‘LIM­PIA’ EN BORDER PA­TROL

Asu­me nue­vo je­fe na­cio­nal; fue agen­te del FBI aquí

El Diario de El Paso - - Portada - An­drew Bec­ker/The Te­xas Tri­bu­ne

Co­mo el prin­ci­pal fun­cio­na­rio ex­terno al cual se nom­bra pa­ra di­ri­gir la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en los 92 años de exis­ten­cia de la de­pen­den­cia, es­ta se­ma­na el ex agen­te del FBI Mark Mor­gan ini­cia su nue­vo car­go con un blan­co de ti­ro di­bu­ja­do en la es­pal­da.

La elec­ción de Mor­gan, fun­cio­na­rio que ha he­cho ca­rre­ra en el FBI, pa­ra en­ca­be­zar la cor­po­ra­ción de 20 mil ele­men­tos ha­ce sa­ber un cla­ro men­sa­je: la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za po­see un pro­ble­ma de cul­tu­ra que ne­ce­si­ta co­rre­gir­se.

Pe­ro que­dán­do­le tan só­lo sie­te me­ses a la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma, la pre­gun­ta si­gue sien­do si Mor­gan es ca­paz de co­rre­gir una cor­po­ra­ción en re­vue­lo o si su nom­bra­mien­to fue me­ra­men­te sim­bó­li­co.

Mor­gan su­ce­de a Mi­chael J. Fis­her, el ti­tu­lar del pues­to des­de el 2010 has­ta que se ju­bi­ló en no­viem­bre. A par­tir de en­ton­ces, el je­fe en fun­cio­nes fue Ro­nald D. Vi­tie­llo, quien era el fun­cio­na­rio ad­jun­to de Fis­her.

No es la pri­me­ra vez que Mor­gan es­tá en Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za (CBP), de­pen­den­cia ma­triz de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za. Du­ran­te el 2014 fue nom­bra­do di­rec­tor in­te­ri­no de Asun­tos In­ter­nos por un lap­so de seis me­ses.

An­tes de fun­gir co­mo sub­di­rec­tor de ca­pa­ci­ta­ción del FBI, Mor­gan fue el agen­te de ma­yor ni­vel del FBI en El Pa­so. En la de­pen­den­cia a su car­go se rea­li­za­ban in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre de­li­tos y co­rrup­ción en la fron­te­ra, en­tre otras fun­cio­nes. Ni en Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za ni en el FBI es­tu­vo el fun­cio­na­rio dis­po­ni­ble pa­ra ser en­tre­vis­ta­do an­tes de in­gre­sar a la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

La Pa­tru­lla Fron­te­ri­za se ha dis­tin­gui­do por de­di­car­se a la di­fí­cil y a me­nu­do po­co agra­de­ci­da la­bor de con­fron­tar pe­li­gros inad­ver­ti­dos en zo­nas re­mo­tas. Pe­ro tras su ex­ten­sa am­plia­ción a raíz del 9/11, la cor­po­ra­ción tam­bién ha in­dig­na­do al pú­bli­co y a otras ins­tan­cias po­li­cia­cas de­bi­do a su en­fo­que mi­li­ta­ri­za­do ha­cia la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za.

El do­min­go, Mor­gan asu­mió el man­do de una Pa­tru­lla Fron­te­ri­za acu­sa­da de una men­ta­li­dad ce­rra­da y re­sis­tir­se a la su­per­vi­sión ex­ter­na.

Pa­ra mu­chos agen­tes, el nom­bra­mien­to de Mor­gan cons­ti­tu­yó un gol­pe por­que te­nían la es­pe­ran­za de que se vol­vie­ra a nom­brar su nue­vo lí­der a al­guien sur­gi­do de sus fi­las.

‘Es un día tris­te pa­ra la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za’, di­jo Ro­nald Col­burn, quien en el 2009 se ju­bi­ló co­mo el nú­me­ro 2 en la cor­po­ra­ción. ‘Pe­ro ma­ña­na uno se po­ne otra vez las bo­tas y el uni­for­me y ha­ce su tra­ba­jo’.

La de­ci­sión de op­tar por Mor­gan tie­ne que ver con las crí­ti­cas ex­ter­nas so­bre abu­so sis­te­má­ti­co, con­duc­ta in­de­bi­da y pro­ble­mas de dis­ci­pli­na en las fi­las, to­das las cua­les en años re­cien­tes han re­ci­bi­do aten­ción cons­tan­te por par­te de la pren­sa.

El co­mi­sio­na­do de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za R. Gil Ker­li­kows­ke, quien nom­bró a Mor­gan, ha da­do in­di­cios de desear una pers­pec­ti­va fres­ca en la di­rec­ti­va de la cor­po­ra­ción, y con un ma­yor gra­do de ren­di­ción de cuen­tas y trans­pa­ren­cia.

Co­rrup­ción y to­le­ran­cia

Aun­que el le­ma de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za es ‘El Ho­nor es Pri­me­ro’, no siem­pre se ha man­te­ni­do leal a él. Si bien el nú­me­ro to­tal de arres­tos de agen­tes ha fluc­tua­do, en los úl­ti­mos años se han re­gis­tra­do en la cor­po­ra­ción va­rios arres­tos re­la­cio­na­dos con el al­cohol y las dro­gas así co­mo con vio­len­cia do­més­ti­ca. En su lis­ta de prio­ri­da­des pa­ra el 2015, Ker­li­kows­ke tra­tó de cam­biar lo an­te­rior.

Pe­ro la de­ci­sión de nom­brar a un ti­tu­lar que nun­ca ha aprehen­di­do a al­guien que cru­ce la fron­te­ra o no ha egre­sa­do de la aca­de­mia de la cor­po­ra­ción no ha agra­da­do a al­gu­nos miem­bros de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

‘Los ac­tos del co­mi­sio­na­do de­mues­tran su dis­po­si­ción a in­ten­tar apla­car a los crí­ti­cos de CBP y de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en es­pe­cí­fi­co’, di­jo Shawn Mo­ran, vo­ce­ro del Con­se­jo Na­cio­nal de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, el cual re­pre­sen­ta a los agen­tes. ‘Cree­mos que sus de­ci­sio­nes han si­do mo­ti­va­das por gru­pos ex­ter­nos, no por las in­quie­tu­des de los em­plea­dos’.

Tras dé­ca­das de ser con­si­de­ra­da el pel­da­ño más ba­jo en el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, co­mo un ex fun­cio­na­rio de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za des­cri­bió a la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, la cor­po­ra­ción ob­tu­vo nue­vo po­der al ser tur­na­da al De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na, for­ma­do en el 2003. En una nue­va era de in­quie­tu­des so­bre se­gu­ri­dad, se con­vir­tió en Ce­ni­cien­ta gra­cias a un pre­su­pues­to am­plia­do y mi­les de agen­tes adi­cio­na­les.

Los crí­ti­cos di­cen que los di­rec­ti­vos ca­ye­ron ba­jo el em­bru­jo de sus pro­pios dis­cur­sos y se con­fun­die­ron en torno al ob­je­ti­vo de la cor­po­ra­ción.

‘Do­ble es­tán­dar’

Mu­chos di­cen que los pro­ble­mas de sis­te­ma em­pie­zan en los ni­ve­les más al­tos, don­de des­de ha­ce dé­ca­das exis­te un do­ble es­tán­dar en las fal­tas éti­cas y otras con­duc­tas in­de­bi­das.

Un fun­cio­na­rio tras otro de al­to ni­vel se ha es­ca­pa­do de ser des­ti­tui­do, ya no di­ga­mos en­jui­cia­do, por di­ver­sos de­li­tos y fal­tas.

Una vo­ce­ra de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za rehu­só ha­cer co­men­ta­rios so­bre asun­tos de per­so­nal.

Cuan­do Re­nee Ha­rris, ex sub­je­fa en fun­cio­nes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, fue agre­ga­da de CBP en la Ciu­dad de Mé­xi­co, sos­tu­vo una re­la­ción in­de­bi­da con el di­rec­tor de con­tra­in­te­li­gen­cia me­xi­ca­na que no se re­por­tó.

La fun­cio­na­ria al prin­ci­pio ne­gó la re­la­ción pa­ra des­pués ad­mi­tir­la, ade­más de otras vio­la­cio­nes a las po­lí­ti­cas, pe­ro no se le le­van­ta­ron car­gos pe­na­les. A pe­sar de la re­co­men­da­ción de su des­pi­do, Ha­rris con­ser­vó su em­pleo. Fue de­gra­da­da, san­ción que ape­ló, y even­tual­men­te se ju­bi­ló en oc­tu­bre del 2013. Ha­rris rehu­só emi­tir co­men­ta­rios.

Lu­ke Ló­pez, un agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za que as­cen­dió con ra­pi­dez y fun­gió co­mo sub­je­fe de co­la­bo­ra­do­res, fue arres­ta­do a raíz de que en mar­zo del 2011 pre­sun­ta­men­te ame­na­zó con una na­va­ja a un guar­dia de se­gu­ri­dad en el ex­te­rior de un bar de Ar­ling­ton, Vir­gi­nia. Ló­pez ale­gó que al­guien ha­bía echa­do un fár­ma­co en su be­bi­da, lo cual lo in­to­xi­có.

A pe­sar de re­co­men­dar­se su des­pi­do, Ló­pez con­ser­vó su pues­to. Ac­tual­men­te tra­ba­ja en una ofi­ci­na dis­tin­ta en el in­te­rior de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za, se­gún su cuen­ta de Lin­ke­din. A tra­vés de una por­ta­voz de la cor­po­ra­ción, Ló­pez no qui­so ha­cer co­men­ta­rios.

Ló­pez y Ha­rris son tan só­lo dos de más de 14 fun­cio­na­rios que me­dian­te in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre asun­tos in­ter­nos y au­di­to­rías ex­ter­nas se des­cu­brió que ha­bían in­cu­rri­do en fal­tas se­rias, os­ci­lan­do en­tre in­ten­tar en­ca­mi­nar con­tra­tos y que­bran­tar le­yes fe­de­ra­les de con­tra­ta­cio­nes has­ta sos­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les en sus ofi­ci­nas, de acuer­do con Ja­mes F. Toms­heck, ex je­fe de Asun­tos Ex­ter­nos.

Toms­heck se­ña­ló en en­tre­vis­ta ha­ber re­co­pi­la­do en ju­nio del 2013 la lis­ta de fun­cio­na­rios de al­to ni­vel que ha­bían eva­di­do me­di­das dis­ci­pli­na­rias du­ran­te una jun­ta de al­to ni­vel en la cual se pre­gun­tó a los fun­cio­na­rios la ra­zón de que la cor­po­ra­ción tu­vie­ra pro­ble­mas de es­ta­do de áni­mo.

“Era ri­dícu­lo: ¿por qué te­ne­mos pro­ble­mas con el es­ta­do de áni­mo?’, di­jo Toms­heck. ‘Yo que­ría gri­tar, por­que los di­rec­ti­vos creen que pue­den ha­cer lo que quie­ran sin ren­dir cuen­tas’.

La ola de in­ci­den­tes ocu­rri­dos du­ran­te el úl­ti­mo año pre­ci­pi­tó el nom­bra­mien­to de Mor­gan. Va­rios lí­de­res, in­clu­yen­do fun­cio­na­rios de al­to ni­vel en De­troit y el Va­lle del Río Bra­vo, en Te­xas, fue­ron su­je­tos a in­ves­ti­ga­cio­nes de asun­tos in­ter­nos. To­das las in­da­ga­to­rias tu­vie­ron su ori­gen en ale­ga­cio­nes de re­la­cio­nes in­de­bi­das o fal­tas.

En ju­nio del 2015, Ke­vin Oaks, je­fe de la zo­na de pa­tru­lla del Va­lle del Río Bra­vo, re­nun­ció de sú­bi­to, evi­tan­do que se in­ves­ti­ga­ra su re­la­ción con una abo­ga­da de CBP, con quien tu­vo un hi­jo.

Tam­bién su se­gun­do al man­do, Raúl Or­tiz, fue cues­tio­na­do por una re­la­ción con una fun­cio­na­ria de asun­tos pú­bli­cos. No fue po­si­ble lo­ca­li­zar a Or­tiz pa­ra pe­dir­le co­men­ta­rios.

En una en­tre­vis­ta, Oaks re­co­no­ció en la cor­po­ra­ción don­de tra­ba­jó la exis­ten­cia de un mar­gen pa­ra me­jo­ras y la ne­ce­si­dad de trans­for­mar­se en una cor­po­ra­ción po­li­cia­ca más pro­fe­sio­nal.

Oaks ma­ni­fes­tó se­guir en cur­so la con­tra­ta­ción de mi­les de agen­tes que la de­pen­den­cia ini­ció ha­ce más de 10 años. Agre­gó ha­ber po­cos fun­cio­na­rios de al­to ni­vel ‘que se­pan có­mo pro­te­ger de sí mis­mos a di­chos agen­tes’.

‘He­mos te­ni­do nuestros pro­pios pro­ble­mas con dis­pa­ros cues­tio­na­bles y con co­rrup­ción’, di­jo. ‘No que­re­mos te­ner ma­la repu­tación. No que­re­mos que ha­ya co­rrup­ción en­tre nues­tras fi­las. Que­re­mos ase­gu­rar­nos de que los agen­tes sean los más rec­tos que po­da­mos te­ner”.

Ce­rrar fi­las

En años re­cien­tes, la cor­po­ra­ción ha si­do cri­ti­ca­da por la for­ma en la cual im­po­ne me­di­das dis­ci­pli­na­rias, por sus po­lí­ti­cas so­bre el uso de la fuer­za y por va­rios ti­ro­teos po­lé­mi­cos, en­tre ellos con­fron­ta­cio­nes trans­fron­te­ri­zas le­ta­les con me­xi­ca­nos.

Tras un pe­rio­do de cre­ci­mien­to en el cual la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za du­pli­có su ta­ma­ño y fue so­me­ti­da a cam­bios his­tó­ri­cos en cuan­to a sus recursos y su mi­sión, la cor­po­ra­ción ya es­ta­ba te­nien­do di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar su ca­mino. En vez de un le­ga­do de se­llar la fron­te­ra, los dos úl­ti­mos je­fes de la de­pen­den­cia son re­cor­da­dos por­que no se pue­de confiar en la cor­po­ra­ción pa­ra di­ri­gir­se a sí mis­ma, en opi­nión del Go­bierno de Oba­ma.

La Pa­tru­lla Fron­te­ri­za se ha vis­to pla­ga­da con do­ce­nas de arres­tos por co­rrup­ción, que­jas so­bre vio­la­cio­nes a los de­re­chos ci­vi­les y acu­sa­cio­nes de uso ex­ce­si­vo de la fuer­za al tiem­po que en los úl­ti­mos 10 años ca­si 50 per­so­nas han per­di­do la vi­da tras al­ter­ca­dos con la cor­po­ra­ción. En mu­chos lu­ga­res son ten­sas las re­la­cio­nes con la co­mu­ni­dad.

Otras cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas con­si­de­ran a la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za des­ho­nes­ta o após­ta­ta. A ni­vel in­terno, mu­chos di­cen que unos cuan­tos se ven pri­vi­le­gia­dos por una an­ti­gua cul­tu­ra de ‘club de mu­cha­chos bue­nos’.

La Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ha te­ni­do un pa­trón de ce­rrar fi­las o abor­dar sus pro­ble­mas in­ter­nos so­la –a puer­ta ce­rra­da. Di­chos pro­ble­mas só­lo se han vis­to exa­cer­ba­dos por las fa­llas en el cre­ci­mien­to y el li­de­raz­go de la cor­po­ra­ción, ase­gu­ran agen­tes y ex agen­tes.

¿Por qué en­ton­ces asu­mi­ría es­te car­go Mor­gan –o cual­quier otro fun­cio­na­rio que ven­ga de fue­ra? Ro­nald T. Hos­ko, un ex fun­cio­na­rio de al­to ni­vel del FBI que ha ha­bla­do con Mor­gan so­bre la de­ci­sión de és­te, se­ña­ló que el nue­vo je­fe tie­ne una sen­sa­ción de de­ber y op­ti­mis­mo acer­ca de po­der mar­car una di­fe­ren­cia a cor­to pla­zo.

‘En­tra a es­to con una vi­sión cla­ra: mu­chos em­plea­dos de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za no lo quie­ren por­que vie­ne de fue­ra’, di­jo Hos­ko. ‘Por Mark, yo es­pe­ro que la den el mar­gen de li­ber­tad pa­ra ha­cer los cam­bios ne­ce­sa­rios, pa­ra traer a per­so­nas en las que pue­da confiar y pa­ra crear un te­ji­do de con­fian­za in­ter­na y ex­ter­na. Se tra­ta de una car­ga pe­sa­da’, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.