran­do más vi­das” ya que con­si­de­ra que de­rra­man­do san­gre no es la for­ma de re­me­diar es­tas di­fe­ren­cias.

Re­co­no­ció que aquí y en otras ur­bes es­ta­dou­ni­den­ses la Po­li­cía ha co­me­ti­do ex­ce­sos con­tra la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na, “pe­ro no por eso vas a ma­tar a po­li­cías. Así no se ha­ce jus­ti­cia”.

Flo­res con­si­de­ra que es­te aten­ta­do pue­de afec­tar la re­la­ción en­tre la Po­li­cía y los la­ti­nos, si los agen­tes co­mien­zan a ver a to­da mi­no­ría co­mo un po­si­ble agre­sor.

Se di­jo preo­cu­pa­do de que a raíz de lo su­ce­di­do las au­to­ri­da­des li­mi­ten su de­re­cho a ma­ni­fes­tar­se, de­bi­do a que la em­bos­ca­da ocu­rrió mien­tras los po­li­cías man­te­nían el or­den en una pro­tes­ta por el ase­si­na­to de dos afro­ame­ri­ca­nos en Min­ne­so­ta y Lui­sia­na.

“No­so­tros he­mos he­chos las pro­tes­tas más gran­des en el país en los úl­ti­mos años, pe­ro aho­ra cuan­do di­gas ‘pro­tes­ta’ las au­to­ri­da­des se pon­drán a la de­fen­si­va por­que pen­sa­rán que es otra em­bos­ca­da en su con­tra”, di­jo Flo­res.

Te­re­so Or­tiz, di­rec­tor de Ca­sa de Gua­na­jua­to en Da­llas, una or­ga­ni­za­ción que lu­cha por los de­re­chos de la co­mu­ni­dad His­pa­na, hi­zo eco de ta­les preo­cu­pa­cio­nes.

“Es­to es al­go que afec­ta no so­lo a las víc­ti­mas, nos afec­ta a to­dos los que vi­vi­mos aquí por­que es mu­cha la ten­sión es mu­cha y no sa­be­mos qué me­di­das pien­san to­mar las au­to­ri­da­des”, co­men­tó.

Las ten­sio­nes en­tre la Po­li­cía de Da­llas y la co­mu­ni­dad la­ti­na se re­mon­tan a ju­lio de 1973, cuan­do un agen­te ma­tó al ni­ño San­tos Ro­drí­guez, de 12 años, mien­tras le apun­ta­ba una pis­to­la y lo in­te­rro­ga­ba so­bre el ro­bo de 8 dó­la­res de una má­qui­na dis­pen­sa­do­ra de dul­ces.

Esa tra­ge­dia mar­có una lar­ga his­to­ria de re­la­cio­nes con­flic­ti­vas en­tre la po­li­cía de Da­llas y la co­mu­ni­dad his­pa­na. De­ce­nas más de afro­ame­ri­ca­nos e his­pa­nos en Da­llas han muer­to

en in­ci­den­tes in­jus­tos a tra­vés de los años.

“Las re­la­cio­nes de nues­tra co­mu­ni­dad con la po­li­cía de Da­llas han es­ta­do ten­sas des­de el mo­men­to que ma­ta­ron a San­tos Ro­drí­guez”, ex­pli­có Do­min­go Gar­cía, pre­si­den­te de LULAC 102. “En el 1984, 17 la­ti­nos y dos afro­ame­ri­ca­nos mu­rie­ron in­de­bi­da­men­te en ma­nos de la po­li­cía de Da­llas”.

Gar­cía tie­ne fe que el je­fe de la Po­li­cía de Da­llas Da­vid Brown, un afro­ame­ri­cano, va a con­mi­nar a sus agen­tes a que res­pe­ten los de­re­chos ci­vi­les de las mi­no­rías y no ha­ya ven­gan­za por la ma­sa­cre de sus com­pa­ñe­ros.

Sin em­bar­go, “me preo­cu­pa que to­dos es­ta­rán ner­vio­sos. La po­li­cía es­ta­rá en te­mor por su se­gu­ri­dad, igual a los ci­vi­les”, di­jo.

Otros la­ti­nos creen que la Po­li­cía tra­ta­rá a los ac­ti­vis­tas con res­pe­to, a me­nos que los pro­vo­quen.

El sar­gen­to Gil Cer­da, po­li­cía ju­bi­la­do y aho­ra ac­ti­vis­ta, di­jo ha­ber ob­ser­va­do por

te­le­vi­sión que los ma­ni­fes­tan­tes gri­ta­ban con­sig­nas agre­si­vas ha­cia los po­li­cías, ta­les co­mo “¡En­jui­cien a es­tos po­li­cías ase­si­nos!”

“Aun­que mu­chos di­je­ron que la pro­tes­ta fue pa­ci­fi­ca, a mi mo­les­tó ver que al­gu­nos agre­dían a los agen­tes”, di­jo Cer­da. “Aun, se me ocu­rrío que en al­gún mo­men­to, en Da­llas o en otro lu­gar, las ten­sio­nes ra­cia­les que es­ta­mos vien­do en es­te país iban a es­ta­llar en vio­len­cia”.

Pe­ro Cer­da tam­bién co­no­ce la his­to­ria de re­la­cio­nes ten­sas en Da­llas. Fue el en­la­ce de la po­li­cía con la co­mu­ni­dad his­pa­na y opi­na que las re­la­cio­nes han me­jo­ra­do en años re­cien­tes.

“En tiem­pos pa­sa­dos, yo su­pe de ca­sos ho­rri­bles que ocu­rrían con fre­cuen­cia. Cuan­do arres­ta­ban a un La­tino, los agen­tes lo gol­pea­ban. Y, cuan­do un in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­do su­fría abu­so, los agen­tes sa­bían que él no iba a re­cla­mar a na­die”.

eS­ce­Na De la no­che del jue­ves, en Da­llas, Te­xas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.