Los es­pec­tros de W. si­guen aco­sán­do­nos

El Diario de El Paso - - Opinión - Mau­reen Down

Washington– Du­ran­te la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na en 2000 en Fi­la­del­fia, que nom­bró a Geor­ge W. Bush su can­di­da­to, mi her­ma­na se pre­sen­tó an­te mi puer­ta.

Era vo­lun­ta­ria del can­di­da­to re­pu­bli­cano y lle­va­ba un le­tre­ro que de­cía “W. es­tá con las mu­je­res”. Los ho­te­les es­ta­ban ago­ta­dos y ella que­ría que­dar­se en mi cuar­to.

Le di­je que po­dría en­trar si de­ja­ba afue­ra su le­tre­ro.

Peggy me acom­pa­ñó a una co­mi­da con Johhny Ap­ple, ar­ti­cu­lis­ta de po­lí­ti­ca y co­mi­da de The New York Ti­mes que fue co­no­ci­do co­mo le­yen­da en su pro­pio tiem­po.

Ella le pre­gun­tó a Johnny si W. po­dría ga­nar la pre­si­den­cia. Yo es­ta­ba in­tere­sa­da en su res­pues­ta pues él ha­bía co­no­ci­do a Al Go­re y a W. des­de que eran jó­ve­nes, por ha­ber cu­bier­to a sus res­pec­ti­vos pa­dres.

“Bush va a ga­nar”, le di­jo a mi her­ma­na con su voz de es­truen­do, la ser­vi­lle­ta col­ga­da del cue­llo co­mo ba­be­ro. “Y va a ser un pre­si­den­te muy po­pu­lar”.

En las ra­ras oca­sio­nes en que sur­ge el te­ma de W., yo pien­so mu­cho en ese mo­men­to y en que los aten­ta­dos de 2001 tras­tro­ca­ron to­do y en lo di­fe­ren­te que hu­bie­ran po­di­do ser las co­sas.

El ex­pre­si­den­te dio un bre­ve dis­cur­so en Da­llas, en el ho­me­na­je a los cin­co po­li­cías ase­si­na­dos por un fran­co­ti­ra­dor. Co­mo ca­che­ta­da a Do­nald Trump, de­tes­ta­do en la fa­mi­lia Bush, W. di­jo: “No que­re­mos la uni­dad del do­lor, ni que­re­mos la uni­dad del mie­do. Que­re­mos la uni­dad de la es­pe­ran­za, del afec­to y de los pro­pó­si­tos ele­va­dos”.

Tie­ne ra­zón en que el mun­do ha te­ni­do mu­cha uni­dad por el do­lor, hun­di­do en los ata­ques ful­mi­nan­tes y alea­to­rios de ti­ro­teos ma­si­vos y ata­ques te­rro­ris­tas.

La repu­tación de W. y del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma re­ci­bió un em­pu­jón de Trump, real­za­da por el con­tras­te.

W. ha­bló en Da­llas de “en­con­trar lo me­jor de no­so­tros mis­mos”. Si al me­nos lo hu­bie­ra en­con­tra­do cuan­do es­ta­ba en el car­go. En cam­bios, sus fan­tas­mas nun­ca es­tán muy le­jos. Él de­be ob­ser­var las con­se­cuen­cias de sus erro­res que si­guen sa­cu­dien­do al pla­ne­ta.

Una bio­gra­fía re­cién pu­bli­ca­da, “Bush” de Jean Ed­ward Smith, pre­sen­ta los mis­mos ar­gu­men­tos que pre­sen­tó Trump cuan­do sa­cu­dió la or­to­do­xia re­pu­bli­ca­na e hi­zo tro­pe­zar a Jeb Bush, di­cien­do que W. ig­no­ró las ad­ver­ten­cias an­tes de los ata­ques y reac­cio­nó en for­ma des­me­su­ra­da des­pués.

“Sos­te­ner que al to­mar las me­di­das que to­mó, el pre­si­den­te man­tu­vo a sal­vo al país es to­tal­men­te fa­laz”, afir­ma Smith, que agre­ga: “La ver­dad es que la ame­na­za de te­rro­ris­mo a la que se en­fren­ta Es­ta­dos Uni­dos en mu­chos sen­ti­dos es re­sul­ta­do di­rec­to de la de­ci­sión de Bush de in­va­dir Irak en 2003”.

Y ha­blan­do de fa­la­cias, la se­ma­na pa­sa­da por fin pu­di­mos ver dos do­cu­men­tos gu­ber­na­men­ta­les muy es­pe­ra­dos.

El ex se­na­dor Bob Graham de Flo­ri­da pre­sio­nó a los go­bier­nos de Bush y de Oba­ma pa­ra que le­van­ta­ran el se­cre­to so­bre las 28 pá­gi­nas re­te­ni­das cuan­do se dio a co­no­cer la in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so so­bre los aten­ta­dos en di­ciem­bre de 2002.

Esa sec­ción de­ta­lla li­gas sos­pe­cho­sas en­tre los se­cues­tra­do­res de los avio­nes _ de los 19, 15 eran sau­di­tas _ y otros ope­ra­do­res de Al Qae­da con la fa­mi­lia real de Ara­bia Sau­di­ta. Uno de los ca­sos es que el pri­mer pri­sio­ne­ro de Al Qae­da que hi­zo la CIA des­pués de los aten­ta­dos te­nía un nú­me­ro te­le­fó­ni­co que per­te­ne­cía a la em­pre­sa que cui­da­ba de la ca­sa en Co­lo­ra­do del prín­ci­pe Ban­dar bin Sul­tan. El ex em­ba­ja­dor sau­di­ta era tan alle­ga­do a la fa­mi­lia Bush que lo lla­ma­ban Ban­dar Bush.

Si esas 28 pá­gi­nas se hu­bie­ran da­do a co­no­cer allá en 2002, la re­ve­la­ción qui­zá hu­bie­ra evi­ta­do la in­va­sión de Irak, cen­tran­do la aten­ción don­de de­bía es­tar: en los po­si­bles víncu­los en­tre Al Qae­da y la fa­mi­lia real sau­di­ta, en lu­gar de la fan­ta­sía del víncu­lo de Al Qae­da con Sad­dam Hussein te­ji­da por Dick Che­ney.

W. de­cla­ró que dar a co­no­cer esas pá­gi­nas en su mo­men­to “nos ha­bría di­fi­cul­ta­do ga­nar la gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo”. Pe­ro aho­ra que las he­mos po­di­do ver, es evi­den­te que más bien es lo con­tra­rio: fue­ron los sau­di­tas los que re­pe­ti­da­men­te so­fo­ca­ron los es­fuer­zos de Es­ta­dos Uni­dos por aplas­tar a Al Qae­da an­tes de los aten­ta­dos de 2001.

El otro do­cu­men­to es el re­por­te Chil­cot, del go­bierno bri­tá­ni­co, so­bre la gue­rra de Irak y que cons­ti­tu­ye un de­mo­le­dor re­por­te de 2.6 mi­llo­nes de pa­la­bras con­tra el en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro Tony Blair.

En 2002, Blair con­fir­mó su con­di­ción de pe­rro fal­de­ro en­vián­do­le a W. una no­ta que de­cía: “Es­toy con­ti­go, pa­se lo que pa­se”.

El pue­blo bri­tá­ni­co con­si­de­ra a Blair un paria des­de ha­ce tiem­po. Pe­ro se ne­ce­si­ta­ron sie­te años pa­ra que el go­bierno bri­tá­ni­co con­clu­ye­ra que Blair fa­cul­tó a W. a lan­zar la gue­rra con da­tos du­do­sos, con pla­nea­ción inade­cua­da pa­ra con­tro­lar los cam­pos de muer­te en el pa­no­ra­ma pos­te­rior a Sad­dam, pa­no­ra­ma que, a fin de cuen­tas, prohi­jó al Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Sa­rah Helm, es­po­sa de Jo­nat­han Po­well, im­por­tan­te asis­ten­te de Blair en los pro­le­gó­me­nos de la gue­rra, re­cien­te­men­te es­cri­bió un ar­tícu­lo en The Guar­dian so­bre una con­ver­sa­ción en­tre W. y Blair. Ella di­ce ha­ber­la es­cu­cha­do en un cre­pi­tan­te te­lé­fono se­gu­ro en su ca­sa, una no­che de mar­zo de 2003. Co­mo pe­rio­dis­ta, Helm to­mó no­tas que des­pués usa­ría en una obra.

Es­te es su re­la­to: Blair to­da­vía es­ta­ba tra­tan­do en vano de con­te­ner al pre­si­den­te, que se mos­tra­ba arro­gan­te e in­tran­si­gen­te. W. le di­jo a Blair que es­ta­ba “dis­pues­to a rom­per ca­ras”. Des­de­ñó a Hans Blix, ins­pec­tor de ar­mas de la ONU que no en­con­tró ar­mas de des­truc­ción ma­si­va en Irak, lla­mán­do­lo un “don na­die”. Ala­bó el len­gua­je cor­po­ral de Blair al pre­sio­nar en fa­vor de la gue­rra y lo ins­tó a “aguan­tar­se ahí” y mos­trar “co­jo­nes”.

Cuan­do Blair plan­teó las ob­je­cio­nes de los fran­ce­ses, W. se bur­ló: “Sí, pe­ro ¿qué han he­cho los fran­ce­ses por los de­más? ¿Qué gue­rras han ga­na­do des­de la re­vo­lu­ción fran­ce­sa?”

W. apa­re­ce co­mo un va­que­ro de ca­ri­ca­tu­ra, in­ge­nuo, vo­lun­ta­rio­so y des­te­llan­te. A ve­ces, cuan­do por fin po­de­mos ver de­trás de la cor­ti­na, nues­tros peo­res te­mo­res se vuel­ven reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.