Gran Bre­ta­ña, un país a la de­ri­va

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer

Lon­dres– Es­toy acos­tum­bra­do a es­cri­bir so­bre paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que to­da­vía no han de­ci­di­do dón­de in­ser­tar­se en el es­ce­na­rio mun­dial. Pe­ro, tras una vi­si­ta al Reino Uni­do, nun­ca pen­sé que ve­ría a uno de los paí­ses más desa­rro­lla­dos del mun­do tan a la de­ri­va co­mo la Gran Bre­ta­ña (GB) de hoy.

Du­ran­te una vi­si­ta de cua­tro días, es­cu­ché más de me­dia do­ce­na de pro­pues­tas -ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes en­tre sí- so­bre quié­nes de­be­rían ser los nue­vos so­cios co­mer­cia­les bri­tá­ni­cos tras su vo­to del 23 de ju­nio por el Bre­xit, co­mo se co­no­ce a la de­ci­sión de aban­do­nar la Unión Europea (UE).

Co­mo en el jue­go de las si­llas mu­si­ca­les, los bri­tá­ni­cos es­tán bus­can­do de­ses­pe­ra­da­men­te una si­lla va­cía pa­ra ne­go­ciar acuer­dos de li­bre co­mer­cio con otras par­tes del mun­do an­tes que la mú­si­ca se de­ten­ga (y Do­nald Trump u otros po­pu­lis­tas y ais­la­cio­nis­tas cie­rren la puer­ta a nue­vos acuer­dos co­mer­cia­les).

El 11 de ju­lio, el mi­nis­tro de Fi­nan­zas bri­tá­ni­co, Geor­ge Os­bor­ne -quien re­nun­ció tras el nom­bra­mien­to de la nue­va pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May-, pro­pu­so que GB se una al TLCAN. “De­be­mos co­men­zar a ne­go­ciar aho­ra con Es­ta­dos Uni­dos y otros miem­bros del TLCAN”, es­cri­bió Os­bor­ne en The Wall Street Jour­nal.

Mien­tras tan­to, co­lum­nis­tas bri­tá­ni­cos plan­tean la idea de que el país se in­te­gre al Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP), re­cien­te­men­te fir­ma­do por Ba­rack Oba­ma con otros 11 paí­ses del Pa­cí­fi­co, Asia y Amé­ri­ca La­ti­na, que in­clu­yen a Ja­pón, Ca­na­dá, Mé­xi­co y Chi­le.

Otros ex­per­tos es­tán pi­dien­do que, tras su sa­li­da de la UE, Gran Bre­ta­ña tra­te de con­ver­tir­se en un miem­bro in­de­pen­dien­te de la Alian­za Trans­pa­cí­fi­ca de Co­mer­cio e In­ver­sión, que el Go­bierno de Oba­ma es­tá ne­go­cian­do con la UE. Otros gru­po de ex­per­tos es­tá pro­po­nien­do acuer­dos co­mer­cia­les bi­la­te­ra­les con Ja­pón, In­dia o paí­ses de Afri­ca.

Y los pe­rió­di­cos bri­tá­ni­cos le han da­do gran co­ber­tu­ra a la pro­pues­ta de la Aso­cia­ción de Ban­que­ros Sui­zos de crear una alian­za fi­nan­cie­ra en­tre Sui­za, Lon­dres, Hong Kong y Sin­ga­pur -un gru­po que se lla­ma­ría F4- pa­ra ayu­dar a mi­ti­gar el im­pac­to del Bre­xit so­bre Lon­dres co­mo cen­tro fi­nan­cie­ro pan­eu­ro­peo.

Mi opi­nión: Gran Bre­ta­ña es­tá a la de­ri­va, des­orien­ta­da y fan­ta­sean­do con una in­ser­ción fá­cil en otros blo­ques co­mer­cia­les. Sin em­bar­go, en mo­men­tos que EU y otros paí­ses es­tán ha­cien­do fren­te a una ola ais­la­cio­nis­ta y con­tra­ria al li­bre co­mer­cio, se­rá muy di­fí­cil que es­te país lo­gre in­te­grar­se al TLCAN o al­gún otro blo­que im­por­tan­te a cor­to pla­zo.

Mu­chos de los que vo­ta­ron a fa­vor del Bre­xit aho­ra la­men­tan su de­ci­sión. Los elec­to­res que vo­ta­ron a fa­vor de de­jar la UE se com­pra­ron la de­ma­go­gia po­pu­lis­ta de que re­cha­zar a los in­mi­gran­tes y le­van­tar un mu­ro co­mer­cial con el res­to de Eu­ro­pa de­vol­ve­ría a Gran Bre­ta­ña su gran­de­za pa­sa­da -un men­sa­je pa­re­ci­do al de Do­nald Trump- y aho­ra es­tán des­con­cer­ta­dos an­te las con­se­cuen­cias.

Des­de la vo­ta­ción so­bre el Bre­xit, la li­bra es­ter­li­na ha ba­ja­do a su me­nor va­lor fren­te al dó­lar en 30 años, im­por­tan­tes pla­nes em­pre­sa­ria­les han si­do sus­pen­di­dos in­de­fi­ni­da­men­te, las uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas en­fren­tan gran­des re­cor­tes de fon­dos de la UE y los de­li­tos de odio se han ele­va­do a un ni­vel sin pre­ce­den­te co­mo con­se­cuen­cia de la re­tó­ri­ca an­ti­in­mi­gran­te de la cam­pa­ña por el Bre­xit.

Aho­ra, la pri­me­ra mi­nis­tra May ten­drá que ne­go­ciar los tér­mi­nos del di­vor­cio de su país con la UE. Lo me­jor que po­dría ha­cer una vez con­clui­das las ne­go­cia­cio­nes se­ría con­vo­car a un se­gun­do re­fe­ren­do que ofrez­ca a los bri­tá­ni­cos va­rias op­cio­nes de sa­li­da, en­tre ellas una que per­mi­ti­ría al país man­te­ner la ma­yor par­te de sus la­zos con la UE con al­gu­nos cam­bios cos­mé­ti­cos.

Si May no lo ha­ce, e im­ple­men­ta una se­pa­ra­ción to­tal de la UE, GB to­ma­rá el ca­mino de to­dos los paí­ses que han su­cum­bi­do a los can­tos de si­re­na de de­ma­go­gos ais­la­cio­nis­tas: su eco­no­mía cae­rá aún más, el pue­blo bri­tá­ni­co se­rá ca­da vez más po­bre y es­ta­rá ca­da vez más di­vi­di­do. La ac­tual des­orien­ta­ción de GB po­dría ser el co­mien­zo de co­sas aún peo­res en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.