De­ba­te Es­ta­dos Uni­dos la frac­tu­ra ra­cial

El Diario de El Paso - - Portada - • J. Healy y N. Han­nah–Jo­nes

Las Ve­gas— Mu­cho des­pués de que sus hi­jos se ha­bían dor­mi­do, Sha­nel Berry man­tu­vo la vi­gi­lia fren­te al te­le­vi­sor en su ca­sa, en Wa­ter­loo, Io­wa, vien­do có­mo se re­ve­la­ba el ho­rror, y ob­se­sio­nán­do­se con una so­la pre­gun­ta: ¿era afro­ame­ri­cano el ga­ti­lle­ro que ase­si­nó a cin­co po­li­cías en Da­llas?

‘Só­lo pen­sé: Por fa­vor, por fa­vor, que no sea afro­ame­ri­cano, por­que, de ser así, se ha­ría fá­cil pa­ra la Policía jus­ti­fi­car aba­lear a los afro­ame­ri­ca­nos.

Berry, una maes­tra de pri­ma­ria, di­jo que le do­lían los po­li­cías y sus fa­mi­lias. Sin em­bar­go, cuan­do se iden­ti­fi­có al ga­ti­lle­ro y su fo­to­gra­fía apa­re­ció en la pan­ta­lla, se su­mió to­da­vía más.

‘Les di­je a mis ni­ños: aho­ra, con es­to, las co­sas van a ser más di­fí­ci­les’.

A 1,500 mi­llas de dis­tan­cia, Da­vid Moody, un policía re­ti­ra­do, de Las Ve­gas, se des­per­tó el vier­nes por la ma­ña­na pa­ra ver que com­pa­ñe­ros po­li­cías es­cri­bían men­sa­jes de enojo y pé­sa­me en sus pá­gi­nas de Facebook, pu­bli­ca­ban in­sig­nias en so­li­da­ri­dad con el De­par­ta­men­to de Policía de Da­llas. Es­ta­ba fu­rio­so por lo que lla­ma­ba el sen­ti­mien­to en con­tra de la Policía de las pro­tes­tas por la muer­te de dos afro­ame­ri­ca­nos, a quie­nes las po­li­cías de Lui­sia­na y Min­ne­so­ta les dis­pa­ra­ron fa­tal­men­te. Y aho­ra es­to.

‘Es la at­mós­fe­ra que hay en es­te mo­men­to’, di­jo. ‘No nos le­van­ta­mos por la ma­ña­na pen­san­do en có­mo podemos vio­lar los de­re­chos de al­guien hoy, có­mo podemos aco­sar a es­te ti­po de per­so­nas. Ca­da ti­po que co­noz­co que an­da tra­ba­jan­do se le­van­ta ca­da día y pien­sa en có­mo va a mar­car una di­fe­ren­cia’.

Aun cuan­do di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, ma­ni­fes­tan­tes y au­to­ri­da­des de las fuer­zas del or­den ba­ta­lla­ban pa­ra en­con­trar pun­tos en co­mún y en­cen­dían ve­la­do­ras por un do­lor com­par­ti­do, ha­bía el te­mor, del que no se po­día es­ca­par, de que Es­ta­dos Uni­dos se es­tu­vie­ra ha­cien­do pe­da­zos por el enojo y la an­gus­tia por los ti­ro­teos fa­ta­les, uno de­trás del otro, co­me­ti­dos por po­li­cías y se­gui­dos por el ata­que de un fran­co­ti­ra­dor, ve­te­rano mi­li­tar, que di­jo que que­ría ma­tar po­li­cías blan­cos.

Jus­to unos días des­pués de que Es­ta­dos Uni­dos ce­le­bra­ra su 240 cum­plea­ños, la gen­te por to­do el país di­jo en en­tre­vis­tas que ca­da vez se sien­te que la na­ción es­tá en­vuel­ta en un de­rra­ma­mien­to de san­gre y en la cul­pa, y que, a pe­sar de las sú­pli­cas pa­ra te­ner com­pa­sión y uni­dad, de­bi­do a los te­mas ra­cia­les e ideo­ló­gi­cos, se es­tá frac­tu­ran­do en dos cam­pos enoja­dos, de li­be­ra­les con­tra con­ser­va­do­res, el mo­vi­mien­to Black Li­ves Mat­ter con­tra el mo­vi­mien­to Blue Li­ves Mat­ter, ma­ni­fes­tan­tes con­tra la Policía. ¿De qué la­do es­ta­ba us­ted?, ¿a cuá­les víc­ti­mas les llo­ra­ba us­ted?

En una en­tre­vis­ta te­le­vi­sa­da, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Or­ga­ni­za­cio­nes Po­li­cia­les cul­pó al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma de ha­cer ‘una gue­rra con­tra los po­li­cías’. En los me­dios so­cia­les, otros con­fron­ta­ron las dis­cre­pan­cias en la vi­da co­ti­dia­na de los es­ta­dou­ni­den­ses afro­ame­ri­ca­nos y blan­cos, es­pe­ran­do que el co­no­ci­mien­to lle­va­ra a con­ver­sa­cio­nes y a ac­cio­nes.

A lo lar­go de la ca­lle Las Ve­gas Strip, ba­ña­da por el sol, don­de hay una mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va de ra­zas, an­te­ce­den­tes y pun­tos de vis­ta po­lí­ti­cos, tu­ris­tas y tra­ba­ja­do­res di­je­ron que el des­fi­le de vio­len­cia du­ran­te la se­ma­na los ha­bía im­pac­ta­do y de­ja­do lle­nos de in­cre­du­li­dad. Les preo­cu­pa­ba que hu­bie­ra más.

Los de­par­ta­men­tos de Policía por to­do Es­ta­dos Uni­dos to­ma­ron pre­cau­cio­nes, or­de­na­ron a sus ele­men­tos que du­pli­ca­ran el nú­me­ro en las pa­tru­llas y que tra­ba­ja­ran en pa­re­jas o equi­pos. Los ci­vi­les tam­bién es­ta­ban en guar­dia. Trey Jem­mott, un es­tu­dian­te de pri­mer año, re­cién lle­ga­do a la Uni­ver­si­dad de Ne­va­da, en Las Ve­gas, di­jo que su ma­dre le ha­bía ad­ver­ti­do que tu­vie­ra cui­da­do an­tes de sa­lir rum­bo al gim­na­sio la otra no­che.

‘Siem­pre me di­jo, por ser afro­es­ta­dou­ni­den­se, ya tie­nes mar­cas en tu con­tra’, con­tó. ‘Só­lo sien­to que al­go va a cam­biar. Pen­sá­ba­mos que ya ha­bía­mos su­pe­ra­do es­to’.

En un pues­to de co­mi­da al ai­re li­bre en la Strip, tres com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo –uno afro­ame­ri­cano, otro blan­co y uno asiá­ti­co– dis­cu­tían so­bre si el de­rra­ma­mien­to de san­gre lle­va­ría a la sa­na­ción o a di­vi­sio­nes más pro­fun­das, y co­men­ta­ban sus pro­pias ex­pe­rien­cias con la Policía.

A Mar­tin Cle­mons, de 28 años, y a unos ami­gos tam­bién afro­ame­ri­ca­nos los ha­bían atra­pa­do por ha­ber si­do imprudentes al cru­zar la Strip. Zach Lu­ciano, de 23 años, quien es blan­co, di­jo que nun­ca lo ha­bían de­te­ni­do, ni ha­bía te­ni­do nin­gún al­ter­ca­do ne­ga­ti­vo con las fuer­zas del or­den, y ha­bía con­si­de­ra­do ser policía.

‘Hay más po­li­cías bue­nos que ma­los’, di­jo Lu­ciano. ‘Yo que­ría ser uno de los bue­nos’.

Lo que los tres com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo com­par­tían era una pers­pec­ti­va des­alen­ta­do­ra en cuan­to a que las di­vi­sio­nes del país no sa­na­rían pron­to.

‘Es tris­te pe­ro es a es­to a lo que es­tá lle­gan­do el mun­do’, co­men­tó Lu­ciano.

En Nue­va York, Mo­ni­fa Ban­de­le ha pa­sa­do 17 años tra­ba­jan­do pa­ra lo­grar que los ciu­da­da­nos vi­deo­gra­ben las in­ter­ac­cio­nes de la Policía, pe­ro cuan­do la gra­ba­ción en Facebook en Vi­vo del ti­ro­teo con­tra Phi­lan­do Cas­ti­le en Min­ne­so­ta, apa­re­ció en los me­dios so­cia­les la no­che del miér­co­les, no se hi­zo el áni­mo de ver­lo.

‘Li­te­ral­men­te, pen­sé que me da­ría un de­rra­me ce­re­bral. Po­día sen­tir que me subía la pre­sión ar­te­rial’, co­men­tó Ban­de­le, de 45 años, na­ti­va de Brooklyn. ‘Tra­ba­jo día y no­che pa­ra ter­mi­nar con la bru­ta­li­dad po­li­cial y, sin im­por­tar cuán­ta res­pon­sa­bi­li­dad sin­tie­ra, sim­ple­men­te no pu­de ha­cer­lo’.

Ban­de­le y su es­po­so Lu­mum­ba ayu­da­ron a fun­dar Cop­watch en 1999, des­pués de la muer­te de Ama­dou Dia­llo de­bi­do a la llu­via de ba­las que le dis­pa­ra­ron po­li­cías neo­yor­qui­nos que con­fun­die­ron la car­te­ra que lle­va­ba en la mano con una pis­to­la. Es fre­cuen­te que la lla­men a co­men­tar so­bre los ase­si­na­tos co­me­ti­dos por la Policía, así es que ver es­tos vi­deos es par­te de su tra­ba­jo.

La no­che an­te­rior a que se pu­bli­ca­ra el vi­deo de Cas­ti­le, Ban­de­le ha­bía vis­to la gra­ba­ción de có­mo un policía en Ba­ton Rou­ge, Lui­sia­na, le dis­pa­ra­ba a Al­ton Ster­ling cuan­do ya­cía in­mó­vil con­tra el pi­so. Sin em­bar­go, ver los vi­deos, uno de­trás del otro, des­pués de lo que se ha sen­ti­do co­mo un ci­clo cons­tan­te de vi­deos de po­li­cías ase­si­nan­do a es­ta­dou­ni­den­ses de ori­gen afri­cano, re­sul­tó ser de­ma­sia­do.

‘Só­lo fue un des­mo­ro­na­mien­to. He ha­bla­do con per­so­nas que es­tán des­mo­ro­na­das y, sim­ple­men­te, ya no aguan­tan más’, co­men­tó Ban­de­le. ‘Se me apa­re­cen esas imá­ge­nes por las no­ches. El im­pac­to es emo­cio­nal y es fí­si­co’.

En su lu­gar, se apre­su­ró a su­bir las es­ca­le­ras pa­ra tra­tar de qui­tar­les los te­lé­fo­nos a sus dos hi­jas ado­les­cen­tes an­tes de que pu­die­ran ver el vi­deo. Sin em­bar­go, la ma­yor, Nai­ma, de 17 años, la en­con­tró en la es­ca­le­ra y es­ta­ba des­con­so­la­da, con los ojos lle­nos de lá­gri­mas. Ban­de­le no fue a tra­ba­jar el vier­nes por­que se que­dó a con­so­lar a sus ni­ñas, a ayu­dar­las a ma­ne­jar el do­lor que es­ta­ban sin­tien­do.

Moody, el policía re­ti­ra­do de Las Ve­gas, quien tam­bién es el pre­si­den­te de la Or­den Fra­ter­nal de la Policía de las Ve­gas, re­pre­sen­ta el re­ver­so de la moneda de esa vi­gi­lan­cia. Con­tó que pa­só gran par­te de su ca­rre­ra pa­tru­llan­do la ciu­dad en mo­to­ci­cle­ta y que aho­ra, cuan­do se to­pa con un al­to en el trán­si­to o una pa­tru­lla de la Policía con las lu­ces in­ter­mi­ten­tes, se de­tie­ne pa­ra es­tar aten­to a los agen­tes.

‘Ne­ce­si­tas que ha­ya ciu­da­da­nos que ha­gan es­te ti­po de co­sas’, di­jo Moody, ‘por­que nun­ca sa­bes qué pue­de pa­sar’.

Berry, la maes­tra de Io­wa, di­jo que tra­ba­jó du­ro pa­ra criar a sus dos hi­jos, Da­llas, de 15 años y Ama­ri, de 11, pa­ra que die­ran una bue­na im­pre­sión. Pón­gan­se de­re­chos, les di­jo siem­pre, vean a la gen­te a los ojos cuan­do les ha­blen y de­fien­dan lo que es­tá bien. Sin em­bar­go, ese con­se­jo tie­ne una ex­cep­ción do­lo­ro­sa: no ha­gan nin­gu­na de esas co­sas si los de­tie­ne la Policía.

‘Esa es la par­te que due­le’, di­jo Berry, de 37 años. ‘Por­que esa es la par­te que Da­llas no cap­ta muy bien. ¿Por qué me es­tás di­cien­do que obe­dez­ca, si no es­toy ha­cien­do na­da ma­lo? Es­toy tra­tan­do de en­se­ñar­los a ser hom­bres y a de­fen­der­se so­los, pe­ro, al mis­mo tiem­po, les es­toy di­cien­do que re­tro­ce­dan y no sean quie­nes son’, ad­vier­te.

Es­ta úl­ti­ma se­ma­na só­lo ha he­cho que sea más di­fí­cil ca­mi­nar por esa cuer­da flo­ja al tra­tar de equi­li­brar la pro­tec­ción de la inocen­cia de sus hi­jos con la pre­pa­ra­ción pa­ra al­go que se sien­te co­mo una even­tua­li­dad. Se sen­tó con ellos a ver la co­ber­tu­ra de las no­ti­cias de los ti­ro­teos y di­jo que le cos­tó tra­ba­jo pre­ve­nir­los, al tiem­po que los re­con­for­ta­ba.

Da­llas es­tá a pun­to de cum­plir 16 años, esa edad en la que el pe­cho de los ado­les­cen­tes se hin­cha de bra­vu­co­ne­ría cuan­do ob­tie­nen eso que es el ri­to de ini­cia­ción es­ta­dou­ni­den­se por an­to­no­ma­sia: la li­cen­cia de ma­ne­jar.

‘Es al­go que de­be­ría­mos es­tar ce­le­bran­do’, di­jo Berry, ‘pe­ro yo es­toy ate­rra­da’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.