¿Aho­ra los dos la­dos?

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nueva York— Cuan­do Do­nald Trump co­men­zó su cam­pa­ña pa­ra la Ca­sa Blan­ca, mu­chas per­so­nas lo tra­ta­ron co­mo una bro­ma. Na­da de lo que ha he­cho o di­cho ha­ce que pa­rez­ca me­jor. Por el con­tra­rio, su ig­no­ran­cia po­lí­ti­ca se ha he­cho to­da­vía más im­pac­tan­te; sus po­si­cio­nes, más ex­tre­mas; los de­fec­tos en el ca­rác­ter, más ob­vios, y, en re­pe­ti­das oca­sio­nes, ha de­mos­tra­do un ni­vel de des­pre­cio por la ver­dad que no tie­ne pre­ce­den­te en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se.

No obs­tan­te, en tan­to que la mayoría de las en­cues­tas de opi­nión mues­tran que va atrás en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, el mar­gen no es abru­ma­dor y to­da­vía exis­te una po­si­bi­li­dad real de que pu­die­ra ga­nar. ¿Có­mo es es­to po­si­ble? Par­te de la res­pues­ta, yo ar­gu­men­ta­ría, es que los vo­tan­tes no apre­cian en su to­ta­li­dad lo ma­lo que es. Y la ra­zón es que de­ma­sia­dos me­dios de in­for­ma­ción to­da­vía no pue­den rom­per con la ma­nía de los dos la­dos: la de­ter­mi­na­ción, ca­si pa­to­ló­gi­ca, de des­cri­bir a los po­lí­ti­cos y sus pro­gra­mas co­mo igual­men­te bue­nos o igual­men­te ma­los, sin im­por­tar cuán ri­dí­cu­la se vuel­ve esa in­ten­ción.

Só­lo pa­ra acla­rar las co­sas, no es­toy ar­gu­yen­do que la co­ber­tu­ra in­for­ma­ti­va dis­tor­sio­na­da sea la his­to­ria com­ple­ta, que na­die apo­ya­ría al trum­pis­mo si los me­dios es­tu­vie­ran ha­cien­do su tra­ba­jo. El pre­sun­to can­di­da­to re­pu­bli­cano no ha­bría lle­ga­do tan le­jos si no nos es­tu­vié­ra­mos in­tro­du­cien­do en al­gu­nos re­sen­ti­mien­tos pro­fun­dos. Más aun, Es­ta­dos Uni­dos es un país pro­fun­da­men­te di­vi­di­do, al me­nos en su vi­da po­lí­ti­ca, y la gran mayoría de los re­pu­bli­ca­nos apo­ya­rán al can­di­da­to de su par­ti­do, sin im­por­tar na­da. No obs­tan­te, el he­cho es que los elec­to­res que no tie­nen tiem­po ni in­cli­na­ción a ha­cer su pro­pia in­ves­ti­ga­ción, que ob­tie­nen sus aná­li­sis de las no­ti­cias en la te­le­vi­sión o sus ha­bi­tua­les pá­gi­nas de no­ti­cias, se ali­men­tan con una die­ta dia­ria de equi­va­len­cias fal­sas.

No se tra­ta de un fe­nó­meno nue­vo. Du­ran­te la cam­pa­ña del 2000, Geor­ge W. Bush fue ro­tun­da­men­te des­ho­nes­to so­bre sus pro­pues­tas po­lí­ti­cas; sus ci­fras no eran con­gruen­tes y di­jo, en re­pe­ti­das oca­sio­nes, que sus re­cor­tes fis­ca­les, que fa­vo­re­cie­ron abru­ma­do­ra­men­te al uno por cien­to, es­ta­ban orien­ta­dos a la cla­se me­dia. No obs­tan­te, la co­ber­tu­ra de la co­rrien­te do­mi­nan­te nun­ca acla­ró es­to. Frus­tra­do, yo es­cri­bí en ese mo­men­to que si un can­di­da­to pre­si­den­cial ase­ve­ra­ra que la Tie­rra era pla­na, los ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos de aná­li­sis ten­drían el ti­tu­lar: ‘En cuan­to a la for­ma del pla­ne­ta, am­bas par­tes tie­nen ra­zón’.

Y Trump es­tá le­jos de ser la úni­ca fi­gu­ra po­lí­ti­ca ac­tual que se be­ne­fi­cia de la de­ter­mi­na­ción de en­con­trar un equi­li­brio don­de no lo hay. Paul Ryan, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, tie­ne fa­ma de ser analista de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, com­pro­me­ti­do con la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal, mis­ma que es in­com­pren­si­ble si se exa­mi­nan los do­cu­men­tos po­lí­ti­cos, fun­da­men­tal­men­te des­ho­nes­tos y muy mal he­chos, que sa­ca, en efec­to. Sin em­bar­go, el cul­to al equi­li­brio re­quie­re que se des­cri­ba a al­guien del la­do re­pu­bli­cano co­mo un ex­per­to, se­rio y ho­nes­to, en te­mas fis­ca­les, así es que a Ryan se le cal­za en ese pa­pel sin im­por­tar qué tan es­ta­fa­dor pue­da ser en reali­dad.

No obs­tan­te, hay de es­ta­fa­do­res a es­ta­fa­do­res. Se po­dría pen­sar que Do­nald Trump, que mien­te tan­to que a quie­nes ve­ri­fi­can la in­for­ma­ción se les di­fi­cul­ta estar ac­tua­li­za­dos, y sigue re­pi­tien­do fal­se­da­des aun des­pués de que se ha de­mos­tra­do que lo son, y quien com­bi­na to­do es­to con un ni­vel ge­ne­ral de com­por­ta­mien­to pro­pio de un ma­tón, orien­ta­do, en par­te, a la prensa, se­ría de­ma­sia­do co­mo pa­ra que lo ex­cu­sen has­ta los cul­tis­tas del equi­li­brio. Sin em­bar­go, se es­ta­ría equi­vo­ca­do. A de­cir ver­dad, al­gu­nos re­por­te­ros y agen­cias de in­for­ma­ción tra­tan de se­ña­lar las de­cla­ra­cio­nes de Trump que son fal­sas, ate­rra­do­ras, o am­bas co­sas. No obs­tan­te, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, to­da­vía tra­tan de man­te­ner su ate­so­ra­do equi­li­brio de­di­cán­do­les tiem­po igual –y, has­ta don­de pue­den de­cir los lec­to­res y es­pec­ta­do­res, pa­sión igual o ma­yor– a de­nun­ciar afir­ma­cio­nes erró­neas mu­chí­si­mo me­nos im­por­tan­tes de Hi­llary Clin­ton. De he­cho, las en­cues­tas de opi­nión mues­tran que, en con­jun­to, Clin­ton ha re­ci­bi­do co­ber­tu­ra mu­cho más ne­ga­ti­va que su opo­nen­te.

Y, en los úl­ti­mos días, he­mos vis­to una es­pec­ta­cu­lar de­mos­tra­ción de có­mo se pre­sen­ta a los dos la­dos en ac­ción: un ar­tícu­lo de opi­nión de los je­fes en­tran­te y sa­lien­te de la Aso­cia­ción de Co­rres­pon­sa­les de la Ca­sa Blan­ca, ba­jo el ti­tu­lar: ‘Trump, Clin­ton, am­bos ame­na­zan a la li­ber­tad de prensa’. ¿Có­mo así? Bueno, Trump ha prohi­bi­do en for­ma se­lec­ti­va a agen­cias de no­ti­cias a las que con­si­de­ra hos­ti­les; tam­bién, aun cuan­do el ar­tícu­lo de opi­nión no lo men­cio­na, ha ata­ca­do tan­to a las agen­cias co­mo a re­por­te­ros en lo in­di­vi­dual, y se ha ne­ga­do a con­de­nar a par­ti­da­rios que, por ejem­plo, han aco­sa­do a re­por­te­ros con in­sul­tos an­ti­se­mi­tas.

En­tre tan­to, mien­tras que Clin­ton no ha he­cho nin­gu­na de es­tas co­sas y tie­ne un per­so­nal que res­pon­de de in­me­dia­to a pre­gun­tas cu­ya in­ten­sión es ve­ri­fi­car la in­for­ma­ción, no le gus­ta rea­li­zar rue­das de prensa. ¡Equi­va­len­cia!

In­dig­na­dos por las crí­ti­cas, los au­to­res de los ar­tícu­los de opi­nión emi­tie­ron una de­cla­ra­ción en la que nie­gan que ha­yan es­ta­ble­ci­do ‘fal­sas equi­va­len­cias’ –su­pon­go que de­cir que los can­di­da­tos es­tán ac­tuan­do ‘si­mi­lar­men­te’, no sig­ni­fi­ca de­cir que es­tén ac­tuan­do si­mi­lar­men­te. Y una vez más se ne­ga­ron a in­di­car cuál can­di­da­to se es­tá com­por­tan­do peor.

Co­mo di­je, que­rer pre­sen­tar los dos la­dos no es al­go nue­vo, y siem­pre ha si­do una evasión de la res­pon­sa­bi­li­dad. Sin em­bar­go, adop­tar la po­si­ción de que ‘am­bos la­dos lo ha­cen’ aho­ra, de ca­ra a es­ta cam­pa­ña y es­te can­di­da­to, es un ac­to de irres­pon­sa­bi­li­dad alu­ci­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.