Ofi­cial: Do­nald Trump, can­di­da­to re­pu­bli­cano

El Diario de El Paso - - Panorama - Vie­ne de la Por­ta­da

Cle­ve­land– Sin em­bar­go, és­te fue un mo­men­to me­mo­ra­ble. Ha­ce po­co más de un año, Trump pa­re­cía que no ten­dría po­si­bi­li­da­des: era un as­tro de un pro­gra­ma de la te­le­vi­sión que no te­nía ex­pe­rien­cia política y que en­fren­ta­ba a unos di­fí­ci­les com­pe­ti­do­res que in­cluían a más de 10 ac­tua­les y an­te­rio­res fun­cio­na­rios re­pu­bli­ca­nos.

No obs­tan­te, Trump en­vió un men­sa­je que desafió la tra­di­ción del Par­ti­do Re­pu­bli­cano y tam­bién el pro­pio con­se­jo del par­ti­do pa­ra que tra­ta­ra de ob­te­ner el apo­yo de los his­pa­nos: hi­zo un lla­ma­do pa­ra rom­per los tra­ta­dos co­mer­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos, cons­truir un mu­ro en la frontera con Mé­xi­co y de­por­tar ma­si­va­men­te a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos.

Só­lo ha­bía un Trump en la com­pe­ten­cia y aho­ra, tam­bién si­gue ha­bien­do uno so­lo.

Los de­le­ga­dos an­ti-Trump ha­bían di­cho que pla­nea­ban de­te­ner la no­mi­na­ción aban­do­nan­do el lu­gar y ne­gar­le a Trump el nú­me­ro de vo­tos su­fi­cien­tes. Sin em­bar­go, esa me­di­da –al igual que el mo­vi­mien­to “Nun­ca Trump”, que se hi­zo en es­ta se­ma­na– fa­lló.

El nom­bre de Trump fue in­clui­do for­mal­men­te en la no­mi­na­ción por uno de sus sim­pa­ti­zan­tes, el se­na­dor Jeff Ses­sions, de Ala­ba­ma.

El re­pre­sen­tan­te Ch­ris Co­llins, re­pu­bli­cano por Nueva York, fue el pri­mer miem­bro de la Cámara en apo­yar a Trump, ca­ta­lo­gán­do­lo “no só­lo co­mo un can­di­da­to. Do­nald Trump es un mo­vi­mien­to”.

Lue­go, el vi­ce­go­ber­na­dor Henry McMas­ters, re­pu­bli­cano por Ca­ro­li­na del Sur, pro­nun­ció un discurso que fue de una de­sen­fre­na­da fe­li­ci­dad acer­ca de Trump a un pro­fun­do pe­si­mis­mo res­pec­to al es­ta­do en que se en­cuen­tra el país que el mag­na­te pre­ten­de di­ri­gir.

“De­bi­li­dad, des­plo­me y fi­nal­men­te, el caos y el ol­vi­do. Sen­ti­mos una es­ca­lo­frian­te in­co­mo­di­dad”, di­jo McMas­ter, des­cri­bien­do la si­tua­ción en que se en­cuen­tra el país ba­jo el man­da­to del pre­si­den­te Oba­ma.

“Sin em­bar­go, da­mas y ca­ba­lle­ros, eso es­tá a pun­to de cam­biar”.

Pos­te­rior­men­te du­ran­te la no­che, se es­pe­ra­ba que los de­le­ga­dos no­mi­na­ran al go­ber­na­dor de In­dia­na, Mi­ke Pen­ce, co­mo el com­pa­ñe­ro de fór­mu­la de Trump.

Los ora­do­res tam­bién in­clui­rían a Andy Wist, pre­si­den­te de una em­pre­sa de im­per­mea­bi­li­za­ción del Bronx, quien tie­ne po­ca ex­pe­rien­cia política y ha­bla­ría acer­ca de te­mas eco­nó­mi­cos ba­jo el tí­tu­lo “Ha­ga­mos que Es­ta­dos Uni­dos Fun­cio­ne Otra Vez”.

To­das esas per­so­nas es­pe­ra­ban im­pul­sar y re­en­fo­car la con­ven­ción del Par­ti­do Re­pu­bli­cano des­pués de la des­lus­tra­da pri­me­ra no­che del lu­nes.

Esa no­che, Trump vol­vió a pro­gra­mar su pro­pia con­ven­ción al so­li­ci­tar la par­ti­ci­pa­ción de Fox News y de pre­sen­tar un emo­ti­vo discurso de una mu­jer cu­yo hi­jo mu­rió en los ata­ques del 2012 con­tra la se­de di­plo­má­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos en Beng­ha­zi, Li­bia.

Su fa­mi­lia es­tu­vo pre­sen­te al mo­men­to de la vic­to­ria. Dos de sus hi­jos: Eric Trump, con su es­po­sa La­ra Yu­nas­ka Trump (cen­tro) e Ivan­ka Trump

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.