¿Se exa­ge­ra la in­se­gu­ri­dad la­bo­ral?

El Diario de El Paso - - Opinión - Robert J. Sa­muel­son

Si los co­men­ta­ris­tas eco­nó­mi­cos (en­tre los que me in­clu­yo) pa­re­cen es­tar de acuer­do en al­go, es en lo si­guien­te: Los pues­tos de tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos se vol­vie­ron más in­se­gu­ros. Si us­ted tie­ne un buen tra­ba­jo, no lo aban­do­ne, por­que qui­zás no en­cuen­tre otro. Hay con­sen­so ge­ne­ral en cuan­to a es­ta idea –pe­ro qui­zás sea in­co­rrec­ta.

Aho­ra con­ta­mos con un in­tere­san­te in­for­me de un pe­que­ño cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes de Was­hing­ton, la In­for­ma­tion Tech­no­logy & In­no­va­tion Foun­da­tion, que sos­tie­ne que ‘el mer­ca­do la­bo­ral en Es­ta­dos Uni­dos es mu­cho más es­ta­ble de lo que la gen­te cree’. No es­toy to­tal­men­te con­ven­ci­do, pe­ro el es­tu­dio lle­va a la re­fle­xión y vuel­ve a abrir pre­gun­tas bá­si­cas so­bre la eco­no­mía.

El es­tu­dio –rea­li­za­do por el di­rec­tor del gru­po, Robert At­kin­son, y el ana­lis­ta J. John Wu– acep­ta que mu­chos nor­te­ame­ri­ca­nos pien­san que el mer­ca­do la­bo­ral se ha vuel­to más trai­cio­ne­ro. Se­gún una en­cues­ta de 1987, el 59 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res pen­sa­ba que sus pues­tos de tra­ba­jo eran se­gu­ros; en 2014, só­lo el 47 por cien­to pien­sa así. Los te­mo­res la­bo­ra­les sur­gen prin­ci­pal­men­te de fuen­tes ob­vias: re­cuer­dos de la Gran Re­ce­sión (8.7 mi­llo­nes de pues­tos per­di­dos) y del po­ten­cial de In­ter­net y de la glo­ba­li­za­ción pa­ra eli­mi­nar pues­tos.

La cues­tión es si esos te­mo­res au­men­ta­dos coin­ci­den con más po­si­bi­li­da­des de ser des­pe­di­do. No, di­cen At­kins y Wu. Com­pa­ra­ron los des­pi­dos de 1995 y 2015. En 1995, al­re­de­dor del 7.3 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res per­dió su pues­to en cual­quier tri­mes­tre; pa­ra 2015, la ta­sa de des­pi­dos ca­yó a un 5.7 por cien­to. La se­gu­ri­dad la­bo­ral en reali­dad me­jo­ró. Aun­que los te­mo­res au­men­ta­ron, los des­pi­dos (co­mo pro­por­ción de to­dos los pues­tos) ba­ja­ron.

Ade­más, el efec­to fue ge­ne­ra­li­za­do. At­kin­son y Wu exa­mi­na­ron 10 im­por­tan­tes sec­to­res em­pre­sa­ria­les –des­de ven­tas al por me­nor has­ta la cons­truc­ción– y ha­lla­ron el mis­mo pa­trón en to­dos ellos. Los des­pi­dos co­mo pro­por­ción de los pues­tos de tra­ba­jo en ca­da uno de ellos de­cli­na­ron en­tre 1995 y 2015.

At­kin­son y Wu tam­bién du­dan que el sur­gi­mien­to de la ‘eco­no­mía de los tra­ba­ji­tos’ (Uber y otros con­tra­tis­tas de In­ter­net) ha­ya crea­do mu­cha in­se­gu­ri­dad. El sec­tor, com­pues­to más que na­da por tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes, es de­ma­sia­do pe­que­ño pa­ra afec­tar a la fuer­za la­bo­ral ma­yor. En ver­dad, la pro­por­ción de los in­de­pen­dien­tes en el to­tal de em­pleos ca­yó de un 9 a un 7 por cien­to en­tre 1995 y 2015, in­for­man.

Es una teo­ría no­ta­ble, pe­ro ten­go mis re­ser­vas. Pa­ra co­men­zar, la per­cep­ción de la gen­te del mer­ca­do la­bo­ral no de­pen­de só­lo de los te­mo­res de ser des­pe­di­do. Tam­bién re­fle­ja la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner un tra­ba­jo nue­vo. Si uno pue­de en­con­trar uno rá­pi­da­men­te, con el mis­mo sa­la­rio an­te­rior o uno ma­yor, uno se preo­cu­pa me­nos de que lo des­pi­dan. Has­ta pue­de ir­se pa­ra bus­car una opor­tu­ni­dad me­jor.

Se­gún esos ín­di­ces, la in­se­gu­ri­dad la­bo­ral pa­re­ce más ame­na­za­do­ra. Has­ta At­kin­son y Wu con­ce­den que la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo fue de­sigual y a me­nu­do inade­cua­da, y que los tra­ba­jos nue­vos son fre­cuen­te­men­te peo­res que sus pre­de­ce­so­res. Só­lo en­tre el 60 y el 70 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos en­cuen­tran pues­tos nue­vos des­pués de tres años, se­gún la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas La­bo­ra­les. Al­re­de­dor de la mi­tad de ellos ga­na me­nos que en el úl­ti­mo em­pleo.

Ten­go una teo­ría. Es bien sa­bi­do que, a me­di­da que los tra­ba­ja­do­res en­ve­je­cen, tien­den a ins­ta­lar­se en pues­tos que du­ran más tiem­po. A me­di­da que los baby boo­mers en­ve­je­cen –y da­da la in­se­gu­ri­dad la­bo­ral ac­tual– es­tán aun más in­cli­na­dos a que­dar­se con el em­pleo que tie­nen. Eso po­dría ex­pli­car por qué el au­men­to de jor­na­les ha si­do tan len­to; los em­plea­do­res no ne­ce­si­tan pa­gar más pa­ra man­te­ner bue­nos tra­ba­ja­do­res, que no es­tán bus­can­do un gran au­men­to de un com­pe­ti­dor.

En la prác­ti­ca, el te­mor sub­si­dió a los em­plea­do­res por me­dio de un au­men­to dé­bil de los jor­na­les. Los po­si­bles efec­tos co­la­te­ra­les se ajus­tan a los he­chos. La pro­por­ción de la mano de obra de los in­gre­sos to­ta­les dis­mi­nu­yó a fa­vor de la pro­por­ción del ca­pi­tal (ga­nan­cias de las em­pre­sas, in­te­rés y al­qui­ler). Las em­pre­sas asen­ta­das tie­nen una ven­ta­ja con res­pec­to a las nue­vas, por­que cuen­tan con tra­ba­ja­do­res de ma­yor ex­pe­rien­cia. No es de sor­pren­der que las em­pre­sas nue­vas ha­yan de­cli­na­do, a pe­sar de al­gu­nas ex­cep­cio­nes de al­ta tec­no­lo­gía.

Co­mo di­je, es só­lo una teo­ría. Po­dría ser in­co­rrec­ta. At­kin­son y Wu po­drían te­ner ra­zón. De cual­quier ma­ne­ra, es ne­ce­sa­rio de­ter­mi­nar­lo. Las per­cep­cio­nes a me­nu­do son reali­da­des. La gen­te ac­túa se­gún lo que cree, in­clu­so si es­tá equi­vo­ca­da. At­kin­son te­me que si el Con­gre­so sos­tie­ne opi­nio­nes in­de­bi­da­men­te pe­si­mis­tas so­bre la es­ta­bi­li­dad de la eco­no­mía, adop­te po­lí­ti­cas con­tra­pro­du­cen­tes que, en nombre de me­jo­rar la se­gu­ri­dad, afec­ten la fle­xi­bi­li­dad y so­fo­quen las in­no­va­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.