Ve­lan en ho­nor de pa­dre e hi­jo muer­tos en Ni­za

El Diario de El Paso - - Texas -

Aus­tin, Tx.— Cien­tos de per­so­nas asis­tie­ron a la vi­gi­lia con ve­la­do­ras en ho­nor de un pa­dre y su hi­jo de Te­xas que mu­rie­ron en el ata­que con un ca­mión en Ni­za, Fran­cia.

El Aus­tin Amer­can-Sta­tes­man re­por­tó que el pas­tor de la Igle­sia La­ke Hills, Mac Ri­chard, dio co­mien­zo al ser­vi­cio el do­min­go por la no­che ex­pli­can­do que no se tra­ta­ba de un ser­vi­cio con­me­mo­ra­ti­vo, sino más bien del co­mien­zo de un pro­ce­so de due­lo. Di­jo tam­bién que las muer­tes de Sean Co­pe­land, de 51 años, y de Bro­die Co­pe­land, de 11, de La­ke­way, cer­ca de Aus­tin, eran una ‘in­des­crip­ti­ble e in­nom­bra­ble pér­di­da’.

La fa­mi­lia Co­pe­land es­ta­ba en Fran­cia du­ran­te unas va­ca­cio­nes por Eu­ro­pa cuan­do Moha­med Lahouaiej Bouh­lel echó un ca­mión en­ci­ma de una mul­ti­tud el jue­ves du­ran­te la ce­le­bra­ción del Día de la Bas­ti­lla, ma­tan­do a 84 per­so­nas.

De acuer­do con un co­mu­ni­ca­do que fue leí­do por el pas­tor, otros in­te­gran­tes de la fa­mi­lia Co­pe­land aún es­tán en Eu­ro­pa tra­ba­jan­do con el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra po­der re­gre­sar a ca­sa.

Jess Da­vis, quien es ami­go de Mea­gan Co­pe­land, hi­ja de Sean Co­pe­land, pre­sen­tó un co­mu­ni­ca­do en nom­bre de la fa­mi­lia, di­cien­do que, ‘te­ne­mos nues­tro co­ra­zón des­tro­za­do y es­ta­mos en shock por la pér­di­da de Bro­die Co­pe­land, un asom­bro­so hi­jo y her­mano que ilu­mi­nó nues­tras vi­das, y Sean Co­pe­land, un ma­ra­vi­llo­so es­po­so y pa­dre. Los que­re­mos mu­cho’.

Bro­die ju­ga­ba pa­ra la Aca­de­mia de Beis­bol Hill Country, que posteó un co­mu­ni­ca­do en su pá­gi­na de Fa­ce­book que de­cía en par­te: ‘que­re­mos pe­dir­les a la fa­mi­lia de la aca­de­mia HC que en­víen sus ora­cio­nes a los Co­pe­land. Es­ta tar­de, nues­tro que­ri­do Bro­die Co­pe­land, al igual que su pa­dre, Sean Co­pe­land, fue­ron ase­si­na­dos du­ran­te un ata­que te­rro­ris­ta en Ni­za, Fran­cia… Na­die me­re­ce es­te ti­po de des­tino, es­pe­cial­men­te una fa­mi­lia tan ma­ra­vi­llo­sa. Es­tán en nues­tros co­ra­zo­nes, en nues­tros pen­sa­mien­tos y ora­cio­nes. Des­can­sen en paz, Bro­die y Sean, se­rán re­cor­da­dos por mu­chos’.

Sean Co­pe­land apa­re­cía co­mo ad­mi­nis­tra­dor de equi­po en otra pá­gi­na web.

‘Era un chi­co asom­bro­so, to­dos es­tán llo­ran­do por to­da es­ta si­tua­ción y creo que Bro­die era el ti­po de chi­co que sim­ple­men­te que­ría que to­dos fué­ra­mos fe­li­ces. Una pe­que­ña bo­la de fue­go, na­da más que son­ri­sas de su par­te a to­do mo­men­to’, di­jo Aa­ron Ca­ble, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de la aca­de­mia de beis­bol.

El maes­tro de quin­to gra­do, Co­leen Ser­foss, di­jo que Bro­die es­ta­ba emo­cio­na­do so­bre es­te via­je de ve­rano con su fa­mi­lia.

‘Las pa­la­bras no pue­den des­cri­bir có­mo me sien­to por los pa­dres, por su ma­dre, y sus her­ma­nos. Só­lo re­zo pi­dien­do que Dios les dé fuer­za, só­lo re­zo por ellos’.

Los fun­cio­na­rios de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley con­fir­ma­ron el do­min­go que uno de sus es­tu­dian­tes es­ta­ba en­tre los muer­tos.

Ni­co­las Les­lie es el ter­cer es­ta­dou­ni­den­se con­fir­ma­do que se en­con­tra­ba en­tre las víc­ti­mas.

La fa­mi­lia Co­pe­land va­ca­cio­na­ba por Eu­ro­pa du­ran­te ti­ro­teo; pe­re­cie­ron Sean y Bro­die

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.