His­to­ria del en­ga­ño blan­co

El Diario de El Paso - - Opinión - Ni­cho­las Kris­tof Fa­ce­book.com/Kris­tof Twit­ter.com/Nic­kK­ris­tof

Nue­va York— En 1962, el 85 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses blancos le di­je­ron a Ga­llup que los ni­ños afro­ame­ri­ca­nos te­nían una opor­tu­ni­dad tan bue­na co­mo los ni­ños blancos de ob­te­ner una bue­na edu­ca­ción. Al año si­guien­te, en otro son­deo de Ga­llup, ca­si la mi­tad de los blancos di­jo que los afro­ame­ri­ca­nos te­nían las mis­mas bue­nas opor­tu­ni­da­des que los blancos de ob­te­ner un em­pleo.

En re­tros­pec­ti­va, po­de­mos ver que es­tas creen­cias blan­cas eran ilu­so­rias, y en otras pre­gun­tas de son­deos, los blancos re­co­no­cie­ron des­preo­cu­pa­da­men­te ac­ti­tu­des ra­cis­tas. En 1963, un 45 por cien­to di­jo que pre­sen­ta­rían ob­je­cio­nes si al­gún fa­mi­liar in­vi­ta­ra a una per­so­na afro­ame­ri­ca­na a ca­sa pa­ra la ce­na.

Es­ta com­pla­cen­cia en­tre no­so­tros, es­ta­dou­ni­den­ses blancos, ha si­do una cons­tan­te his­tó­ri­ca. In­clu­so en la úl­ti­ma dé­ca­da, ca­si dos ter­cios de los es­ta­dou­ni­den­ses blancos han di­cho que los afro­ame­ri­ca­nos son tra­ta­dos jus­ta­men­te por la Po­li­cía, y 4 de ca­da 5 blancos ha di­cho que los ni­ños afro­ame­ri­ca­nos tie­nen la mis­ma opor­tu­ni­dad que los ni­ños blancos de ob­te­ner una bue­na edu­ca­ción. En re­su­men, la his­to­ria de las ac­ti­tu­des de es­ta­dou­ni­den­ses blancos ha­cia la ra­za siem­pre ha si­do de au­to­en­ga­ño.

Jus­ta­men­te co­mo en 1963, cuan­do mu­chos blancos de bue­nas in­ten­cio­nes mi­ra­ban a su al­re­de­dor y no po­dían ver al­gún pro­ble­ma, mu­chos blancos bie­nin­ten­cio­na­dos mi­ran a su al­re­de­dor ac­tual­men­te, ven un pre­si­den­te afro­ame­ri­cano, y de­cla­ran re­suel­to el pro­ble­ma.

Ese es el fon­do de ten­sio­nes ra­cia­les que en­vuel­ve a Es­ta­dos Uni­dos hoy día.

Por su­pues­to, se han da­do pro­gre­sos. En 1939, el 83 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses creía que los afro­ame­ri­ca­nos de­be­rían ser man­te­ni­dos fue­ra de ve­cin­da­rios don­de vi­vían per­so­nas blan­cas. Pe­ro si una lec­ción de esa vie­ja cifra es que he­mos lo­gra­do pro­gre­so, otra es lo fá­cil que es pa­ra una ma­yo­ría ‘otro­ri­zar’ a mi­no­rías en for­mas que, en re­tros­pec­ti­va, a to­dos nos pa­re­cen re­pug­nan­tes.

Con to­da im­par­cia­li­dad, la evi­den­cia tam­bién mues­tra en­ga­ños. Sin em­bar­go, lo que lla­ma la aten­ción al mi­rar ha­cia atrás a da­tos his­tó­ri­cos es que los afro­ame­ri­ca­nos no exa­ge­ra­ron la dis­cri­mi­na­ción, pe­ro le res­ta­ron im­por­tan­cia.

En 1962, por ejem­plo, la ma­yo­ría de afro­ame­ri­ca­nos di­jo que los ni­ños afro­ame­ri­ca­nos te­nían las mis­mas opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas que los ni­ños blancos, y ca­si una cuar­ta par­te de la po­bla­ción afro­ame­ri­ca­na di­jo que te­nían las mis­mas opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les que los blancos. Eso fue ri­dícu­lo; la his­to­ria no ha des­acre­di­ta­do las que­jas de per­so­nas afro­ame­ri­ca­nas pe­ro, más bien, ha mos­tra­do que fue­ron te­nues.

Mi co­ra­zo­na­da es que no­so­tros, de la mis­ma for­ma, ve­re­mos en re­tros­pec­ti­va y con­clui­re­mos que los lla­ma­dos ac­tua­les por jus­ti­cia ra­cial, en cual­quier ca­so, sub­es­ti­man el pro­ble­ma; y que el Es­ta­dos Uni­dos blan­co, sin con­si­de­ra­ción a sus bue­nas in­ten­cio­nes, es asom­bro­sa­men­te ajeno a la ge­ne­ra­li­za­da de­sigual­dad.

Ca­sual­men­te el ci­ru­jano de trau­ma­to­lo­gía que ma­ne­ja­ba la sa­la de emer­gen­cias de Da­llas el jue­ves pa­sa­do, cuan­do sie­te agen­tes de Po­li­cía fue­ron lle­va­dos con he­ri­das de ba­la, es un hom­bre afro­ame­ri­cano, Brian Wi­lliams. Pe­leó por sal­var las vi­das de esos ofi­cia­les y llo­ró por aqué­llos a los que no pu­do ayu­dar. Pe­ro en otros con­tex­tos, él le te­me a la Po­li­cía: afir­mó que des­pués de una pa­ra­da de trán­si­to ha­bía si­do ex­ten­di­do to­tal­men­te so­bre el co­fre de un au­to de Po­li­cía.

Wi­lliams de­mues­tra su ad­mi­ra­ción ha­cia ofi­cia­les de Po­li­cía pa­gan­do a ve­ces sus cuen­ta­sen res­tau­ran­tes, pe­ro tam­bién ex­pre­só sus sen­ti­mien­tos ha­cia la Po­li­cía de la si­guien­te for­ma al dia­rio Was­hing­ton Post: ‘Yo los apo­yo. Los de­fien­do. Yo los cui­da­ré. Eso no sig­ni­fi­ca que no les va­ya a te­mer’.

Esa es una na­rra­ti­va a la que mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses blancos son aje­nos. La mi­tad de los es­ta­dou­ni­den­ses blancos hoy día di­ce que la dis­cri­mi­na­ción ha­cia los blancos es un pro­ble­ma tan gran­de co­mo la dis­cri­mi­na­ción en con­tra de afro­ame­ri­ca­nos. ¿De ver­dad? Eso con­tra­di­ce abru­ma­do­ra in­ves­ti­ga­ción que mues­tra que los afro­ame­ri­ca­nos tie­nen ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de ser sus­pen­di­dos de prees­co­lar, de ser en­jui­cia­dos por con­su­mo de dro­gas, de re­ci­bir sen­ten­cias más lar­gas, de ser dis­cri­mi­na­dos en vi­vien­da, de que les nie­guen en­tre­vis­tas la­bo­ra­les, de ser re­cha­za­dos en con­sul­to­rios mé­di­cos, de su­frir pre­jui­cio en ca­si ca­da sec­tor me­di­ble de la vi­da dia­ria.

En mi men­te, una in­dig­ni­dad in­clu­so ma­yor de los de­re­chos ci­vi­les en Es­ta­dos Uni­dos que abu­sos de al­gu­nos ofi­cia­les de Po­li­cía pu­die­ra ser un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que en­vía de ru­ti­na a los es­tu­dian­tes afro­ame­ri­ca­nos más ne­ce­si­ta­dos a es­cue­las de ter­ce­ra con es­ca­sez de fon­dos, al tiem­po que di­ri­ge abun­dan­tes re­cur­sos a es­cue­las ri­cas de blancos.

‘Si Es­ta­dos Uni­dos va a ser Es­ta­dos Uni­dos, te­ne­mos que par­ti­ci­par en una con­ver­sa­ción más lar­ga que só­lo el sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal’, no­ta Da­rren Wal­ker, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ford. ‘Si se lle­ga­ra a es­tu­diar la ma­yo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes que sos­tie­nen nues­tra de­mo­cra­cia –edu­ca­ción su­pe­rior, edu­ca­ción has­ta la pre­pa­ra­to­ria, el sis­te­ma de vi­vien­da, el sis­te­ma de trans­por­ta­ción, el sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal– se en­con­tra­rá ra­cis­mo sis­te­má­ti­co in­crus­ta­do en esos sis­te­mas’.

Sin em­bar­go, Wal­ker es un op­ti­mis­ta, en par­te de­bi­do a su pro­pia tra­yec­to­ria. En 1965, co­mo ni­ño afro­ame­ri­cano en la Te­xas ru­ral, fue ca­paz de re­gis­trar­se en el pro­gra­ma Head Start po­co des­pués de que se fun­da­ra… y to­do cam­bió. ‘Trans­for­mó mi vi­da y creó po­si­bi­li­da­des pa­ra mí y una sen­da de pla­nea­ción’, di­ce. ‘Es­to me su­mi­nis­tró una vi­da que yo nun­ca ha­bría ima­gi­na­do’.

Co­mo su­gie­re la tra­ve­sía de Wal­ker, no­so­tros te­ne­mos he­rra­mien­tas que pue­den ayu­dar, aun­que, por su­pues­to, la de­sigual­dad ra­cial es com­ple­ja, pues in­vo­lu­cra no só­lo dis­cri­mi­na­ción sino tam­bién em­pleos, edu­ca­ción, es­truc­tu­ra fa­mi­liar y más. Un pun­to de par­ti­da pa­ra no­so­tros, blancos, es des­per­tar de nues­tros en­ga­ños ma­si­vos en mar­cha, re­co­no­cer que en la prác­ti­ca las vi­das afro­ame­ri­ca­nas no han im­por­ta­do tan­to co­mo las vi­das blan­cas, y que es­to es una afren­ta a los va­lo­res que to­dos pro­fe­sa­mos creer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.