ES MU­RO pro­pues­to por ‘El Do­nald’ un vie­jo pro­yec­to

El Diario de El Paso - - Portada - Rus­sell Contreras/As­so­cia­ted Press

Al­bu­quer­que, N.M.— La idea de Do­nald Trump de cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo no es nueva. Gran par­te de la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos ya es­tá res­guar­da­da con ba­rre­ras in­ter­mi­ten­tes. En al­gu­nos lu­ga­res hay cer­cos al­tos que as­cien­den co­li­nas en de­sier­tos. En otros se le­van­tan ma­llas de alam­bre o pi­la­res de me­tal que de re­pen­te lle­gan a su fin.Es­tos tra­mos pro­vie­nen de di­fe­ren­tes mo­men­tos his­tó­ri­cos, cuan­do el Go­bierno fe­de­ral que­ría ba­rre­ras más fuer­tes pa­ra de­te­ner a la in­mi­gra­ción in­de­sea­da, el nar­co­trá­fi­co, los con­tra­ban­dis­tas de al­cohol en la era de la Prohi­bi­ción, e in­clu­so ga­na­do erran­te.

Cuan­do Trump acep­te hoy jue­ves la no­mi­na­ción a la pre­si­den­cia co­mo re­pre­sen­tan­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, el mag­na­te pro­ba­ble­men­te vol­ve­rá a re­pe­tir su pro­me­sa de cons­truir un mu­ro pa­ra de­te­ner la in­mi­gra­ción no au­to­ri­za­da y el con­tra­ban­do de dro­gas.

Los his­to­ria­do­res di­cen que ya se ha pen­sa­do en esa idea du­ran­te un si­glo con re­sul­ta­dos mix­tos de­bi­do a po­lí­ti­cas y tec­no­lo­gías cam­bian­tes, así co­mo pre­sio­nes pa­ra des­viar la aten­ción de las fuer­zas del or­den ha­cia otra par­te.

A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos un vis­ta­zo a la his­to­ria de las ba­rre­ras en la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos:

A par­tir de la I Gue­rra Mun­dial EU ha tratado de de­te­ner el pa­so ile­gal de in­mi­gran­tes que a su vez, no de­jan de in­sis­tir pa­ra lo­grar cru­zar

Des­de El Pa­so has­ta Ca­li­for­nia

Es­ta­dos Uni­dos co­men­zó a cons­truir pe­da­zos de mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, de acuer­do con Kelly Lytle Her­nán­dez, pro­fe­so­ra de his­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los An­ge­les y au­to­ra de “Mi­gra!: A His­tory of the U.S. Bor­der Pa­trol”. (“¡La Mi­gra!: Una his­to­ria de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za de EU”).

Iró­ni­ca­men­te, en ese en­ton­ces no ha­bía res­tric­cio­nes a la mi­gra­ción me­xi­ca­na por­que los gran­je­ros es­ta­dou­ni­den­ses que­rían un flu­jo per­ma­nen­te de tra­ba­ja­do­res agrí­co­las. Los vi­gi­lan­tes mon­ta­dos que pa­tru­lla­ban la zo­na des­de El Pa­so, Te­xas, has­ta Ca­li­for­nia so­lían an­dar tras los in­mi­gran­tes chi­nos que tra­ta­ban de cru­zar sin per­mi­so.

La pre­sión pa­ra cons­truir un mu­ro sur­gió y se di­sol­vió des­pués de que el Con­gre­so crea­ra la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en 1924.

Al­gu­nas cer­cas y mu­ros de es­ta­ño que ha­bían si­do cons­trui­dos fue­ron aban­do­na­dos o des­cui­da­dos has­ta que los vo­tan­tes exi­gie­ron nue­vas ba­rre­ras. En­tre tan­to, mu­chos in­mi­gran­tes no au­to­ri­za­dos ca­va­ron tú­ne­les pa­ra eva­dir las pa­re­des y man­te­ner­se ocul­tos.

“A me­di­da que los mu­ros se hi­cie­ron más al­tos, los tú­ne­les fue­ron más pro­fun­dos”, di­jo Her­nán­dez. “Los mu­ros sir­vie­ron co­mo so­lu­cio­nes psi­co­ló­gi­cas que no fun­cio­na­ron”.

Ele­ván­do­se más

El in­gre­so a EU se tor­nó más res­trin­gi­do en mo­men­tos en que el país lu­cha­ba pa­ra re­cu­pe­rar­se de la Gran De­pre­sión.

Una dé­ca­da des­pués, el Mo­nu­men­to Na­cio­nal del Cac­tus de Tu­bo de Ór­gano, en Ari­zo­na, y otros par­ques na­cio­na­les a lo lar­go de la fron­te­ra pi­die­ron cer­cos pa­ra evi­tar que las re­ses y otros ga­na­dos me­xi­ca­nos efec­tua­ran un pas­to­reo ex­ce­si­vo en zo­nas pro­te­gi­das. La so­li­ci­tud pa­ra un mu­ro co­bró nueva vi­da ba­jo el pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon, con la “Ope­ra­ción In­ter­cep­tar”, un pro­yec­to pa­ra de­te­ner el flu­jo de dro­gas ile­ga­les pro­ve­nien­tes de Mé­xi­co.

Lue­go, cuan­do el Tratado de Li­bre Co­mer­cio de Nor­tea­mé­ri­ca afec­tó ne­ga­ti­va­men­te la eco­no­mía agrí­co­la en Mé­xi­co en la dé­ca­da de 1990, mi­llo­nes de in­mi­gran­tes vi­nie­ron a EU sin au­to­ri­za­ción, lo que de­ri­vó en una ex­pan­sión de los cer­cos en zo­nas ur­ba­nas co­mo San Die­go y El Pa­so. Eso obli­gó a mu­chos in­mi­gran­tes a in­ten­tar peligrosos cru­ces por el de­sier­to ha­cia el in­te­rior de Ari­zo­na.

Des­pués de los ata­ques te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre de 2001, el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush pro­mul­gó la Ley de Cer­cos Se­gu­ros del 2006, en la que se au­to­ri­za­ba la cons­truc­ción de ca­si un mil 400 ki­ló­me­tros (850 mi­llas) de cer­cas fron­te­ri­zas. En el 2011, el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma di­jo que el cer­co a lo lar­go de la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y EU es­ta­ba “prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­do”, una afir­ma­ción que mu­chos crí­ti­cos re­cha­za­ron.

Los mu­ros sir­vie­ron co­mo so­lu­cio­nes psi­co­ló­gi­cas que no fun­cio­na­ron”

Sir­ve de mil usos, has­ta de red pa­ra ju­gar vo­lei­bol

Las ba­rre­ras ac­tua­les que van des­de el océano Pa­cí­fi­co has­ta el río Bravo va­rían des­de re­te­nes pa­ra vehícu­los he­chos de vi­gas de ace­ro has­ta mu­ros de es­ta­ño que pue­den ser tre­pa­dos fá­cil­men­te. En ciu­da­des gran­des co­mo El Pa­so, los au­to­mo­vi­lis­tas pue­den ma­ne­jar al la­do de una ba­rre­ra. En al­gu­nas par­tes hay mu­ra­les de in­mi­gran­tes mu­je­res que han des­apa­re­ci­do o al­ta­res pe­que­ños de­di­ca­dos a la Vir­gen de Gua­da­lu­pe, san­ta pa­tro­na de Mé­xi­co y de mu­chos me­xi­ca­noes­ta­dou­ni­den­ses. Los mu­ros han si­do usa­dos co­mo red pa­ra ju­gar vo­lei­bol des­de am­bos la­dos de la fron­te­ra y pa­ra rea­li­zar con­cur­sos de poe­sía co­no­ci­dos co­mo “slams”.

Kelly Lytle Her­nán­dez, au­to­ra de li­bro so­bre el te­ma y pro­fe­so­ra de his­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los An­ge­les

Un hom­bre tra­ta de cru­zar en la fron­te­ra de No­ga­les Ari­zo­na, el 31 de ma­yo del 2006

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.