Trump, fren­te a un Par­ti­do Re­pu­bli­cano di­fe­ren­te

El Diario de El Paso - - Portada - The Was­hing­ton Post

Was­hing­ton— Cuan­do Mitt Rom­ney se lan­zó por la no­mi­na­ción pre­si­den­cial re­pu­bli­ca­na ha­ce cua­tro años, car­ga­ba con­si­go un ban­co de tres pa­tas pa­ra sig­ni­fi­car la uni­dad de los tres ele­men­tos tra­di­cio­na­les del par­ti­do: ‘con­ser­va­do­res eco­nó­mi­cos, con­ser­va­do­res so­cia­les y con­ser­va­do­res de de­fen­sa’. El Par­ti­do Re­pu­bli­cano, se­gún ar­gu­men­ta­ba, de­be en­con­trar un ba­lan­ce en­tre es­tos tres, con lo cual se con­si­guió una paz más o me­nos con­for­ta­ble que da­ba so­por­te a su can­di­da­tu­ra.

Cua­tro años des­pués, un par­ti­do desuni­do ha ol­vi­da­do por com­ple­to el ban­co de tres pa­tas. Tras un bre­ve mo­men­to de caos, crea­do por una re­pri­mi­da mi­no­ría an­ti-Trump en el pleno de la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na el lu­nes, el par­ti­do for­mal­men­te adop­tó una pla­ta­for­ma que re­fle­ja la ace­le­ra­da con­fu­sión ideo­ló­gi­ca del par­ti­do –y su tam­ba­lean­te dis­tan­cia­mien­to del cen­tro de la política es­ta­dou­ni­den­se.

El par­ti­do acep­tó una sor­pren­den­te­men­te re­tró­gra­da agen­da so­cial, la ma­yor par­te de la mis­ma sien­do una reac­ción al fa­llo de la Su­pre­ma Cor­te en el ca­so de Ober­ge­fell con­tra Hod­ges, tras el que se le­ga­li­zó el ma­tri­mo­nio de las pa­re­jas del mis­mo sexo. El par­ti­do apo­ya una en­mien­da cons­ti­tu­cio­nal que po­dría de­ro­gar di­cho fa­llo, dán­do­les la ha­bi­li­dad a los es­ta­dos pa­ra vol­ver a prohi­bir las unio­nes en­tre pa­re­jas del mis­mo sexo. Pro­cla­ma tam­bién que los me­no­res de­ben ser cria­dos por ‘una ma­dre y un pa­dre’, ex­pre­san­do una des­apro­ba­ción de los gays y les­bia­nas co­mo pa­dres de fa­mi­lia. Da se­ña­les de apro­ba­ción a la des­acre­di­ta­da prác­ti­ca de la te­ra­pia de con­ver­sión pa­ra los ho­mo­se­xua­les. Exi­ge que la Bi­blia sea en­se­ña­da en las es­cue­las pú­bli­cas. Apo­ya el per­mi­tir­les a las igle­sias a que se or­ga­ni­cen de ma­ne­ra política al mis­mo tiem­po que de­ja in­tac­to su es­ta­tus de or­ga­ni­za­cio­nes exen­tas de im­pues­tos.

Se man­tie­ne in­tac­ta la alian­za del par­ti­do a la re­duc­ción de im­pues­tos y a la des­re­gu­la­ción. En­tre otras co­sas, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano li­mi­ta­rá una va­rie­dad de pro­tec­cio­nes am­bien­ta­les y evi­ta­rá que una va­rie­dad de es­pe­cies no pue­dan ser ca­ta­lo­ga­das co­mo es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción. Abo­li­rá el Ser­vi­cio de In­gre­sos In­ter­nos, una pro­pues­ta par­ti­cu­lar­men­te ab­sur­da.

Pe­ro la to­ma de Trump ha lle­va­do al Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha­cia el ais­la­cio­nis­mo, ha­cia el po­pu­lis­mo an­ti­co­mer­cial y ha­cia una am­bi­va­len­cia con­co­mi­tan­te en torno a las esen­cia­les li­ber­ta­des eco­nó­mi­cas.

La pla­ta­for­ma di­ce: ‘ne­ce­si­ta­mos me­jo­res tra­ta­dos de co­mer­cio que pon­gan que den pre­fe­ren­cia a Es­ta­dos Uni­dos’ –lo que im­pli­ca re­cu­rrir a la crí­ti­ca de los acuer­dos del pa­sa­do que los re­pu­bli­ca­nos por tra­di­ción han de­fen­di­do y pro­yec­ta una opo­si­ción a fu­tu­ros pac­tos co­mer­cia­les.

La pla­ta­for­ma no asu­me una apos­tu­ra fir­me en torno al Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Nor­tea­mé­ri­ca o al Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP). És­te es un sor­pren­den­te gi­ro pa­ra un par­ti­do cu­yos lí­de­res prio­ri­za­ban ace­le­rar el TPP tras su vic­to­ria en las elec­cio­nes de mi­tad de pe­rio­do del 2014.

Pa­ra com­ple­tar el pa­no­ra­ma, la pla­ta­for­ma adop­ta la pro­pues­ta de Trump pa­ra cons­truir un mu­ro a lo lar­go de la frontera en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, el cual re­sul­ta­rá ser un cos­to­so (sino es que inefec­ti­vo) sím­bo­lo de Es­ta­dos Uni­dos ce­rran­do sus puer­tas al mun­do ex­te­rior.

Cuan­do los re­pu­bli­ca­nos, ha­ce ape­nas cua­tro años, pro­cla­ma­ron que ellos ‘ele­va­rían la an­tor­cha de la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia pa­ra ins­pi­rar a to­dos aque­llos que desea­ban ser li­bres’, aho­ra las fuer­zas de Trump re­cha­zan uno de los ru­bros de la pla­ta­for­ma de es­te año que pro­po­nía ar­mar a Ucra­nia pa­ra ir en con­tra de la agre­sión ru­sa.

El re­sul­ta­do ne­to es una pla­ta­for­ma que es más reac­cio­na­ria que vi­sio­na­ria, con un én­fa­sis en asun­tos so­cia­les que no con­cuer­da con la opi­nión pú­bli­ca es­ta­dou­ni­den­se y un gi­ro ais­la­cio­nis­ta que hue­le a na­ti­vis­mo con­tra­pro­du­cen­te. Las pla­ta­for­mas de los par­ti­dos, se­gún se di­ce muy a me­nu­do, son irre­le­van­tes. En es­te ca­so, a la na­ción só­lo le que­da es­pe­rar que así sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.