La be­lle­za en­tra por la bo­ca

11 ali­men­tos que de­bes co­mer pa­ra me­jo­rar tu piel

El Diario de El Paso - - Opinión -

Al igual que los pro­duc­tos pa­ra el cui­da­do de la piel, la co­mi­da jue­ga un im­por­tan­te pa­pel en me­jo­rar tu com­ple­xión. ¿Y eso por qué? Por­que cier­tos ali­men­tos con­tie­nen mu­chas de las vi­ta­mi­nas y nu­trien­tes que las com­pa­ñías de be­lle­za in­yec­tan en su re­gí­me­nes an­ti-arru­gas pa­ra sua­vi­zar la piel. Só­lo que tú los pue­des ob­te­ner de ma­ne­ra co­mes­ti­ble.

1. Té VER­DE

No su­ge­ri­ría que de­jes a un la­do tu ta­za dia­ria de ca­fé (Dios sa­be que yo ne­ce­si­to de la mía pa­ra fun­cio­nar), pe­ro si cam­bias tu be­bi­da de la tarde por un po­co de té ver­de eso po­dría ha­cer que tu com­ple­xión me­jo­re. El té ver­de es­tá car­ga­do de EGCG, un an­ti­oxi­dan­te que reac­ti­va las cé­lu­las de la piel se­ca y te de­ja con una com­ple­xión más sua­ve. Más re­cien­te aún, los in­ves­ti­ga­do­res han en­con­tra­do evi­den­cia que su­gie­re que el EGCG re­du­ce el ries­go a desa­rro­llar va­rios cán­ce­res.

2. REPOLLO

Si Be­yon­cé le rin­de ho­nor al repollo, en­ton­ces yo tam­bién. Es­ta ver­du­ra te ofre­ce una gran can­ti­dad de Vi­ta­mi­na C (134 por cien­to de tu do­sis dia­ria en una so­la por­ción), lo cual au­men­ta los ni­ve­les de co­lá­geno y de­ja tu piel más ter­sa. ¿Aún no te con­ven­ces de co­mer repollo? In­ten­ta to­mar­lo en un li­cua­do, y dis­fru­ta de un re­fres­can­te desa­yuno con el que ayu­da­rás a re­afir­mar tu piel.

3. TO­MA­TES

¿No pen­sas­te que el to­ma­te po­día ofre­cer­nos al­go aún me­jor, ver­dad? Adi­cio­nal­men­te a que ayu­da a tu co­ra­zón, el li­co­peno que se en­cuen­tra en los to­ma­tes ha de­mos­tra­do que in­cre­men­ta la pro­tec­ción de la piel con­tra los ra­yos UV y re­du­ce las se­ña­les del en­ve­je­ci­mien­to. Los ni­ve­les de li­co­peno son más al­tos en los to­ma­tes co­ci­dos, así que pa­ra con­se­guir el ma­yor be­ne­fi­cio, man­tén a la mano la sal­sa de to­ma­te pa­ra po­ner­la en la so­pa, y pro­cu­ra el ju­go de to­ma­te tam­bién. Si tu mo­ne­de­ro te al­can­za, op­ta por los pro­duc­tos or­gá­ni­cos con los me­nos adi­ti­vos po­si­bles.

4. CAR­NE DE GA­NA­DO ALI­MEN­TA­DO CON PASTURAS

La car­ne ro­ja no tie­ne una repu­tación de ser un ali­men­to sa­lu­da­ble. Pe­ro cuan­do se co­me con mo­de­ra­ción, la car­ne de ga­na­do ali­men­ta­do con pasturas pue­de ha­cer ma­ra­vi­llas pa­ra tu piel. De­bi­do a que el co­lá­geno se com­po­ne en su ma­yor par­te de pro­teí­na, con­se­guir tu do­sis dia­ria es esen­cial pa­ra man­te­ner una piel sua­ve y li­bre de arru­gas.

5. SE­MI­LLAS

Po­drán ser pe­que­ñas, pe­ro las se­mi­llas con­tie­nen un gran nú­me­ro de nu­trien­tes de gran ayu­da pa­ra la piel, el más no­ta­ble sien­do la vi­ta­mi­na E. Una gra­sa so­lu­ble an­ti­oxi­dan­te, la vi­ta­mi­na E, pro­te­ge a la piel de los ra­yos UV y ac­túa co­mo un an­ti­in­fla­ma­to­rio que re­du­ce la irri­ta­ción de la piel. Aun­que cualquier va­rie­dad que con­ten­ga es­tos po­de­res cu­ra­ti­vos fun­cio­na­rá, las se­mi­llas de gi­ra­sol con­tie­nen la ma­yor can­ti­dad de vi­ta­mi­na E –7.4 mi­li­gra­mos por una por­ción de una on­za pa­ra ser exac­tos.

6. KIWI

Si pen­sas­te que los pe­pi­nos eran la cla­ve pa­ra com­ba­tir las oje­ras, con­si­dé­ra­lo otra vez. Car­ga­dos de vi­ta­mi­na K, un ele­men­to cla­ve pa­ra eli­mi­nar los círcu­los os­cu­ros, el kiwi ha­ce ma­ra­vi­llas pa­ra acla­rar tus ojos (azu­les, ca­fés, ver­des o ave­lla­na).

7. SAL­MóN

Hay mu­chos pe­ces en el agua, pe­ro es­te na­da­dor de los ríos nos ofre­ce los ma­yo­res be­ne­fi­cios pa­ra nues­tra piel. Ri­co en áci­dos gra­sos ome­ga-3, el sal­món ha de­mos­tra­do que pue­de re­du­cir la in­fla­ma­ción, la cual es la cau­sa prin­ci­pal del ac­né. Pe­ro hay más bue­nas no­ti­cias pa­ra los afi­cio­na­dos al pes­ca­do. Un es­tu­dio del 2013 su­gie­re que co­mer sal­món pue­de ayu­dar a pre­ve­nir el cán­cer en la piel si co­mes pes­ca­do dos ve­ces a la semana.

8. ACEI­TE DE OLI­VA

Lo lla­man el oro lí­qui­do por al­gu­na ra­zón. El acei­te de oli­va, es­pe­cial­men­te el acei­te vir­gen, es­tá car­ga­do de áci­dos gra­sos mo­no­in­sa­tu­ra­dos que com­ba­ten a las se­ña­les del en­ve­je­ci­mien­to. Ac­túa co­mo un an­ti­in­fla­ma­to­rio y pue­de ayu­dar a evi­tar con­di­cio­nes en la piel co­mo la pso­ria­sis, la ec­ze­ma y la der­ma­ti­tis. Por lo que la pró­xi­ma vez que acu­das a un res­tau­ran­te de en­sa­la­das cam­bia tu ade­re­zo ranch por acei­te de oli­va ex­tra vir­gen. Tu piel te lo agra­de­ce­rá.

9. BAYAS

Per­fec­tas so­las o so­bre un pla­to de yo­gur, las bayas son una bue­na ma­ne­ra de man­te­ner en bue­nas con­di­cio­nes tu jo­vial com­ple­xión. Cualquier va­rie­dad de bayas –zar­za­mo­ra, arán­dano azul, y to­das las de­más– con­tie­nen al­tos ni­ve­les de vi­ta­mi­na C, la cual re­du­ce la apa­rien­cia de arru­gas. Si subs­ti­tu­yes tu man­za­na dia­ria por una bayas, me­jo­ra­rás tus po­si­bi­li­da­des de man­te­ner ale­ja­das a las arru­gas.

10. NUE­CES

Si­mi­la­res a las se­mi­llas, cualquier ti­po de nue­ces le ofre­cen al cuer­po pro­pie­da­des de gran be­ne­fi­cio pa­ra la piel. Adi­cio­nal­men­te a la vi­ta­mi­na E y gra­sas ome­ga-3, la nue­ces con­tie­nen zinc –un nu­trien­te que man­tie­ne los ni­ve­les de co­lá­geno, el cual es esen­cial pa­ra man­te­ner tu piel sua­ve. Có­me­las so­las o en una en­sa­la­da pa­ra agre­gar al­gu­nos nu­trien­tes ex­tra.

11. ZA­NAHO­RIAS

Con el uso de las ca­mas bron­cea­do­ras en de­cli­ve (de­bi­do a que, tu sa­bes, no son bue­nas pa­ra ti), las mu­je­res bus­can ma­ne­ras más se­gu­ras pa­ra al­can­zar esa com­ple­xión bron­cea­da. Pa­ra aque­llas que desean se­me­jan­tes re­sul­ta­dos, no bus­quen más, aquí es­tán las za­naho­rias. Es­te ve­ge­tal de co­lor bri­llan­te con­tie­ne al­tos ni­ve­les de ca­ro­te­noi­de, una vi­ta­mi­na que te ayu­da a con­se­guir esa to­na­li­dad bron­cea­da.

12. SO­YA

El tru­co pa­ra ver­se más jo­ven es un po­co de to­fu. La so­ya des­ace­le­ra el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to re­te­nien­do la elas­ti­ci­dad de la piel. Si no te gus­ta el to­fu, co­me un po­co de eda­ma­me, o de­be un va­so de le­che de so­ya pa­ra con­se­guir tu do­sis de es­te re­me­dio an­ti-en­ve­je­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.