Pri­vi­le­gios es­pe­cia­les pa­ra un tra­ba­jo es­pe­cial

El Diario de El Paso - - Portada - • Ru­ben Na­va­rret­te Jr.

San Die­go— El je­fe de Po­li­cía de Da­llas, Da­vid Brown, fue muy elo­cuen­te cuan­do di­jo, re­cien­te­men­te, que los es­ta­dou­ni­den­ses es­pe­ran de­ma­sia­das co­sas de los ofi­cia­les de Po­li­cía: que pro­por­cio­nen de­ma­sia­dos ser­vi­cios y que cum­plan de­ma­sia­das fun­cio­nes.

Sin em­bar­go el pro­ble­ma va más allá de eso. Mu­cha gen­te tie­ne tam­bién ex­pec­ta­ti­vas po­co rea­lis­tas so­bre lo que se re­quie­re pa­ra que los ofi­cia­les de po­li­cía desem­pe­ñen su tra­ba­jo.

To­me­mos, por ejem­plo, el he­cho de que –tras una se­rie de muer­tes de afro­ame­ri­ca­nos en ma­nos de ofi­cia­les de Po­li­cía–a al­gu­nos es­ta­dou­ni­den­ses les mo­les­ta que la Po­li­cía va­ya ar­ma­da.

En una re­cien­te pro­tes­ta en Ba­ton Rou­ge, una jo­ven mu­jer gri­tó a los ofi­cia­les que es­ta­ban fren­te a ella usan­do equi­po an­ti­dis­tur­bios: ‘Us­te­des son los úni­cos que tie­nen ar­mas aquí. Guar­den sus ar­mas y des­pués po­de­mos ha­blar’.

Por fa­vor. ¿De dón­de sa­le es­ta gen­te? Un ar­ma es una he­rra­mien­ta que los ofi­cia­les de Po­li­cía ne­ce­si­tan pa­ra desem­pe­ñar su tra­ba­jo –así co­mo un mé­di­co ne­ce­si­ta un bis­tu­rí, un bom­be­ro su man­gue­ra, un ban­que­ro su pla­ni­lla.

Se di­ce que a me­nu­do la Po­li­cía se en­cuen­tra con in­di­vi­duos que es­tán en me­dio de cri­sis. Y has­ta cuan­do es­tán en su mo­men­to más cal­ma­do, los se­res hu­ma­nos no siem­pre ac­túan ra­cio­nal­men­te. Así es co­mo la Po­li­cía apren­de a es­pe­rar lo ines­pe­ra­do.

Por ejem­plo, una de las lla­ma­das más pe­li­gro­sas que pue­de re­ci­bir un po­li­cía es un ca­so de vio­len­cia do­més­ti­ca, en que una víc­ti­ma mu­jer, en un mo­men­to gri­ta in­sul­tos a su ma­ri­do y en el mi­nu­to si­guien­te lu­cha con­tra los ofi­cia­les que in­ten­tan arres­tar­lo.

Pe­ro hay otra ma­ne­ra de con­si­de­rar lo que di­jo esa ma­ni­fes­tan­te de Ba­ton Rou­ge so­bre un desar­me del cuer­po po­li­cial. Es la idea de una ma­yor igual­dad. Al­gu­nos su­po­nen, erró­nea­men­te, que cuan­do Tho­mas Jef­fer­son es­cri­bió que ‘to­dos los hom­bres fue­ron crea­dos igua­les’, qui­so de­cir que de­ben dar­nos los mis­mos pri­vi­le­gios a to­dos.

Ba­jo el en­fo­que de la ac­ti­vis­ta ha­bía una in­jus­ti­cia in­he­ren­te en el he­cho de que la Po­li­cía es­ta­ba ar­ma­da y los ma­ni­fes­tan­tes no lo es­ta­ban. No le im­por­ta­ba a ella que los ofi­cia­les de Po­li­cía se hu­bie­ran so­me­ti­do a un en­tre­na­mien­to es­pe­cial pa­ra el ma­ne­jo apro­pia­do de las ar­mas, ni que hu­bie­ran ju­ra­do pro­te­ger a la po­bla­ción, ni que pu­die­ran ne­ce­si­tar un ar­ma de fue­go pa­ra cum­plir ese ju­ra­men­to, ni que un ar­ma de fue­go fue­ra im­pres­cin­di­ble pa­ra de­fen­der su vi­da y las de los de­más.

Co­mo es­ta­dou­ni­den­ses, ¿qué de­be­mos ha­cer cuan­do nues­tra ne­ce­si­dad de se­gu­ri­dad pú­bli­ca en­tra en con­flic­to con nues­tras su­po­si­cio­nes so­bre la igual­dad?

Mien­tras se re­cuer­da y se en­tie­rra a los cin­co ofi­cia­les de Po­li­cía de Da­llas que mu­rie­ron re­cien­te­men­te en una em­bos­ca­da, es aquí don­de he­mos lle­ga­do. Al­gu­nos ac­ti­vis­tas ex­tre­mis­tas que lu­chan con­tra la vio­len­cia po­li­cial, quie­ren que los de­par­ta­men­tos de Po­li­cía se des­ban­den to­tal­men­te, mien­tras otros se con­ten­ta­rían si sim­ple­men­te se des­ar­ma­ra a la Po­li­cía y se la co­lo­ca­ra a mer­ced de cri­mi­na­les vio­len­tos, que aún ten­drían ac­ce­so a ar­mas mor­ta­les.

Es­ta no­ción re­tor­ci­da de la igual­dad ti­ñe tam­bién la ma­ne­ra en que se su­po­ne de­be­mos ha­blar de las víc­ti­mas de la vio­len­cia ca­lle­je­ra. Aquí, los ac­ti­vis­tas que apo­yan la re­for­ma po­li­cial y sus de­fen­so­res li­be­ra­les de los me­dios han aca­ba­do aco­rra­la­dos.

Por un la­do, cuan­do man­tie­nen que to­das las vi­das son igual­men­te pre­cio­sas, in­sis­ten en que los es­ta­dou­ni­den­ses de­ben llo­rar no só­lo a los ofi­cia­les muer­tos en Da­llas sino tam­bién a di­ver­sas víc­ti­mas de la vio­len­cia po­li­cial.

El co­lum­nis­ta del New York Ti­mes, Frank Bru­ni, es­cri­bió que el pre­si­den­te Oba­ma fue a Da­llas en un in­ten­to por calmar a ‘una na­ción que se tam­ba­lea por las muer­tes [de los ofi­cia­les] y las an­te­rio­res de Al­ton Ster­ling, en Loui­sia­na, y Phi­lan­do Cas­ti­le, en Min­ne­so­ta’.

¿Cree al­guien que la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses con­si­de­ra de igual ma­ne­ra una em­bos­ca­da ase­si­na en Da­llas –que tu­vo co­mo re­sul­ta­do la ma­tan­za de cin­co po­li­cías, otros sie­te he­ri­dos y una ciu­dad pa­ra­li­za­da du­ran­te va­rias ho­ras–con las la­men­ta­bles muer­tes de dos in­di­vi­duos du­ran­te un en­cuen­tro con la Po­li­cía?

Pe­ro por otro la­do, los de­fen­so­res de la re­for­ma reac­cio­nan ne­ga­ti­va­men­te con­tra la su­ge­ren­cia de que de­ben preo­cu­par­se más por los de­li­tos de afro­ame­ri­ca­nos con­tra afro­ame­ri­ca­nos por­que, di­cen, hay una di­fe­ren­cia en­tre una per­so­na que en­cuen­tra su muer­te en ma­nos de otro ciu­da­dano o en ma­nos de un agen­te del Es­ta­do –es de­cir, la Po­li­cía.

No pue­den te­ner­lo to­do. ¿Son los po­li­cías co­mo cual­quier otra per­so­na o no lo son?

He aquí la res­pues­ta: No lo son. Cuan­do al­guien ma­ta a un po­li­cía, es un gol­pe con­tra la ci­vi­li­za­ción. Des­pués de to­do, si al­guien ma­ta­ra un nú­me­ro su­fi­cien­te de ellos, el re­sul­ta­do se­ría el caos y el fin de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.