Jus­ti­fi­ca je­fe po­li­cia­co po­lé­mi­co co­men­ta­rio

Ase­gu­ra que por ‘emo­ción’ ca­li­fi­có co­mo ‘gru­po de odio’ a Black Li­ves Mat­ter, pe­ro aún cues­tio­na a la or­ga­ni­za­ción

El Diario de El Paso - - Portada - L. Her­nán­dez/D. Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

En me­dio de opi­nio­nes di­vi­di­das de ofi­cia­les elec­tos del Con­da­do y de la Ciu­dad, so­bre el co­men­ta­rio in­cen­dia­rio da­do la se­ma­na pa­sa­da, el je­fe de la Policía de El Pa­so (EPPD) jus­ti­fi­có las pa­la­bras con las que ca­ta­lo­gó al mo­vi­mien­to so­cial ‘Black Li­ves Mat­ter’ co­mo un gru­po ra­di­cal de odio.

Aun así, Greg Allen, el pri­mer afro­ame­ri­cano en di­ri­gir la cor­po­ra­ción, man­tu­vo sus cues­tio­na­mien­tos al gru­po que or­ga­ni­za pro­tes­tas a ni­vel na­cio­nal por los ase­si­na­tos de per­so­nas ‘de co­lor’, ya que con­si­de­ra que en­vía un men­sa­je ne­ga­ti­vo so­bre las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas.

“Las co­men­ta­rios que com­par­tí des­pués de la con­fe­ren­cia de pren­sa se rea­li­za­ron du­ran­te un mo­men­to emo­ti­vo. Es­pe­ro que to­dos pue­dan res­pe­tar eso. Pri­me­ro, soy un ofi­cial de Policía, y real­men­te me due­le ca­da vez que un agen­te es ase­si­na­do”, afir­mó Allen por es­cri­to.

El in­ci­den­te al que ha­ce re­fe­ren­cia el re­pre­sen­tan­te de la ley, ocu­rrió du­ran­te una rue­da de pren­sa en la Cor­te de Con­da­do, el pa­sa­do vier­nes, cuan­do se reunie­ron miem­bros de la Ciu­dad y re­pre­sen­tan­tes del or­den pú­bli­co pa­ra dar sus con­do­len­cias a la co­mu­ni­dad de Da­llas.

En me­dio de una en­tre­vis­ta, el je­fe Allen di­jo “el li­de­raz­go de es­te país de­be de ob­ser­var con más de­ta­lle a es­te gru­po (Black Li­ves Mat­ter); las con­se­cuen­cias de lo que vi­mos en Da­llas se de­ben a sus es­fuer­zos”.

Las co­men­ta­rios que com­par­tí des­pués de la con­fe­ren­cia de pren­sa, se rea­li­za­ron du­ran­te un mo­men­to emo­ti­vo. Es­pe­ro que to­dos pue­dan res­pe­tar eso. Pri­me­ro, soy un ofi­cial de Policía, y real­men­te me due­le ca­da vez que un agen­te es ase­si­na­do” Greg Allen

Es­te co­men­ta­rio desató una con­tro­ver­sia a ni­vel local, pro­pi­cian­do que di­ver­sos re­pre­sen­tan­tes y miem­bros de la co­mu­ni­dad ex­pre­sa­ran su dis­gus­to e inconformidad con el je­fe de policía. La res­pues­ta co­lec­ti­va re­sul­tó en la re­dac­ción de una car­ta fir­ma­da por re­pre­sen­tan­tes de la co­mu­ni­dad co­mo el Se­na­dor Es­ta­tal Jo­sé Ro­drí­guez, la Juez del Con­da­do Ve­ró­ni­ca Escobar; el Fis­cal del Con­da­do Jo An­ne Ber­nal; el congresista Be­to O’Rour­ke, en­tre otros, fun­cio­na­rios de dis­tin­tos ni­ve­les po­lí­ti­cos.

Tres días más tar­de, me­dian­te un co­mu­ni­ca­do de pren­sa di­fun­di­do a tra­vés de las re­des so­cia­les del De­par­ta­men­to de Policía de El Pa­so (EPPD), el je­fe Allen jus­ti­fi­có sus de­cla­ra­cio­nes, pe­ro sos­tie­ne su te­sis de que ‘Black Li­ves Mat­ters’ es una or­ga­ni­za­ción que per­mi­te la vio­len­cia con­tra po­li­cías a ni­vel na­cio­nal.

Pa­ra ello, Allen lis­tó una se­rie de ata­ques que han re­ci­bi­do uni­for­ma­dos a lo lar­go del país, a su pa­re­cer, co­bi­ja­dos ba­jo la ban­de­ra de es­te gru­po.

“En la ciu­dad de Nue­va York, los ma­ni­fes­tan­tes acla­ma­ban: ‘¿Qué que­re­mos?”, a lo que res­pon­dían, ‘po­li­cías muer­tos’. En otra pro­tes­ta en Min­ne­so­ta, los ma­ni­fes­tan­tes gri­ta­ban: ‘Cer­dos en una man­ta, fri­tos co­mo to­cino’. En Har­lem y en Da­llas par­ti­da­rios de Black Li­ves Mat­ter ce­le­bra­ron des­pués de que agen­tes de policía fue­ron ase­si­na­dos”, afir­mó.

En su jus­ti­fi­ca­ción por es­cri­to, Allen agre­gó que co­mo je­fe de la policía, la par­te más di­fí­cil de su tra­ba­jo ha si­do el de no­ti­fi­car a las es­po­sas, ma­dres, pa­dres e hi­jos que su ser que­ri­do ha si­do ase­si­na­do.

“He te­ni­do que en­te­rrar a cin­co ofi­cia­les du­ran­te mi man­da­to y nun­ca ol­vi­da­ré sus ros­tros”, co­men­tó. Den­tro de su ra­zo­na­mien­to, la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de lí­de­res co­mu­ni­ta­rios, que per­mi­ten la pre­sun­ta di­fa­ma­ción de las fuer­zas de or­den pú­bli­co den­tro de las ma­ni­fes­ta­cio­nes “in­fluen­cian de ma­ne­ra di­rec­ta o in­di­rec­ta a la gen­te que bus­ca par­ti­ci­par en es­ta ac­ti­vi­da­des ne­ga­ti­vas”, se­ña­ló.

Al­cal­día lo res­pal­da, Con­da­do le exi­ge una dis­cul­pa pú­bli­ca

El al­cal­de y el ad­mi­nis­tra­dor de la ciu­dad de El Pa­so ex­pre­sa­ron es­te lu­nes su apo­yo al je­fe Allen an­tes los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro re­co­no­cie­ron la ne­ce­si­dad de que el policía acla­ra­rá pú­bli­ca­men­te sus co­men­ta­rios en con­tra del mo­vi­mien­to so­cial.

“Es­toy un po­co de­cep­cio­na­do de que al­gu­nos de los fun­cio­na­rios man­da­rán es­ta car­ta a la Ciu­dad sin an­tes ha­ber ha­bla­do con el je­fe de policía. Tie­nen el de­re­cho de ha­cer­lo y res­pe­to sus co­men­ta­rios y opi­nio­nes, pe­ro real­men­te de­bie­ron ha­ber ha­bla­do con el Je­fe Allen an­tes de man­dar­la”, di­jo el al­cal­de de El Pa­so Os­car Lee­ser.

El al­cal­de Lee­ser co­men­tó que a Allen “ab­so­lu­ta­men­te na­die, ni una per­so­na le ha­bía lla­ma­do pa­ra ha­blar­le del te­ma”.

El ad­mi­nis­tra­dor Tommy Gon­zá­lez con­si­de­ró que el en­fo­que ac­tual de la dis­cu­sión de­be­ría de ser la to­le­ran­cia mu­tua, pa­cien­cia y el res­pe­to la di­ver­si­dad de opi­nio­nes. “Creo que las uni­da­des po­li­cia­cas del país han su­fri­do una gran pér­di­da, es­to ha im­pac­ta­do a sus fa­mi­lias, pe­ro tam­bién se han vis­to afec­ta­das las fa­mi­lias de la gen­te que han per­di­do sus vi­das des­pués de un al­ter­ca­do con la policía”, di­jo.

Pe­ro, has­ta ho­ras an­tes de que el je­fe Allen emi­tie­ra su co­mu­ni­ca­do, la jue­za Ve­ró­ni­ca Escobar pe­día a sus con­tra­par­tes en el mu­ni­ci­pio que “re­cha­cen las pa­la­bras del je­fe pa­ra ase­gu­rar­se que las per­so­nas que vi­ven en la co­mu­ni­dad es­tén a sal­vo y que van a ser tra­ta­das con ho­nor e igual­dad, aun­que pien­sen dis­tin­to”.

Pa­ra la fun­cio­na­ria, el je­fe Allen de­be cum­plir con su res­pon­sa­bi­li­dad co­mo lí­der co­mu­ni­ta­rio, don­de él tie­ne el po­der. Y es que, a su pa­re­cer, las del ofi­cial, “fue­ron una pa­la­bras in­co­rrec­tas, feas y que hi­cie­ron da­ño”.

Del mis­mo pen­sar es el co­mi­sio­na­do Da­vid Stout, pa­ra quien la reac­ción del fun­cio­na­rio, a ni­vel per­so­nal, es en­ten­di­ble. “Pe­ro, de igual for­ma, él, aun­que no es un fun­cio­na­rio elec­to, tie­ne cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia la co­mu­ni­dad y la or­ga­ni­za­ción que re­pre­sen­ta, la Ciu­dad, pa­ra me­dir­se en sus pa­la­bras. De­be to­mar en cuen­ta que tie­ne mu­cha in­fluen­cia en la co­mu­ni­dad”.

Stout exi­ge que el je­fe Allen dé “por lo me­nos, una dis­cul­pa y que el Ca­bil­do tam­bién de­mues­tre, al res­to de la co­mu­ni­dad y al Es­ta­do, que las opi­nio­nes de él no ha­blan por la Ciu­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.