El nue­vo es­pec­tácu­lo de las no­ti­cias

El Diario de El Paso - - Opinión - Esther J. Cepeda est­herj­ce­pe­da@wa­sh­post.com @est­herj­ce­pe­da

Chica­go— En los días pos­te­rio­res al ata­que de 09/11, los ex­per­tos en sa­lud men­tal ro­ga­ron que la po­bla­ción no se su­mer­gie­ra, jun­to con sus fa­mi­lias, en la vas­ta co­ber­tu­ra de muer­te y te­rror.

Los ex­per­tos ex­pli­ca­ron que dar­se un fes­tín con las imá­ge­nes de sucesos trau­má­ti­cos po­día con­du­cir a con­se­cuen­cias se­rias men­ta­les y fí­si­cas, que po­dían pro­vo­car an­sie­dad, pá­ni­co y una sen­sa­ción de im­po­ten­cia. ¿Cuán­ta gen­te ne­ce­si­ta es­cu­char ese mis­mo men­sa­je hoy en día?

Los pa­dres, es­pe­cial­men­te de ado­les­cen­tes, de­ben com­pren­der el po­der de esas imá­ge­nes y de sus dis­cu­sio­nes. Los jó­ve­nes que es­tán en una edad ca­rac­te­ri­za­da por la pro­tes­ta so­cial, la jus­ti­cia so­cial y un po­bre con­trol de los im­pul­sos, pue­den caer víc­ti­mas de la de­ses­pe­ra­ción, la ira y de sen­ti­mien­tos de apa­bu­llan­te vul­ne­ra­bi­li­dad al ver tan­ta car­ni­ce­ría.

La­men­ta­ble­men­te, a di­fe­ren­cia de 2001, los pa­dres no pue­den sim­ple­men­te apa­gar el te­le­vi­sor fa­mi­liar. Es­ta­mos ca­si inevi­ta­ble­men­te su­mi­dos en la in­ce­san­te co­ber­tu­ra de no­ti­cias de In­ter­net y en las char­las de los me­dios so­cia­les, de las que pa­re­ce ca­si im­po­si­ble po­der es­ca­par­se.

Y hay en to­do ello un as­pec­to des­agra­da­ble. Aun­que sin du­da mu­chos de los mi­llo­nes de in­di­vi­duos cau­ti­va­dos por la lu­cha ra­cial y la vio­len­cia que des­ga­rran nues­tro país es­tán preo­cu­pa­dos y bus­can en­te­rar­se, una gran por­ción de con­su­mi­do­res de las no­ti­cias pos­te­rio­res con­tri­bu­yó a que se con­vir­tie­ran en un es­pec­tácu­lo.

No se pue­de exa­ge­rar la im­por­tan­cia de que los es­ta­dou­ni­den­ses com­pren­dan los fac­to­res per­ti­nen­tes a la in­ter­ac­ción en­tre las mi­no­rías y las fuer­zas del or­den. Son fac­to­res que se com­pli­can en acon­te­ci­mien­tos cu­yo te­lón de fon­do es el te­rro­ris­mo in­terno.

Pe­ro una vez que se com­bi­na nues­tra ne­ce­si­dad de en­te­rar­nos y com­pren­der con el he­cho de que to­dos te­ne­mos un es­tu­dio de vi­deo y un mo­ni­tor de TV en nues­tros ce­lu­la­res, se co­mien­za a sen­tir que la re­co­lec­ción de in­for­ma­ción nos ha lle­va­do de ser una na­ción ob­se­sio­na­da con la TV reali­dad a una na­ción adic­ta a los trau­mas de la vi­da real.

Y lo que es muy se­duc­tor pa­ra los que ha­cen di­ne­ro con las ma­las no­ti­cias es que la for­ma de pre­sen­tar el trau­ma re­fle­ja pe­ne­tran­te­men­te la vi­da dia­ria de mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses.

Pen­se­mos en la co­ber­tu­ra de los ase­si­na­tos en el club noc­turno de Or­lan­do. En los per­fi­les de los que per­die­ron su vi­da, era di­fí­cil se­pa­rar las imá­ge­nes y vi­deos cui­da­do­sa­men­te po­sa­dos de las víc­ti­mas de aque­llos del ase­sino.

¿Cuán­tas fotos va­nas de Omar Ma­teen sos­te­nien­do sua­ve­men­te su men­tón ele­va­do fren­te al es­pe­jo de su ba­ño re­cuer­da us­ted ha­ber vis­to?, ¿no eran in­quie­tan­te­men­te si­mi­la­res a las imá­ge­nes po­sa­das y lle­nas de au­to­ad­mi­ra­ción de los sel­fies pre­sen­ta­dos en las his­to­rias de las víc­ti­mas –y, pa­ra el ca­so, a las que nues­tros pa­res y nues­tros hi­jos pre­sen­tan en Ins­ta­gram y Fa­ce­book?

To­do es par­te de un nue­vo es­pec­tácu­lo no­ti­cio­so cui­da­do­sa­men­te cu­ra­do. En años pa­sa­dos, los me­dios em­pa­que­ta­ban una his­to­ria im­por­tan­te y en pro­ce­so con un lo­go y un te­ma mu­si­cal di­se­ña­do pa­ra di­cha his­to­ria. Hoy en día, son las sel­fies, las pan­ta­llas de los me­dios so­cia­les, los hash­tags pe­ga­di­zos, los en­la­ces grá­fi­cos, los vi­deos en tiem­po real. To­do con­tri­bu­ye a que uno se iden­ti­fi­que y ‘com­par­ta’ las no­ti­cias de úl­ti­mo mo­men­to con el fin de que se vuel­van vi­ra­les.

El pro­ble­ma no es que ‘to­do el mun­do es pe­rio­dis­ta’, co­mo di­jo a CBS News, Sree Sree­ni­va­san, ex fun­cio­na­rio je­fe di­gi­tal del Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Ar­te de Nue­va York y de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, con res­pec­to a la ca­pa­ci­dad de Fa­ce­book de trans­mi­tir en tiem­po real. Es que to­do el mun­do es un mirón. ¿Y con qué pro­pó­si­to?, ¿y a qué pre­cio? ¿Los mi­llo­nes de per­so­nas que se zam­bu­llen en la co­ber­tu­ra de no­ti­cias pos­te­rior a los ata­ques –y que se con­vier­ten en par­te del dra­ma al vol­ver a pre­sen­tar el con­te­ni­do en las re­des so­cia­les, o a ex­pre­sar sus ex­cla­ma­cio­nes de do­lor o de in­dig­na­ción y des­pués es­pe­rar a la res­pues­ta de los de­más– es­tán me­ra­men­te com­par­tien­do in­for­ma­ción im­por­tan­te?

¿O aca­so la ob­se­si­va in­mer­sión en las tra­ge­dias, im­pul­sa­da por los me­dios so­cia­les, ayu­da a ali­men­tar las di­vi­sio­nes po­lí­ti­cas, la có­le­ra y, sí, el nar­ci­sis­mo que con­tri­bu­yen a una ma­yor vio­len­cia?

In­clu­so si eso no ocu­rre, ¿em­pa­par­se en to­da la tra­ge­dia, cli­quear en in­ter­mi­na­bles ga­le­rías de fotos y vi­deos de la car­ni­ce­ría e ins­tin­ti­va­men­te re­pu­bli­car o, peor aún, ex­po­ner a fa­mi­lia­res y ami­gos más vul­ne­ra­bles a ellos, es aca­so la me­jor ma­ne­ra de en­ca­ras los sucesos?

¿Aca­so ciu­da­da­nos emo­cio­na­les, ten­sos, co­lé­ri­cos y ho­rro­ri­za­dos que sim­pa­ti­zan con la tra­ge­dia, van a pro­du­cir so­lu­cio­nes pa­ra nues­tros pro­ble­mas na­cio­na­les de ra­cis­mo y vio­len­cia?

No de­be­mos ha­cer la vis­ta gor­da a las imá­ge­nes grá­fi­cas y los vi­deos de esos ho­rro­res ni a los im­por­tan­tes asun­tos que es­tos ac­tos de vio­len­cia des­cu­bren. Pe­ro de­be­mos ha­cer un es­fuer­zo pa­ra con­su­mir esos ar­tícu­los con cui­da­do y re­fle­xi­va­men­te.

Pre­gún­te­se a qué se es­tá ex­po­nien­do us­ted y a qué ex­po­ne a los de­más y por qué. ¿Es­tá us­ted ayu­dan­do a una cau­sa al cir­cu­lar esas mi­se­rias?, ¿es­tá con­tri­bu­yen­do a la com­pren­sión –o al odio, la ira y el pre­jui­cio?

Y lo que es más im­por­tan­te, ¿qué pue­de ha­cer en la vi­da real que va­ya más allá de vol­ver a pre­sen­tar las no­ti­cias, con­vir­tién­do­se en par­te del pro­ble­ma y no en par­te de la so­lu­ción?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.