Todos los fa­ci­li­ta­do­res del no­mi­na­do

El Diario de El Paso - - Opinión - ue­va York— Paul Krugman The New York Times

NHa­ce un par de se­ma­nas Paul D. Ryan, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ba­ja de EU, de al­gu­na for­ma tra­zó tan­to un plan de cui­da­do de sa­lud co­mo un plan fis­cal. Di­go de al­gu­na ma­ne­ra por­que no hu­bo su­fi­cien­tes de­ta­lles en cual­quie­ra de los ca­sos pa­ra ha­cer al­gún ti­po de aná­li­sis cuan­ti­ta­ti­vo. Sin em­bar­go, que­dó en cla­ro que las pro­pues­tas más re­cien­tes de Ryan te­nían el mis­mo con­torno ge­ne­ral que to­das las de­más pro­pues­tas que él ha di­vul­ga­do: enor­mes re­cor­tes fis­ca­les pa­ra los ri­cos com­bi­na­dos con sal­va­jes pe­ro me­no­res re­cor­tes en ayu­da a los po­bres, así co­mo el ale­ga­to de que to­do es­to re­du­ci­ría de al­gu­na for­ma el dé­fi­cit en el pre­su­pues­to, gra­cias a me­di­das adi­cio­na­les no es­pe­ci­fi­ca­das.

Da­do to­do lo de­más que es­tá ocu­rrien­do, es­ta úl­ti­ma en­tre­ga de rya­nó­mi­ca cap­tó es­ca­sa aten­ción. Un gru­po que sí se no­tó, sin em­bar­go, fue Re­pa­ren la Deu­da, gru­po re­ga­ñón y no-par­ti­dis­ta que so­lía te­ner con­si­de­ra­ble in­fluen­cia en Washington.

De he­cho, Re­pa­ren la Deu­da emi­tió una de­cla­ra­ción; pe­ro no, co­mo pu­die­ra ha­ber­se es­pe­ra­do, con­de­nan­do a Ryan por opo­ner­se a agran­dar el dé­fi­cit. No, la de­cla­ra­ción lo elo­gia­ba. “Nos preo­cu­pa que las es­tra­te­gias en el plan pu­die­ran no cua­drar”, re­co­no­ció la or­ga­ni­za­ción, pe­ro des­pués de­cla­ró que “da­mos la bien­ve­ni­da a es­te bo­rra­dor”.

Y ahí, en mi­nia­tu­ra, es­tá la his­to­ria de có­mo Es­ta­dos Uni­dos ter­mi­nó con al­guien co­mo Do­nald Trump co­mo el pre­sun­to no­mi­na­do re­pu­bli­cano y po­si­ble pró­xi­mo pre­si­den­te. To­do tie­ne que ver con los fa­ci­li­ta­do­res, y los fa­ci­li­ta­do­res de los fa­ci­li­ta­do­res.

En cier­to ni­vel, to­do lo que Trump ha he­cho es ca­na­li­zar el ra­cis­mo que siem­pre ha for­ma­do par­te de nues­tra vi­da po­lí­ti­ca –li­te­ral­men­te es co­mo la tar­ta de man­za­na estadounidense– y li­gar­lo al im­pul­so au­to­ri­ta­rio que siem­pre ha es­ta­do al ace­cho de­trás de nor­mas de­mo­crá­ti­cas. Sin em­bar­go, hay una ra­zón por la cual es­tas ten­den­cias es­tán con­cen­tra­das en la me­di­da su­fi­cien­te en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano que el trum­pis­mo pu­die­ra triun­far en las pri­ma­rias: una cí­ni­ca es­tra­te­gia po­lí­ti­ca que la cú­pu­la del par­ti­do ha per­se­gui­do a lo lar­go de las dé­ca­das.

Pa­ra de­cir­lo au­daz­men­te, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano de tiem­pos mo­der­nos es esen­cial­men­te una má­qui­na di­se­ña­da pa­ra cum­plir con dar­les mu­cho des­pués de im­pues­tos al in­gre­so al 1 por cien­to. Mi­ren a Ryan: ¿ha de­mos­tra­do él la me­nor dis­po­si­ción, por cualquier ra­zón, pa­ra ha­cer que los ri­cos pa­guen si­quie­ra 10 cen­ta­vos más en im­pues­tos? Re­con­for­tar a los muy con­for­ta­bles es to­do lo que im­por­ta.

Sin em­bar­go, no a mu­chos elec­to­res les in­tere­sa ese ob­je­ti­vo. Así que el par­ti­do ha pros­pe­ra­do po­lí­ti­ca­men­te al li­gar su suer­te con la hos­ti­li­dad ra­cial, lo cual ha fo­men­ta­do no tan dis­cre­ta­men­te du­ran­te dé­ca­das.

En úl­ti­mas fe­chas, el ex pre­si­den­te Geor­ge Bush pa­dre es tra­ta­do co­mo un es­ta­dis­ta ma­yor, de­ma­sia­do ca­ba­lle­ro­so pa­ra apro­bar al ti­po de Trump; pe­ro, re­cuer­den, él es quien pu­bli­có el anun­cio de Wi­llie Hor­ton. Mitt Rom­ney tam­bién es­tá des­can­san­do en es­ta ron­da… pe­ro le ale­gró acep­tar el apo­yo de Trump de vuel­ta cuan­do el can­di­da­to era me­jor co­no­ci­do por su ra­bio­so apo­yo a los na­ci­mien­tos.

Y Ryan, des­pués de una bre­ve si­mu­la­ción de ago­nía con res­pec­to a Trump, aho­ra es­tá en ple­na fun­ción de pe­rro de ata­que a nom­bre del can­di­da­to. Des­pués de to­do, el plan fis­cal de Trump se­ría un des­co­mu­nal ma­ná pa­ra los ri­cos, al tiem­po que Hi­llary Clin­ton se­gu­ra­men­te sos­ten­dría el con­si­de­ra­ble au­men­to de im­pues­tos del Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma so­bre al­tos in­gre­sos e in­ten­ta­ría lle­var­lo más le­jos.

Yo no es­toy di­cien­do que todos los re­pu­bli­ca­nos pro­mi­nen­tes son ra­cis­tas; es pro­ba­ble que la ma­yo­ría no lo sea, aun­que pro­ba­ble­men­te Trump lo sea. Es en esa bús­que­da de sus ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos - en efec­to, in­te­rés de cla­se - que ellos es­tu­vie­ron dis­pues­tos a ac­tuar co­mo fa­ci­li­ta­do­res, a ha­cer de su par­ti­do un es­pa­cio se­gu­ro pa­ra el pre­jui­cio. Y el re­sul­ta­do es una ba­se par­ti­dis­ta que es mar­ca­da­men­te ra­cis­ta, en la cual la plu­ra­li­dad de elec­to­res cree que Oba­ma es mu­sul­mán, y más: una ba­se tan so­lo es­pe­ran­do un can­di­da­to dis­pues­to a sol­tar lo que la cú­pu­la trans­mi­tía me­dian­te in­si­nua­cio­nes.

Sin em­bar­go, aquí hay un ele­men­to más que es cru­cial: no ha­bría­mos lle­ga­dos a es­te pun­to si tan­ta gen­te fue­ra del Par­ti­do Re­pu­bli­cano –en par­ti­cu­lar, pe­rio­dis­tas y au­to­pro­cla­ma­dos cen­tris­tas– no se hu­bie­ran ne­ga­do a re­co­no­cer lo que es­ta­ba ocu­rrien­do.

Ana­lis­tas po­lí­ti­cos que in­ten­ta­ron ha­blar so­bre la trans­for­ma­ción del par­ti­do, co­mo Nor­man Orns­tein del Ins­ti­tu­to de la Em­pre­sa Estadounidense, fue­ron arro­ja­dos al os­tra­cis­mo du­ran­te años. Más bien, lo res­pe­ta­ble y “equi­li­bra­do” era pre­ten­der que los par­ti­dos eran si­mé­tri­cos, ha­cer­se de la vis­ta gor­da al ci­nis­mo del pro­yec­to mo­derno de los re­pu­bli­ca­nos.

Lo cual me de­vuel­ve a Ryan, el lí­der de fac­to de su par­ti­do has­ta el Trum­pa­po­ca­lip­sis. ¿Có­mo al­can­zó él esa po­si­ción? No ins­pi­ran­do pro­fun­da lealtad en la ba­se, sino más bien re­ci­bien­do un tra­to in­creí­ble­men­te fa­vo­ra­ble de pe­rio­dis­tas y cen­tris­tas im­pa­cien­tes por de­mos­trar su bi­par­ti­dis­mo en­con­tran­do un re­pu­bli­cano ho­nes­to y se­rio al cual elo­giar… o cuan­do me­nos, al­guien ca­paz de desem­pe­ñar un tra­ba­jo pa­sa­ble de in­ter­pre­tar ese per­so­na­je en TV. Y co­mo mues­tra lo más re­cien­te de Re­pa­ren la Deu­da, la far­sa si­gue en mar­cha.

El pun­to es que es­te ti­po de fal­so equi­li­brio ha­ce da­ño real. La cú­pu­la re­pu­bli­ca­na fa­cul­tó di­rec­ta­men­te a las fuer­zas que con­du­je­ron a Trump; sin em­bar­go, mu­chas per­so­nas in­flu­yen­tes fue­ra del par­ti­do fa­cul­ta­ron efec­ti­va­men­te a los fa­ci­li­ta­do­res. Y así, aquí es­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.