La in­tra­ta­ble frac­tu­ra ra­cial

El Diario de El Paso - - Opinión - Marc Bassets

Var­so­via— Los pro­ble­mas in­ter­nos de Es­ta­dos Uni­dos per­si­guen al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma allí adon­de va.

No hay reunión con lí­der ex­tran­je­ro en la que és­te no le pre­gun­te por el can­di­da­to re­pu­bli­cano a su­ce­der­le, Do­nald Trump. La muer­te es­ta se­ma­na de dos hom­bres afro­ame­ri­ca­nos por dis­pa­ros de la Po­li­cía, en Lui­sia­na y Min­ne­so­ta, y la ma­tan­za de cin­co po­li­cías en Da­llas (Te­xas), mar­can la gi­ra por Eu­ro­pa, po­si­ble­men­te la úl­ti­ma an­tes de aban­do­nar el car­go en enero de 2017. Oba­ma es­tá en Var­so­via, des­de don­de el sá­ba­do por la no­che de­be vo­lar a Se­vi­lla, pe­ro su men­te ya se en­cuen­tra en otro lu­gar: en un país en el que la ten­sión ra­cial con­vo­ca fan­tas­mas de frac­tu­ra so­cial y de­ri­va vio­len­ta.

Los más op­ti­mis­tas cre­ye­ron que, con la vic­to­ria de un afro­ame­ri­cano en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2008, Es­ta­dos Uni­dos en­tra­ría en un pe­rio­do pos­tra­cial. Si el co­man­dan­te en je­fe era afro­ame­ri­cano, el co­lor de la piel de­ja­ría de im­por­tar y el ra­cis­mo, el mal fun­da­cio­nal de es­te país, que­da­ría re­du­ci­do a la mar­gi­na­li­dad. Oba­ma nun­ca cre­yó en es­tas fan­ta­sías. Los he­chos se en­car­ga­ron de des­men­tir­las. Los años de Oba­ma han si­do años de de­sigual­da­des eco­nó­mi­cas que las mi­no­rías su­fren con sa­ña. Tam­bién de una su­ce­sión de epi­so­dios de vio­len­cia po­li­cial con­tra per­so­nas afro­ame­ri­ca­nas, epi­so­dios co­no­ci­dos gra­cias a la fa­ci­li­dad del ac­ce­so a te­lé­fo­nos con cá­ma­ras y a la di­fu­sión en las re­des so­cia­les.

Oba­ma, co­mo afro­ame­ri­cano que ha su­fri­do dis­cri­mi­na­ción en el pa­sa­do y al que al­gu­nos con­ciu­da­da­nos si­guen vien­do co­mo un ex­tran­je­ro, ha asu­mi­do un pa­pel de­li­ca­do. Se ha es­for­za­do en ser el pre­si­den­te de to­dos los ciu­da­da­nos de Es­ta­dos Uni­dos, in­de­pen­dien­te­men­te de su ra­za, et­nia o cre­do. Al mis­mo tiem­po, ca­da vez que se co­no­cen no­ti­cias de un nue­vo ase­si­na­to por los dis­pa­ros de la Po­li­cía, es ca­paz de po­ner­se en la piel de las víc­ti­mas co­mo nin­gún po­lí­ti­co blan­co ha­bría po­di­do ha­cer. Otro equi­li­brio: de­be apa­re­cer co­mo de­fen­sor de los de­re­chos ci­vi­les –el mo­vi­mien­to Black Li­ves Mat­ter, es el úl­ti­mo es­la­bón en la ca­de­na de lu­chas por los de­re­chos de los afro­ame­ri­ca­nos– y al mis­mo tiem­po de­fen­der la ho­no­ra­bi­li­dad de la ma­yo­ría de po­li­cías que de bue­na fe pre­ser­van el or­den pú­bli­co.

La con­ca­te­na­ción de ex­plo­sio­nes vio­len­tas –las muer­tes de afro­ame­ri­ca­nos por dis­pa­ros de la Po­li­cía en Lui­sia­na y Min­ne­so­ta y el ata­que or­ques­ta­do con­tra po­li­cías en Da­llas, ca­pi­tal ofi­cio­sa de la vio­len­cia po­lí­ti­ca en Es­ta­dos Uni­dos— crea una di­ná­mi­ca iné­di­ta en años re­cien­tes. Ocu­rre en me­dio de una cam­pa­ña elec­to­ral en la que uno de los can­di­da­tos ati­za los re­sen­ti­mien­tos con­tra las mi­no­rías. Con­vie­ne re­cor­dar que el mag­na­te Trump pu­so los fun­da­men­tos de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, años an­tes de anun­ciar su can­di­da­tu­ra, cues­tio­nan­do que el pre­si­den­te real­men­te hu­bie­se na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos y es­tu­vie­se le­gi­ti­ma­do pa­ra ejer­cer su car­go, una teo­ría cons­pi­ra­ti­va con in­di­si­mu­la­dos ecos ra­cis­tas.

Oba­ma cru­za el Atlán­ti­co pa­ra ayu­dar a pa­ci­fi­car una Eu­ro­pa frac­tu­ra­da por el re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co y las in­cer­te­zas so­bre el pro­yec­to co­mún, y se ve atra­pa­do por las per­tur­ba­do­ras no­ti­cias que lle­gan de su país. Los in­tra­ta­bles pro­ble­mas in­ter­nos –la vio­len­cia po­li­cial, el fá­cil ac­ce­so a ar­mas bé­li­cas, el po­pu­lis­mo de­sen­fre­na­do– con­di­cio­nan la in­fluen­cia de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial.

To­da po­lí­ti­ca lo­cal es glo­bal.

Los más op­ti­mis­tas cre­ye­ron que con la vic­to­ria de un afro­ame­ri­cano en 2008, Es­ta­dos Uni­dos en­tra­ría en un pe­rio­do pos­tra­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.