Ti­ro­teos en Da­llas, Ba­ton Rou­ge y Min­ne­so­ta, tra­ge­dias más allá del co­lor

El Diario de El Paso - - Opinión - Eu­ge­ne Ro­bin­son

Was­hing­ton— Las vi­das de los afro­ame­ri­ca­nos sí im­por­tan, tam­bién las de los po­li­cías. Am­bas afir­ma­cio­nes de­ben ser cier­tas si la do­lo­ro­sa pér­di­da de la vi­da en Da­llas tie­ne al­gún sig­ni­fi­ca­do.

La ma­tan­za que co­bró la vi­da de cin­co po­li­cías, ade­más de las sie­te per­so­nas que re­sul­ta­ron le­sio­na­das de­be­ría ser cla­si­fi­ca­da co­mo un ac­to de te­rro­ris­mo do­més­ti­co.

El ti­ra­dor, iden­ti­fi­ca­do co­mo Mi­cah Xa­vier John­son, de 25 años de edad, al pa­re­cer creía que es­ta­ba co­me­tien­do un ac­to de vio­len­cia po­lí­ti­ca.

Nues­tro de­ber pa­ra hon­rar a los caí­dos, es ase­gu­rar­nos que el ac­to vil y co­bar­de de John­son tu­vo el im­pac­to con­tra­rio a lo que él pre­ten­dió.

John­son, quien fue cap­ta­do en vi­deo dis­pa­rán­do­le a un ofi­cial por la es­pal­da, fue aba­ti­do por la Po­li­cía, que tra­tó in­fruc­tuo­sa­men­te de ne­go­ciar pa­ra que se rin­die­ra, por lo que le en­vió un ro­bot con un ex­plo­si­vo ha­cia don­de es­ta­ba.

Di­jo que su mo­ti­vo fue el odio por la muer­te de dos afro­ame­ri­ca­nos –Al­ton Ster­ling en Ba­ton Rou­ge y Phi­lan­do Cas­ti­le en Fal­con Heights, Min­ne­so­ta– a ma­nos de la Po­li­cía.

Los ofi­cia­les ase­si­na­dos se en­con­tra­ban pro­te­gien­do una ma­ni­fes­ta­ción le­gal y pa­cí­fi­ca en con­tra de esas mis­mas muer­tes.

El gru­po, tal vez más de 800 per­so­nas que ca­mi­na­ban por el Cen­tro de Da­llas, ex­ter­nó su enojo pe­ro no ha­bía una ver­da­de­ra ten­sión. Cier­ta­men­te, no ha­bía una sen­sa­ción de pe­li­gro, ya que la Po­li­cía no te­nía pues­to su equi­po con­tra mo­ti­nes ni iba a bor­do de vehícu­los blin­da­dos.

En lu­gar de eso, los ofi­cia­les es­tu­vie­ron pla­ti­can­do y to­mán­do­se sel­fies con los ma­ni­fes­tan­tes. No te­mían a la in­ter­ac­ción ni el diá­lo­go. La gran iro­nía es que Da­llas es una es­pe­cie de mo­de­lo. El al­cal­de de­mó­cra­ta Mi­ke Raw­lings es­ta­ba en lo cier­to cuan­do les di­jo a los re­por­te­ros que Da­llas es ‘una de las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país que co­la­bo­ran con la Po­li­cía’.

Des­de que el je­fe de la Po­li­cía Da­vid O. Brown asu­mió el pues­to en el 2010, las que­jas en cuan­to al uso de fuer­za ex­ce­si­va por los ofi­cia­les ha dis­mi­nui­do en ca­si dos ter­ce­ras par­tes.

Los ti­ro­teos po­li­cia­cos se han re­du­ci­do en un 50 por cien­to, de 23 en el 2012 a só­lo 11 en el 2015 –y só­lo uno en lo que va de es­te año, de acuer­do a la in­for­ma­ción del De­par­ta­men­to de Po­li­cía.

Brown es afro­ame­ri­cano, pe­ro eso no es lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo acer­ca de él. Lo que es im­por­tan­te es que Brown en­ten­dió rá­pi­da­men­te que el abis­mo en­tre los ofi­cia­les de Po­li­cía y los jó­ve­nes de co­lor era real– y eso pu­do ha­ber­se zan­ja­do.

Sus ofi­cia­les fue­ron so­me­ti­dos a un en­tre­na­mien­to so­bre có­mo apa­ci­guar los con­flic­tos en lu­gar de au­men­tar su in­ten­si­dad, apren­die­ron a ha­blar len­ta­men­te al acer­car­se a los sos­pe­cho­sos en lu­gar de gri­tar­les las ór­de­nes.

Cuan­do hay un ti­ro­teo po­li­cia­co, la pre­sen­cia de los uni­for­ma­dos en el lu­gar de los he­chos es dis­mi­nui­da tan pron­to co­mo sea po­si­ble. El de­par­ta­men­to, a di­fe­ren­cia de mu­chos otros, le da se­gui­mien­to a es­te ti­po de ti­ro­teos y pu­bli­ca las ci­fras en el si­tio en la web de la ciu­dad.

Brown si­gue bus­can­do la ma­ne­ra de me­jo­rar la re­la­ción en­tre la Po­li­cía y la co­mu­ni­dad, y se ha da­do cuen­ta que la di­ver­si­dad no es un des­tino sino una tra­ve­sía com­par­ti­da.

Por su­pues­to, el De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Da­llas no es per­fec­to. Pe­ro sus es­fuer­zos pa­ra me­jo­rar la ma­ne­ra en que los ofi­cia­les in­ter­ac­túan con los ciu­da­da­nos son con­tra­rios al ho­rri­ble tra­ba­jo de la Po­li­cía que vi­mos en los vi­deos de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res que gra­ba­ron las muer­tes que pro­vo­ca­ron las pro­tes­tas en to­do el país.

Ster­ling se en­con­tra­ba en el sue­lo fren­te a una tien­da de con­ve­nien­cia, su­je­ta­do por ofi­cia­les y al pa­re­cer no re­pre­sen­ta­ba nin­gu­na ame­na­za, cuan­do fue ba­lea­do y mu­rió.

Cas­ti­le fue de­te­ni­do du­ran­te una re­vi­sión de trán­si­to, al pa­re­cer es­ta­ba bus­can­do su iden­ti­fi­ca­ción pa­ra en­tre­gár­se­la al ofi­cial cuan­do él le dis­pa­ró.

El vi­deo de los úl­ti­mos mo­men­tos de Cas­ti­le fue co­lo­ca­do en el In­ter­net por su no­via, Dia­mond Rey­nolds.

De acuer­do a su ver­sión, di­jo que Cas­ti­le le in­for­mó al ofi­cial que te­nía per­mi­so pa­ra por­tar ar­mas de fue­go.

No es ne­ce­sa­rio ima­gi­nar que pa­ra el ofi­cial, eso sig­ni­fi­có que Cas­ti­le era un afro­ame­ri­cano ar­ma­do y pe­li­gro­so.

Se me ocu­rre una pre­gun­ta que nun­ca ha­ría: ¿La se­gun­da en­mien­da tam­bién apli­ca pa­ra los afro­ame­ri­ca­nos ?,¿ en dón­de es­tá la de­cla­ra­ción de la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle que con­de­na el he­cho de que un ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se po­dría ser aba­ti­do por ejer­cer el de­re­cho que le otor­ga la Cons­ti­tu­ción pa­ra por­tar ar­mas?

Sin em­bar­go, la so­lu­ción es que no ha­ya más ar­mas. La so­lu­ción es de­jar de sub­es­ti­mar las vi­das, tan­to de los afro­ame­ri­ca­nos co­mo de los po­li­cías.

Las co­mu­ni­da­des po­bres, pro­ble­má­ti­cas y ago­bia­das por los de­li­tos son las que más quie­ren y ne­ce­si­tan una po­li­cía efec­ti­va. Sin em­bar­go, el pa­ra­dig­ma no pue­de ser no­so­tros con­tra ellos. Tie­ne que ser: no­so­tros con no­so­tros, una re­la­ción de mu­tuo res­pe­to.

Es­pe­ro que los ofi­cia­les de Po­li­cía de to­do el país se den cuen­ta rá­pi­do y to­tal­men­te que la gen­te de Da­llas –in­clu­yen­do al Mo­vi­mien­to Black Li­ves Mat­ter– ha ce­rra­do fi­las con el afli­gi­do De­par­ta­men­to de Po­li­cía de su ciu­dad.

Es­pe­ro que en­tien­dan que la com­pa­sión por Ster­ling, Cas­ti­le y otras per­so­nas que fue­ron aba­ti­das por la Po­li­cía, de nin­gu­na ma­ne­ra mi­ti­ga la pro­fun­da tris­te­za que tie­ne el país por los va­lien­tes ofi­cia­les que mu­rie­ron en Da­llas.

Esa tra­ge­dia va más allá del co­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.