Mal­di­tos e-mails

El Diario de El Paso - - Opinión - Hum­ber­to Cas­pa hclet­ters@yahoo.com Eco­no­mis­ta

Los Án­ge­les— Hi­llary R. Clin­ton ob­tu­vo una bue­na no­ti­cia con la res­pues­ta de la Ofi­ci­na Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­ción (FBI). Su di­rec­tor, Ja­mes B. Co­mey, in­for­mó que no la va re­co­men­dar su in­cri­mi­na­ción por la uti­li­za­ción de in­for­ma­ción del go­bierno en E-mails per­so­na­les.

Fren­te a un gran nú­me­ro de cá­ma­ras, el má­xi­mo je­fe del FBI ase­ve­ró que la ex Se­cre­ta­ria de Es­ta­do no tu­vo “la in­ten­ción o la vo­lun­tad de ha­cer uso in­de­bi­do de ma­te­rial cla­si­fi­ca­do…”. Sin em­bar­go, Co­mey in­cre­pó con­tra Hi­llary Clin­ton por la for­ma có­mo uti­li­zó in­for­ma­ción sen­si­ble del go­bierno a tra­vés de va­rios co­rreos elec­tró­ni­cos per­so­na­les. “Fue ex­tre­ma­da­men­te des­cui­da­da”, pun­tua­li­zó.

¿El pro­ble­ma de los E-mails fi­nal­men­te es­tá en­te­rra­do? ¿O los es­pí­ri­tus ne­ga­ti­vos del re­por­te del di­rec­tor del FBI se in­crus­ta­rán en el pro­ce­so elec­to­ral y res­ta­rán fuer­za a la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton? ¿Qué uti­li­dad le da­rá el can­di­da­to re­pu­bli­cano? ¿Có­mo es que la di­li­gen­cia de­mo­crá­ti­ca re­sol­ve­rá es­ta si­tua­ción?

Tan­tas pre­gun­tas y tan­tas con­je­tu­ras que sur­gen an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de no­viem­bre. Em­pe­ro, la si­tua­ción de Hi­llary Clin­ton no es tan di­fí­cil co­mo lo pin­tan sus enemi­gos.

Do­nald Trump y los ra­di­ca­les del Par­ti­do Re­pu­bli­cano van a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que al “muer­to” no se le dé una sa­na se­pul­tu­ra. Por lo me­nos tra­ta­rán de que el en­tie­rro de los E-mails ocu­rra des­pués de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, pe­rio­do en que ten­dría ma­yor re­mu­ne­ra­ción po­lí­ti­ca.

En su dis­cur­so del mar­tes en Ra­leigh, Nor­te de Carolina, Do­nald Trump no so­lo cri­ti­có ar­dua­men­te la con­duc­ta de Hi­llary Clin­ton en torno al ma­ne­jo de in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da, sino que tam­bién pu­so en te­la de jui­cio la éti­ca de las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno. “el sis­te­ma es­tá con­ta­mi­na­do”, ma­ni­fes­tó.

Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que un in­di­vi­duo tan co­rrup­to co­mo Trump, sin éti­ca po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, ra­cis­ta y se­xis­ta ha­ga co­men­ta­rios de es­ta na­tu­ra­le­za. No de­be sor­pren­der a mu­chos que así fun­cio­na la na­tu­ra­le­za de gen­te que tie­ne prin­ci­pios he­do­nís­ti­cos.

Sin em­bar­go, Trump y sus ba­ses ex­tre­mis­tas van a te­ner muy po­co tiem­po de fes­te­jar los efec­tos se­cun­da­rios del in­for­me del FBI. Lo más pro­ba­ble es que des­apa­rez­ca en una o dos se­ma­nas.

Por una par­te, el nom­bra­mien­to de la vi­ce­pre­si­den­cia de los de­mó­cra­tas es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la opinión pú­bli­ca es­ta­rán más in­tere­sa­dos en sa­ber los por­me­no­res del acom­pa­ñan­te de Hi­llary Clin­ton que unos men­sa­jes de in­ter­net.

Por otra par­te, en­tre el 25 al 28 de julio los de­mó­cra­tas ce­le­bra­rán la no­mi­na­ción ofi­cial de su re­pre­sen­tan­te ofi­cial a la pre­si­den­cia en la Con­ven­ción de Fi­la­del­fia. Nue­va­men­te, la te­le­vi­sión, las ra­dios y los me­dios in­for­má­ti­cos del in­ter­net es­ta­rán con­cen­tra­dos en los dis­cur­sos de los lí­de­res de­mó­cra­tas, es­pe­cial­men­te lo que va a de­cir Hi­llary Clin­ton. Los E-mails, pa­ra ese en­ton­ces, es­ta­rán del to­do en­te­rra­dos.

Así, el equi­po de Hi­llary Clin­ton no de­be preo­cu­par­se tan­to del lla­ma­do de aten­ción del je­fe de la FBI en torno a su ma­la uti­li­dad de sus E-mails. Evi­den­te­men­te es un he­cho cri­ti­ca­ble que nun­ca de­be­ría ocu­rrir; me­nos en una per­so­na con una car­go de esa ca­te­go­ría.

Lo im­por­tan­te es que los de­mó­cra­tas vuel­van a en­con­trar la brú­ju­la y se re­co­nec­ten con su gen­te. Has­ta ayer, to­do mar­cha­ba bien, aho­ra es cues­tión de que en­tie­rren, co­mo di­jo Ber­nie San­ders, “los damn E-mails”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.