La es­tra­te­gia de com­ba­te de Oba­ma

El Diario de El Paso - - Opinión - Fa­reed Za­ka­ria comments@fa­reed­za­ka­ria.com

Nueva York— Se ha con­ver­ti­do en sa­bi­du­ría con­ven­cio­nal no­tar que Oba­ma ha fra­ca­sa­do en sus es­fuer­zos por li­brar a Es­ta­dos Uni­dos de los con­flic­tos mi­li­ta­res en el Me­dio Orien­te. Lue­go de ha­ber pro­me­ti­do fi­na­li­zar es­tas gue­rras, en el úl­ti­mo año ha ex­pan­di­do las in­ter­ven­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses a Irak, Si­ria y a otros paí­ses. La re­duc­ción de la tropa en Af­ga­nis­tán ha dis­mi­nui­do no­ta­ble­men­te. ‘El le­ga­do de Oba­ma’, di­ce Ge­ne Healy del Ins­ti­tu­to Ca­to, es cla­ro: ‘gue­rra in­ter­mi­na­ble’. Mark Land­ler del New York Ti­mes, se­ña­ló en ma­yo que Oba­ma ha­bía jus­to ‘pa­sa­do un hi­to en­som­bre­ci­do y po­co no­ta­ble: ha es­ta­do en gue­rra por ma­yor tiem­po que Bush o que cual­quier otro pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se’.

Pe­ro es­tas ca­rac­te­ri­za­cio­nes tra­tan a to­da la ac­ti­vi­dad mi­li­tar co­mo si fue­ra igual, en una ma­ne­ra que os­cu­re­ce en vez de de­fi­nir la ima­gen. Cuan­do Oba­ma en­tró a la Ca­sa Blan­ca, 180 mil tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses par­ti­ci­pa­ban en un com­ba­te ac­ti­vo mi­li­tar en dos es­ce­na­rios: Irak y Af­ga­nis­tán. El fin de am­bas gue­rras era es­ta­ble­cer el or­den po­lí­ti­co en es­tos paí­ses; de he­cho, crear de­mo­cra­cias li­be­ra­les en fun­cio­na­mien­to.

La po­lí­ti­ca mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se ba­jo Oba­ma ha si­do di­fe­ren­te, más li­mi­ta­da en su al­can­ce y más mo­des­ta en sus me­tas. Es­ta­dos Uni­dos es­tá ac­ti­va­men­te com­pro­me­ti­do en es­fuer­zos pa­ra de­rro­tar a los gru­pos te­rro­ris­tas, ne­gar­les el te­rri­to­rio y tra­ba­jar con alia­dos lo­ca­les pa­ra man­te­ner a los com­ba­ti­vos en ca­rre­ra. Sin em­bar­go, es­tas po­lí­ti­cas im­pli­can en su mayoría pe­que­ños nú­me­ros de fuer­zas es­pe­cia­les y en­tre­na­do­res, po­der aé­reo y avio­nes te­le­di­ri­gi­dos.

Se­ría jus­to con­cluir que Oba­ma ha lle­ga­do a su po­lí­ti­ca de in­ter­ven­ción li­ge­ra a tra­vés de prue­ba y error. En su pri­mer pe­río­do, co­men­tó que ‘la ola de gue­rra es­tá dis­mi­nu­yen­do’, e in­du­da­ble­men­te es­pe­ró te­ner me­nos mi­sio­nes mi­li­ta­res ac­ti­vas en el úl­ti­mo año de su pre­si­den­cia. No obs­tan­te, el caos po­lí­ti­co en el Me­dio Orien­te y el le­van­ta­mien­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co lo han for­za­do a es­ta­ble­cer una es­tra­te­gia pa­ra la re­gión: ata­car a los gru­pos te­rro­ris­tas sin in­cre­men­tar el ob­je­ti­vo de la cons­truc­ción del país.

Siem­pre ha­brá par­tes del mun­do que es­tén en cri­sis, y al­gu­nas de ellas ex­por­ta­rán su ines­ta­bi­li­dad de va­rias ma­ne­ras: el te­rror y los re­fu­gia­dos son las más ob­vias ac­tual­men­te. Cuan­do ha exis­ti­do una su­per­po­ten­cia mun­dial, ca­paz de li­mi­tar el caos, ha re­sul­ta­do útil con fre­cuen­cia. Gran Bre­ta­ña ju­gó ese rol en el si­glo XIX, cuan­do, tal co­mo me se­ña­ló el historiador Max Boot: ‘hu­bo una in­ter­ven­ción mi­li­tar bri­tá­ni­ca en al­gu­na par­te del mun­do, ca­da año du­ran­te el go­bierno de la rei­na Vic­to­ria’. Es­ta­dos Uni­dos ha te­ni­do su pro­pia tra­di­ción de in­ter­ven­cio­nes li­mi­ta­das. ‘En­tre 1800 y 1934’, es­cri­bió Boot, ‘las ma­ri­nas es­ta­dou­ni­den­ses or­ga­ni­za­ron 180 des­em­bar­cos en el ex­tran­je­ro’.

No obs­tan­te, la his­to­ria es­tá re­ple­ta de ejem­plos de in­ter­ven­cio­nes mal ele­gi­das por el apo­yo de re­gí­me­nes des­agra­da­bles, con con­se­cuen­cias no in­ten­cio­na­das y au­men­tos pro­gre­si­vos que pro­du­je­ron una ines­ta­bi­li­dad ma­yor y de­bi­li­ta­ron a la su­per­po­ten­cia, re­du­cien­do su ha­bi­li­dad pa­ra ac­tuar en par­tes cen­tra­les del sis­te­ma mun­dial. Hoy en día, por ejem­plo, si Es­ta­dos Uni­dos se su­mer­gie­ra en otra gue­rra im­por­tan­te en el Me­dio Orien­te, ten­dría me­nos ca­pa­ci­dad pa­ra ayu­dar a sus alia­dos asiá­ti­cos a im­pe­dir el ex­pan­sio­nis­mo chino en el mar de la Chi­na me­ri­dio­nal, lo cual ame­na­za­ría la paz de la re­gión eco­nó­mi­ca más di­ná­mi­ca del mun­do.

En­ton­ces, el desafío es ele­gir es­tas in­ter­ven­cio­nes cui­da­do­sa­men­te, en­con­trar alia­dos de­cen­tes, y ase­gu­rar­se que los es­fuer­zos es­ta­dou­ni­den­ses se de­fi­nan y sean de­li­mi­ta­dos con cui­da­do, ha­cien­do lo su­fi­cien­te pa­ra ayu­dar a los ac­to­res lo­ca­les, pe­ro sien­do pre­ca­vi­dos de la cons­tan­te pre­sión por la es­ca­la­da. Por en­ci­ma de to­do, re­quie­ren te­ner en cuen­ta que es­tos desafíos co­rrien­tes no se ‘re­suel­ven’ fá­cil­men­te. El re­sul­ta­do im­pli­ca­rá de­silu­sio­nar a am­bos fer­vien­tes in­ter­ven­cio­nis­tas y an­ti­in­ter­ven­cio­nis­tas, pe­ro re­fle­ja las reali­da­des de ser la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial.

Un co­ro­la­rio im­por­tan­te es re­co­no­cer que és­tas no son gue­rras pa­ra la su­per­vi­ven­cia na­cio­nal, y por lo tan­to, no se pue­den pe­lear con la re­tó­ri­ca y mo­ra­li­dad de ta­les lu­chas exis­ten­cia­les. No po­de­mos tor­tu­rar y en­car­ce­lar uti­li­zan­do ana­lo­gías a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Es­ta gue­rra es di­fe­ren­te.

¿Po­drá fun­cio­nar es­ta es­tra­te­gia? Ha si­do a ve­ces ca­li­fi­ca­da co­mo un en­fo­que ‘Whac-A-Mo­le’ (de com­ba­te) que sim­ple­men­te con­ti­núa gol­pean­do a los chi­cos ma­los sin re­sol­ver el pro­ble­ma. Es­to es ver­dad. Sin em­bar­go, re­sol­ver el pro­ble­ma de ver­dad, in­clu­ye crear un sis­te­ma po­lí­ti­co in­clu­si­vo y efec­ti­vo en lu­ga­res co­mo Si­ria, vis­to por to­dos los ele­men­tos den­tro de la so­cie­dad co­mo le­gí­ti­mo; una ta­rea ca­si im­po­si­ble pa­ra un país ex­tran­je­ro. Es me­jor en­fo­car las ener­gías es­ta­dou­ni­den­ses en ven­cer a los gru­pos más peligrosos, lo cual otor­ga­ría a los re­gí­me­nes lo­ca­les una opor­tu­ni­dad pa­ra to­mar el con­trol de sus paí­ses.

Es­tas son ac­cio­nes mi­li­ta­res en cur­so, no gue­rras in­ter­mi­na­bles, y aque­llas que Es­ta­dos Uni­dos puede afron­tar fá­cil­men­te. Tam­bién fun­cio­nan. Una es­tra­te­gia Whac-A-Mo­le no es di­ver­ti­da pa­ra el es­pía. Só­lo pre­gun­té­mos­le al Es­ta­do Is­lá­mi­co, mien­tras ob­ser­va co­mo su te­rri­to­rio se en­co­ge, su ca­li­fa­to co­lap­sa y sus fi­nan­zas se ago­tan. Es­tas po­lí­ti­cas tal vez no re­suel­van to­dos los pro­ble­mas en el Me­dio Orien­te. Sur­gi­rán nue­vos gru­pos y pro­ble­mas. No obs­tan­te, Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría estar pre­pa­ra­do y dis­pues­to a gol­pear a aque­llos tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.