De­le­ga­da his­pa­na no ve al par­ti­do que apo­ya

El Diario de El Paso - - Especial - The Was­hing­ton Post

Cle­ve­land, Ohio— De­ci­dién­do­se por el úl­ti­mo can­di­da­to que ha que­da­do en pie no era la ma­ne­ra en que Jes­si­ca Fer­nán­dez, la presidenta de 31 años de la or­ga­ni­za­ción Young Re­pu­bli­cans de Mia­mi, ori­gi­nal­men­te se ima­gi­na­ba que se­ría su pri­me­ra con­ven­ción na­cio­nal política.

Fer­nán­dez ha­bía es­pe­ra­do te­ner una ex­pe­rien­cia ju­bi­lo­sa, mul­ti­cul­tu­ral y mul­ti­ge­ne­ra­cio­nal vi­to­rean­do a fa­vor del se­na­dor Mar­co Ru­bio, re­pu­bli­cano de Flo­ri­da, un com­pa­ñe­ro cu­ba­noa­me­ri­cano de su vie­jo ve­cin­da­rio. Pe­ro pa­ra cuan­do la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na arran­có es­ta se­ma­na, Fer­nán­dez es­ta­ba li­dian­do con una reali­dad me­nos alen­ta­do­ra. En torno a ella en el pleno de la con­ven­ción ha­bía una mul­ti­tud con­for­ma­da en su ma­yo­ría por gen­te adul­ta y an­glo­sa­jo­na, co­rean­do un co­ver de “My Sha­ro­na”, en­tu­sias­ma­da por un can­di­da­to que ha en­tre­la­za­do su as­cen­den­cia con su an­sie­dad.

“Só­lo mi­ren a su al­re­de­dor”, Fer­nán­dez les di­jo a sus pai­sa­nos del es­ta­do de Flo­ri­da. “Soy un pe­que­ño uni­cor­nio”.

Pa­ra mu­chos de­le­ga­dos que se en­cuen­tran aquí es­ta se­ma­na, tan só­lo el asis­tir a la con­ven­ción re­sul­tó ser una de­ci­sión di­fí­cil de to­mar. La con­ven­ción es la cul­mi­na­ción de un lar­go pro­ce­so po­lí­ti­co que los de­jó con el can­di­da­to que me­nos les agra­da. Aho­ra tie­nen que ave­ri­guar có­mo de­ben li­diar con es­ta si­tua­ción. Pa­ra Fer­nán­dez, eso sig­ni­fi­ca te­ner que apren­der a acep­tar una vi­sión pa­ra el país que ella no com­par­te, al mis­mo tiem­po que in­ten­ta re­afir­mar sus idea­les de un par­ti­do que pa­re­ce es­tar ale­ján­do­se de los mis­mos. Ella apre­cia­ba que Ru­bio, hi­jo de in­mi­gran­tes, sa­bía có­mo trans­mi­tir el op­ti­mis­mo del sue­ño ame­ri­cano. Do­nald Trump era ne­ga­ti­vo y el hi­jo de un millonario.

Ru­bio in­ten­tó evi­tar los ata­ques per­so­na­les. Trump se re­fe­ría a él lla­mán­do­lo con apo­dos co­mo “sweaty” (su­do­ro­so) y “little” (pe­que­ño).

Y aho­ra, con el país en­fo­ca­do en los ti­ro­teos de la Po­li­cía con­tra afro­ame­ri­ca­nos, y afro­ame­ri­ca­nos dis­pa­ran­do con­tra ofi­cia­les, a Fer­nán­dez le preo­cu­pa que no ha­ya su­fi­cien­te es­pa­cio en su par­ti­do pa­ra dis­cu­tir so­bre có­mo la Po­li­cía pue­de te­ner un ma­yor acer­ca­mien­to con las co­mu­ni­da­des mi­no­ri­ta­rias.

El lu­nes vio có­mo la mul­ti­tud con­cor­da­ba con los ex­po­si­to­res que cri­ti­ca­ban al mo­vi­mien­to Black Li­ve Mat­ter y que de­cían, “to­das las vi­das im­por­tan”.

Es­te no era el par­ti­do com­pa­si­vo que ella es­ta­ba bus­can­do. Aun así, Fer­nán­dez asis­tió a la con­ven­ción de Trump ha­cien­do a un la­do to­das sus du­das y, tal co­mo ella lo di­jo, “a te­ner que apo­yar a Trump”.

“Es di­fí­cil ser ho­nes­ta”, di­jo Fer­nán­dez. “Ahí que­da­ron mis sen­ti­mien­tos, y lue­go es­ta­ban mis ami­gos que me de­cían que no vi­nie­ra y gen­te a la que yo res­pe­to que de­ci­die­ron que no po­dían apo­yar a Trump”, de­cla­ró.

JEs­sI­Ca FEr­nÁn­DEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.