No hay que con­fun­dir la in­te­li­gen­cia con el va­lor hu­mano

El Diario de El Paso - - Portada - • Est­her J. Ce­pe­da

Chica­go— Un re­cien­te en­sa­yo en la re­vis­ta ‘The Atlan­tic’, ti­tu­la­do ‘The War on Stu­pid People’, de­be ha­cer­nos re­fle­xio­nar so­bre la naturaleza de la ‘es­tu­pi­dez’. El dic­cio­na­rio in­di­ca que la es­tu­pi­dez es una ‘con­duc­ta que mues­tra fal­ta de sen­sa­tez o buen cri­te­rio; la ca­li­dad de ser es­tú­pi­do o no in­te­li­gen­te’.

Va­le la pe­na re­fle­xio­nar so­bre el tér­mino cuan­do las pu­bli­ca­cio­nes me­diá­ti­cas de éli­te, que sien­tan el tono de los me­dios do­mi­nan­tes, abor­dan el te­ma del va­lor in­trín­se­co del in­di­vi­duo en la so­cie­dad.

La pre­mi­sa del re­dac­tor, Da­vid H. Freed­man, de que los do­ta­dos in­te­lec­tual­men­te se es­tán lle­van­do re­com­pen­sas cre­cien­te­men­te ma­yo­res y que ca­da vez con­fun­di­mos más la in­te­li­gen­cia con el va­lor hu­mano, me­re­ce una con­si­de­ra­ción aten­ta.

Freed­man se­ña­la que los re­sul­ta­dos de los exá­me­nes SAT se uti­li­zan pa­ra es­co­ger so­li­ci­tu­des de tra­ba­jo y que mu­chos de los sú­per in­te­li­gen­tes van en ma­sa a Si­li­con Va­lley, con el ob­je­ti­vo de au­to­ma­ti­zar los po­cos pues­tos de tra­ba­jo, co­mo ma­ne­jar vehícu­los y ha­cer en­tre­gas, que son aun ac­ce­si­bles pa­ra in­di­vi­duos sin tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio.

Freed­man tam­bién se que­ja de que: ‘In­clu­so en es­ta épo­ca de de­sen­fre­na­da preo­cu­pa­ción por las mi­cro­agre­sio­nes y la vic­ti­mi­za­ción, no cui­da­mos en ab­so­lu­to a los no lis­tos. In­di­vi­duos que se ti­ra­rían por un pre­ci­pi­cio an­tes de uti­li­zar un tér­mino pe­yo­ra­ti­vo pa­ra la raza, la re­li­gión, la apa­rien­cia fí­si­ca o las dis­ca­pa­ci­da­des es­tán dis­pues­tos a echar ale­gre­men­te la bom­ba–es­tú­pi­do: En ver­dad, de­gra­dar a los de­más por ser es­tú­pi­dos se ha con­ver­ti­do en al­go ca­si au­to­má­ti­co en to­da for­ma de desacuer­do’.

Y sin em­bar­go... tal vez Freed­man pro­tes­ta de­ma­sia­do.

En to­dos los da­tos que pre­sen­ta so­bre es­tu­dios lon­gi­tu­di­na­les del Co­cien­te In­te­lec­tual y su re­la­ción con la ca­pa­ci­dad de un in­di­vi­duo de ob­te­ner un pues­to de tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­do –o la pro­ba­bi­li­dad de vol­ver­se obe­so, su­frir cier­tos ti­pos de en­fer­me­dad men­tal y aca­bar en la cár­cel– Freed­man no dis­tin­gue cla­ra­men­te en­tre ba­ja ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, ca­li­fi­ca­cio­nes me­dio­cres, re­sul­ta­dos de SAT no ex­cep­cio­na­les y las op­cio­nes de vi­da al­ter­na­ti­vas que no gi­ran en torno a la ob­ten­ción de un ‘buen tra­ba­jo’.

No to­dos desean el ti­po de ‘tra­ba­jos bue­nos’ que se ofre­cen en la ac­tua­li­dad.

La­men­ta­ble­men­te, es cier­to que la reali­dad de la ac­tual ‘eco­no­mía de la in­for­ma­ción’ prác­ti­ca­men­te re­quie­re un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio a fin de ac­ce­der a pues­tos de al­ta tecnología y bue­na re­mu­ne­ra­ción. Se­gún nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes del Cen­ter on Edu­ca­tion and the Work­for­ce, de Geor­ge­town Uni­ver­sity, de los 11.6 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo crea­dos en la eco­no­mía pos­te­rior a la re­ce­sión, 11.5 mi­llo­nes fue­ron a pa­rar a tra­ba­ja­do­res que con­ta­ban por lo me­nos con al­go de educación uni­ver­si­ta­ria. De esos pues­tos, 8.4 mi­llo­nes fue­ron a tra­ba­ja­do­res con tí­tu­lo de ba­chi­ller uni­ver­si­ta­rio o más al­to, y el au­men­to de pues­tos pa­ra tra­ba­ja­do­res con tí­tu­lo de se­cun­da­ria o me­nos fue só­lo de 80 mil, en la re­cu­pe­ra­ción.

Pe­ro que a una per­so­na no le va­ya bien en la es­cue­la o en la eco­no­mía no sig­ni­fi­ca que esa per­so­na sea es­tú­pi­da. No desear ir a la uni­ver­si­dad no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te que uno ten­ga un in­te­lec­to de­fi­cien­te. Son su­po­si­cio­nes que pue­de ha­cer al­guien que des­pre­cia a los de­más por lo que per­ci­be co­mo fal­ta de in­te­li­gen­cia, que con­fun­de con no ser ca­paz de pa­sar por las prue­bas edu­ca­ti­vas pa­ra lo­grar una vi­da de cla­se me­dia.

Hay mu­chas per­so­nas que no desean adop­tar una vi­da de deu­das por un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, que po­dría ayu­dar­las o no a ob­te­ner tra­ba­jo. Otros desean fa­bri­car al­go con sus ma­nos o in­ter­ac­tuar con otros se­res humanos y no con compu­tado­ras. Y eso de­be ser acep­ta­do.

Pro­mo­ver al­tos ni­ve­les de in­te­li­gen­cia, pre­pa­rar a los ni­ños a al­can­zar el ni­vel más al­to de éxi­to aca­dé­mi­co po­si­ble, y pro­por­cio­nar ex­ce­len­tes opor­tu­ni­da­des de educación a to­dos los es­tu­dian­tes son me­di­das de im­por­tan­cia fun­da­men­tal pa­ra el pro­gre­so de nues­tra na­ción. Y esos ob­je­ti­vos son im­por­tan­tes en sí mis­mos, no sim­ple­men­te pa­ra el pro­pó­si­to de te­ner un tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­do.

El en­sa­yo de Freed­man tu­vo re­per­cu­sión y ha ha­bi­do co­men­ta­ris­tas que ana­li­zan si la in­te­li­gen­cia real­men­te es un fac­tor en las inequi­da­des de nues­tra na­ción y si el Go­bierno pue­de re­du­cir los es­tra­gos de la au­to­ma­ti­za­ción en los pues­tos ma­nu­fac­tu­re­ros por me­dio de, por ejem­plo, ‘[pro­por­cio­nar] in­cen­ti­vos a las em­pre­sas que re­sis­ten la au­to­ma­ti­za­ción, pre­ser­van­do por ese me­dio pues­tos pa­ra los me­nos lis­tos’.

Uno pue­de dis­cu­tir to­das las prue­bas que Freed­man pre­sen­ta y aún así es­tar de acuer­do con su con­clu­sión: ‘De­be­mos... co­men­zar a mol­dear nues­tra eco­no­mía, nues­tras es­cue­las, in­clu­so nues­tra cul­tu­ra con un ojo [pues­to] en las ca­pa­ci­da­des y ne­ce­si­da­des de la ma­yo­ría, y en to­do el es­pec­tro de la ca­pa­ci­dad hu­ma­na’. Cla­ro que de­be­mos ha­cer­lo. En ver­dad, la ac­tual re­vo­lu­ción po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta se fun­da en una crí­ti­ca de las em­pre­sas por en­viar pues­tos de tra­ba­jo ma­nu­fac­tu­re­ros a paí­ses de mano de obra ba­ra­ta y de los ca­pi­ta­lis­tas de ries­go por ha­cer di­ne­ro con la tecnología, que ex­clu­ye a los se­res humanos del mer­ca­do laboral.

Pe­ro mo­di­fi­car la so­cie­dad re­quie­re que los gran­des pen­sa­do­res y go­ber­nan­tes de nues­tro país res­pe­ten la reali­dad de que la in­te­li­gen­cia ba­ja y la re­nuen­cia a per­se­guir esa lu­cha com­pe­ti­ti­va, que re­quie­re un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, son as­pec­tos que no van ne­ce­sa­ria­men­te uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.